ARCHIVO
DIGITAL
ARTÍSTICOLITERARIO 1
desliz
proyecto
desliz
Octubre 2007
La Habana
deslizarse
proyecto desliz
Los autores de desliz gustamos del disfrute de diferentes manifestaciones artísticas y/o
literarias en una misma muestra. Nos placen incluso las interacciones entre los distintos
géneros y sus tradicionales especializaciones, siempre que estos comprendan un desliz. Y
logren eso que no se sabe bien qué es ni cómo ocurre que solemos llamar a grosso modo la
expresión artística. O literaria.
El proyecto desliz tiene dos formas de manifestarse, que resultan complementarias: la revista
Archivo Digital Artístico-Literario desliz –de frecuencia semestral-, y el proyecto artístico y
literario desplazamientos, que consiste en una muestra itinerante de autores y propuestas
mediante la sucesión de varias presentaciones (curadas por el equipo desliz ), que se llevarán a
cabo en el periodo de seis meses, entre revista y revista, en tantos lugares públicos e
instituciones culturales como sea posible, dentro y fuera de La Habana.
desliz no busca la destrucción de ningún orden establecido, sino más bien el vapuleo o la
sacudida constante de los costados de todo orden. desliz es de la opinión de que si realmente se
quiere la conmoción del sistema, ha de escarbarse en sus simientes y zonas menos visibles, no
prestando excesiva atención a fachadas o pisos superiores, por más espectacular que resulte la
demolición a mazaso limpio de cualquier edificación.
Por último queremos dejar claro antes de la proyección -por si algún representante del
establishment se sintiera aludido- que este film no guarda relación alguna con la vida real.
contacto: [email protected]
Nuestra página web, aún en construcción: proyectodesliz.blogspot.com
deslizarse
Usted se halla al inicio de la
revista
desliz
Portada
Contraporatada
Parte
primera
Parte
segunda
proyecto
desliz
Parte
tercera
Un suelto
proyecto
desliz
[ parte 1 ]
desliz
deslizarse
azarosamente
planos-guía
/
planos-guía
deslizarse
azarosamente
X
X
[parte 1]
elige
X
X
X
X
X
X
X
de los
autores
señalados
con una X
proyecto
desliz
azarosamente
deslizarse
planos-guía
[parte 1]
(El sumario que ofrecemos a
continuación es la sugerencia
desliz, y por tanto se puede leer
seguiendo el movimiento
predeterminado de las
diapositivas)
Exergo desliz
Guillermo
Daghero
2 textos
inéditos
José Kozer
3 poemas
inéditos
Nailé Piñeiro
4 poemas
inéditos
Lorenzo
García Vega
3 minicuentos
inéditos
Carlos M. Luis
mónadas y
minusdramas
Alejandro Arango Milián
El patio de mi casa o
The flesh failures
teatro inédito
Tim Gaze,
3 poemas
asémicos
inéditos
Mario
Cervantes
5 poemas visuales
inéditos
Clemente
Padín
4 poemas
proyecto
desliz
desliz
[ parte 1 ]
Debemos
abandonar
nuestro
hogar,
por
así
decirlo, porque nuestros hogares con frecuencia
son sitios de racismo, sexismo y otras prácticas
sociales nocivas. El lugar en el que nos
localicemos, atendiendo a nuestras historias y
diferencias específicas, debe ser un sitio en el
que quepan lo que pueda rescatarse del pasado y
lo nuevo que pueda hacerse.
[Caren Kaplan, "Desterritorialitions: The Rewiting of
Home and Exile in Western Feminist Discourse".
Cultural Critique, 6, primavera de 1987.]
deslizarse
azarosamente
planos-guía
/
Guillermo
Daghero
dos
textos
Guillermo Daghero
Córdoba (Arg) 1967, poeta. Colabora en la revista tsé tsé (BsAs/Arg) y en
Intemperie Ediciones (Santiago de Chile). Coordina dos proyectos editoriales, Verbena ediciones, junto a Federico
Racca (Cba/Arg), y la Colección "Dipositifs" junto a Florent Fajole en la editorial francesa le clou dans le fer
(Reims/Paris).
inéditos
erencia la h
flor ay fa una
↓
( erencia la h / 2002 – inédito )
contacto
[email protected]
deslizarse
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
dos
textos
las vacas
fueron x mucho tiempo
blanco i negro
lecheras x demás
grandes
lindas
gordas
colas con
inéditos
rizos
ondulantes
correr
l
llllllllll
llllll
saltar all
to
erencia la h
flor ay fa una
sobre las plantas
deslizarse
pis
de los pieses
ando ver de s
olor
es
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
dos
textos
las vacas hiciéronse
los ← s → sonidos
delete
las vacas
ni el cencerro
inéditos
algunos
postes de quebracho
algunos
metros de alambre liso
erencia la h
flor ay fa una
deslizarse
au!ssi!!
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
la dis
dos
textos
╤
ancia con el color sonido olor
es
la vaca
inéditos
el
campo son todos los campos
las vacas son blancas i negras
erencia la h
flor ay fa una
4
no
es
+
un
nº
par
deslizarse
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
dos
textos
inéditos
las ves
las ves
las ves cortas se subieron __se al camión
movían la cola
á
alini
van ← se
acomod
á
van ← se
mir
á
van ← se
erencia la h
flor ay fa una
→
se van
deslizarse
vachenement
vachenement
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
mor
dos
textos
ar
delavacatantosaños
a
inéditos
erencia la h
lugar
campotantosaños
silencio
al ver las ves cortas
flor ay fa una
sssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss
sobre la balanza
ingenuas ellas
las ves cortas
las ves blancas
deslizarse
las ves negras
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
dos
textos
fernández
eno
mor
en el fondo del campo levantando las manos
arriba i abajo
arriba i abajo
inéditos
fernández
no
erencia la h
more
hace gimnasia
hernández
ira
m
flor ay fa una
deslizarse
en lo alto
i en lo claro del cielo
flamea un dios
tiquitito
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
dos
textos
inéditos
erencia la h
( flor ay fa una / 2004 – inédito)
flor ay fa una
↓
deslizarse
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
dos
textos
herradura de mula
herradura de mula
suma
a
quel alm
nula
herra herra
del alma que sud
dura dura
ah!
