14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
 Punto de partida
 Mensaje Cristiano
 El Catecismo nos recuerda
 El Youcat nos recuerda
Expresión de la fe: Canción
Expresión de la fe: Oración
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Punto de partida
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Punto de partida
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Punto de partida
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Punto de partida
Los que aman y no son amados se sienten desdichados; y también
los que no saben amar.
Dios, sin embargo, nos quiere hacer felices. Para ello nos muestra
su amor de muchas maneras y también nos invita a amarle a Él
y a amar a los hermanos.
La mayor prueba del amor de Dios es que quiere que estemos
y vivamos con Él para siempre. Por eso quiso compartir con
nosotros aquí en la tierra una vida mortal como la nuestra y, cuando
nos morimos, nos llama a tomar parte de su vida en el cielo.
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Mensaje cristiano
El cielo que Dios nos ha prometido, es el reino del amor
En el cielo estarán los que aquí en la tierra hayan amado a Dios sobre
todas las cosas y a su prójimo tal y como Cristo enseñó.
Jesús llamó bienaventurados a los pobres, a los mansos, a los que lloran,
a los que tienen hambre y sed de la justicia, a los misericordiosos, a los
limpios de corazón, a los que trabajan por la paz y a los perseguidos por
causa de la justicia. A todos ellos les anunció que suyo es el Reino de los
cielos (cf. Mt 5,3-12; Lc 6,20-23).
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Mensaje cristiano
El cielo que Dios nos ha prometido, es el reino del amor
En el cielo estarán los que aquí en la tierra hayan amado a Dios sobre
todas las cosas y a su prójimo tal y como Cristo enseñó.
Jesús proclamó dichosos a los que crean y esperen que Dios cumplirá
sus promesas (cfr. Lc 1,45); a los que, al llegar su Señor, los encuentre
en actitud de servicio y vigilancia (cfr. Mt 24,46; Lc 12,37-38.43);
a los que sepan ser fieles en lo poco (cfr. Mt 25,21-23); a los que oigan
la palabra de Dios y la pongan por obra (cf. Lc 11,28; Jn 13,17);
a los que esperen su recompensa no aquí abajo, sino cuando llegue
la resurrección de los justos (cfr. Lc 14,14).
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Mensaje cristiano
Seremos juzgados por nuestras obras
La vida con Cristo para siempre será precedida de un juicio en el que
cada uno será juzgado según sus obras; pues, como decía Jesús, al árbol
se le conoce por sus frutos.
El cielo
Los que mueren en gracia y amistad con Dios y están
perfectamente purificados vivirán para siempre con Cristo.
Serán semejantes a Cristo y gozarán de la compañía de los que son
de Cristo: María, los ángeles y todos los santos.
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Mensaje cristiano
Seremos juzgados por nuestras obras
La vida con Cristo para siempre será precedida de un juicio en el que
cada uno será juzgado según sus obras; pues, como decía Jesús, al árbol
se le conoce por sus frutos.
El cielo
Serán dichosos para siempre, pues poseerán
definitivamente los frutos alcanzados por
Jesucristo, quien les hará partícipes de su
gloria celestial, la que tuvo siempre junto
al Padre y a la que regresó con todos
nosotros cuando fue exaltado,
también como hombre, a su derecha.
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Mensaje cristiano
Seremos juzgados por nuestras obras
El purgatorio
Los que mueren en la gracia y en
la amistad de Dios, pero no se han
purificado del todo de las consecuencias
de sus pecados, tendrán que purificarse
en el purgatorio a fin de poder contemplar
cara a cara el rostro de Dios, alegrándose
de su presencia.
Están salvados y, por tanto, su esperanza está ya cumplida, pero,
por la misericordia de Dios, han de quedar intachables y perfectos
para vivir para siempre en la casa del Padre.
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Mensaje cristiano
Seremos juzgados por nuestras obras
El infierno
Los que libremente eligieron no
amar a Dios, quedarán privados
de estar con Él y gozar de su amor;
también quedarán privados de
gozar de la comunión
de los santos.
La enseñanza de la Iglesia afirma
la existencia del infierno
y su eternidad.
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Mensaje cristiano
Somos responsables de nuestra conducta
Recordándonos estas verdades, la Iglesia quiere:
Llamarnos a mantener una conducta
responsable con la ayuda de la gracia y
de los demás auxilios divinos, que no
nos faltarán.
Invitarnos a hacer un uso responsable
de nuestra libertad para elegir y obrar
el bien, contando para ello con
la inestimable ayuda del Espíritu,
que ilumina la conciencia de cada hombre.
