LA GAVIOTA
Y
LA NUBE BLANCALUZ
ÉRASE UNA VEZ
una nube que se llamaba
BLANCALUZ.
Era muy pequeñita y de un blanco muy
muy pero que muy brillante
y unos días tenía forma de globo,
otros de mariposa,
otros días parecía una flor
y otros un barco
y otras veces parecía una princesa
y también a veces se parecía a una montaña
y a un pez y a un caballo
y algunas veces,muy pocas veces,
parecía una estrella de mar.
La verdad es que podía ser lo que le apeteciera
ser porque, como era una nube, podía
convertirse en lo que se imaginase.
A Blancaluz le gustaba mucho ser una nube,
primero porque podía volar:
unas veces muy alto muy alto hasta
rozar el sol y la luna y las estrellas
y otras veces volaba tan bajito que
casi tocaba las casas o los picos de las
montañas o las copas de los árboles.
De vez en cuando le gustaba convertirse en un
delfín y volar por encima de las olas y también
disfrazarse de avión y volar muy rápido muy
rápido e ir de una ciudad a otra.
Le gustaba ser una nube también porque hacía
muchos amigos:conocía muchas nubes, grandes,
pequeñas y medianas que,como ella se
transformaban en osos o en leones o en elefantes
o en pulpos o en cocodrilos o en camiones o en
trenes o en patos y, cuando estaban juntos se lo
pasaban muy divertido jugando a que estaban en
la selva o a ver quién se parecía más a algo.
Además a Blancaluz le gustaba ser nube porque en el cielo se
hacía amiga de los pájaros y volaba junto a ellos para oír sus
canciones y oyéndoles se ponía a bailar por el cielo.
Otro motivo por el que se sentía
feliz siendo nube era porque con su
lluvia hacia que crecieran los
árboles y las plantas y la hierba y
las frutas y las flores,porque su
lluvia era muy importante, ya que,
si no llovía,todo estaría seco y no
habrían cosas bonitas.
Pero por lo que más le gustaba ser
nube era porque podía ver muy de
cerca el arcoiris ya que el arcoiris
es la casa donde viven todos los
colores.Así cuando se sentía triste o
enfadada o muy muy contenta
volaba hacia donde está el sol y
soltaba un poquito de lluvia para
que apareciera el arcoiris y se metía
dentro de él y su cuerpo se pintaba
de azul, de rojo,de amarillo, de
verde, de naranja,de marrón,de rosa
o de cualquier otro color que
incluso nuestros ojos no conocen.
Un día Blancaluz se despertó muy temprano y muy contenta y se dijo:
Hoy voy a ser un barco. Así que volando volando se fue hasta el mar y se
convirtió en un barco de vela.
¡Huy, que divertido dejar que el viento me empuje! -dijo Blancaluz.
Entonces, cuando llevaba un rato yendo de ola en
ola se encontró con una gaviota flotando en el agua
y que estaba llorando.
Blancaluz se paró junto a ella y le preguntó:¿Qué te
pasa gaviota?¿Por qué estás llorando aquí en medio
del mar solita?
Y la gaviota le contestó entre lágrimas: Es que iba
volando con mis padres y mis hermanos pero vino
un viento muy fuerte y me ha separado de ellos y
ahora estoy perdido.
Blancaluz le preguntó entonces:¿Hace mucho que te has perdido?
La gaviota le respondió:
sí muchos días, les he buscado durante tres días pero no los encuentro ni
se llegar a donde iban. Ahora estoy muy cansado porque no he comido
nada y ya no tengo fuerzas para volar.
La gaviota se puso a llorar otra vez y Blancaluz se entristeció mucho.
Yo me llamo Blancaluz. Y tú ¿Cómo te llamas,gaviota? -Blancaluz
preguntó a la llorosa gaviota.
Me llamo Alasdealgodón -contestó mientras seguía llorando..
Qué nombre más bonito;
pero No llores más Alasdealgodón que yo te voy a ayudar -le dijo.
Primero y para que no llores más me voy a convertir en una bola de
algodón y luego en una gaviota como tú.
Entonces,lo hizo y voló por el cielo como si fuera una gaviota de
algodón.
La gaviota,al verla,dejó de llorar y se empezó a reír y le gritó a
Blancaluz:¡Casi te pareces a mi, aunque mucho más grande.
¡Es que nosotras,las nubes,podemos parecernos a cualquier cosa-le
contestó desde el cielo a Alasdealgodón.
¿Sí?-preguntó ésta asombrada-yo creía que las nubes sólo servíais para
dar lluvia,no sabía que también os convertíais en cualquier cosa.