inéditos
erencia la h
herradura de mula
ierroh
i lamento
algo
ciento
flor ay fa una
herradura de mula
quel alm
nada
herradura de mula
acción acto efecto
s
a
nula
nada
quel mundo in
ocupa
deslizarse
suelo
un
erra
cielo h
i des
da
i errah
consuelo
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
dos
textos
alguien anda por los límites de la casa
la casa es un lugar puede tener un árbol
sh shh
shh
sh sh
sh s
h
los perro
s mero de an borde
s lado s i costados
elemento no metálico número atómico 8
ozono ozono
empieza a ser retorno
de una víctima posible
{
la poesía anda la policía
}
género de unos 25 cm orejas ojos pintados
manitos de bebé
negro grisáceo blanco también el cuerpo del género
vivo
erencia la h
{
a simple vista visto con alguna distancia desde la altura de la casa
puede verse puede leerse puede ser un libro de sal
mos
donde habla dios
tirado
en el parque delantero de la casa
de cualquier
casa
«mustela nivalis»
«mustela ibérica»
«donosilla
satandera
villería
«
basáride
deslizarse
estaciones
shhh ssh
inéditos
flor ay fa una
de cualquier casa
que pende de las
manitos de bebé { cuitas
}
«mustela frenata»
»
chucuru
quique»
anodinas
}
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
dos
textos
inéditos
ovejas tranquilas pastan por verdes lugares húmedos fértiles verdes
claros
ovejas
nadie
débiles
tranquilas
es ajeno a
ovillo blanco
erencia la h
cuando
flor ay fa una
ovejas
distante
!
lo mismo
esto
al mismo tiempo todos lejanos al
ovillo marrón
ovejas se intranquilan
de árbol
i cae
esto
verdes
pastan
oh!
cuando
ovillo negro
una rama
a tierra
desprende _ se
con ruido
sucede [en el pensamiento esto es pensado por ovejas
se disipan
mente
contraídas
algo
ovejas
por favor ovejas
por el favor dios
!
episodio
fuyen
don
como una batalla campal
]
equi
ísticamente
_ con la fragilidad del asunto _
!
deslizarse
ovejas
sigan dando pulloveres
sigan con los pulloveres sigan con los chalecos con las bufandas
sacos sacones medias guantes
i escarpines
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
pájaro pasa volando
canta ligero
se va
se pierde
se cae
dos
textos
inéditos
parece
erencia la h
flor ay fa una
pájaro
deslizarse
pasa volando
canta ligero
se va
se pierde
se cae
perece
desliz
[parte 1]
Guillermo
Daghero
dos
textos
amarillo amarillo
real
el pavo
el trigo en suspensión el horizonte del llano
o linda
la oveja
el caballo
e inmóvil
no
la vaca no sabe
con
que el avión
está triste está con la cabeza baja
está
descendiendo
dificultades
inéditos
erencia la h
flor ay fa una
la cabra
deslizarse
en la montaña
rrastrando
v
eee eeel río que viene crecido arrrrr
tamaños de
tutores
e
desliz
[parte 1]
José Kozer
La Habana, 1940.
Vive en USA desde 1960 y lleva diez años de jubilosa jubilación.
Su último libro espera sea durante muchos años su penúltimo.
A DAY AT INNISFREE
Esta vez voy a ser Yeats en Innisfree, o mejor, su botero: la pértiga y la atención
concentrada, yo todo oreja, él
todo voz, y entre los dos
haremos un par de poemas
al modo eslabonado japonés
(pastores recogiendo epazote)
(abejas machiegas destilando
icor): Virgilio Pound Li Po
se inclinan al escucharnos
declamar (qué digo, canturrear)
poemas al alimón.
Y ni uno más. Innisfree, la liberación. Ni una palabra más. Llegan los violinistas (seis)
con sus violines de una
sola cuerda precedidos por
(seis) guitarreros cubanos
pulsando sus tres. Caramillos.
Siringas. Comento en voz alta
que son de pinga los siringueros,
Yeats atacado de risa. Yo,
cariacontecido, me dispongo a
explicarle el sentido de un sinfín
de expresiones habaneras, de por
allá por los años cincuenta, Santos
Suárez. ¿Eh? Todo se lo tengo que
dar comido, esta gente no tiene ni
José Kozer
tres poemas
[ inédito ]
a day
at innisfree
un día feliz
tumba
deslizarse
desliz
[parte 1]
idea de aquello, mira que no saber
lo que es ae, ae la chambelona (o
si me pides el pescado te lo doy).
Y le dieron el Nobel. A mí que no
me digan que la justicia existe. Lo
pongo de vuelta a remar (está viejo)
lo ayudo con la pértiga desde la
popa, boga, Yeats, boga, remos a
los toletes, y a bregar (de pinga
el caso: se ve que esta vez me
entendió) (si le digo que me jamó,
le tengo que volver a dar una
explicación). Llegamos. Novias
ninfas nos esperan: las regordetas
pelirrojas con trenzas a los tobillos
para Yeats: las flacungas trigueñas
de cintura rumbera para un servidor
(de Yeats) (no olvidéis que yo es él).
Y para aumentar el regocijo de ambos
bardos añadamos al festín bandoneones
(mate) acordeones (más mate) un par
de largas trompetas tibetanas (namasté).
Fergus, feliz, en una floresta cohabitada
por músicos y poetas (aquí se va a pasar
hambre) una mesa, doce sillas, diez
comensales. Faltábamos, ya llegamos.
Yeats espejismo de yo, a una cabecera.
