El cristiano conoce, por sentido común y también por la
Biblia, que el origen del matrimonio está en Dios.
1. EL MATRIMONIO EN EL PLAN DE DIOS.
2. LAS PROPIEDADES ESENCIALES DEL
MATRIMONIO.
3. EL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO.
4. LA MORAL DEL MATRIMONIO.
- Relaciones de los esposos entre sí.
- Responsabilidad educativa de los padres.
- Los deberes de los hijos.
5. LA FAMILIA CRISTIANA, CAMINO DE SANTIDAD.








FAMILIA: comunidad de vida entre un hombre y una mujer, quienes se
comprometen a amarse para toda la vida y a cooperar en la generación y
educación de los hijos.
POLIGAMIA: unión entre un hombre y varias mujeres.
DIVORCIO: ruptura del vinculo matrimonial, decretada por un juez
civil.
SACRAMENTO: signo sensible y eficaz de la gracia, instituido por
Cristo y confiado a la Iglesia para comunicar la gracia divina.
RITO: signo visible (como gestos o palabras) que forma parte de una
celebración litúrgica.
ADULTERIO: relación sexual entre una persona casada y otra que no es
su conyuge.
HONRAR: respetar y reconocer la autoridad de las personas.
VOCACION: llamada especial de Dios para seguir a Jesucristo y vivir
de acuerdo con el Evangelio. El matrimonio es una vocación cristiana.




El verdadero amor es mucho mas que una emoción pasajera:
supone la entrega de lo más intimo del corazón. El amor entre
un hombre y una mujer es el reflejo del amor infinito que
Dios nos tiene.
El matrimonio tiene su origen en la misma naturaleza
humana. Las instituciones de gobierno o muchas leyes
cambian con el tiempo: esto es posible porque solo son fruto
de la creatividad del ser humano.
Sin embargo la unión del hombre y la mujer ha sido
“proyectada” por Dios.
En la Biblia se lee que Dios dijo, al crear a Adán: No es
bueno que el hombre esté solo; voy a hacerle a alguien
como él, que le ayude (Gn 2, 18). Y creó a la mujer.

De la entrega reciproca y de la complementariedad sexual de los
esposos surge de forma natural el don de la fecundidad. El
matrimonio es la base sobre la que se construye la familia.

Es el fundamento y la base sobre la que se construye toda la
sociedad.
Dios que es amor, ha llamado al
hombre y a la mujer a vivir una
intima comunión de amor entre
ellos y el matrimonio.
Proteger a la familia
En la Declaración Universal de los
Derechos Humanos leemos: “la
familia es el elemento natural y
fundamental de la sociedad y tiene
derecho a la protección de la
sociedad y del estado” (art. 16, 3).
Una de las principales obligaciones
del Estado es velar por la protección
de la institución en la que él mismo
se basa: la familia. Sin embargo,
actualmente hay gobiernos que
aprueban leyes o iniciativas que
lesionan la estabilidad y la dignidad
del matrimonio y de la familia.
1. Unidad: el varón y la mujer se unen para formar una
comunidad de vida y amor de manera que ya no son dos, sino una
sola carne (Mt 19, 6). La poligamia supone un atentado y una
afrenta a la dignidad de la mujer.
2. Indisolubilidad: Dios sella el vinculo entre ellos y ni “la
Iglesia tiene el poder para pronunciarse contra esta disposición de
la sabiduría divina”. El divorcio atenta contra esta propiedad
fundamental del matrimonio.
3. Apertura a la vida: el amor conyugal tiende a la generación de
los hijos. Dios les dijo: sed fecundos y multiplicaos, llenad la
Tierra y sometedla (Gn 1, 28)
La Iglesia nos enseña que “el acto matrimonial debe quedar abierto a
la transmisión de la vida (Humanae Vitae, nº 12). El aborto y la
anticoncepción atacan esta propiedad esencial del matrimonio.
El aborto es un acto gravemente contrario a la ley natural y a la ley de
Dios, pues todo ser humano concebido tiene derecho a la vida.
Somos iguales
La Iglesia ha defendido siempre la
misma dignidad para el hombre y
para la mujer. Prueba de ello es que
en las sociedades cristianas la mujer
goza de una posición social y de una
protección jurídica mucho mejor
que la que tiene en culturas apenas
influidas por el cristianismo. A lo
largo de los siglos, la Iglesia ha
presentado a María, Madre de Dios
y Madre Nuestra, como ejemplo. No
solo es el culmen de todas las
virtudes femeninas, sino también la
criatura humana más perfecta
creada por Dios.


Al comienzo de la Biblia se narra la unión de Adán y Eva ante
Dios. En Caná de Galilea Jesús santificó el matrimonio con su
presencia e hizo allí su primer milagro (Jn 2, 1-11)
La Biblia narra como se corrompieron las costumbres y la practica
del divorcio se introdujo en el pueblo de Israel. Recordó sin
ambigüedad la voluntad divina sobre el matrimonio: su unidad y
su indisolubilidad
Mediante el consentimiento matrimonial
un hombre y una mujer se entregan
mutua y definitivamente con el fin de
vivir una alianza de amor.




