¡EL SALON DE LA PALABRA!
Año por
año, aquí se
vive una
experiencia
nueva
acorde con
las
enseñanzas
de la Iglesia
y con la
actualidad
del mundo
que nos
rodea!
Extraordinaria
creación del Padre
Ricardo Querubín,
Director Provincial.
Aquí se vive en un
permanente gustar
la PALABRA hecha
ORACIÓN !
Hechos 14,27: Pablo y Bernabé a su llegada a Antioquía de Siria,
convocaron a toda la comunidad y contaron todo lo que había
hecho Dios por medio de Ellos y , cómo había abierto a los
paganos la PUERTA DE LA FE.
Es interesante notar que la
Maternidad Divina de María, desde
un comienzo apareció ya proclamado
como Dogma de fe en el Credo de los
Apóstoles !
Quienes
recibimos la FE
tenemos que
vivirla,
transmitirla y
celebrarla!
¡ Esa es nuestra
Misión !
“Redescubrir el camino de la FE para iluminar la
alegría y el entusiasmo del encuentro con
Cristo” (P.F.2
El camino de FE de María, no fue un camino fácil,
pero totalmente adherida a la Voluntad de Dios,
lo recorrió heróicamente hasta el Calvario y el
nacimiento de la Iglesia!
Salón de la Palabra! Lugar
maravilloso para
profundizar la Palabra y
crecer en ADORACIÓN!!!
Este Salón de la Palabra está concebido como un espacio de oración,
silencio, contemplación, admiración. Es una invitación permanente al
silencio interior para que se de el verdadero encuentro con la
PALABRA!
Candelabro o lámpara de aceite de
siete brazos. Uno de los elementos
rituales del judaísmo y uno de sus
símbolos más antiguos. El destino
de la menorá original usada en el
segundo templo es un misterio. Una
representación del mismo se guarda
en el Arco de Tito, el cual se
encuentra expuesto en Roma. Se
dice que el original permaneció allí
hasta la invasión de los vándalos en
el año 455 D.C. El ejército bizantino
la recuperó en 533, llevándola a
Constantinopla. A partir de ese
momento, no se tiene ningún dato.
Existe la teoría de que fue llevada de
vuelta a Jerusalén.
La MENORÁ
El Salón de la Palabra se gloría
De tener una hermosa
Réplica de la misma!
EL ESCUDO DE LA
COMPAÑÍA!
Excelente acuarela , obra del
Padre Querubín, fruto de su
gran amor por las Hermanas y
de su celo por mantener vivo
nuestro espíritu que no es otro
que el gran AMOR POR
JESUCRISTO CRUCIFICADO que
nos apremia a acudir con
prontitud , como María, a
socorrer a los más necesitados!
¡Otra joya de nuestro Salón de
la Palabra
Descargar

SALON DE LA PALABRA - Hijas de la Caridad