Y yo, impaciente por ser espejismo de
su disminuido espesor, me apoltrono
(equidistante) a la otra cabecera, apenas
a la fantasmagórica sombra de un recuerdo
entre académicos de alto nivel dictando
cursos de la moderna poesía en salones
casi deshabitados: huele a tormentilla
(ah, es el florero centro de mesa). Al
ataque. Platos hondos de ñame, cuencos
cavernosos de quimbombo (que resbala
con la yuca prieta, ¿se lo explico?): vaca
frita, chatinos, y una doble ración por
desliz
[parte 1]
José Kozer
tres poemas
[ inédito ]
a day
at innisfree
un día feliz
tumba
deslizarse
desliz
cabeza de moros (sin cristianos). Y de
beber, vino del país (léase, agua de
coco). Siesta. Larga y tendida. Gran
silencio cunde en toda la isla. Poeta
bifronte duerme a la pata suelta
atiborrado de luz (lo que hace es
un calor que le zumba el mango) el
ñame y el chatino en el fondo de la
pupila: palmada (los violinistas se
desvanecen) palmada (se esfuman
los guitarreros) no hay mesa, no hay
corifeos, Fergus cogió las de Villadiego
(si es que estuvo) ni ninfas ni abejas
machiegas, no hay recolección de la
miel pelirroja de los hiperbóreos. Yeats,
Selected Poems. Me
recuesto
al
filo
de
la
siesta
a
leer,
y
nadie
parecía.
[parte 1]
José Kozer
tres poemas
[ inédito ]
a day
at innisfree
un día feliz
tumba
deslizarse
desliz
[parte 1]
UN DÍA FELIZ
Los hindúes me llenan la cabeza de mitos.
José Kozer
tres poemas
[ inédito ]
a day
at innisfree
un día feliz
tumba
deslizarse
Vacas con cincuenta ojos, mujeres de ocho brazos (y hasta dieciséis). Y luego ese asunto
del cero inconmensurable,
la partida de locos que va a la
guerra a hacerse picadillo para
reaparecer multiplicados por mil
y volver a hacerse en otra guerra
(cósmica) picadillo: ya son mil
(por mil) pronto habrá mil millones
en aquel cacho de tierra llenándome
la cabeza de baratijas.
No me queda un átomo de pasión, sólo me mueve el afán de vivir (bien) un día más
(entiéndase por bien, la salud
corporal). No me mueve mi Dios
para quererte sino que haya Dios,
cielo, se me acoja en el Paraíso con
bombos y platillos, eones para charlar
con Shakespeare (por ejemplo).
Ahora procede explicar que tengo 67 años muy cumplidos, el tramo se acorta, no es mito
decir que va en picada, y
no sé bien qué hacer entre mares
de tinta, letra impresa, capacidad
media, una legibilidad intermedia,
y la ley imperiosa maldita sea de
la Muerte.
Vacío la cabeza de hindúes, sus serpientes de anillos incontables (me quedo con el majá)
las vacas incomestibles de
ojos sensuales (tanto repudio a la
carne de vaca no mata el hambre
de esa gente) poemas de sepetecientas
estrofas (se los empuja su padre).
desliz
[parte 1]
José Kozer
tres poemas
[ inédito ]
a day
at innisfree
un día feliz
tumba
deslizarse
Hoy es lunes. El año no es votivo. Estoy afeitado (me duché) mis payasadas lingüísticas
son una arquitectura de
redomas y trastes que me niego en
redondo (rotundo) a desechar. Soy
occidental. De mareas y boludeces,
de revoltijos entremezclados, mi diosa
es Kama, y aunque apenas hoy por hoy
le entregue mi herramienta, sostengo aún
un remeneo mental que me va más (mucho
más) que la inmóvil condición de una
carne atascada en la postura única de un
dios reumático.
Abundancia, mas sólo dos brazos. Barroco, mas sólo dos ojos (ni Argos ni Polifemo ni la
serpiente donde
reverbera la miríada de astros
en los ígneos ojos). Mi razón
de ser, un caimito: un plato
hondo de arándanos con
fresas, zarzamoras. En la
mesa, un ramillete de
margaritas (la modestia de
la flor forma parte de la
abundancia). Completo el
cuadro con Guadalupe que
hace su aparición, ocupa su
sitio (enfrente) y le cae (canina)
al almuerzo de mañana martes,
ocho brazos para la carne de
vaca, cincuenta ojos para la
lenteja (lentejuelas reverberan
cuando cambia de piel el ofidio)
y luego entrambos charlotear
sobre el inconmensurable asunto
de
José Kozer
tres poemas
[ inédito ]
a day
at innisfree
un día feliz
tumba
desliz
[parte 1]
TUMBA
En el espejo ovalado el
obituario: en el espejo cuadrado la
lápida: en el espejo trizado las briznas, las paralelas
abriendo sus filosas cuñas (en firme) a lo
largo de la piel recién fallecida detrás del
estupefacto azogue de los
espejismos
deslizarse
Nailé Piñeiro Nómade -nace en un lugar de Cuba, en
1974. Poeta, fotógrafa y performer.
4 poemas inéditos,
Asumir
Agonía
Tuve una casa…
Trabajos
Foto Elena V. Molina
deslizarse
desliz
[parte 1]
Nailé Piñeiro
Asumir
Asumir la soledad uterina.
Olvido en el decursar del encuentro las empatías.
Lo diluido no te alcanza en la extrañeza de la imagen,
forma estática de los vasos tortuosamente incomunicables.
Asumir la soledad, volver a tu cuerpo,
buscarlo y desconocerlo,
discurso pasivo en espera, esquinado,
ojo revisor.
4 poemas inéditos,
Asumir
Agonía
Tuve una casa…
Trabajos
No existe lo otro sino en mí.
No existe ella sino en mí.
No busques hacia ti.
deslizarse
desliz
[parte 1]
Nailé Piñeiro
Agonía
4 poemas inéditos,
Agonía:
Asumir
Tres soluciones típicas: Dormir ó Mutar ó Escribir.
Agonía
Tuve una casa…
Cansancio sin resolución.
Trabajos
Su masticar verde gorgóreo,
elíptico y zumbante.
deslizarse
desliz
[parte 1]
Nailé Piñeiro
“Tuve una casa, una ciudad, una provincia, un país”
Ángel Escobar
4 poemas inéditos,
Pero no habité la casa ni la ciudad ni la provincia ni el país.
Estuve encerrada sin la mención.
Solo epílogos sostenedores de aquí y allá existes.
Ventanas de palo y balcón.
Habité en el librero y en el seudónimo exterior,
transité de nombre en nombre,
cada lugar un repuesto.
