Imanol Zubero
Universidad del País Vasco
Euskal Herriko Unibertsitatea
La ciudad como espacio de encuentro,
comunicación y conflicto:
de las identidades predadoras a las
identificaciones dialogantes
8º Encuentro
de la Red Estatal de Ciudades Educadoras
Donostia-San Sebastián
29 de marzo de 2007
Stadluft macht frei
“El aire de la ciudad nos hace libres”
Por estrecha y maloliente que fuese, la calle conservaba su
fuerza de atracción. Porque representaba la comunicación en
todos los sentidos del término, la distracción y la actividad. La
vida. Las casas orientaban sus fachadas más cuidadas, las más
ornamentadas, sus huecos más anchos, y, como es natural, sus
rótulos así como las puertas de sus talleres. Las habitaciones
más apreciadas daban a la calle, y no al patio.
“A la inversa que en las ciudades de Oriente, cuya estructura de
colmena invita al clan, al grupo étnico o confesional a vivir
replegado en sí mismo”, en las buenas ciudades de Occidente
de finales de la Edad Media, todo “empuja hacia la calle a los
miembros de una sociedad urbana extravertida”.
GEORGES DUBY
Vivir con extraños



“Las ciudades están, por definición, llenas de
extraños” (Jabobs, 1961).
“Las ciudades son lugares repletos de
desconocidos que conviven en estrecha
proximidad” (Bauman, 2006).
Extraños: “Socialmente distantes aunque
físicamente cercanos. Forasteros dentro de nuestro
alcance físico. Vecinos fuera del alcance social”
(Bauman, 2004).
Retazos de humanidad
Riis hizo mapas cromáticos de la población de Manhattan por
etnias. El gris era para los judíos, según él era su color favorito.
El rojo representaba a los italianos, de piel morena. El azul
correspondía a los ahorradores alemanes. El negro a los
africanos. El verde a los irlandeses. Y el amarillo a los chinos,
de rostro felino, felinos también en su sagacidad y furia salvaje
cuando se les provocaba.
- A eso súmenle unas pinceladas de color para los finlandeses,
árabes, griegos, etcétera, y el resultado es un delirante
parcelado de colores –proclamaba Riis-. ¡Una delirante colcha
de retazos de humanidad!
[ E.L. Doctorow, Ragtime ]
Dropsie Avenue
Will Eisner (1995)
/ Mulberry Bend
Jacob Riis (1896)
La ciudad peligrosa
[Los amos de la noche, Walter Hill 1979]
Una batalla de proporciones gigantescas
va a tener lugar en los bajos fondos de
la ciudad de Nueva York. Los ejércitos
de la noche, con más de 100.000
integrantes, superan a la policía en 5 a
1; y ahora van contra los Warriors, una
banda callejera a la que injustamente
culpan por el asesinato del líder de un
grupo rival. Es la historia de un mundo
insólito de subculturas de guerrillas
entre bandas que se mueven por la
noche, de Coney Island a Manhattan,
pasando por el Bronx. Los miembros de
los Warriors luchan por sus vidas,
intentan sobrevivir en la jungla urbana y
aprenden el significado de la lealtad.
Industria de la vigilancia
En 1970 la policía pública superaba a la privada en
Estados Unidos, pero en la década de los noventa ésta
triplicaba a aquélla en número de efectivos y en
California llegaba a cuadruplicarla, un aumento
provocado, en parte, por la sustitución de los lugares
públicos –centros urbanos, vecindarios y parques
infantiles- por zonas privadas abiertas al público como
centros comerciales, comunidades cerradas y gimnasios.
La privatización del espacio y el carácter cada vez más
urbano de Estados Unidos están actuando como motores
del crecimiento de la industria de la vigilancia.
[ Robert D. Kaplan, Viaje al futuro del imperio, 1999 ]
Estado de sitio
La frontera entre arquitectura y
mantenimiento del orden se ha esfumado
todavía más. La policía de Los Ángeles se
ha convertido en uno de los protagonistas
principales de la planificación del centro.
Ningún proyecto ve la luz hoy sin su
participación y, en ciertos casos, como el
reciente debate sobre la instalación de
aseos públicos en los parques y las
estaciones de metro (a lo que se opone),
ejerció abiertamente el derecho de veto.
[ Mike Davis, Más allá de Blade Runner, 2001 ]
Arquitectura del miedo





