10
cosas que no deberías
hacer en
Facebook es ese espacio virtual que nos sirve para casi todo: entretenernos,
conectarnos con nuestros amigos, informarnos sobre lo que pasa en el mundo o
simplemente compartir gustos e intereses. Es una herramienta que ha cobrado
gran importancia en nuestras vidas.
Es por ello que su uso no debe ser desprevenido, porque todo lo que suceda allí
tendrá repercusiones en nuestras relaciones con el mundo.
Es que si lo pensamos bien, esta herramienta permite hasta que nos definamos
como personas, y seguramente no querrás quedar como el malo del paseo. Esto
podría incluso afectarte académica y laboralmente.
Por eso, enumeramos aquellas acciones que no deberías realizar en Facebook,
no sin antes recordarte que la responsabilidad de los datos publicados y la
información proporcionada son responsabilidad única de los usuarios. De ti
depende que Facebook no se convierta en tu peor enemigo.
1. No Publiques fotos reveladoras o de mal gusto.
Compartir fotos, esta es una de las aplicaciones más utilizadas en
Facebook. Paseos, cumpleaños, bautizos, bodas, rumbas,
integraciones o simplemente la goma de tomar fotos… miles de
buenos recuerdos que gustosos compartimos con nuestros
amigos.
Sin embargo, no es una buena idea compartir fotografías en
situaciones incómodas. Por ejemplo, si estás enfermo, no subas
una foto a tu perfil. Tampoco lo hagas desnudo o asumiendo
actitudes burlescas o morbosas, así todo se trate de una broma.
Fotos como estas, en otro contexto, podrían ser mal interpretadas y
podrían hablar muy mal de ti. Así que, selecciona las fotos más
apropiadas y compártelas sólo con tus verdaderos amigos.
2. No olvides la buena ortografía.
No kreEs ke si eskRives haSi ce DifikuLta nueStrA komUnikaSion???
Repetimos la frase con buena ortografía: ¿No crees que si escribes
así se dificulta nuestra comunicación?
Se ha vuelto costumbre entre muchas personas la utilización
indebida de las mayúsculas, letras como la K o la X o que no se le
preste la debida atención a las comas o a las tildes.
No hay excusas. La inmediatez de Internet no es motivo para dejar
de lado la práctica de la buena ortografía y la escritura correcta
de las palabras.
La buena ortografía de una persona habla muy bien de ella, de cuan
responsable y respetuosa es.
Por ahí dicen que la mala ortografía es como si te hablaran con mal
aliento. Recuerda esto antes de actualizar tu estado en Facebook.
3. No entregues tu clave a terceros.
Por más confianza que le tengas a tu novio, novia, amigos o familiares, no
debes olvidar que tu cuenta de Facebook es personal, te representa a
ti y lleva tu nombre completo, por lo que no es recomendable
compartir tu clave.
No puedes permitir que alguien que no seas tú, envíe información,
comente fotos o realice demás actividades a tu nombre.
No sobra advertirte que por más público que sea Facebook, debes
guardar aquellas cosas que perteneces a tu intimidad, como los
mensajes privados o las conversaciones que sostienes con tus amigos.
Todos tenemos derecho a la intimidad y Facebook debe ser un espacio en
el que también se respete este derecho. Nadie puede exigirte la clave
para tener acceso a tu perfil.
Vale la pena recordarte que para mantener un grado mayor de seguridad
debes cambiar periódicamente tu clave y sólo tú deberás saberla.
4. No dejes al descubierto detalles de la vida personal.
Facebook nos permite aclarar en nuestro perfil varios asuntos de
nuestra vida personal. Por ejemplo, dónde trabajamos, si
tenemos una relación sentimental o quiénes son nuestros
familiares.
Para que nos feliciten en nuestro cumpleaños dejamos al
descubierto nuestro día de nacimiento y hasta tenemos la
posibilidad de aclarar cuáles son nuestros datos de contacto
como el correo o el celular.
¿Es necesario que divulgues todos los datos? Si lo pensamos bien,
esto se podría prestar para que nos suplanten, contacten a
nuestros familiares para hacer bromas pesadas o hasta que nos
sigan los pasos para involucrarnos en algún delito.
Si quieres aclarar tus datos personales estás en todo tu derecho, la
recomendación es entregarle esa información sólo a tus
contactos de mayor confianza.
5. No promuevas la violencia.
La violencia física y sicológica es inadmisible en cualquier espacio, y
Facebook no escapa a esta premisa.
Para pertenecer a esta red social debes tener en cuenta reglas generales
como que el otro tiene derecho a ser respetado en todas sus
manifestaciones: raza, sexo, nacionalidad, preferencia sexual, religión o
tendencia política.
Si bien Facebook es un espacio que se presta para el debate de diversos
tipos, debes hacerlo de forma respetuosa, valorando las ideas de los
demás y argumentando con responsabilidad tus posiciones frente a los
temas de polémica.
