Orígenes de la palabra
La palabra que conocemos como bullying proviene del inglés (de bull, toro)
y agrupa un conjunto muy diverso de conductas: incluye desde la violencia
física hacia un compañero hasta la agresividad verbal, ya sea de forma
directa (por ejemplo, insultar) o indirecta (más sutil, como difundir rumores
falsos). Su carácter general hace necesario establecer minuciosamente los
ores específicos que determinan que ante una situación determinada
factpodamos hablar o no de bullying.
¿Bullying o broma pesada?
Hace falta diferenciar el bullying de otras actitudes de discrepancia entre
compañeros que pueden darse en las aulas, y que tienen unos matices
diferenciales claros. En general se acepta que una pelea o una broma
pesada aislada no puede considerarse bullying. Algunas de las
características específicas del fenómeno del bullying que se han
determinado son:
Las conductas de acoso se producen repetidamente en el tiempo, y
siempre dirigidas a la/s misma/s persona/s.
Las personas que ejercen esta violencia física y/o verbal lo hacen con la
intención clara de molestar y humillar, y generalmente sin que haya el
menor asomo de provocación previa por parte de la víctima.
Acostumbra a ser frecuente que las personas que lo muestran se crean
(que no quiere decir que lo sean) más fuertes, más listas o en definitiva,
mejores que su compañero.
Un factor crucial de la conducta de bullying es la asimetría radical entre
el acosado y el acosador. Si el acosador típico es fuerte, corpulento y
avispado, la víctima típica es débil y tímida, y es fácil que acabe
creyendo que no le queda otra opción que esperar que pase todo
rápido, sin ninguna opción de escapar o replicar. La víctima o blanco
del acoso La persona que sufre bullying es evidente que no lo pasa nada
bien.
Síntomas que hacen sospechar
El bullying acostumbra a darse más frecuentemente entre
los 11 y los 14 años, y especialmente entre chicos más que en
chicas. Hay que destacar que se trata de una etapa clave
donde las relaciones entre iguales tienen un papel básico
como agentes de socialización y de aprendizaje. Hay algunos
síntomas que nos pueden hacer pensar que una persona está
sufriendo una situación de bullying:
•Disminución del rendimiento académico. Esto es
consecuencia de la ansiedad provocada por la situación que
está viviendo, que indirectamente provoca la pérdida de la
capacidad de concentración y de atención.
•No quiere ir a clase, poniendo cualquier excusa o incluso
pidiendo un cambio de escuela.
•Se cierra en si mismo y no explica las cosas. Está triste.
Fácilmente puede caer en un cuadro depresivo, tener
pesadillas y cambios repentinos de humor.
•Deterioro de los libros, de la ropa, presencia de señales y
golpes, etc., consecuencia de las peleas y las bromas pesadas.
•Cambios ilógicos en el recorrido para ir a la escuela.
Tipo de Bullying
Sexual: Es cuando se presenta un
asedio, inducción o abuso sexual.
Exclusión social: Cuando se
ignora, se aísla y se excluye al otro.
Verbal: Insultos y menosprecios
en público para poner en
evidencia al débil.
Psicológico: En este caso existe
una persecución, intimidación,
tiranía, chantaje, manipulación y
amenazas al otro.
Físico: Hay golpes, empujones o
se organiza una paliza al acosado.
La violencia escolar
La violencia escolar no es propia de los países altamente
industrializados, ni de alguna región de mundo. En
occidente como en oriente, en el norte y en el sur, las
escuelas sufren las consecuencias de un fenómeno que
poco a poco ha llegado a sus aulas: el bullying.
Encontramos que el bullying afecta a 4 de cada 10
estudiantes que son víctimas, principalmente, de
agresiones verbales y de exclusión social, por lo que son
menores las agresiones físicas directas en indirectas, sin
que esto no deje de ser preocupante. El principal
maltrato es el que sufren 41,4% de alumnos víctimas de
agresores que hablan mal de ellos, el segundo es el de
un 31,7% de alumnos que son ignorados, el tercer
maltrato es el de 30,6% de alumnos que son víctimas de
motes que les ofenden y ridiculizan; el cuarto maltrato
es la exclusión social que sufren un 19,4% a los que se les
impide participar en reuniones, conversaciones y/o
juegos y el quinto maltrato es de un 17,1% alumnos a los
que les esconden sus cosas.
