Caducidad Cédula Amarilla
(Vieja)
Febrero /2015
En fecha 6 del mes de enero del año 2015, fue emitida por la
Superintendencia de Bancos de la República Dominicana (SB) la Circular
No. 001/15, misma que establece cómo deben proceder las Entidades de
Intermediación Financieras (EIFs) a partir del 10 de enero del presente año
2015, fecha a partir de la cual la Junta Central Electoral (JCE) declaró por
resolución caduca la cédula amarilla (cédula vieja), la precitada Circular
establece en términos generales que :
•
Para las operaciones de productos y servicios de CLIENTES
EXISTENTES previo al día 10-01-2015, se aceptará la presentación de
la cédula “amarilla” conjuntamente con un documento adicional vigente
para fines de validación de identidad (licencia de conducir o pasaporte),
pero solo hasta el 30 de junio de 2015, a partir de esa fecha es decir el 1
de Julio de 2015, también a estos se les requerirá la nueva cédula.
•
Para los CLIENTES NUEVOS (posteriores al 10-01-2015) y/o terceros
no clientes que realicen operaciones bancarias, será obligatorio presentar
la cédula de identidad y electoral vigente “nueva” para realizar las
mismas.
Siendo las EIFs que infrinjan las disposiciones contenidas en la indicada
Circular pasibles de la aplicación de las sanciones establecidas en la Ley No.
183-02 Monetaria y Financiera de fecha 21 de noviembre del 2002 y en su
reglamento de aplicación contenido en la Quinta Resolución de la Junta
Monetaria (JM) de fecha 18 de diciembre del 2003.
La citada regulación establece que el incumplimiento por parte de una EIF a
lo establecido por una Circular emitida por la SB esta calificada como una
infracción leve y sancionada con multas de entre RD$400,001.00 hasta
RD$500,000.00.
Mediante la Resolución No. 05-2014, fechada el 15 de diciembre de 2014, la Junta
Central Electoral (JCE) declaró la caducidad del viejo documento de identidad
(cédula amarilla), cuya emisión data del año 1998.
La disposición estableció la fecha límite para la vigencia de dicho documento el
10 de enero del año 2015, “fecha a partir de la cual la única cédula de
identidad y electoral que tendrá validez será la nueva, es decir, aquella cuya
expedición se ha producido a partir del mes de abril del 2014”.
En tal virtud, esa institución ordena a todos sus departamentos correspondientes, a
que en sus operaciones diarias y certificaciones, solo tomen en cuenta los
expedientes de cédulas vigentes que contengan los datos biométricos faciales y
dactilares de las personas debidamente validados.
La resolución de la JCE hace referencia al mandato constitucional que dispone la
renovación de la cédula de identidad y electoral y se basa en las facultades que le
concede la Ley Electoral 275-97.
La Cédula de Identidad Personal y Electoral es un documento público
que contiene los datos de identificación personal e inequívoca de los
ciudadanos, emitido por la autoridad competente, en este caso la JCE
quien de conformidad con lo establecido por el Art. 4 de la Ley 8-92 fue
autorizada a refundir los carnets de Cédula de Identidad Personal y de
Inscripción Electoral o Registro Electoral en un solo documento, para
cumplir con los propósitos de identificación y de empadronamiento
electoral requeridos por las leyes números 6125, de fecha 7 de diciembre
de 1962 y 55, de fecha 17 de noviembre de 1970, y sus modificaciones.
La naturaleza "pública" se refiere a que, además de haber sido emitido
por la autoridad competente, este documento le permite al ciudadano
identificarse en todos los escenarios o ámbitos de relacionamiento dentro
de la sociedad.
Caducidad significa acabarse, extinguirse, perder su vigor, por
cualquier motivo, alguna disposición legal, algún instrumento
público o privado o algún acto judicial o extrajudicial, como lo es
en este caso la Resolución emitida por la JCE.
La Caducidad se puede producir, entre otros motivos, por la
prescripción, por el vencimiento del plazo, como en el caso de la
especie, por falta de uso o por desaparición del documento.
Como puede apreciarse, quien no dispone de la nueva cédula en
la República Dominicana, no es ciudadano, ya que al no estar
provisto del documento establecido por la ley, pura y
simplemente no existe civilmente, por ende carece de Capacidad
Legal para contratar.
La Capacidad es aquella actitud que tenemos las personas para
cumplir con alguna obligación y exigir ciertos derechos. Esta
capacidad está determinada en principio por la mayoría de edad, sin
embargo desde el punto de vista jurídico, para ejercer derechos y
cumplir con obligaciones es necesaria la Capacidad Legal o
Capacidad de Obrar.
La Capacidad Legal o de Obrar de una persona consiste en poder
obligarse por sí misma, y sin el ministerio o la autorización de otra y
esa capacidad solo puede demostrarse mediante el documento
legalmente establecido para esos fines, que en el caso de la República
Dominicana es la Cédula de Identidad y Electoral.
En ese sentido de cara al otorgamiento de nuevos créditos,
refinanciamientos (reenganches) y apertura de certificados de
inversión o financieros es indispensable requerir la nueva cédula,
puesto que de no hacerlo estaríamos contratando con quien no tiene
Capacidad Legal para hacerlo lo que deviene en la nulidad del contrato
en ocasión de estar afectado por uno de los vicios del consentimiento:
la falta de calidad.
Es importante resaltar a modo de puntualización que si una persona no
dotada del documento de identidad vigente suscribe un contrato
digamos el 4 de febrero del año 2015, dicho contrato es nulo de pleno
derecho aunque el titular renueve la cédula al día siguiente, es decir el
5 de febrero, puesto que al momento de la suscripción no tenía
Capacidad Legal para contratar.
De no cumplir al pie de la letra con lo
establecido por las resoluciones
emitidas, tanto por la JCE como por la
SB, nuestras entidades se arriesgan no
solo a la perdida del monto total
prestado y a la imposibilidad de registro
y posterior ejecución de la garantía sino
que también nos exponemos a multas
por parte de nuestro organismo
supervisor la Superintendencia de
Bancos de la República Dominicana.
Descargar

Caducidad Cedula Vieja