LA PARABOLA DEL
TERCER HIJO
(A QUIEN ESTÁS EXALTANDO?)
Texto: Luc 15:11-32
• También dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor
de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los
bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.
• No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor,
se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició
sus bienes viviendo perdidamente. Y cuando todo lo hubo
malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y
comenzó a faltarle. Y fue y se arrimó a uno de los
ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda
para que apacentase cerdos.
LA PARABOLA DEL TERCER HIJO
Y deseaba llenar su
vientre de las algarrobas
que comían los cerdos,
pero nadie le daba. Y
volviendo en sí, dijo:
¡Cuántos jornaleros en
casa de mi padre tienen
abundancia de pan, y yo
aquí perezco de hambre!
Me levantaré e iré a mi
padre, y le diré: Padre,
he pecado contra el cielo
y contra ti. Ya no soy
digno de ser llamado tu
hijo; hazme como a uno
de tus jornaleros.
• Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba
lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y
corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. Y el hijo le
dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no
soy digno de ser llamado tu hijo.
LA PARABOLA DEL TERCER HIJO
• Pero el padre dijo a sus
siervos: Sacad el mejor
vestido, y vestidle; y
poned un anillo en su
mano, y calzado en sus
pies. Y traed el becerro
gordo y matadlo, y
comamos y hagamos
fiesta; porque este mi hijo
muerto era, y ha revivido;
se había perdido, y es
hallado. Y comenzaron a
regocijarse.
LA PARABOLA DEL TERCER HIJO
• Y su hijo mayor estaba en
el campo; y cuando vino, y
llegó cerca de la casa, oyó
la música y las danzas; y
llamando a uno de los
criados, le preguntó qué
era aquello. El le dijo: Tu
hermano ha venido; y tu
padre ha hecho matar el
becerro gordo, por haberle
recibido bueno y sano.
LA PARABOLA DEL TERCER HIJO
• Entonces se enojó, y no quería
entrar. Salió por tanto su padre, y le
rogaba que entrase. Mas él,
respondiendo, dijo al padre: He aquí,
tantos años te sirvo, no habiéndote
desobedecido jamás, y nunca me
has dado ni un cabrito para gozarme
con mis amigos. Pero cuando vino
este tu hijo, que ha consumido tus
bienes con rameras, has hecho
matar para él el becerro gordo. El
entonces le dijo: Hijo, tú siempre
estás conmigo, y todas mis cosas
son tuyas. Mas era necesario hacer
fiesta y regocijarnos, porque este tu
hermano era muerto, y ha revivido;
se había perdido, y es hallado.
LA PARABOLA DEL TERCER HIJO
Vivimos en días desafiantes, determinantes, decisivos
y acelerados.
Esta parábola ha sido la más predicada a lo largo de
los siglos y siempre hay cosas que nos son reveladas.
Abra su corazón hoy para recibir esta poderosa
palabra.
LA PARABOLA DEL TERCER HIJO
TRAS QUIEN
ESTAS
YENDO?
EL PODER DE
IR HASTA LO
ULTIMO
A QUIEN
ESTAS
EXALTANDO?
LA DESGRACIA DEL HIJO MAYOR
Nunca se fue de la casa, pero siempre estuvo
lejos del Padre en su mundo interior
Esa actitud nos lleva a ser duros en nuestro
mundo interior
Esa actitud nos lleva a no entender el
corazón del Padre en nuestro mundo interior
Esa actitud nos lleva a ser pequeños en nuestro
mundo interior
LA DESGRACIA DEL HIJO MAYOR
El hijo mayor nunca se ocupó de conocer
el corazón del Padre
Su corazón se alió con su alma e hicieron
de su “fidelidad” un ídolo
v.29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He
aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote
desobedecido jamás, y nunca me has dado
ni un cabrito para gozarme con mis amigos
LA DESGRACIA DEL HIJO MAYOR
Esa actitud provocó
Vivir lejos del corazón del Padre
Un gran enojo
No quiso participar de la alegría del Padre
Se puso en lugar de juez
Rechazó a su hermano restaurado
Nunca disfrutó de todo lo que le pertenecía
LA DESGRACIA DEL HIJO MAYOR
Ese día se reveló la ignorancia del hijo mayor.
