Vía Crucis
El Camino de la Cruz
“El que no lleve su cruz y venga en pos de mí, no puede ser discípulo
mío”. (Lucas 14,17)
Habiéndose pronunciado la sentencia por la autoridad romana, la
ejecutaron los soldados romanos. Tomando a Jesús, dice el Evangelista,
volvieron a ultrajarle, y después de estos nuevos insultos, le arrancaron
el manto de escarlata con que le habían cubierto, lo pusieron sus
vestidos, y cargando la cruz en sus hombros, le llevaron al Calvario. “Y
él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario, que en
hebreo se llama Gólgota, y allí le crucificaron y con él a otros dos, uno a
cada lado, y Jesús en medio”. (Juan 19, 17-18
Pedro Sergio Antonio Donoso Brant
www.caminando-con-jesus.org
•
PRIMERA ESTACIÓN
Jesús sentenciado a muerte
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
“Jesús, después de haber sido cruelmente azotado y
haber recibido una corona de espinos, fue
injustamente sentenciado por Pilato a morir
crucificado. Le desnudaron y le echaron encima un
manto de púrpura; y, trenzando una corona de
espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su
mano derecha una caña; y doblando la rodilla
delante de él, le hacían burla diciendo: «¡Salve, Rey
de los judíos!»; y después de escupirle, cogieron la
caña y le golpeaban en la cabeza.” (Mateo 27, 2830)
Comienza el Camino de la Cruz, todos cuyos pasos
han sido y no cesarán de ser regados con lágrimas
por la piedad cristiana. La primera estación se hace
en el tribunal de Pilatos, cuando se lava el pretor las
manos, creyendo borrar la mancha de sangre divina
que mancillara por siempre su memoria.
Amado Jesús, nuestros pecados son los que te
sentenciaron a muerte. Por este doloroso paso, te
ruego me hagas reflexionar sobre el camino que va
a recorrer mi alma para llegar la eternidad. Amén.
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
SEGUNDA ESTACIÓN
Jesús es cargado con la cruz
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
•
“Cuando se hubieron burlado de él, le
quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le
llevaron a crucificarle.” (Mateo 27, 31)
Jesús, es arrastrado por sus verdugos,
escoltado por los soldados, y seguido de la
muchedumbre. Pasó primeramente por
debajo del arco donde se le había mostrado a
la multitud después de su flagelación. La calle
está en declive y es difícil subir con la cruz al
hombro. Jesús, andando este camino con la
cruz a cuestas, iba pensando en nosotros y
ofreciendo a su Padre por nuestra salvación la
muerte que iba a padecer.
Amado Jesús, que gran esfuerzo por nosotros
sufriste llevando esa pesada Cruz, te ruego me
des fuerza para llevar la mía, Amén.
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
TERCERA ESTACIÓN
Jesús cae la primera vez
debajo de la cruz
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
•
“y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar
llamado Calvario, que en hebreo se llama
Gólgota”, (Juan 19,17)
Primera caída de Jesús debajo de la Cruz. Se cae
de dolor el Señor, su piel estaba desgarrada por
los azotes; su cabeza ensangrentada por la
corona de espinas, estaba tan débil, que apenas
podía caminar con aquel enorme peso sobre sus
hombros. Todos los Padres de la Iglesia nos han
conservado esta tradición de la segunda
estación, donde el Señor abrumado con el peso
de su cruel carga, cayó por vez primera.
Amado Jesús, en el gran peso de la Cruz, está
también el peso de nuestros pecados. Líbranos
Señor de caer tantas veces en falta. Amén.
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
CUARTA ESTACIÓN
Jesús encuentra a su afligida
madre
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
•
Le seguía una gran multitud del pueblo y mujeres
que se dolían y se lamentaban por él. (Lucas 23,
27)
La Santísima Virgen, que se había situado cerca
del pretorio, durante esa cruel mañana, y que
quería ver otra vez a su divino Hijo, se colocó por
donde pasaba Jesús. Es el encuentro del Hijo con
su Madre en este tortuoso camino. Se miran
mutuamente Jesús y su madre, la virgen Maria,
traspasando la bondad y amor de sus corazones.
Amado Jesús, que pena más inmensa la de este
encuentro, Bendita ella entre las mujeres y
bendito el fruto de su seno; (Lucas 1, 42) que se
unen en el dolor, te ruego la gracia de ser
verdadero devoto de vuestra Santísima Madre.
Amén.
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
QUINTA ESTACIÓN
Simón ayuda a Jesús a llevar
la cruz
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
•
“Encontraron a un hombre de Cirene llamado
Simón, y le obligaron a llevar su cruz”. (Mateo
27, 32)
Los que llevan a Jesús por el camino de la Cruz, le
vieron desfallecer y pensaron que no llegaría a la
cima, entonces pidieron ayuda. Los soldados que
le conducían, encontraron en aquel sitio a un
hombre natural de Cirene, llamado Simón. Los
soldados requiriéndole en nombre de la ley
romana, le cargaron la cruz en los hombros y le
obligaron a llevarla detrás de Jesús.
