MEDIDAS CAUTELARES EN EL
PROCESO ARBITRAL
Normatividad aplicable
Expositor: Juan David Posada Gutiérrez
[email protected]
Art. 152 Decreto 1818 de 1998
En el proceso arbitral, a petición de cualquiera de las partes, podrán decretarse
medidas cautelares con sujeción a las reglas que a continuación se indican:
Al asumir el Tribunal su propia competencia, o en el curso del proceso, cuando
la controversia recaiga sobre dominio u otro derecho real principal sobre bienes
muebles o inmuebles, directamente o como consecuencia de una pretensión
distinta, o sobre una universalidad de bienes, podrá decretar las siguientes
medidas cautelares:
A.La inscripción del proceso (Bienes sujetos a registro)
B.El secuestro de los bienes muebles.
Parágrafo. El Tribunal podrá durante el proceso, a solicitud de terceros
afectados, levantar de plano las anteriores medidas, previo traslado por tres (3)
días a las partes. Si hubiere hechos qué probar, con la petición o dentro del
traslado, se acompañará prueba siquiera sumaria de ellos.
A. La inscripción del proceso
Inscripción del proceso en cuanto a los bienes sujetos a registro, para lo cual se
librará oficio al registrador en que conste el objeto del proceso, el nombre de las
partes y las circunstancias que sirvan para identificar los inmuebles y demás bienes.
Este registro no excluye los bienes del comercio, pero quienes los adquieran con
posterioridad estarán sujetos a los efectos del laudo arbitral.
Si el laudo fuere favorable a quien solicitó la medida, en él se ordenará la
cancelación de los actos de disposición y administración efectuados después de la
inscripción del proceso, siempre que se demuestre que la propiedad subsiste en
cabeza de la parte contra quien se decretó la medida, o de un causahabiente suyo.
En caso de que el laudo le fuere desfavorable, se ordenará la cancelación de la
inscripción.
Si el Tribunal omitiere las comunicaciones anteriores, la medida caducará
automáticamente transcurridos tres (3) meses desde la ejecutoria del laudo o de la
providencia del Tribunal Superior que decida definitivamente el recurso de
anulación. El registrador, a solicitud de parte, procederá a cancelarla.
B. El secuestro de los bienes muebles
La diligencia podrá practicarse en el curso del proceso a
petición de una de las partes; para este fin, el
interesado deberá prestar caución que garantice los
perjuicios que puedan causarse.
Podrán servir como secuestres los almacenes generales
de depósito, las entidades fiduciarias, y las partes con
las debidas garantías.
Art. 32 Ley 1563 de 2012 (vigente)
A petición de cualquiera de las partes, el tribunal podrá ordenar las medidas
cautelares que serían procedentes de tramitarse el proceso ante la justicia
ordinaria o la contencioso administrativa, cuyos decretos, práctica y
levantamiento se someterán a las normas del Código de Procedimiento Civil, el
Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo y a
las disposiciones especiales pertinentes. El tribunal podrá comisionar al juez civil
municipal o del circuito del lugar en donde deba practicarse la medida cautelar.
Cuando se trate de procesos arbitrales en que sea parte una entidad pública o
quien desempeñe funciones administrativas, además de la posibilidad de
comisionar a los referidos jueces civiles, el tribunal de arbitraje podrá comisionar
al juez administrativo, si lo considera conveniente.
Adicionalmente, el tribunal podrá decretar cualquier otra medida cautelar que
encuentre razonable para la protección del derecho objeto del litigio, impedir su
infracción o evitar las consecuencias derivadas de la misma, prevenir daños, hacer
cesar los que se hubieren causado o asegurar la efectividad de la pretensión.
Para decretar la medida cautelar, el tribunal apreciará la legitimación o interés
para actuar de las partes y la existencia de la amenaza o la vulneración del
derecho.
Art. 32 Ley 1563 de 2012 (vigente)
Asimismo, el tribunal tendrá en cuenta la apariencia de buen derecho,
como también la necesidad, efectividad y proporcionalidad de la
medida y, si lo estimare procedente, podrá decretar una menos
gravosa o diferente de la solicitada. El tribunal establecerá su alcance,
determinará su duración y podrá disponer, de oficio o a petición de
parte, la modificación, sustitución o cese de la medida cautelar
adoptada.