Blancaluz le explicó entonces: tienes que mirar a lo
alto del cielo, que es donde vivimos nosotras,y si te
fijas bien verás como cada una nos parecemos a
algo, a un perro, a un gato, a un pez, a una vaca:a
todo lo que te imagines.
Alasdealgodón le dijo: a partir de ahora miraré al cielo y os miraré,pero
eso es si me ayudas a volver con mis padres y mis hermanos-le dijo la
gaviota.
Es verdad, amigo,pero te tengo que preguntar una cosa.
¿Qué me tienes que preguntar Blancaluz?
Tengo que saber a dónde iban tus padres.
Íbamos a un sitio que se llama Canarias, a una isla que se llama Gran
Canaria.¿Tú sabes donde está esa isla, Blancaluz?¡Claro que sí,
Alasdealgodón! He ido muchas veces! Es una isla muy bonita y a veces
vuelo hasta allí para jugar con los delfines.
A mi me gusta también mucho jugar con los delfines, son muy
divertidos-contestó Alasdealgodón.
Bueno se me ha ocurrido una idea:como tus padres estarán muy
preocupados y tú tienes mucha hambre,tenemos que ir muy rápido,así
que me convertiré en avión. Te dan miedo los aviones,Alasdealgodón?
Nunca he montado en ninguno-contestó la gaviota.
Pues es muy divertido,ya lo verás.
Vale-le dijo Alasdealgodón-yo soy muy valiente.
Entonces Blancaluz se convirtió en avión y le dijo a la gaviota:hay un
problema:yo no puedo meterme en el agua porque las nubes no podemos
nadar, así que tú tienes que volar un poquito sólo para subir a mi espalda.
Blancaluz sabía que Alasdealgodón estaba muy cansado de no comer y
de estar 3 días volando intentando encontrar a su familia.
¿Podrás subir?-le insistió.
Alasdealgodón le contestó:estoy muy cansado pero lo voy a intentar.
Alasdealgodón empezó a mover sus alas pero no podía porque no tenía
ya fuerzas. Lo intentaba y lo intentaba pero no conseguía volar ni un
poquito siquiera.
Alasdealgodón se puso a llorar otra vez y sollozando le habló a la
nube:no puedo,Blancaluz,estoy muy cansado y ya no me quedan
fuerzas.Fue en ese momento cuando a Blancaluz se le ocurrió una idea.
No te muevas de aquí,Alasdealgodón:tengo una idea: voy a buscar ayuda
y como soy ahora un avión volveré en seguida.
Blancaluz salió disparada como un cohete y a los 5 minutos regresó
acompañada de muchas nubes amigas suyas. Cuando
llegaron,Alasdealgodón lloraba mucho y estaba a punto de ahogarse en
el mar de lo cansado y débil que estaba.Pero en ese momento las nubes
amigas de Blancaluz se pusieron a bailar girando muy pero que muy
rápido,haciendo mucho viento.Al mismo tiempo,Blancaluz,convertida en
avión, se acercó lo máximo que podía al agua y le gritó a
Alasdealgodón:¡Mueve las alas,mueve las alas, inténtalo otra vez!La
gaviota,con las pocas fuerzas que tenía,movió un poco las alas y,
entonces, el viento que hacían las otras nubes la despegó del agua del
mar y posó a Alasdealgodón encima de Blancaluz.
¡Bien!-Gritaron todas las nubes-¡Bien!
Y Blancaluz le dijo a Alasdealgodón:
y ahora...¡A Canarias!
Despegó como si fuera un avión de verdad y en seguida llegaron a
Canarias,a la isla de Gran Canaria.
Dieron algunas vueltas hasta que por fin encontraron a la familia de
Alasdealgodón.
Sus padres y sus hermanos se pusieron muy contentos porque pensaban
que ya no verían más a Alasdealgodón.
Se abrazaron y se rieron mucho y los padres de Alasdeagodón le dieron
las gracias a Blancaluz.
Entonces Blancaluz,como estaba también muy feliz les dijo:venid
conmigo en dirección al sol. Las gaviotas le acompañaron y cuando se
pararon Blancaluz hizo lluvia y salió el arcoiris.Todos se metieron en él
y se divirtieron mucho jugando con los colores.
Desde entonces, Alasdealgodón levanta los ojos cada día hacia el cielo y
mira cómo las nubes se convierten en muchos animales y otras muchas
otras cosas.
Desde entonces, una vez al mes, Blancaluz vuela hasta Canarias y visita
a Alasdealgodón y a su familia,quienes todos los días miran al cielo y
cuando ven una nube chiquitita que se convierte en avión saben que su
amiga Blancaluz ha llegado y vuelan juntos hacia el sol para jugar y
mancharse con todos los colores del arcoiris..
Y colorín colorado
este cuento
se ha acabado.
Descargar

la gaviota y la nube blancaluz