Nunca entendió el corazón del Padre. No entendió el
dar ni la misericordia de su corazón.
Nunca entendió el propósito del Padre de tener hijos
maduros (HUIOS). No juzgadores, ni derrochadores
LA DESGRACIA DEL HIJO MAYOR
El apóstol Juan no usa huios, «hijo», para referirse al creyente,
sino que reserva este título para el Señor; usa teknon, lit., «niño»
El Señor Jesús usó huios de una manera muy significativa, como
en Mat.5:9 : «Bienaventurados los pacificadores, porque ellos
serán llamados hijos de Dios», y Mat.5:44-45 : «Amad a vuestros
enemigos … y orad por los que os … persiguen; para que seáis
hijos de vuestro Padre que está en los cielos.
LA DESGRACIA DEL HIJO MAYOR
La diferencia entre los creyentes como «niños,
teknon, de Dios» e «hijos, huios, de Dios» se hace
patente en Rom.8:14-17.
Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos
son hijos (HUIOS, hijos maduros) de Dios. Pues no habéis
recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor,
sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual
clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a
nuestro espíritu, de que somos hijos (teknon, hijos niños) de
Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y
coherederos con Cristo,
LA DESGRACIA DEL HIJO MAYOR
La conducta
de los hijos
maduros da
evidencia de la
dignidad de su
relación y
semejanza con
el carácter del
Padre.
LA DESGRACIA DEL HIJO MAYOR
Ese día se reveló la ignorancia del hijo mayor.
Nunca entendió el corazón del Padre.
Nunca entendió el propósito del Padre de tener
hijos maduros (HUIOS).
Nunca entendió la misión del Padre
LA DESGRACIA DEL HIJO MAYOR
• vss.22-24, Pero el padre
dijo a sus siervos: Sacad el
mejor vestido, y vestidle; y
poned un anillo en su
mano, y calzado en sus
pies. Y traed el becerro
gordo y matadlo, y
comamos y hagamos
fiesta; porque este mi hijo
muerto era, y ha revivido;
se había perdido, y es
hallado. Y comenzaron a
regocijarse.
LA DESGRACIA DEL HIJO MAYOR
Quedó revelado quien era el enemigo del
hijo mayor … Él mismo.
Puedes vivir en la casa de gracia y tú
mismo transformarte en tu peor enemigo
Prov. 4:23 Sobre toda cosa guardada,
guarda tu corazón; Porque de él mana la
vida.
LA GLORIA DEL TERCER HIJO
• Toda la raza humana se encuentra representada en los 2
hijos anteriores.
LA GLORIA DEL TERCER HIJO
Todos nosotros le dimos la espalda al Padre
Todos nosotros renegamos del Padre alguna vez
Todos nosotros, alguna vez, desperdiciamos
todo
El hijo
menor
Todos nosotros, alguna vez, olimos muy mal
Todos nosotros, alguna vez, terminamos odiando la
vida
LA GLORIA DEL TERCER HIJO
Todos, alguna vez, fuimos honorables por
fuera, pero “amargados” por dentro
Todos, alguna vez, nos enojamos con el
Padre.
El hijo
mayor
Todos, alguna vez, hicimos ídolos de
nuestra fidelidad
Todos nosotros, alguna vez, envidiamos a
aquel que el Padre restauró y bendijo.
LA GLORIA DEL TERCER HIJO
Él nunca se fue del Padre, y cuando lo hizo, con propósito,
atravesó los cielos para redimirnos y sacarnos del chiquero.
El tercer
hijo,
nuestro
Señor
Él nunca pidió herencia para gastarla egoístamente, y
cuando el Padre se la dio, todo lo compartió con nosotros.
Él nunca odió la vida, por el contrario, vino a traernos vida
Él no es religioso, ni tramposo, Él es Señor.
Él es el Señor de la vida, dueño absoluto de todo y de todos.
