Bienvenidos…
Al Estudio Bíblico
LA SALVACION
DE NOE y
NUESTRA
salvación
Una semejanza
entre las cosas que
salvaron a Noé y lo
que nos salva hoy.
INTRODUCCION:
• Esta comparación
ejemplifica la verdad bíblica
que nuestra salvación
depende sin duda alguna
de varias cosas, incluyendo
la obediencia a los
mandamientos del
evangelio de nuestro
Señor y Salvador
Jesucristo. Notemos las
siguientes similitudes…
La Salvación de Noé y nuestra Salvación
La salvación de
Noé fue por la
gracia de Dios
(Gen. 6:7, 8)
Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la
tierra a los hombres que he creado, desde
el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y
las aves del cielo; pues me arrepiento de
haberlos hecho. Pero Noé halló gracia
ante los ojos de Jehová.
La salvación
del pecador es
por gracia.
(Ef. 2:5, 8)
Pero Dios, que es rico en misericordia, por
su gran amor con que nos amó, aun
estando nosotros muertos en pecados, nos
dio vida juntamente con Cristo (por gracia
sois salvos),
(Véase también Tito 2:11)
La Salvación de Noé y nuestra Salvación
La salvación de
Noé fue
paciencia de
Dios. (1 Pe. 3:20)
La salvación
del pecador por
la paciencia de
Dios. (2 P. 3:9, 15)
“los que en otro tiempo desobedecieron,
cuando una vez esperaba la paciencia de
Dios en los días de Noé, mientras se
preparaba el arca, en la cual pocas
personas, es decir, ocho, fueron salvadas
por agua”.
“El Señor no retarda su promesa, según
algunos la tienen por tardanza, sino que es
paciente para con nosotros, no queriendo
que ninguno perezca, sino que todos
procedan al arrepentimiento”.
La Salvación de Noé y nuestra Salvación
La salvación de
Noé fue el
temor a Dios.
(Heb. 11:7)
La salvación
del pecador es
por el temor a
Dios. (Fil. 2:12)
“Por la fe Noé, cuando fue advertido por
Dios acerca de cosas que aún no se veían,
con temor preparó el arca en que su casa
se salvase; y por esa fe condenó al mundo,
y fue hecho heredero de la justicia que
viene por la fe”.
“Por tanto, amados míos, como siempre
habéis obedecido, no como en mi presencia
solamente, sino mucho más ahora en mi
ausencia, ocupaos en vuestra salvación con
temor y temblor, porque Dios es el que en
vosotros produce así el querer como el hacer,
por su buena voluntad”.
La Salvación de Noé y nuestra Salvación
La salvación de
Noé fue la fe
(creer)
(Heb. 11:7)
La salvación
del pecador es
por la fe.
(Jn. 5:24)
“Por la fe Noé, cuando fue advertido por
Dios acerca de cosas que aún no se veían,
con temor preparó el arca en que su casa
se salvase; y por esa fe condenó al mundo,
y fue hecho heredero de la justicia que
viene por la fe”.
“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi
palabra, y cree al que me envió, tiene vida
eterna; y no vendrá a condenación, mas ha
pasado de muerte a vida”.
La Salvación de Noé y nuestra Salvación
La salvación de
Noé, fue por
obediencia.
(Gen. 6:22)
(Heb. 11:7)
La salvación
del pecador es
por obediencia
(Mt. 7:21)
“Y lo hizo así Noé; hizo conforme a todo lo
que Dios le mandó”. (Gen. 6:22)
“…con temor preparó el arca en que su
casa se salvase; y por esa fe condenó al
mundo, y fue hecho heredero de la justicia
que viene por la fe”. (Heb. 11:7).
“No todo el que me dice: Señor, Señor,
entrará en el reino de los cielos, sino el que
hace la voluntad de mi Padre que está en
los cielos”.
Véase también Hebreos 5:8, 9.
La Salvación de Noé y nuestra Salvación
La salvación de
Noé, fue por
agua.
(1 Pedro 3:20)
La salvación
del pecador es
por agua.
(1 P. 3:21)
“los que en otro tiempo desobedecieron,
cuando una vez esperaba la paciencia de
Dios en los días de Noé, mientras se
preparaba el arca, en la cual pocas
personas, es decir, ocho, fueron salvadas
por agua”.
“El bautismo que corresponde a esto ahora
nos salva (no quitando las inmundicias de
la carne, sino como la aspiración de una
buena conciencia hacia Dios) por la
resurrección de Jesucristo”,
CONCLUSION:
• Como nos hemos dado cuenta, son muchas las cosas
por las cuáles Noé y su familia fueron salvos del
diluvio universal. De manera similar hoy; nuestra
salvación depende de varias cosas, y no solamente de
la gracia de Dios y de la fe del hombre como muchos
afirman.
• Hemos aprendido que el pecador obtiene la salvación,
pues Dios da derramado su gracia, y además es
paciente para con nosotros no quiere que nadie
perezca sino que todos procedan al arrepentimiento.
Conclusión:
• En este estudio también aprendemos
que hombre pecador debe hacer algo
para obtener la gracia salvadora de
Dios. Debe temer un temor reverente
que le conduzca a la obediencia. La
obediencia al evangelio incluye el
bautismo para perdón de pecados.
• ¿Es Ud. salvo por Cristo, a obedecido
el evangelio?
Descargar

LA SALVACION DE NOE Y LA NUESTRA