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Mensaje cristiano
Somos responsables de nuestra conducta
Recordándonos estas verdades, la Iglesia quiere:
Motivarnos para que abandonemos
el pecado y las obras que, seducidos
por el pecado, podamos cometer;
y también alentarnos a avanzar
por el camino de la conversión,
luchando contra nuestros pecados
y contra las consecuencias que
siempre provocan en uno mismo,
en los demás y en toda la creación.
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Mensaje cristiano
Somos responsables de nuestra conducta
La Iglesia no cesa de interceder por todos
los hombres para que no se pierda
ninguno de los que fueron redimidos por
la sangre de Cristo. Si ese es el deseo de
Jesús, el Buen Pastor, también debe ser
el nuestro, y hemos de habituarnos a pedir
los unos por los otros y a interceder por
todos, especialmente, por los que viven
lejos del amor de Dios y del prójimo.
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Mensaje cristiano
La esperanza del cielo aviva nuestro compromiso aquí en la tierra
La esperanza del cielo tiene que convertirse en un motivo
más para interesarnos vivamente por las cuestiones de
la tierra, sobre todo, las que afectan a la caridad,
la justicia, el bienestar de los más desfavorecidos
y los más débiles.
De este modo, estaremos
seguros de escuchar
un día la invitación
a poseer plenamente
el Reino de Dios.
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
El catecismo nos recuerda
«Los cristianos esperamos que, después de la muerte, viviremos
para siempre con Cristo glorioso, participando de su resurrección.»
(ENF 201)
«Al igual que Cristo murió y, resucitado, vive para siempre, también
los justos vivirán para siempre con Cristo resucitado en el Reino de
Dios.» (ENF 202)
El Padre ha nombrado a Jesucristo juez de todos los hombres.
Y Jesucristo, que es la verdad y el amor, juzgará nuestra vida para
que cada uno reciba premio o castigo, conforme a lo que hizo
durante su vida mortal, el bien o el mal. (Cf. ENF 204)
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
El catecismo nos recuerda
Los cristianos vivimos vigilantes hasta que el Señor venga, es decir,
deseamos ardientemente estar siempre con él. La espera del Reino
futuro debe avivar nuestra dedicación a perfeccionar el mundo en
que ahora vivimos, porque cuando el Señor resucitado lleve
a plenitud el Reino de Dios, encontraremos que ninguno de
nuestros esfuerzos por promover la justicia, la dignidad
de los hombres, la fraternidad y la libertad habrán sido en vano.
(Cf. ENF 215)
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
El Youcat nos recuerda
¿Conoce la Sagrada Escritura un camino para alcanzar la felicidad?
Somos felices confiando en las palabras de Jesús
en las bienaventuranzas.
El Evangelio es una promesa de felicidad para todas las personas que
quieran recorrer los caminos de Dios.
Especialmente en las bienaventuranzas (Mt 5,3-12) Jesús nos ha
dicho concretamente que contaremos con una bendición infinita si
seguimos su estilo de vida y buscamos la paz con un corazón limpio.
(Youcat 282)
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
El Youcat nos recuerda
¿Qué dicen las bienaventuranzas?
Bienaventurados los pobres en el espíritu,
porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia,
porque ellos quedarán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que trabajan por la paz,
porque serán ellos llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia,
porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien
de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra
recompensa será grande en el cielo. (Mt 5,3-12)
(Youcat 283)
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
El Youcat nos recuerda
¿Por qué son tan importantes las bienaventuranzas?
Quien anhela el reino de Dios tiene en cuenta la lista de prioridades
de Jesús: las bienaventuranzas.
(Youcat 284)
¿Qué es la bienaventuranza eterna?
La bienaventuranza eterna es contemplar a Dios y ser introducido
en la bienaventuranza de Dios.
(Youcat 285)
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
El Youcat nos recuerda
¿Qué es la vida eterna?
La vida eterna comienza con el Bautismo. Va más allá de la muerte
y no tendrá fin.
Cuando estamos enamorados no queremos que este estado acabe
nunca. «Dios es amor», dice la primera carta de san Juan (1 Jn 4,16).
«El amor», dice la primera carta a los Corintios, «no pasa nunca»
(1 Cor 13,8). Dios es eterno, porque es amor; y el amor es eterno
porque es divino. Cuando estamos en el amor entramos
en la presencia infinita de Dios.
(Youcat 156)
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
El Youcat nos recuerda
¿Seremos llevados a juicio después de la muerte?
El llamado juicio especial o particular tiene lugar en el momento de
la muerte de cada individuo. El juicio universal, que también se llama
final, tendrá lugar en el último día, es decir, al final de los tiempos,
en la venida del Señor.
(Youcat 157)
¿En qué consiste el cielo?