Espacios vetados
(interdictory spaces).
Comunidades cerradas
(gated communities).
Guetos voluntarios
(voluntary ghettoes).
Arquitectura de bunker
(bunker arcitecture).
Habitaciones del pánico
(panic rooms).
La ciudad de Blade Runner
Prácticamente todas las
reflexiones actuales acerca
del futuro de Los Ángeles
dan por segura la oscura
imaginería de Blade Runner
como un punto final
posible, si no inevitable, del
país del sol.
Mike Davis, Más allá de Blade Runner.
Control urbano: ecología del miedo, 2001
Blade Runner




Mike Davis, Más allá de Blade Runner, 2001.
Mike Davis, De la ciudad de Blade Runner a la del Black Hawk
derribado, 2006.
Javier de Lucas, Blade Runner. El Derecho, guardián de la
diferencia, 2003.
Javier de Lucas, Modelo Blade Runner, 2003.
Tengan mucho cuidado ahí fuera
Hey, let’s be
careful out there
Multiplicación de fronteras
En nuestro mundo globalizado una
cosa que no está ocurriendo es que
estén desapareciendo las fronteras.
Por el contrario, se diría que se están
levantando en todos los nuevos
rincones de las calles de todos los
barrios en decadencia de nuestro
mundo.
Jonathan Friedman, “The hybridization of roots and the abhorrence of
the bush”, in M. Feeatherstone and S. Lash (eds.), Spaces of
Culture, 1999.
Descomposición social
Hablar con fuego
“Cuando esgrimimos un cóctel
molotov, estamos haciendo una
llamada de socorro. No tenemos
palabras para explicar lo que
sentimos. Sólo sabemos hablar
prendiendo fuego”.
Abdel, Bilal, Youssef, Ousman, Nadir y Laurent (nombres
ficticios).
Barrio 112 de Aubervilliers (Seine – Saint-Denis)
6 de noviembre de 2005
[El País, 8 de noviembre de 2005]
Acabar con esa chusma
“Voy a acabar a
manguerazos con la
chusma (racaille) de esos
barrios”.
Sarko
(Nicolas Sarkozy, ministro del Interior)
Del Estado providencia
al Estado penitencia
“A la atrofia deliberada del
estado social corresponde
la hipertrofia distópica del
Estado penal”.
[ Loïc Wacquant, Las cárceles de la miseria, 2000 ]
Los nuevos aristócratas
“Les banlieus flambent, le CAC 40
grimpe... Tout est dit. Rarement une
élite économique a été aussi
déconnectée de la culture de son
pays. Pour ces «aristocacs», la seule
chose qui compte, cést le monde”.
Le Nouvel Observateur, 24 au 30 novembre 2005
Triunfador o víctima
Communities / commodities
En la medida en que las comunidades
residenciales se han convertido en artículos
de consumo (communities have become
commodities) –mercantilizadas, evaluadas y
adquiridas como cualquier otra- es más fácil
para los compradores escoger lo que
quieren.
[Robert B. Reich, The Future of Success, 2002]
Mixofobia
¿Y qué es lo que quieren?
La búsqueda de la diversidad (del extraño)
ha sido sustituida por la mixofobia:
“Tendencia a buscar islas de semejanza e
igualdad en medio del mar de la diversidad
y la diferencia”.
[Zygmunt Bauman, Confianza y temor en la ciudad, 2006 ]
¿Árboles para qué?
Cuando propones un proyecto a un inversor,
enseguida te pregunta: «¿por qué hay que
poner árboles, o soportales?». A los
promotores sólo les interesa el espacio
reservado a oficinas. Si de entrada no puedes
asegurarle que va a amortizar el edificio en
sólo diez años, vale más no planteárselo en
absoluto.
[ Richard Rogers, arquitecto británico. Citado en: Zygmunt Bauman,
Confianza y temor en la ciudad, 2006 ]
Aceras de peaje
Jane Jacobs
(1916-2006)
Los centros urbanos americanos no
declinan misteriosamente porque
sean anacrónicos ni porque sus
normales usuarios hayan sido
expulsados por los automóviles. Lo
que les ocurre es que están siendo
asesinados sin testigos que den fe del
delito, asesinados en buena parte por
una política consciente que escinde y
separa los usos de ocio de los usos de
trabajo, todo ello en un mal entendido
de que se está procediendo a una
reordenación espacial disciplinada.
La ciudad postmoderna
Punto de llegada al individuo finalmente libre de todo
vínculo en la que la libertad del individuo se realiza como
“individualización” de estrategias particulares e
irrepetibles de acceso al consumo masivo: al espectáculo
de los parques de atracciones inmensos, de los estadios y
de los conciertos de rock; a las escaleras mecánicas de
los modernos rascacielos de vidrio y a las puertas
giratorias de los bingos.
La ciudad postmoderna es una enorme superficie
pulimentada en la que se puede patinar hasta el infinito.
[ Pietro Barcellona, Postmodernidad y comunidad, 1992 ]
Nighthawks
Edward Hopper (1942)
Comunidades percha
La precariedad de la construcción solitaria de la
identidad impulsa a los constructores a buscar
perchas en las que colgar juntos los temores y
ansiedades que experimentan individualmente y a
realizar los ritos de exorcismo en compañía de
otros individuos igualmente atemorizados y
ansiosos. Si estas «comunidades de percha»
proporcionan lo que se espera de ellas –un seguro
colectivo contra unos riesgos a los que cada uno se
enfrenta individualmente- es una cuestión
controvertida, pero montar una barricada con otros
sí proporciona un momentáneo alivio de la
soledad.
[Zygmunt Bauman, La sociedad individualizada, 2001]
Identidades predadoras
Este énfasis en la inseguridad y en los extraños
como fuente de peligro está en el origen de la
construcción de identidades predadoras (predatory
identities), empeñadas en la extinción de esas
otras categorías sociales calificadas como extrañas,
y casi siempre coincidentes con identidades
mayoritarias que ven en las minorías un
insoportable recordatorio de la imposibilidad de
convertirse en una totalidad homogénea,
alimentando así su ansía de incompletitud (anxiety
of incompleteness).
[ Arjun Appadurai, Fear of Small Numbers, 2006 ]
Grand Canyon