Cuando se trate de medidas cautelares relacionadas con pretensiones
pecuniarias, el demandado podrá impedir su práctica o solicitar su
levantamiento o modificación mediante la prestación de una caución
para garantizar el cumplimiento de la eventual sentencia favorable al
demandante o la indemnización de los perjuicios por la imposibilidad
de cumplirla. No podrá prestarse caución cuando las medidas
cautelares no estén relacionadas con pretensiones económicas o
procuren anticipar materialmente el fallo.
Art. 32 Ley 1563 de 2012 (vigente)
Para que sea decretada cualquiera de las anteriores medidas cautelares innominadas,
el demandante deberá prestar caución equivalente al veinte por ciento (20%) del
valor de las pretensiones estimadas en la demanda, para responder por las costas y
perjuicios derivados de su práctica. Sin embargo, el tribunal, de oficio o a petición de
parte, podrá aumentar o disminuir el monto de la caución cuando lo considere
razonable, o fijar uno superior al momento de decretar la medida.
Si el tribunal omitiere el levantamiento de las medidas cautelares, la medida caducará
automáticamente transcurridos tres (3) meses desde la ejecutoria del laudo o de la
providencia que decida definitivamente el recurso de anulación. El registrador o a
quien le corresponda, a solicitud de parte, procederá a cancelarla.
PARÁGRAFO. Las medidas cautelares también podrán tener como objeto recaudar
elementos de prueba que pudiesen ser relevantes y pertinentes para la controversia.
Quien ejerza funciones jurisdiccionales, podrá decretar medidas cautelares para este
propósito en los procesos sometidos a su conocimiento, sean o no procesos arbitrales
Art. 690 Medidas Cautelares en Procesos
Ordinarios C.P.C. (Derogada)
En el proceso ordinario se aplicarán las reglas que a continuación se indican:
1. En el auto admisorio de la demanda que verse sobre dominio u otro derecho real principal,
en bienes muebles o inmuebles, directamente o como consecuencia de una pretensión
distinta o en subsidio de otra, o sobre una universalidad de bienes, de hecho o de derecho, a
petición del demandante el juez decretará las siguientes medidas cautelares.
a) La inscripción de la demanda en cuanto a los bienes sujetos a registro, para lo cual antes de
notificar al demandado el auto admisorio, librará de oficio al registrador haciéndole saber
quiénes son las partes en el proceso, el objeto de éste, el nombre, nomenclatura, situación de
dichos bienes y el folio de matrícula o datos del registro si aquélla no existiere.
Para que se decrete la inscripción de la demanda, deberá prestarse caución que garantice el
pago de las costas y perjuicios que con ella lleguen a causarse, excepto en los casos
contemplados en el artículo 692.
El registro de la demanda no pone los bienes fuera del comercio, pero quien los adquiera con
posterioridad estará sujeto a los efectos de la sentencia de acuerdo con lo previsto en el
artículo 332. Si sobre aquéllos se constituyen gravámenes reales o se limita el dominio, tales
efectos se extenderán a los titulares de los derechos correspondientes.
Art. 690 Medidas Cautelares en Procesos
Ordinarios C.P.C. (Derogada)
La vigencia del registro de otra demanda o de un embargo, no impedirá el de una
demanda posterior; ni el de una demanda el de un embargo posterior.
Si la sentencia fuere favorable al demandante, en ella se ordenará su registro y la
cancelación de los registros de las transferencias de propiedad, gravámenes y
limitaciones al dominio efectuados después de la inscripción de la demanda, si los
hubiere; cumplido lo anterior, se cancelará el registro de ésta, sin que se afecte el
registro de otras demandas. Si en la sentencia se omitiere la orden anterior, de oficio
o a petición de parte la dará el juez por auto que no tendrá recursos y se comunicará
por oficio al registrador, y
b) El secuestro de los bienes muebles, la designación de secuestre y el señalamiento
de fecha y hora para la diligencia, que podrá practicarse antes de la notificación al
demandado del auto admisorio si así lo pide el demandante, quien para obtener
que se decrete la medida deberá prestar caución que garantice los perjuicios que
con ella pueden causarse.
2. Las anteriores solicitudes podrá formularlas también el demandante en cualquier
estado del proceso, antes de que se dicte sentencia de segunda instancia.
No procederán las medidas cautelares que hayan sido negadas anteriormente.