El cielo es el momento sin fin del amor. Nada nos separa ya de Dios,
a quien ama nuestra alma y ha buscado durante toda una vida.
Junto con todos los ángeles y santos podemos alegrarnos por siempre
en y con Dios.
(Youcat 158)
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
El Youcat nos recuerda
¿Qué es el purgatorio?
El purgatorio, a menudo imaginado como un lugar, es más bien un
estado. Quien muere en gracia de Dios (por tanto, en paz con Dios
y los hombres), pero necesita aún purificación antes de poder ver
a Dios cara a cara, ése está en el purgatorio.
(Youcat 159)
¿Podemos ayudar a los difuntos que se encuentran en el estado
del purgatorio?
Sí. Puesto que todos los bautizados forman una comunión y están
unidos entre sí, los vivos pueden ayudar a las almas de los difuntos
que están en el purgatorio.
(Youcat 160)
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
El Youcat nos recuerda
¿Qué es el infierno?
El infierno es el estado de la separación eterna de Dios, la ausencia
absoluta de amor.
Quien muere conscientemente y por propia voluntad en pecado mortal,
sin arrepentirse y rechazando para siempre el amor misericordioso
y lleno de perdón, se excluye a sí mismo de la comunión con Dios y con
los bienaventurados. Si hay alguien que en el momento de la muerte
pueda de hecho mirar al amor absoluto a la cara y seguir diciendo no,
no lo sabemos. Pero nuestra libertad hace posible esta decisión. Jesús
nos alerta constantemente del riesgo de separarnos definitivamente
de él, cuando nos cerramos a la necesidad de sus hermanos y hermanas:
«Apartaos de mí, malditos [... ] lo que no hicisteis con uno de éstos,
los más pequeños, tampoco lo hicisteis conmigo» (Mt 25,41.45)
(Youcat 161)
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
El Youcat nos recuerda
Pero si Dios es amor, ¿cómo puede existir el infierno?
No es Dios quien condena a los hombres. Es el mismo hombre quien
rechaza el amor misericordioso de Dios y renuncia voluntariamente
a la vida (eterna), excluyéndose de la comunión con Dios.
(Youcat 162)
¿Qué es el Juicio Final?
El Juicio Final se celebrará al final de los tiempos, cuando vuelva
Cristo. «Los que hayan hecho el bien saldrán a una resurrección
de vida; los que hayan hecho el mal, a una resurrección de juicio»
(Jn 5,29).
(Youcat 163)
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Expresión de la fe
Canción
Somos un pueblo que camina
Somos un pueblo que camina,
y juntos caminando podremos alcanzar
otra ciudad que no se acaba,
sin penas ni tristezas:
Ciudad de eternidad.
Somos un pueblo que camina,
que marcha por el mundo
buscando otra ciudad.
Somos errantes peregrinos
en busca de un destino, destino de unidad.
Siempre seremos caminantes,
pues solo caminando podremos alcanzar
otra ciudad que no se acaba,
sin penas ni tristezas: Ciudad de eternidad.
Sufren los hombres, mis hermanos,
buscando entre las piedras la parte de su pan.
Sufren los hombres oprimidos,
los hombres que no tienen ni paz ni libertad.
Sufren los hombres, mis hermanos,
mas Tú vienes con ellos y en Ti alcanzarán
otra ciudad que no se acaba,
sin penas ni tristezas: Ciudad de eternidad.
Danos valor para la lucha,
valor en las tristezas, valor en nuestro afán.
Danos la luz de tu palabra,
que guíe nuestros pasos en este caminar.
Marcha, Señor, junto a nosotros,
pues solo en tu presencia podremos alcanzar
otra ciudad que no se acaba,
sin penas ni tristezas: Ciudad de eternidad.
14
Estad alegres y contentos
porque vuestra recompensa será grande en los cielos
Expresión de la fe
Oración
Deseo contemplarte por siempre en tu gloria
Oh , Dios, tú eres mi Dios, desde el alba te deseo;
estoy sediento de ti, por ti desfallezco,
como tierra reseca, agostada, sin agua.
Quisiera contemplarte en tu santuario, ver tu poder y tu gloria.
Tu amor vale más que la vida, te alabarán mis labios;
te bendeciré mientras viva, te invocaré alzando mis manos.
Me saciaré como en espléndido banquete,
y mi boca te alabará con júbilo en los labios.
En mi lecho me acuerdo de ti, en ti medito en mis vigilias
porque tú has sido mi ayuda,
y a la sombra de tus alas grito de júbilo.
Estoy unido a ti, tu diestra me sostiene.
Salmo 63 (62), 2-9
Descargar

estad alegres y contentos porque vuestra recompensa será grande