Los alumnos, en su mayoría, sufren esta victimización en el aula de parte de
sus compañeros, sin embargo las agresiones físicas (4,6%) y las amenazas con
armas (1,3%), son cometidas también en la calle, cuando los alumnos
abandonan la escuela con la intervención de agresores ajenos a los centros
educativos, muchas veces integrantes de pandillas.
En consecuencia un 6% de alumnos es víctima de alumnos que les rompen
objetos personales; un 4,8 es víctima de robos: un 4,6% son golpeados; un 3,1%
son intimidados con chantajes y amenazas; un 2,4% son acosados sexualmente;
y un 1,3% son acosados por agresores que les quitan dinero o los obligan a
hacer cosas que no quieren. Lo lamentable es que en el 53,1% de los casos esto
suceda desde que el alumno entró a la escuela, el 23,3% desde que el alumno
inició el semestre, un 14,2% desde siempre y que pocos intervengan para
detener la situación.
En las agresiones están involucrados por lo menos 3 de cada 10 alumnos, pues
un 34,7% aceptaron ignorar a sus compañeros; un 34% dijeron hablar mal de
sus compañeros en actividades nocivas como difundir rumores dañinos; 13,6%
señalaron que impiden a sus compañeros participar en reuniones,
conversaciones y/o juegos; un 3,4% aceptó haber pegado a sus compañeros, y
un 1,3% confesó haber robado cosas.
Consecuencias para el o los agresores
Pueden convertirse posteriormente en delincuentes, la persona se siente frustrada
porque se le dificulta la convivencia con los demás niños, cree que ningún esfuerzo que
realice vale la pena para crear relaciones positivas con sus compañeros.
Consecuencias para la víctima
Evidente baja autoestima, actitudes pasivas, pérdida de interés por los estudios lo que
puede llevar a una situación de fracaso escolar, trastornos emocionales, problemas
psicosomáticos, depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, lamentablemente algunos
chicos, para no tener que soportar más esa situación se quitan la vida.
Como prevenir el bullying
En la familia
La familia es la principal fuente de amor y educación de los niños; a partir de ella el
niño aprende a socializarse basado en lo valores, normas y comportamientos
enseñados en casa; evitemos que nuestro hogar se convierta en un escenario hostil o
por el contrario demasiado permisivo, tenga por seguro que esto siempre llevará a
que los niños adquieran conductas agresivas.
Otro papel de la familia es estar informada constantemente, hay cursos en donde se
orienta a los padres sobre como mantener alejados a sus hijos del bullying; éstos se
basan normalmente en el amor y la comunicación entre padres e hijos, la
observación para detectar inmediatamente cualquier conducta anormal en el chico,
estar al pendiente de las actividades de su hijo, la existencia de límites y normas, asi
como el vigilar que se cumplan.
Estos cursos le dan atención especial a la inteligencia emocional, es decir enseñan a
los padres como ayudarle a sus hijos a controlar sus emociones y comportamientos
hacia los demás de tal manera que puedan convivir sanamente.
En la escuela
La disciplina que se mantenga en el salón y la escuela en general es
fundamental para la construcción de una buena conducta.
Es importante la supervisión de los alumnos dentro y fuera de los salones, en
los patios, baños, comedores, etc.
Establecer claramente las reglas de la escuela y las acciones que se tomarán
en conductas como el bullying.
Actuar rápido, directa y contundentemente en el caso de que se presente
alguna sospecha de acoso escolar.
La escuela debe estar abierta a las quejas y sugerencias del alumnado y
padres de familia, se sugiere la colocación de un buzón.
Realizar cursos o conferencias para padres y maestros donde se puedas tratar
temas como el bullying.
Adicionar o reforzar el tema de educación en los valores en el curso de los
estudiantes.
Los maestros pueden apoyarse en los alumnos para identificar casos de acoso,
deben ser muy inteligentes y saber quien puede darles información valiosa.
CONCLUSIÓN:
El bullying es un problema que afecta al ámbito social-psicológico de las personas. Se
da por ciertos factores en la persona quien lo practica, a menudo son por la falta de
atención y la confianza en si mismos. Es un gran problema social ya que afecta la
armonía en la que vive o interactúa un determinado grupo de personas.
Las formas de prevenirlo es atender el problema directamente con la persona quien
lo comete para determinar los patrones de comportamiento en los que vive y se
desarrollo.
Descargar

bulliyng