Evita crear grupos que ofendan a cualquier grupo social o individuo, sea un
político, una tendencia musical o un grupo étnico.
Evita también unirte a los grupos que ya existen y que vayan en contra la
integridad de un grupo social o individuo, por más divertido que
parezca.
Utiliza siempre un vocabulario adecuado, así tus ideas serán tenidas en
cuenta y serán respetadas.
6. No aceptes como amigo a todo el mundo y
tampoco lo invites.
. con diversas personas que han
Facebook nos permite estar conectados
estado presentes a lo largo de nuestra vida. Los compañeros del colegio,
los amigos de por la cuadra, los primos, los amigos de los amigos o
aquel compañero fiel que se fue a vivir a otro país.
Asimismo, nos permite crear nuevas amistades, sea con personas de
nuestra misma ciudad y con la que tenemos amigos en común, o con
personas de diversos países de quienes, a través de esta red social,
podemos aprender de su cultura y sus costumbres.
Sin embargo, hay quienes no les importan si conocen o no a los contactos,
sólo tener amigos, y entre más amigos mejor, una carrera desenfrenada
que los lleva a enviar solicitud de amistad a todo el que se le cruce y
aceptar al primero que lo invita a ser amigos.
No creas que tener muchos amigos te hace mejor, todo lo contrario, sé
celoso con tu información y cuida que te relacionen con personas de las
cuales desconoces hasta su verdadero nombre… recuerda ese adagio
popular que dice: “dime con quién andas y te diré quién eres”.
7. No invadas la privacidad de los contactos.
En Facebook se encuentran esos personajes que no respetan la privacidad
de los contactos y que les encanta dejar al descubierto sus vidas, sea a
través de etiquetas, estados, enlaces o mensajes en el muro.
Si no quieres ser uno de ellos, piensa antes de actuar. ¿Quieren mis amigos
que esta foto salga a la luz? ¿Se molestarán si los etiqueto?
Si no tienes la suficiente confianza con ellos o no estás seguro de su
reacción, pregúntales primero para estar seguros que la información
que publicarás no incomodará a nadie.
Si ya es demasiado tarde para preguntar, pero ellos te piden el favor de
eliminar una foto que no quieren que sea pública o en la que
simplemente salen feos, no seas obstinado y respeta el que no quieran
compartir esa información. Elimínala y pídele disculpas.
Recuerda que así como tú, todos tenemos derecho a nuestra intimidad.
8. No crees un perfil falso.
Muchas veces en nuestro afán de descubrir cómo se comportan en
Facebook nuestros novios, novias, amigos o familiares, pensamos
en la opción de crear un perfil falso para hacer que muerdan la
carnada y descubrir qué esconden.
Para muchos la cosa termina ahí, pero otros tantos deciden tomar
fotos ajenas, entregar información falsa y crear a alguien que en
realidad no existe.
En este caso no sólo estarías diciendo mentiras, sino robando y
suplantando, un riesgo que seguramente no querrás correr.
Quizá a ti no te gustaría descubrir un perfil con tus fotos, pero con
otro nombre y con propósitos no tan claros.
“No hacerle a nadie lo que no te gustaría que te hicieran a ti”, es una
frase clave para esta situación.
9. No satures a
tus contactos.
¿Qué pasa cuando una persona actualiza una y otra vez su
Facebook? ¿Qué pasa cuando utiliza la opción “Me gusta”
sin parar? ¿Qué pasa cuando una persona enlaza videos y
artículos sin parar?
La respuesta es sencilla: los amigos le van cogiendo pereza.
Por eso evita saturar tu Facebook publicando sólo lo realmente
interesante e importante, aquellas cosas que invitan al
debate sano o al entretenimiento.
Evita utilizar la opción “Me gusta” sólo por utilizarla y no te
desgastes comentado todas las fotos y enlaces que pasen
por tu pantalla.
10. No hagas del Facebook tu sicólogo.
Actualizar el estado en Facebook nos permite anunciar eventos, recordar
frases célebres, invitar a los amigos a ver una película y miles de
opciones más, todo depende de la creatividad del usuario.
Sin embargo, para muchas personas esta opción se ha convertido en una
salida, en un escape ante los problemas, un espacio donde se
desahogan y buscan un consejo amigo.
Claro, es entendible, cuando las personas están tristes, buscan a sus amigos
para desahogarse, pero quizá esta no es la mejor opción.
Recuerda que lo que publiques puede ser leído por muchas personas,
quienes no tienen por qué enterarse de tus problemas y quienes
seguramente no podrán ayudarte.
Si necesitas un consejo y quieres hablar con un amigo, utiliza otros medios
de comunicación como el teléfono, el correo electrónico o simplemente
invítalo a tomar algo y cuéntale lo que te pasa. Tus problemas no deben
ser un asunto de debate público.
Descargar

10 cosas que no deberías hacer en