La fiebre de mención sobrecogía
cada vez en la carretera una valla:
Aquí termina
Aquí empieza
el mundo recortado, el puzzle de lo humano.
Observaba de un lado a otro
reconocía la misma hierba y el mismo polvo.
Asumir
Agonía
Tuve una casa...
Trabajos
deslizarse
desliz
[parte 1]
Trabajos
Nailé Piñeiro
Trabajo el desuso terminal,
costra hirviente del retorno
el mapa de costa a costa
trabajo sobrevivir,
réquiem hacia las manos,
dentro del blanco y negro,
aprieto el gris.
Gris tarde mortecina
4 poemas inéditos,
Asumir
Agonía
Tuve una casa…
Gris tarareo matizado
Trabajos
Trabajo el por venir
holocausto futurista,
velocidad en la cornisa
a un marco reiteradamente
rectangular.
Trabajo la noche que llega al día,
deslizarse
desliz
[parte 1]
Nailé Piñeiro
la angustia feliz.
Cuento las costillas de un cuerpo
que adiciona vértebras.
Trabajo el sin nombre
entre el entusiasmo frenético
y la boca batiente,
acidulzor continuo.
Trabajo el ahora magro,
y la espera voluntaria,
una vida suicida atiborrada de éticas.
Trabajo el rostro plegado,
el retorno pausible
en relojes cloroformos, digitales,
mecánicos, areniscos.
4 poemas inéditos,
Asumir
Agonía
Tuve una casa…
Trabajos
Muestro la lengua larga,
salivosa,
y aviento el pecho
deslizarse
desliz
[parte 1]
desliz
[parte 1]
lorenzo garcía vega
Soy
, y nací en Jagüey Grande (Cuba), el 12 de noviembre de
1926. Me he definido como escritor no-escritor, y ahora, en la Playa Albina, me siento como escritor
fantasma. Fui Premio Nacional de Literatura en 1952 (algo de lo cual parece que muchos no
quieren enterarse). Pero, sobre todo, soy el octogenario que aspira a ser considerado como el
miembro más joven del llamado grupo de la Diáspora. Y también, por supuesto, tengo libros
publicados, algunos de los cuales (¿algunos o todos?) confieso que son muy lindos.
sin sentido
tres minicuentos inéditos
lorenzo garcía vega
la convicción sobre los fieles difuntos
el bautismo de un ocultista
deslizarse
desliz
[parte 1]
sin sentido
tres
minicuentos
inéditos
lorenzo
garcía
vega
sin sentido
la convicción
sobre los fieles
difuntos
el bautismo de
un ocultista
deslizarse
Infierno. No hay duda de que se trata del Infierno.
El pájaro enfermo entra en la casa, y se pone,
lentamente, muy lentamente, a volar dentro de ella.
Arrastra el pájaro una pantalla que está embarrada con
los restos de la comida que lo ha enfermado.
¡Se producirá la muerte!
Se prepara para matarlo la cirujana facista, la cual
conducirá al pájaro hasta el quirófano tanático.
Pero antes, la cirujana pronuncia un discurso
nacionalista, donde repetidamente se cita a Unamuno.
Es que el pájaro perteneció a un viejo del Home, a un
viejo todo destartalado.
Pues el pájaro entró, por una rendija, en el Home.
Título de este mini-cuento sin sentido: El pájaro que
en un quirófano asesinaron los facistas.
La cirujana, ya sí se sabe, no es otra que Juana la
Loca.
O, más bien, diríamos que es Juana la Loca en
película, protagonizada por Aurora Batista.
Ya que hay dos discursos que los bibliófilos del Home
interceptan: uno, explícito en su declaración
desgarrada; el otro, como contrario y elíptico, pero
con sinuosidades que lo acercan al primero.
Los dos discursos son gemelos y, sin embargo, después
de pronunciados, tienen que separarse, para así seguir
sus rutas distintas.
"Sigue, pensador abracadabrante", le dice el espíritu
al mismísimo Telenuro Rising.
desliz
[parte 1]
la convicción sobre los fieles difuntos
tres
minicuentos
inéditos
lorenzo
garcía
vega
sin sentido
la convicción
sobre los fieles
difuntos
el bautismo de
un ocultista
deslizarse
El personaje secundario logró, después de haber
saltado sobre un pozo, que el fuego ardiera.
Y entonces los viejos bibliófilos, al sentir en el
patio del Home lo ardiente de ese fuego encendido
por el personaje secundario, empezaron a ver visiones.
Sencillo, muy sencillo: pues se abrió el Texto que
contiene la historia del doctor Juan Fausto, y se
produjo su transformación.
Pues surgió el mismísimo mono grande y viejo que le
había tendido la mano al doctor Juan Fausto, pero
ahora tendiéndole la mano a los bibliófilos del Home.
Así como, también, trasladando la gran niebla
contenida en la historia de doctor Juan Fausto al
patio del Home, al instante éste (o sea, el Home) se
transformó en el Hospital donde estaría la abuela
difunta de Telenuro Rising.
Pero, veamos las cosas con cuidado, sin precipitación.
¿Vuelven los muertos? ¿Por qué vuelven los muertos?
Pero lo que sí se está acercando es la convicción de
que los fieles difuntos pueden ser disparatados.
O lo que sí se sabe es que hay noche cerrada, es
decir, que la noche cerrada se cierne sobre el techo
de este mini-cuento.
Es noche cerrada, se oye a un alguien, a un alguien
que lo vuelve a decir
desliz
[parte 1]
el bautismo de un ocultista
tres
minicuentos
inéditos
lorenzo
garcía
vega
sin sentido
la convicción
sobre los fieles
difuntos
el bautismo de
un ocultista
deslizarse
"El hombre, aunque tiene una chispa divina, por estar
manchado por el pecado mortal viene a ser como el que
se ha caído en un pozo de guarapo, pero de guarapo sin
sabor.
