Esta presentación pretende entregar una visión general
de la vida de Jesús y el significado que tiene para todos
los creyentes.
Está pensada para los alumnos de quinto y octavo año
básico, cuando se inician en el estudio de la vida de
Cristo. Da especial la importancia al conocimiento de su
figura, presentándola de modo especial a los niños y
jóvenes que son catequizados, de modo que estos
logren encontrarse personalmente con su amor y se
comprometan a ser sus testigos.
Se puede hacer una primera presentación de las
diapositivas acompañadas con música de fondo
apropiada. Luego se puede volver a proyectar
insertando en cada diapositiva un comentario que sirva
para profundizar el contenido de la misma.
Autor: P. Raúl Zúñiga
Producciones EDEC y edebé
¿Jesús, quién eres tú?
A lo largo de este año
queremos ir delineando tu
rostro trazo a trazo, para
conocerte mejor y amarte
más.
Fuiste hijo de una joven judía, llamada María.
Tu padre adoptivo fue el carpintero José.
Te criaste en el pueblito de Nazaret y todos te
conocían como el hijo del carpintero.
A los doce años revelaste que venías a cumplir una
misión especial, encomendada por tu verdadero
Padre.
A los treinta años,
Juan te bautizó en el
río Jordán; allí la voz
de tu Padre dio un
claro testimonio:
¡Este es mi hijo
muy querido!
En la sinagoga de tu pueblo, afirmaste claramente
que tú eras el Mesías esperado por Israel.
Para la mayoría esto era imposible. Por eso,
te quisieron matar por blasfemo.
También nosotros nos preguntamos hoy:
Jesús, ¿quién eres tú?
Tú eres el buen Maestro. Tu palabra nos enseña a
ser felices, tu testimonio de vida es nuestro ideal.
Nos amas y confías en nosotros,
incluso al que te traiciona, lo
invitas a la conversión y a renovar
la amistad contigo.
Tu amor por nosotros te llevó a la locura de
entregar la vida para salvarnos del pecado y de la
muerte.
Y te entregaste a nosotros como alimento para
hacernos partícipes de tu Vida Divina.
Has convertido tus
dolores y los nuestros
en fuente de vida y de
resurrección.
Has sufrido una muerte
injusta, para construir
un mundo nuevo de
justicia y amor entre
hermanos.
Tú aceptaste cargar con el peso de todas nuestras
injusticias, violencias y odios, para liberarnos de la
esclavitud del pecado y de la muerte.
Tú nos enseñas a ser solidarios, especialmente
con el más débil. La ayuda al prójimo la
consideras un acto de amor hacia ti.
Nos invitas a que llevemos nuestra cruz de cada día
junto a ti, así se nos hará mucho más llevadera.
Nos has dado una Madre
que nunca nos
abandona, sobre todo
cuando necesitamos
cariño y apoyo.
Tú eres el enviado del Padre, el Mesías, que
ha venido a establecer un nuevo pacto de
amor entre Dios y la humanidad:
¡Ahora somos sus hijos muy queridos!
FIN
¡Ahora somos sus hijos muy queridos!
Descargar

Jesús, ¿quién eres tú?