(Lawrence Kasdan, 1991)
Simon: Tengo que pedirte un favor, déjame hacer mi
trabajo, esta grúa es responsabilidad mía y ahora ese coche
que está enganchado también es mi responsabilidad.
Capo: ¿Piensas que soy estúpido? Sólo responde a esta
cuestión primero.
Simon: Mira, no sé nada de ti y tú no sabes nada de mí. No
sé si eres estúpido o si eres un genio. Todo lo que se es que
necesito marcharme de aquí y tú tiene un arma. Por eso te
lo estoy pidiendo por segunda vez, déjame marcharme de
aquí.
Capo: Te voy a conceder ese favor, y voy a esperar que lo
recuerdes por si nos encontramos otra vez. Pero dime algo,
¿me lo estás pidiendo como una muestra de respeto o lo
haces porque yo tengo el arma?
Sin arma no hay respeto




Simon: Mira, se supone que el mundo no debería
funcionar así. Quiero decir, que tal vez todavía no lo
sepas. Se supone que yo debería poder hacer mi
trabajo sin pedirte permiso para hacerlo. Este tipo
debería poder esperar con su coche sin que vosotros
le robéis. Se supone que todo debería ser diferente
de lo que es.
Capo: Entonces, ¿cuál es tu respuesta?
Simon: Si no tuvieras la pistola no estaríamos
teniendo esta conversación.
Capo: Eso era lo que pensaba: sin arma no hay
respeto. Por eso siempre llevo la pistola.
Comunidades de supervivencia
Cuando hombres y mujeres deben tratarse
mutuamente como personas la evasión en
abstracciones resulta irreal. Las complicaciones de
llevar una vida comunitaria entre todos van a
convertir las imágenes generalizadas en
disfuncionales. Actuando a nivel del mítico
“nosotros” y “ellos”, no hay contacto entre los seres
concretos que deben elaborar semejantes arreglos
con vistas a sobrevivir cada día que pasa.
[ Richard Sennett, Vida urbana e identidad personal, 2001 ]
Crash
Únicamente un accidente, un
capricho del destino, un choque,
quizás el de dos coches en una
ciudad como la de los Ángeles,
donde uno sin un motor con
ruedas prácticamente no es nadie,
es hoy en día capaz de hacer que
los universos personales de cada
ciudadano se encuentren.
Únicamente la violencia es capaz
de despabilar una ciudad de
muertos en vida.
http://ivansainzpardo.blogia.com/2006/042901crash-paul-higgis-u.s.a-2004-.php
Educar para la convivencia es
aprender
Que soy yo porque soy con otros
[dependencia mutua]
 Que con esos otros formamos un
Nosotros [responsabilidad mutua]
 Un Nosotros entre muchos Otros
(otros Nosotros) [reconocimiento,
tolerancia]
 Con los que estamos llamados a
constituir un Nosotros global
[ciudadanía universal]