Amado Jesús, ayúdame a que nunca me rehúse a
no tener la oportunidad de cargar la Cruz, y
tener la misma disposición del Cirineo, te ofrezco
mis pesares como un dulce oportunidad de
poner el hombro bajo la Cruz, para ayudar a
cargarla también. Amén.
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
SEXTA ESTACIÓN
La Verónica limpia el rostro
de Jesús
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
•
“Le seguía una gran multitud del pueblo y
mujeres que se dolían y se lamentaban por él”.
(Lucas 23, 27)
Una de ellas tuvo valor para penetrar por entre
las apiñadas filas de los soldados, y con un
pañuelo que llevaba en la mano, enjugó la
sangre, el sudor y las salivas que cubrían la faz
del Salvador; y la efigie del divino rostro quedó
impresa en sangrientos rasgos, en el lienzo de la
piadosa Verónica.
Pequeña Verónica, ¡pide para mí esta gracia a la
Faz luminosa de Jesús...! Sí, la Faz de Jesús
luminosa; pero si aun en medio de las heridas y
de las lágrimas es ya tan hermosa, ¿qué será
cuando la veamos en el cielo...? (Teresita de
Lisieux, carta 95) Amen
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
SEPTIMA ESTACIÓN
Jesús cae la segunda vez con
la cruz
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
•
“Le conducen al lugar del Gólgota, que quiere
decir: Calvario”. (Marcos 15,22)
Se dice que antes de llegar a la puerta de Efraín,
subió la comitiva por una calle bastante
pendiente. Allí fue donde el divino Maestro,
agobiado de fatiga y de padecimientos, y por la
pérdida de sangre que corría de sus heridas, cayó
al suelo. Es la segunda la caída de Jesús debajo
de la pesada Cruz, en la cual se le renueva el
dolor de las heridas por el peso del madero
sobre su cuerpo al abatido.
Amado Jesús, cuantas veces yo me he caído y tú
me has perdonado, y yo he vuelto a caer y he
vuelto a ofenderte, y vuelves a perdonarme. Te
pido Señor, me ayudes a continuar en mi camino
a la santidad. Amén.
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
OCTAVA ESTACIÓN
Las mujeres de Jerusalén
lloran por Jesús
•
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
“Y mujeres que se dolían y se lamentaban por él.
Jesús, volviéndose a ellas, dijo: Hijas de
Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por
vosotras y por vuestros hijos”. (Lucas 23, 27-28)
En efecto, le seguían una gran muchedumbre de
pueblo, en especial mujeres, las cuales se
deshacían en llantos y lamentaciones al ver a
Jesús en tan lamentable estado, ya que iba
empapado en sangre por el camino, por eso,
lloraban de compasión.
Amado Jesús, mi amor por ti, me hace llorar por
mis ofensas y por el disgusto de volver a pecar,
me arrepiento de todo corazón ofenderte, dame
la fuerza para no caer en tentación. Amén.
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
NOVENA ESTACIÓN
Jesús cae por tercera vez con
la cruz.
•
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
Es la tercera caída de Jesucristo, la debilidad y
excesiva crueldad de los verdugos le está
pesando, ellos querían hacerle apresurar el paso,
cuando apenas le quedaba aliento para moverse.
La tercera caída marcó el último paso de Jesús
por el suelo de la ingrata ciudad. Quiso Jesús
caer tres veces, como Pedro el Jefe de su Iglesia,
para expiar nuestras multiplicadas caídas, y para
enseñarnos a levantarnos, y a llevar con valor
nuestra cruz.
Amado Jesús, así como por esta debilidad física
que quisisteis padecer en tu camino al Calvario,
dame esa fortaleza necesaria para vencer los
tropiezo que encuentro en mi camino, para llegar
con el mismo amor que llegaste a la cruz por
nosotros. Amén.
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
DÉCIMA ESTACIÓN
Jesús es despojado de sus
vestiduras
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
•
“Se repartieron sus vestidos, echando a suertes.
Y se quedaron sentados allí para custodiarle”.
(Mateo 27, 35-36)
Jesus es despojado de sus vestiduras por los
verdugos, no es fácil, la túnica está adherida a las
heridas producto de los azotes, por lo que le
arrancaran también con ella la piel. “Puedo
contar todos mis huesos; ellos me observan y me
miran, se reparten entre sí mis vestiduras y se
sortean mi túnica. (Salmos 22, 18-19)
Amado Jesús, me compadezco de tu sagrado
cuerpo. Por ese mismo dolor, ayudadme a
desnudarme y despojarme de todo aquellos que
me aleja de ti. Amen
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
UNDÉCIMA ESTACIÓN
Jesús es clavado en la cruz
•
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
“Salió hacia el lugar llamado Calvario, que en
hebreo se llama Gólgota, y allí le crucificaron
y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús
en medio”. (Juan 19.17-18)
Jesús es tendido sobre la Cruz, alarga sus
pies y manos y ofrece al Eterno Padre el
sacrificio de su vida por nuestra salvación; le
clavan con acero al madero y después
levantan la Cruz en alto, dejándole morir de
dolor, sobre el patíbulo.