Pero ¿cómo es el que se ha caído en un pozo de guarapo
sin sabor? Nada le puede ser natural. Todo le brinca
por los pelos. Está preso en una materia extraña, muy
semejante al maní tostado, pero frío.” Esto, en total
estado de embriaguez lo dijo, gritando, el cura
borracho, el Padre Rogelio Brígido Cairó, mientras, en
su orinada parroquia (todas las paredes de su iglesia
tenían las huellas de una meada), oficiaba en el
bautismo del niño (y más tarde, al llegar a la
adultez, ocultista) Telenuro Rising, celebrado en
Calimete, el día 28 de marzo de 1928.
Un día, por cierto, el 28 de marzo de 1928, todo gris,
tal como si lo cubriera un cielo de la puñeta, o lo
que es lo mismo, un cielo ignescente, aunque
ominoso, y con un fuego como de medio pelo.
Pero, las cosas son como son, tal como también lo
dijo, al mirar fijamente las tetas de Carmita, la
madrina del bautismo, el borracho –un cura inmutado,
sin duda– Padre Rogelio Brígido Cairó.Y esto, por
cierto, fue dicho en el mismo momento en que un
médico visitante del pueblo, el doctor César Carbó,
también borracho como una cuba, se metiera dentro
de un confesionario, dispuesto a oficiar como
sacerdote.
desliz
[parte 1]
tres
minicuentos
inéditos
lorenzo
garcía
vega
sin sentido
la convicción
sobre los fieles
difuntos
el bautismo de
un ocultista
deslizarse
Y, qué más? Pues más nada. Ya que, lo que ocurrió en
aquel bautismo innombrable, quedó en el recuerdo de
los asistentes como si hubieran pasado una plancha
(pero no caliente, sino fría –¿pero, fría?, ¿una
plancha fría?, ¿cómo pudo ser eso?–) por sus cabezas,
por sus frentes, y hasta por sus cuellos. ¿Se quiere
cosa más rara?
("Es inexplicable lo absurda que puede ser la vida",
se dijo a sí mismo, después de haber terminado la
última página de su libro "Lincoln y Martí", el
historiador Emeterio S. Santovenia).
Pues quizás, en esta horrible Playa Albina donde vivo,
si ya no está aquella memorable colchoneta tirada en
un solar yermo que tan unida a mi vida llegó a estar,
sí está hoy (junto a la visión del arbolito frente a
mi ventana), en el patio de mi casa un montón de
tierra con un pájaro muerto en la orilla derecha, por
lo que esto, esto sólo, ha bastado para que el
bautismo de Telenuro Rising, ocurrido, como ya se
dijo, en 1928, se levantara de nuevo en un plano que
bien pudiera ser considerado como un enloquecido
plano
Carlos M. Luis La Habana, Cuba, 6 de septiembre de 1932.
Vive en NY de 1962 a 1979; en Miami del 79 en adelante. Estuvo en el círculo de amigos
de Orígenes y especialmente de Lezama. Alrededor de 1950 descubre dos obras, “del
socialismo utópico al socialismo científico” de Engels y “el surrealismo” de Cirici Peciller.
Poco después accede a un libro de “collages” de Max Ernst. Todo esto confirma que tanto
el socialismo como el surrealismo habían estado siempre dentro de él. A fines de los 90
descubre la poesía visual.
Breve reseña de Mónadas
Colagge con máscara. Carlos M. Luis
Selección cedida por su autor de
Mónadas y Otros Minusdramas , de
reciente aparición en Cordona,
Argentina, Editorial Verbena.
En el año 2000 publico núcleos (Ediciones Catalejo) que recoge unos
textos que escribí en Aix-en-Provence bajo la influencia de una serie de
músicos, pintores y escritores, entre ellos Cage, Webern, Feldman, Tobey,
Klee, Wols, Beckett y Perec. Continuando en esa misma dirección
publico ahora mónadas.
De acuerdo con el diccionario de la Real Academia la mónada es “Cada
uno de los seres indivisibles pero de naturaleza distinta, que componen el
universo, según el sistema de Leibnitz. // Infusorio microscópico de
organización muy sencilla es un conjunto de pequeños textos
reunidos en dos partes, etc…”
Para darle un sentido de continuidad a éstas mónadas o infusorios, he
incluido algunos de los núcleos (revisados) añadiendo además, unos
minusdramas que responden al mismo espíritu.
MÓNADAS
MINUSDRAMAS
deslizarse
desliz
[parte 1]
desliz
[parte 1]
MÓNADAS
En pared: rasguños
Por el suelo: máscaras regadas
Hilos cuelgan del techo
Carlos M. Luis
Médico llega presuroso buscando enfermo
Y solo encuentra en el lecho relieve de cuerpo.
MÓNADAS
MINUSDRAMAS
Máscaras regresan a sus puestos
En pared: rasguños borrados
Hilos caen del techo.
II
Sombra desaparece
Fragmentos de espejo por el suelo
Loco zafándose de sus amarras
deslizarse
Sombra barre fragmentos de espejo.
desliz
[parte 1]
MÓNADAS
III
Cajita.
Dentro figuras vestidas de negro
Como trasfondo silueta de tren
Carlos M. Luis
Otro elemento: espejos a ambos lados
Artista entierra cajita
Años después: desentierro.
MÓNADAS
MINUSDRAMAS
Tren ya no está
Figuras en negro cuelgan del techo
Espejos reflejan tren que ya no está.
Artista exclama: "los sueños terminan en espejos".
IV
Tocamos puerta y nadie responde.
Voz detrás de puerta dice:
deslizarse
"lo que continúa después del silencio es la caca de los recién nacidos"
desliz
[parte 1]
MÓNADAS
V
Enfermo y su sombra
Ráfaga de viento
Máscara hace muecas.
Carlos M. Luis
MÓNADAS
MINUSDRAMAS
VI
Cementerio de juguetes
Beckett aparece
Juguetes al unísono
"Te estábamos esperando".
deslizarse
desliz
[parte 1]
MINUSDRAMAS
Carlos M. Luis
(drama para un tren de juguete)
De cada lado del escenario salen dos trenes de juguete en sentido opuesto.
MÓNADAS
MINUSDRAMAS
La cuerda de cada tren tendrá distinta duración.
Vuelve a repetirse lo mismo hasta que los dos trenes se detengan.
