Los cristales naturales más grandes en la tierra se han descubierto en dos cuevas dentro
de una mina de plata, plomo y zinc cerca de Naica, en Chihuahua, México. Alcanzan
longitudes de 15.25 metros (50 pies), los claros cristales están formados de selenita, una
forma cristalina del yeso mineral.
Los Cristales de Selenita
más Grandes del Mundo
La mina de Naica, es una mina que se
conoce por sus cristales
extraordinarios. En Naica se han
encontrado cristales de selenita (yeso)
tan grandes como 1.2 metros (4 pies) de
diámetro y 15.25 metros (50 pies) de
largo, con 55 toneladas de peso. La
cámara que contiene estos cristales se
conoce como la Cueva de los Gigantes,
y está aproximadamente a 300 metros
(1000 pies) bajo la superficie, contenida
en la piedra caliza de la mina. Los
cristales fueron formados por los
líquidos hidrotérmicos que emanaron
de las cámaras de magma de las
profundidades. La caverna fue
descubierta cuando los mineros
perforaban a través de la falla de Naica
preocupados por la inundación de la
mina. La Cueva de las Espadas es otra
cámara en la mina de Naica que
contiene cristales similares.
En abril del 2000, los hermanos Eloy y Javier Delgado encontraron lo que los expertos
creen son los cristales más grandes del mundo, mientras abrían un túnel nuevo a 300
metros bajo la mina de plata y plomo de Naica, en Chihuahua. Eloy, de 40 años de edad, se
deslizó por una abertura pequeña hacia una caverna de 9 por 18 metros llena de cristales
inmensos. “Era hermoso, como la luz que se refleja en un espejo quebrado“, díjo.
Él dijo “La vista era hermosa". Los cristales translúcidos yacen uno encima de otro, como
si rayos de luz tomaran repentinamente forma en peso y sustancia. Un mes después, otro
equipo de los mineros de Naica encontró una caverna incluso más grande adyacente a la
primera.
Un fotógrafo profesional que se especializa en cañones geológicos ambientalmente
difíciles, estrechos y húmedos dijo que para él era casi imposible obtener fotografías
claras, incluso usando cada truco y técnica que conocía, debido al medio ambiente de las
cuevas . Estos cristales probablemente son estables, pues la temperatura en la cueva está
sobre los 48° Celsius (centígrados) con una humedad del 100%. Es decir, estas estructuras
están envueltas en vapor.
Como fotógrafo acostumbrado al trabajo en ambientes oscuros y peligrosos, esta
experiencia le era única. Un ser humano puede funcionar en este ambiente por seis a diez
minutos antes de que ocurra una pérdida severa de las funciones mentales. “Yo estaba tan
excitado mientras fotografiaba los cristales que realmente tuve que hacer un gran esfuerzo
para enfocar y concentrarme intensamente para alcanzar la puerta, que estaba quizás
entre 10 y 12 metros de distancia”.
“Caminar en cualquiera de estas cuevas es como caminar en un geoide (geoda)
gigantesco“, dijo a Richard D. Fisher, consultor americano de la compañía de
explotación minera para desarrollar los descubrimientos como atracciones turísticas.
Fisher dijo que la mayoría de la gente puede aguantar solamente algunos minutos en las
cuevas debido a sus altas temperaturas.
La caverna más pequeña de esas dos, que tiene el tamaño de alrededor de una
departamento de dos recamaras, está a 38 ° Celsius (centígrados). La caverna más
grande, que Fisher describe como del tamaño de una catedral, está a 66° C. Ambas
están localizadas a 300 metros de profundidad bajo la superficie, aproximadamente.
“Los cristales más grandes conocidos previamente fueron encontrados en la cercana
Caverna de las Espadas, que es parte del mismo sistema de minas. Algunos de esos
cristales son exhibidos ahora en el Museo Smithoniano. El gobierno local y los dueños
de la mina esperan evitar la remoción de cualquiera de los nuevos descubrimientos sea
para museos o colecciones privadas”, dijo Fisher.
Mientras que la compañía de la mina está limitando actualmente las visitas a las cuevas sólo
a los expertos científicos, los cazadores de minerales han destruido las cerraduras y han
irrumpido en los compartimientos dos veces desde que el equipo de explotación minera los
abriera en Abril del 2006. Un hombre murió cuando trató de llevar afuera un cristal
gigantesco el cual le cayó del techo y lo inmovilizó. “El calor lo consumió" según Fisher.
“Necesitamos más protección in situ para las cavernas de las minas”, dijo la geóloga
Carol A. Hill, coautora del libro ‘Cave Minerals of the World’, quien llamó a los nuevos
descubrimeintos “Por mucho, los más grandes cristales de selenita de los que tenga
noticia”.
Hill aplaude el plan turístico. “Sin él, la compañía minera destruiría, probablemente,
las cavernas… Los museos tienen ya suficientes cristales… Es importante preservar
descubrimeintos como estos donde ocurren”.
La compañía planea ventilar con aire acondicionado las cavernas antes de abrirlas al
público el próximo año (2007), dijo Fisher. Agregó que reduciendo gradualmente el
calor no se dañarían los cristales.
Los ejecutivos de la compañía Peñoles, dueña de las minas, han mantenido los
descubrimientos secretos y fuera del alcance de los vándalos, hasta donde ha sido
posible. Sin embargo, no hay mucha gente que pueda aventurarse casualmente dentro;
porque la temperatura excede los 66° C con el 100% de humedad.
Estas montañas son macizos de piedra caliza de 200 millones de antigüedad que
contienen redes de cuevas cruzadas e inundadas por aguas termales profundamente
calientes y mineralizadas. Cuando estas aguas alcanzaron ambientes relativamente más
fríos y más cercanos a la superficie depositaron mucho de su contenido en sal como el
plomo, el zinc y plata.
El agua subterránea de estas cuevas, ricas en sulfuro proveniente de los depósitos
adyacentes de metal, comenzó a disolver las paredes de la piedra caliza, liberado cantidades
grandes de calcio. Este calcio, a su vez, se combinó con el sulfuro para formar cristales en
una escala nunca antes vista por los seres humanos.
Además de las columnas cristalinas de 1.20 metros de diámetro y más de 15 metros de
longitud, las cavernas contienen hileras de cristales con forma de diente de tiburón de
hasta 1 metro de alto, que se fijan en extraños ángulos en todas partes. Esta forma
cristalina del yeso mineral, la selenita, fue nombrada por Selene, la diosa griega de la luna.
Cuando la explotación de los minerales de Naica deje de ser viable, la mina será cerrada y
se parará el bombeo del agua; entonces las cuevas serán inundadas y los cristales
comenzarán a crecer otra vez. La única razón por la que los seres humanos han conseguido
entrar en las cuevas es debida a las operaciones de bombeo que las mantienen libres del
agua.
Fotografía tomada solamente con flash
Fotografía tomada con flash y a contra luz
La mina de Naica está localizada a 100 Km., aproximadamente, al S. E. de Chihuahua, Chi.,
en el municipio de Saucillo.
Naica:
La Caverna de los Cristales Gigantes
Un bosque de cristales… los más grandes del
Planeta. Un mundo surrelista, más allá de la
imaginación, más allá de un sueño. Un lugar infernal
donde el hombre puede sobrevivir sólo unos pocos
minutos… Permanece aún inexplorado.
Hacer Click para salir
FIN
Descargar

NaicaCavernadeCristal