De las identidades a las
identificaciones
Interculturalidad como ruptura
cultural.
 Movimientos cívicos transculturales.
 Identificaciones.
 Divisiones relacionadas.
 Derecho a la indiferencia

Entrecruzar hilos
Todos soltamos un hilo, como los
gusanos de seda. Roemos y nos
disputamos las hojas de morera pero
ese hilo, si se entrecruza con otros, si
se entrelaza, puede hacer un hermoso
tapiz, una tela inolvidable.
[ Manuel Rivas, El lápiz del carpintero, 1998 ]
De la ciudad de las persianas
bajas a la ciudad intencionada
El modelo de adosados, de asfalto y glorietas de
bolsillo, donde no se oyen voces ni se ven juegos y
cuyos habitantes son poco vigilantes porque
ingurgitan sus fachadas tras muros de ciprés, no da
más de sí. Algo habrá que hacer con este tipo de
urbanizaciones, antes de convertirlas en epígonos
de las gated communities americanas como un
repliegue medieval, que, además de su evidente
déficit social, han demostrado más problemas que
virtudes.
[ Xerardo Estévez, “Calle sin esquinas, mala de guardar”, en El País,
16/6/2006 ]
Menos casas, más hogares
y más ciudad
La escuela de la calle
En la vida real, los niños sólo pueden aprender (si es que lo
aprenden) los principios fundamentales de una vida en común
en una ciudad si tienen a su disposición un mínimo de adultos
circulando fortuitamente por las aceras de una calle. El
principio más elemental es, sin duda, el siguiente: todo el
mundo ha de aceptar un canon de responsabilidad pública
mínima y recíproca, aún en el caso de que nada en principio
les una o relacione. Esta lección no se aprende con sólo
decirla. Se aprende únicamente de la experiencia, al
comprobar que otras personas, con las cuales no nos une un
particular vínculo, amistad o responsabilidad formal, aceptan y
practican para con uno mismo un mínimo de responsabilidad
pública.
[ Jane Jacobs, Muerte y vida de las grandes ciudades, p. 89 ]
La ciudad de los niños
“Una ciudad que se esfuerza por
ser adecuada para los niños [y
los mayores] es una ciudad en
la que cualquiera puede vivir
una vida mejor”
[F. Tonucci, “Citizen Child: Play as Welfare
Parameter for Urban Life”, Topoi,
“Se mide la capacidad de un puente para
soportar el peso por la fuerza de su pilar
más débil. La calidad humana de una
sociedad debería medirse por la calidad de
vida de sus miembros más débiles”.
[Bauman]

Ciudades y fronteras
Hay ciudades que se hallan en la frontera y otras que
tienen las fronteras dentro y están constituidas por ellas.
Son ciudades a las que las vicisitudes políticas les
sustraen parte de su realidad, como el área de influencia,
su fuerte vínculo con el resto del territorio nacional, la
historia les desgarra como una herida y hace de ellas un
teatro del mundo, esto es, un teatro del absurdo. En esas
ciudades es donde se experimenta de forma
particularmente intensa la duplicidad de la frontera, sus
aspectos positivos y negativos; las fronteras abiertas y
cerradas, rígidas y flexibles, anacrónicas y franqueadas,
protectoras y destructivas.
[ Claudio Magris, Utopía y desencanto, 2001 ]
La globalización cotidiana:
historia de un libro infantil
REINO UNIDO
(Surrey)
Idea y publicación original
ARGENTINA
(Buenos Aires)
Traducción y publicación en castellano
ESPAÑA – C.A. de EUSKADI
(Donostia-San Sebastián)
Traducción y edición en euskara
ESPAÑA – C.A. de EUSKADI
(Bilbao)
Compra del libro
TAILANDIA
Impresión
Concejalía de utopías
Descargar

La ciudad como espacio de encuentro, comunicación y conflicto: de