Dos actores salen al escenario y hacen una genuflexión en el mismo sitio
donde los trenes se detuvieron.
(sin título)
Acto primero:
Actor contempla pedazo de carne tirado en el suelo.
deslizarse
desliz
[parte 1]
MINUSDRAMAS
Acto segundo:
Aparecen personajes disfrazados de fantasma aullando.
Carlos M. Luis
MÓNADAS
MINUSDRAMAS
Acto tercero:
Entran en el escenario unos perror.
Actor cuarto.
Autor detrás del cortinaje le dice al público: "en eso consiste la lógica
de
la obra"
Telón.
(drama para mil actores (homenaje a Antón Von Webern)
deslizarse
Mil actores pronuncian al unísono una palabra distinta de cuatro
sílabas.
La obra no puede durar más de cinco segundos.
MINUSDRAMAS
desliz
[parte 1]
(sin título)
Acto primero:
Tres columpios.
Tres actores comienzan a mecerse.
Carlos M. Luis
Primer actor: "la suma de las partes nunca me convencerá"
Segundo actor: "He perdido mis espejuelos".
Tercer actor: "Tengo deseos de orinar".
MÓNADAS
MINUSDRAMAS
Acto segundo:
Columpios meciéndose solos.
Detrás del telón:
Primera voz: "Estoy convencido".
Segunda voz: "encontré mis espejuelos"
Chorro de orina cayendo.
deslizarse
desliz
[parte 1]
MINUSDRAMAS
(sin título)
Actor sale al escenario arrastrando un gran muñeco de felpa.
De espaldas al público comienza a despedazarlo.
Una vez terminado se vuelve hacia la audiencia y dice "Itte missa est".
Carlos M. Luis
MÓNADAS
MINUSDRAMAS
(dramatikón: actor vestido elegantemente sentado de espaldas al
público y
frente a un espejo.una vez terminado, actor rompe espejo a pedazos)
Ver y no verse
Pregunta de lo desconocido
Antifaz cubre al curioso
Como si mirara el otro lado
Mendigos juran
Matrix redux
deslizarse
Orfanato: rápido y fácil
Maravilla tierra distante
MINUSDRAMAS
desliz
[parte 1]
Pero cerounos
Cuando luz lunar
Presenta salvación
Y no abreviaturas.
Carlos M. Luis
Perdideas: sin duda
En animas mundi: respuesta
MÓNADAS
MINUSDRAMAS
Olvida al otro el otro reflejado.
Nadas al vuelo.
Acuosas y perdidas
Imágenes ya no quedan.
Narciso: todo terminó
contacto:
[email protected]
deslizarse
Clemente Padín
Oriundo de Lascano, Rocha, Uruguay (1939). Poeta experimental, artista y diseñador gráfico, artecorreista, performer, videista
y networker. Licenciado en Letras dirigió la revista Los Huevos del Plata en la década de los 60s. Ha expuesto individualmente
en Estados Unidos, Italia, Corea, Argentina, Uruguay, Alemania, España, Canadá, Brasil, Bélgica y Japón. Entre otras
distinciones fue invitado personalmente a la XVI Bienal de San Pablo, a las Bienales de La Habana (1984 y 2000) y a la de
Cuenca, Ecuador (2002). Becado por la Academia de Artes y Letras de Alemania (1984), ha dictado seminarios sobre poesía
experimental en los 4 rincones del mundo. Desde "La Poesía Debe Ser Hecha por Todos", Montevideo, 1970, ha realizado
decenas de performances en todo el globo. Es autor de 20 libros y centenares de notas y artículos publicados en diferentes
países. Ha participado en múltiples eventos en Internet desde 1992 y ha editado dos CD Roms con trabajos de Net Art. Ha sido
distinguido con el "Premio Pedro Figari" a la trayectoria artística, Uruguay 2005. Fue invitado a participar en el Coloquium
"Konkretismus" sobre los 50 años de la Poesía Concreta por la Universidad de Stuttgart, Alemania, 2006, y hoy día, Setiembre
2007, está curando Concentrado Performance en Montevideo, Uruguay, con la participación de 25 performers
latinoamericanos.
Performance
Performance
Poema de
amor
Este verso debe leerse de frente al público
Este verso debe leerse de espaldas al público
Este verso debe leerse caminando
NOIGRANDES
Sr. Lector
Este verso debe leerse acostado boca arriba
Este verso debe gritarse
Clemente
Padín
Es-te ver-so de-be si-la-bear-se
Este verso debe declamarse
Este verso debe repetirse
(ad libitum)
deslizarse
desliz
[parte 1]
Performance
Poema de
amor
NOIGRANDES
Sr. Lector
Clemente
Padín
Poema de amor
Plenitud, desdichas,
alegrías,
manos tendidas,
crepúsculos, caricias,
ganas de morir,
esperanza,
mi vida.
Palabras, letras,
puntos suspensivos...
metáforas, retórica,
versos, comas,
enumeraciones,
inflexiones verbales,
mi vida.
deslizarse
desliz
[parte 1]
Performance
NOIGANDRES
Poema de
amor
NOIGRANDES
Sr. Lector
Clemente
Padín
deslizarse
desliz
[parte 1]
Performance
Poema de
amor
Sr. Lector
NOIGRANDES
Sr. Lector
Clemente
Padín
deslizarse
desliz
[parte 1]
deslizarse
Imagen del performance
Just Do It...! realizado
por Clemente Padín en
Quebec, Canadá, 2007.
Clemente Padín
C. Correo Central 1211
11000 Montevideo, URUGUAY
[email protected]
Tel. 00 (598 2) 506 0885
Clemente Padín
cuatro poemas
desliz
[parte 1]
desliz
[parte 1]
MARIO CERVANTES
(Barranquilla-Colombia, 1971)
Ha publicado en TSÉ TSÉ (revista en soporte papel), en la antología GRANMAVISUAL 2006 y en ZUNAI
y en LA CASA DE ASTERIÓN en la Red.