Art. 690 Medidas Cautelares en Procesos
Ordinarios C.P.C. (Derogada)
3. El auto que resuelva sobre las medidas de que tratan los numerales anteriores, salvo norma en
contrario, es apelable en el efecto devolutivo si las decreta y en el diferido si las niega; el que las
levante, en el efecto devolutivo.
4. El secuestro a que se refiere el numeral 1. se levantará si el demandado presta caución por el valor
del bien secuestrado, incluidos los frutos, las costas y el incremento por devaluación monetaria.
5. En los casos indicados en el numeral 1. del presente artículo, si el demandante hubiere obtenido
sentencia favorable de primera instancia y ésta fuere apelada o consultada, aquél podrá solicitar que
se secuestren los respectivos bienes inmuebles, para lo cual el juez conservará competencia en lo
relacionado con tal medida, y se procederá como indica el inciso segundo del artículo 356.
Esta solicitud también podrá formularse ante el superior en la segunda instancia, mientras no se
haya dictado sentencia.
No habrá lugar a practicar el secuestro de los inmuebles si el demandado, dentro del término que el
juez señale en el auto que lo decrete, presta caución de conservación y restitución de los bienes, sus
frutos y productos. Si la sentencia definitiva fuere favorable al demandante, la caución sólo se
cancelará cuando éste haya recibido el inmueble y el valor de dichos accesorios.
6. En el auto admisorio de la demanda que verse sobre indemnización de perjuicios causados en cosas
muebles o inmuebles por accidente de tránsito, si el demandante presta caución que garantice el
pago de los perjuicios que con la medida puedan causarse, el juez dispondrá el embargo y secuestro
del vehículo con el cual se causó el daño. Tal medida se regirá por las normas del presente artículo, y
se levantará si el demandado presta caución suficiente, o cuando se ejecutoríe la sentencia
absolutoria, o si el demandante no promueve la ejecución en el término señalado en el artículo 335,
o si se extinguen la obligación.
Art. 690 Medidas Cautelares en Procesos
Ordinarios C.P.C. (Derogada)
7. Cuando se registre una demanda el registrador devolverá el oficio al juez, junto con un certificado sobre
la situación jurídica del inmueble, en un período de veinte años si fuere posible.
8. En los procesos ordinarios donde se solicite el pago de perjuicios provenientes de responsabilidad civil
contractual o extracontractual, si el demandante hubiere obtenido sentencia favorable de primera
instancia y ésta fuere apelada o consultada, aquél podrá solicitar el embargo y secuestro de bienes de
propiedad del demandado, para lo cual el juez conservará competencia en lo relacionado con el decreto
y práctica de tales medidas, y se procederá como se indica en el inciso segundo del artículo 356.
Para decretar estas medidas, previamente se deberá prestar caución que garantice el pago de los
perjuicios que con ellas se causen.
La solicitud también podrá formularse ante el superior en la segunda instancia mientras éste no haya
dictado sentencia.
El embargo y secuestro se levantarán si el demandante no inicia ejecución para el pago de la obligación
dentro de los quince días siguientes a la ejecutoria de la sentencia, o si se absuelve al demandado.
Iniciada oportunamente la ejecución, se remitirá al juez que conozca de ella o se agregará al expediente
que curse en el mismo juzgado copia de la diligencia para que la medida surta efecto en dicho proceso.
El demandado podrá prestar caución para solicitar el levantamiento del embargo y secuestro, u
ofrecerla para impedir su práctica, casos en los que se aplicará en lo pertinente el artículo 519.
Art. 590 Medidas Cautelares En Procesos
Declarativos C. G. del P. (Vigente)
En los procesos declarativos se aplicarán las siguientes reglas para la solicitud, decreto, práctica,
modificación, sustitución o revocatoria de las medidas cautelares:
1. Desde la presentación de la demanda, a petición del demandante, el juez podrá decretar las
siguientes medidas cautelares:
a) La inscripción de la demanda sobre bienes sujetos a registro y el secuestro de los demás cuando la
demanda verse sobre dominio u otro derecho real principal, directamente o como consecuencia de
una pretensión distinta o en subsidio de otra, o sobre una universalidad de bienes.