EL MODELO DE HIJO
Por tanto, nosotros también,
teniendo en derredor nuestro tan
grande nube de testigos,
despojémonos de todo peso y del
pecado que nos asedia, y
corramos con paciencia la carrera
que tenemos por delante, puestos
los ojos en Jesús, el autor y
consumador de la fe, el cual por
el gozo puesto delante de él
sufrió la cruz, menospreciando el
oprobio, y se sentó a la diestra
del trono de Dios. Heb 12:1-2
EL MODELO DE HIJO
En tiempos como los que vivimos, en una
sociedad que tiene unas ansias
desesperadas por lograr constantemente
sus deseos egoístas, y vive bajo un
manto de religiosidad, me debo preguntar
¿en quién están puestos mis ojos? ¿A
quién exalto? (Hebreos 12:2)
EL MODELO DE HIJO
Hebreos 12:1
dice: puestos
los ojos en
Jesús…
Juan 12:31… y
si fuere
levantado, a
todos atraeré a
mí mismo.
Hebreos me
enseña que si
pongo los ojos
en Cristo el que
comenzó su
obra en mi vida
se encargará de
terminarla.
Honra tiene que
ver con
aprobación, la
pregunta es:
¿Qué
aprobación
quiero? ¿la de
mis deseos, la
de los hombres
o la de Cristo?
EL MODELO DE HIJO
Cualquier respuesta que me des pensando en obedecer
a Cristo, termina en Juan 12:31 “…y si fuere levantado,
a todos atraeré a mí mismo”
No tienes consumación de propósito y no conocerás la
honra que viene de Dios, si tu vida no está exaltando a
Cristo. Por eso Jesús les dijo: “no ha venido esta voz
por causa mía, sino por causa de vosotros”. (
Jn.12:30)
EL MODELO DE HIJO
Dios habló
con voz
audible para
exaltar a su
hijo.
Cuando Cristo fue bautizado. Lucas 3:22…. vino una voz del cielo que decía:
tú eres mi hijo amado en quien tengo complacencia.
En el monte de la transfiguración. Mateo 17:5… y he aquí una voz desde las
nubes que decía: este es mi hijo, amado en quien tengo complacencia, a él oíd.
Después de su entrada triunfal: “esta palabra no es para mí, es para ustedes”.
( v.28, v.30)
Jesús sabía
quién era,
sabía en
quien estaba
su valor y
conocía su
misión
EL MODELO DE HIJO
Jesús dijo: yo soy el pan de vida; el que a mi viene, nunca
tendrá hambre; y el que en mi cree no tendrá sed; jamás. (Juan
6:35)
Jesús dijo: Porque el hijo del hombre no ha venido para perder
las almas de los hombres, sino para salvarlas. (Lucas 9:56)
Jesús dijo: el que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene
vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de
muerte a vida. (Juan 5:24)
Jesús dijo: si alguno tiene sed, venga a mí y beba. ( Juan 7:37)
A QUIEN ESTÁS EXALTANDO?
“y yo, si fuera exaltado… a todos
atraeré a mí mismo” ( v.32)
• ¿a quién estas exaltando en tu vida?
• ¿A tus deseos como el hijo menor?
• ¿A tu propia justicia, como el hijo
mayor?
A QUIEN ESTÁS EXALTANDO?
¿A quién estas exaltando en tu discipulado?
¿A quién estas exaltando en tu matrimonio?
¿A quién estas exaltando en tus conversaciones?
la gente necesita a Cristo “y si yo fuere levantado, a
todos atraeré a mí”
A QUIEN ESTÁS EXALTANDO?
Si tú exaltas a Jesús serán atraídas a tu vida conexiones divinas.
Si tú exaltas a Jesús serán atraídas a tu vida finanzas de una manera
sobrenatural.
Si tú exaltas a Jesús, DIOS te pondrá entre los grandes, te rodeará de
gente del espíritu que te nutra y que te impulse.
Si tu exaltas a Jesucristo serán atraídos a ti el drogadicto, el cansado, el
abatido, el acomplejado, porque saben que en ti encontrarán a Jesús,
encontraran refugio.
Descargar

LA PARABOLA DEL TERCER HIJO