P
O
E
M
A
S
deslizarse
V
cinco
I
S
U
A
L
E
S
Ir a poema 1
Ir a poema 2
i
n
é
d
i
t
o
s
Ir a poema 3
Ir a poema 4
Ir a poema 5
deslizarse
Mario Cervantes
poema 1
Ir a poema 2
Ir a poema 3
Ir a poema 4
Ir a poema 5
desliz
[parte 1]
P
O
E
M
A
S
V
cinco
I
S
U
A
L
E
S
i
n
é
d
i
t
o
s
deslizarse
Mario Cervantes
Ir a poema 1
poema 2
Ir a poema 3
Ir a poema 4
Ir a poema 5
desliz
[parte 1]
P
O
E
M
A
S
V
cinco
I
S
U
A
L
E
S
i
n
é
d
i
t
o
s
deslizarse
Mario Cervantes
Ir a poema 1
Ir a poema 2
poema 3
Ir a poema 4
Ir a poema 5
desliz
[parte 1]
P
O
E
M
A
S
V
cinco
I
S
U
A
L
E
S
i
n
é
d
i
t
o
s
deslizarse
Mario Cervantes
Ir a poema 1
Ir a poema 2
Ir a poema 3
poema 4
Ir a poema 5
desliz
[parte 1]
P
O
E
M
A
S
V
cinco
I
S
U
A
L
E
S
i
n
é
d
i
t
o
s
P
O
E
M
A
S
V
cinco
I
S
U
A
L
E
S
deslizarse
Ir a poema 1
Mario Cervantes
Ir a poema 2
i
n
é
d
i
t
o
s
Ir a poema 3
Ir a poema 4
poema 5
desliz
[parte 1]
desliz
[parte 1]
Tim Gaze es escritor y poeta.
Toma el arte de escribir en el reino de lo
ilegible. Si pasamos más allá de
palabras legibles, podemos acercarnos
a un área universal, humana, que
trasciende la lengua.
Tim Gaze
Tim Gaze
dirección
electrónica:
[email protected]
direcciones web:
www.asemic.net
www.avance.stunink.com
dirección postal:
P O Box 1011, Kent Town, SA 5071,
Australia
Foto de mano. Tim Gaze.
deslizarse
desliz
[parte 1]
Tim Gaze
p
o
e
m
a
s
t r e s
a
s
é
m
i
c
o
s
deslizarse
desliz
[parte 1]
Tim Gaze
p
o
e
m
a
s
t r e s
a
s
é
m
i
c
o
s
deslizarse
desliz
[parte 1]
Tim Gaze
p
o
e
m
a
s
t r e s
a
s
é
m
i
c
o
s
deslizarse
Alejandro Arango Milián,
1983, La Habana. Licenciado en Dramaturgia.
Aficiones: cine, teatro, narrativa, con música de fondo.
teatroinédito
El patio de mi casa
o
The flesh failures
(en tres actos y dos intermedios)
desliz publicará esta obra en tres partes durante los tres
[
primeros números de la revista. En este número
contacto
presentamos el
[email protected]
[email protected]
Primer Acto y Primer Intermedio]
Telf. (053)7656165
deslizarse
desliz
[parte 1]
desliz
[parte 1]
teatroinédito
Alejandro
Arango
Milián
El patio de mi casa
o
The flesh failures
Primer Acto y
Primer Intermedio
deslizarse
personajes
Moribundo 1
Moribundo 2
Moribundo 3
Moribundo 4
Margarita
Ayudante
Maestro de ceremonia y artistas del circo
desliz
[parte 1]
teatroinédito
Alejandro
Arango
Milián
El patio de mi casa
o
The flesh failures
Primer Acto y
Primer Intermedio
deslizarse
Primer acto
– El amanecer –
Del Moribundo 1 solo vemos la cabeza y los brazos, que sobresalen de la tierra. El resto del
cuerpo está atrapado verticalmente en un pozo de cemento blando que, mientras se solidifique,
le partirá los huesos, le quemará la piel y le impedirá respirar. Los brazos abiertos, estirados
sobre la tierra, están atados a unas estacas firmes.
El Moribundo 2 tuvo la boca y el ano cocidos, desde que, el día anterior, por el segundo agujero
le fuera introducida una rata que se abre camino a través de la carne de su cuerpo, poco a
poco, con sus pequeños dientes. Ahora vemos que, a fuerza de romperse los labios, el
Moribundo 2 ha liberado su boca de las costuras.
El Moribundo 3 tiene los ojos vendados y cuelga de una soga corta, atada por una punta a una
mata de mangos y por la otra a sus muñecas. De los pies, que no llegan a la tierra, está
amarrada una pesada bolsa de concreto duro, que oscila en el aire como un péndulo.
Dos altavoces, en extremos opuestos, reproducen una grabación similar a Radio Reloj (o sea, la
voz de un locutor sobre los golpes constantes que marcan cada segundo), pero en este caso, al
concluir el minuto que está siendo contado, comienza el mismo minuto con la misma narración.
(El tiempo puede estar detenido en cualquier punto. El locutor habla sobre un asunto cotidiano,
que es apenas noticia.)
Faltan unos minutos para que comience a amanecer.
Los Moribundos están desnudos.
Hablan con gran dificultad.
El Moribundo 2 resulta casi ininteligible (las palabras que lleven “p”, “b”, “m”, etc., saldrán de
sus labios como balbuceos totalmente incomprensibles).
Moribundo 3. Ese fue otro mango, ¿no? Caen como si fueran piedras. La verdad es que son
peores. Por lo menos las piedras no se comen. Y recuerdo que los mangos tenían buen sabor.
Ahora mismo me cuesta trabajo recordar. Es difícil. Después de masticar tantas cáscaras y
nada más, nada más en toda la semana, es difícil. Ya ni siquiera tengo que esforzarme por
vomitarlas. El sabor…
Moribundo 2. Cállate.
Moribundo 3. ¿Cómo?
Moribundo 2. Shhh.
Moribundo 1. ¡Que te calles!
Moribundo 3. ¿Qué le pasa?