Si la sentencia de primera instancia es favorable al demandante, a petición de este el juez ordenará
el secuestro de los bienes objeto del proceso.
b) La inscripción de la demanda sobre bienes sujetos a registro que sean de propiedad del demandado,
cuando en el proceso se persiga el pago de perjuicios provenientes de responsabilidad civil
contractual o extracontractual.
Si la sentencia de primera instancia es favorable al demandante, a petición de este el juez ordenará
el embargo y secuestro de los bienes afectados con la inscripción de la demanda, y de los que se
denuncien como de propiedad del demandado, en cantidad suficiente para el cumplimiento de
aquella.
El demandado podrá impedir la práctica de las medidas cautelares a que se refiere este literal o
solicitar que se levanten, si presta caución por el valor de las pretensiones para garantizar el
cumplimiento de la eventual sentencia favorable al demandante o la indemnización de los perjuicios
por la imposibilidad de cumplirla. También podrá solicitar que se sustituyan por otras cautelas que
ofrezcan suficiente seguridad.
Art. 590 Medidas Cautelares En Procesos
Declarativos C. G. del P.
c) Cualquiera otra medida que el juez encuentre razonable para la protección del
derecho objeto del litigio, impedir su infracción o evitar las consecuencias
derivadas de la misma, prevenir daños, hacer cesar los que se hubieren causado o
asegurar la efectividad de la pretensión.
Para decretar la medida cautelar el juez apreciará la legitimación o interés para actuar
de las partes y la existencia de la amenaza o la vulneración del derecho.
Así mismo, el juez tendrá en cuenta la apariencia de buen derecho, como también la
necesidad, efectividad y proporcionalidad de la medida y, si lo estimare procedente,
podrá decretar una menos gravosa o diferente de la solicitada. El juez establecerá su
alcance, determinará su duración y podrá disponer de oficio o a petición de parte la
modificación, sustitución o cese de la medida cautelar adoptada.
Cuando se trate de medidas cautelares relacionadas con pretensiones pecuniarias, el
demandado podrá impedir su práctica o solicitar su levantamiento o modificación
mediante la prestación de una caución para garantizar el cumplimiento de la eventual
sentencia favorable al demandante o la indemnización de los perjuicios por la
imposibilidad de cumplirla. No podrá prestarse caución cuando las medidas cautelares
no estén relacionadas con pretensiones económicas o procuren anticipar
materialmente el fallo.
Art. 590 Medidas Cautelares En Procesos
Declarativos C. G. del P.
2. Para que sea decretada cualquiera de las anteriores medidas cautelares, el
demandante deberá prestar caución equivalente al veinte por ciento (20%) del
valor de las pretensiones estimadas en la demanda, para responder por
las
costas y perjuicios derivados de su práctica. Sin embargo, el juez, de oficio o a
petición de parte, podrá aumentar o disminuir el monto de la caución cuando lo
considere razonable, o fijar uno superior al momento de decretar la medida. No
será necesario prestar caución para la práctica de embargos y secuestros después
de la sentencia favorable de primera instancia.
PARÁGRAFO PRIMERO. En todo proceso y ante cualquier jurisdicción, cuando se
solicite la práctica de medidas cautelares se podrá acudir directamente al juez, sin
necesidad de agotar la conciliación prejudicial como requisito de procedibilidad.
PARÁGRAFO SEGUNDO. Las medidas cautelares previstas en los literales b) y c) del
numeral 1 de este artículo se levantarán si el demandante no promueve ejecución
dentro del término a que se refiere el artículo 306. (30 días)
Paralelo general
•
•
•
Ley 1818 de 1998
Inscripción del proceso sobre bienes
sujetos a registro y secuestro de
bienes muebles (medidas taxativas?)
Momento en el que
mayoritariamente los Tribunal toman
la decisión (Primera Audiencia de
Trámite al asumir competencia).
Sólo se exige caución para el decreto
y práctica del secuestro de bienes
muebles.
•
•
•
•
Ley 1563 de 2012
Amplió catalogo de cautelas
(inclusive permite medidas cautelares
innominadas y asegurar un medio
probatorio)
Comisión a los Jueces Civiles y
administrativos para la práctica de la
prueba
Mayoritariamente los Tribunales han
entendido que la cautela se puede
decretar desde la instalación del
Tribunal al admitir la demanda.
Se fija un referente claro del valor de
la caución para el decreto y práctica
de la medida cautelar y para evitar su
práctica o solicitar su levantamiento.