Jesucristo elevó el matrimonio a la dignidad de sacramento. El
matrimonio cristiano es signo de la alianza de amor entre Cristo y
la Iglesia: Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a su
Iglesia (Ef 5, 25).
La Iglesia quiere unir el momento en el que los esposos se
entregan la vida el uno al otro con la renovación del momento en
el que el Señor entregó su vida por nosotros.
Esta unión se construye sobre el consentimiento matrimonial, con
el cual los esposos sellan su voluntad de entrega mutua en una
alianza de amor. El consentimiento ha de ser plenamente libre, sin
coacción ni presión de ningún tipo.
Los efectos del sacramento del matrimonio en los esposos son:
- Reciben gracias destinadas a perfeccionar su amor conyugal.
- Fortalece su unidad indisoluble.
- Los ayuda a santificarse y a formar una familia cristiana.
Relaciones de los esposos entre sí

El autentico amor tiende, por sí mismo, a ser algo definitivo y
exclusivo.
 El matrimonio exige la fidelidad de los esposos al compromiso de
amor que libremente aceptaron.
 El divorcio se opone al plan divino, supone el incumplimiento del
compromiso matrimonial. Se trata de una situación en nuestros
días.
 La Iglesia nos recuerda que no es una solución valida a los
problemas de la convivencia y que, los principales perjudicados
son los miembros más inocentes de la familia: los hijos.
 Cuando la vida en común se hace imposible, la iglesia puede
dispensar de la obligación de la convivencia matrimonial por
medio de la separación: los esposos dejan de vivir juntos, pero
siguen siendo marido y mujer a los ojos de Dios.
El verdadero amor conyugal tiende a que los esposos cooperen con el
amor creador y salvador de Dios.
Responsabilidad educativa de los padres.
Ninguna institución puede suplantar o limitar la libertad de los padres
para decidir que educación y deberes quieren para su prole, respecto a
los hijos:
 Alimentarlos hasta que puedan valerse por sí mismos.

Educación en la fe de la Iglesia.

Inculcarles las virtudes humanas con su palabra y ejemplo.

Corregirlos para enseñarles a elegir el bien.

Respetar su libertad a medida que van creciendo.
Los deberes de los hijos


El cuarto mandamiento de la Ley de Dios dice: honrarás a tu
padre y a tu madre. En el Deuteronomio se puede leer: honra a tu
padre y a tu madre, como el Señor, tu Dios, te lo ha mandado,
para que se prolonguen tus días y te vaya bien en la tierra que
Dios te da (Dt 5, 16).
Para cumplir debemos amar, respetar y obedecer a nuestros
padres:
Los amamos: los ayudamos, evitamos disgustarlos, les
agradecemos lo que hacen por nosotros, y rezamos
por ellos
Los respetamos: disculpamos sus errores, les hablamos con
afecto y los escuchamos con atención.
Los obedecemos: hacemos caso de sus indicaciones, aceptamos
su autoridad sin revelarnos y colaboramos por
el bien y la paz de toda la familia.
Los hijos deben contribuir “a las buenas relaciones entre hermanos y
hermanas, al crecimiento de la armonía y de la santidad de toda la
vida familiar. En caso de pobreza, de enfermedad, de soledad o de
ancianidad, los hijos adultos deben prestarles ayuda moral y material”
(Compendio del CEC, nº 459)
Los hijos deben honrar a sus padres. Honrar entraña amor,
gratitud y respeto

El matrimonio cristiano es una vocación que Dios da a los esposos
para que se ayuden mutuamente en su santificación. La vida
conyugal, supone muchos beneficios para los esposos:
- Ayuda a combatir el egoísmo y la búsqueda del propio
interés.
- Impulsa a entregarse generosamente al cónyuge y a los hijos.

En la liturgia y en la Biblia ha estado muy unida a la institución
familiar. En los Hechos de los Apóstoles, leemos varias veces la
conversión de familias enteras familias que eran oasis de vida
cristiana en medio de un mundo pagano.

Hoy la familia cristiana debe contribuir a crear una comunidad de
fe y oración que dé testimonio de Cristo.
Los padres cristianos reciben en el
sacramento del Matrimonio una
especial ayuda de Dios para educar
en la fe a sus hijos.
SINTESIS
MATRIMONIO
Unión de un hombre y
una mujer
Propiedades
- Unidad.
- Indisolubilidad.
- Abierto a la vida
FAMILIA
Iglesia doméstica
SACRAMENTOS
Instituidos por
Jesucristo:
confiere gracia
santificante a los
esposos
DEBERES
PADRES
HIJOS
Descargar

MATRIMONIO Y LA FAMILIA