Amado Jesús, como Moisés levantó la
serpiente en el desierto, así tenía que ser
levantado el Hijo del hombre, para que todo
el que crea tenga por él vida eterna. (Juan 3,
14-15). Ayúdame a creer, para ver la Gloria
de Dios. (Juan 11,40)
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
DUODÉCIMA ESTACIÓN
Jesús muere en la cruz
•
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al•
mundo.
•
Jesús, después de tres horas de agonía,
consumido de dolores y exhausto de fuerzas su
cuerpo, inclina la cabeza y muere en la Cruz;
“Pero Jesús, dando de nuevo un fuerte grito,
exhaló el espíritu. (Mateo, 27-50)
Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la
hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y
María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y
junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su
madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dice
al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde
aquella hora el discípulo la acogió en su casa.
(Juan 19, 25-27)
Amado Jesús, al pie de la cruz, abres nuestro
corazón al arrepentimiento. Gracias por darme a
María Santísima como la madre de la salvación,
ella es el refugio y la esperanza de los pecadores.
Amén.
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
DECIMOTERCERA ESTACIÓN
Jesús es bajado de la cruz
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
•
“Al atardecer, vino un hombre rico de Arimatea,
llamado José, que se había hecho también
discípulo de Jesús. Se presentó a Pilato y pidió el
cuerpo de Jesús. Entonces Pilato dio orden de
que se le entregase”. (Mateo 27, 57-58)
Habiendo expirado ya el Señor, le bajaron de la
Cruz dos de sus discípulos. José y Nicodemo, y le
depositaran en los brazos de su afligida Madre,
María, que le recibió con ternura y le estrechó
contra su pecho traspasado de dolor.
Amado Jesús, María, tu adorada madre es
convertida en aquel día en Madre Dolorosa. En
sus brazos desfallecidos recibió tu cuerpo
ensangrentado que había adorado en el pesebre
de Belén. Madre querida, por el amor de este
Hijo, ruega por nosotros ahora y en la hora de
nuestra muerte. Amén.
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
DECIMO CUARTA ESTACIÓN
Jesús colocado en el sepulcro
•
V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al
mundo.
•
•
“José tomó el cuerpo, lo envolvió en una sábana
limpia y lo puso en su sepulcro nuevo que había
hecho excavar en la roca; luego, hizo rodar una
gran piedra hasta la entrada del sepulcro y se
fue. Estaban allí María Magdalena y la otra
María, sentadas frente al sepulcro.” (Mateo 27,
59-61)
En esto, el velo del Santuario se rasgó en dos, de
arriba abajo; tembló la tierra y las rocas se
hendieron. Por su parte, el centurión y los que
con él estaban guardando a Jesús, al ver el
terremoto y lo que pasaba, se llenaron de miedo
y dijeron: «Verdaderamente éste era Hijo de
Dios.» (Mateo 27, 51-54)
Amado Jesús, en el silencio del sepulcro,
resucitaste después de tres días; te ruego me
hagas resucitar glorioso en el día del juicio final
para estar eternamente junto a Tí. Amén.
Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
Vía Crucis
El Camino de la Cruz
“El que no lleve su cruz y venga en pos de mí, no puede ser discípulo
mío”. (Lucas 14,17)
Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, María Magdalena y la otra María
fueron a ver el sepulcro. De pronto se produjo un gran terremoto, pues el Angel del Señor
bajó del cielo y, acercándose, hizo rodar la piedra y se sentó encima de ella. Su aspecto era
como el relámpago y su vestido blanco como la nieve. Los guardias, atemorizados ante él, se
pusieron a temblar y se quedaron como muertos. El Angel se dirigió a las mujeres y les dijo:
« Vosotras no temáis, pues sé que buscáis a Jesús, el Crucificado; no está aquí, ha
resucitado, como lo había dicho. Venid, ved el lugar donde estaba. Y ahora id enseguida a
decir a sus discípulos: "Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros a
Galilea; allí le veréis." Ya os lo he dicho.» Ellas partieron a toda prisa del sepulcro, con miedo
y gran gozo, y corrieron a dar la noticia a sus discípulos.
En esto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: « ¡Dios os guarde! » Y ellas, acercándose, se
asieron de sus pies y le adoraron. Entonces les dice Jesús: « No temáis. Id, avisad a mis
hermanos que vayan a Galilea; allí me verán. (Mateo 28, 1-10)
Puede reproducirse cuantas veces se necesario, solo indicar la procedencia
Pedro Sergio Antonio Donoso Brant
www.caminando-con-jesus.org
Descargar

via crucis en p.point