Moribundo 1. No sigas hablando. Moribundo 3. Deberían agradecérmelo. No es fácil hablar. En
esta posición no es fácil hablar, y cualquier sonido es preferible a ese del radio. (Necesita
respirar hondamente.) Lo que más me molesta…, lo peor, es mi resistencia. Tengo las costillas
pegadas a las vértebras, la carne podrida de mi espalda está llena de gusanos que me caminan
desliz
[parte 1]
teatroinédito
Alejandro
Arango
Milián
El patio de mi casa
o
The flesh failures
Primer Acto y
Primer Intermedio
deslizarse
por el cuello y por los muslos, y todavía puedo hablar. Y puedo pensar. Fíjense que no hablo de
los dolores ni de la fiebre. Cuando pasen unas horas, y se me partan las cuerdas vocales como
las de una guitarra, van a ver qué es peor.
Moribundo 1. ¿Tú lo viste?
Moribundo 2. No sé.
Moribundo 1. Pero algo pasó por ahí, ¿verdad?
Moribundo 2. Sí.
Moribundo 1. Alcancé a distinguir una sombra. Estoy seguro.
Moribundo 3. ¿Una sombra de qué?
Moribundo 1. Alguien acaba de pasarnos por detrás.
Moribundo 2. Por detrás.
Moribundo 3. ¿Está ahí? ¿Por qué no lo llamaron?
Moribundo 1. Tú lo viste. No fue una ilusión mía.
Moribundo 2. Creo, lo vi.
Moribundo 3. ¿Por qué no lo llamaron?
Moribundo 2. Iba rápido.
Moribundo 1. Solo pude mirarlo al final. Pasó corriendo. Volando. Cayó desde el muro y se lo
tragó la oscuridad. Los pies nunca sonaron en la yerba seca. Pero la sombra era la de una
persona.
Moribundo 3. ¿Cómo fue que no nos vio? ¿Por qué no me avisaron? Todavía puedo gritar.
Moribundo 1. No tuvo tiempo.
Moribundo 2. Se fue.
Moribundo 1. Ya es inútil.
Moribundo 3. ¿Allá afuera el patio se ve tan negro como aquí? ¿Por qué no nos vio? ¿No
estarán delirando otra vez?
Moribundo 2. (Al Moribundo 3.) ¡Grita!
Moribundo 1. Ya es inútil.
Moribundo 3. ¿Grito?
Moribundo 1. Parecía que estaba huyendo. Seguro que no nos vio por la velocidad, porque
estaba huyendo.
Moribundo 3. Yo no escucho a ningún perseguidor. No hay sirenas, ni voces, ni ladridos al otro
lado del muro. Huyendo de quién.
Moribundo 2. (Al Moribundo 3.) ¡Grita!
El Moribundo 3 comienza a aspirar el aire de un grito.
Moribundo 1. Solo vamos a escucharlo nosotros. Y el Dueño.
Moribundo 2. No importa.
Moribundo 1. Sí. (Al Moribundo 3.) No lo hagas. No quiero empezar tan temprano. Tenemos que
aprovechar estos minutos que nos quedan de descanso.
Moribundo 3. Descanso. ¿Estamos descansando? Bueno: yo quiero cansarme. Dime todo lo que
desliz
[parte 1]
se te ocurra que yo pueda hacer en esta posición para que se me acaben las energías cuanto
antes. Dime. Deja ese optimismo ridículo y dime: ¿por qué las voy a guardar? ¿Y para qué?
Pausa.
Moribundo 3. Me cuesta trabajo respirar. No puedo tragar tanto aire. No puedo gritar.
teatroinédito
Alejandro
Arango
Milián
El patio de mi casa
o
The flesh failures
Moribundo 2. Mira.
Moribundo 1. ¿Adónde?
Moribundo 2. Allí, detrás de la estaca, hay algo.
El Moribundo 1 apenas puede girar el cuello.
Moribundo
Moribundo
Moribundo
Moribundo
Moribundo
Moribundo
2. Algo blanco. Pálido. Claro.
1. No hables demasiado.
2. Y redondo.
1. Espera.
3. ¿Qué hay?
1. (Al Moribundo 3.) Algo en la tierra. Pero el cemento se ha puesto duro. (Desiste
un momento. A sí mismo.) Demasiado duro. En menos de una hora… (A los otros.) Es verdad
que el cepo era mejor que este pozo. Quién lo iba a imaginar, ¿no? Cuando estaba en aquel
saco, en el callejón, quién lo iba a imaginar. Y el cepo parecía una tortura de verdad.
Moribundo 3. (Al Moribundo 2.) ¿Él está sonriendo?
Moribundo 1. (Al Moribundo 2.) No puedo ver mucho más que tú. Algo blanco y redondo.
Moribundo 2. Se le habrá caído…
Moribundo 1. La sombra. Seguro era algo importante que el hombre llevaba encima, y necesite
regresar para recogerlo. (Al Moribundo 2.) Mejor no sigas hablando.
Moribundo 3. (Al Moribundo 1.) ¿Cómo pudiste sonreír?
Pausa.
Primer Acto y
Primer Intermedio
Moribundo 3. Llevo toda la noche haciendo lo imposible por recordar algo que me provoque un
poco de gracia. Por lo menos una sonrisa que se me quede aquí, dentro de la capucha. Pero es
mejor hablar y no pensar. Hablar. O escuchar, aunque sea la mierda de grabación que nos han
puesto, que ni siquiera tiene interferencias. (Respira, sofocado.) Tú, explícame por qué es
mejor pensar y no hablar. O descríbeme con lujo de detalles todo lo que estás sintiendo ahora,
en esa trampa de cemento. Desde las moscas en la cara, hasta la impotencia: todo.
Moribundo 1. Parece una especie de máscara. Una máscara blanca.
El Moribundo 2 ha sentido a la rata moverse en sus entrañas.
deslizarse
Moribundo 2. Se está moviendo.
Moribundo 1. ¿La rata?
Moribundo 2. Se está moviendo.
Moribundo 1. No grites. Relaja el abdomen.
Moribundo 3. Lo mejor que puede pasarle es que la rata se haga un túnel hasta el corazón y lo
destruya a mordidas.
Moribundo 1. Cállate. Lo mejor es que pierda el conocimiento. (Al Moribundo 2.) Haz lo posible
por no gritar.
desliz
[parte 1]
teatroinédito
Alejandro
Arango
Milián
El patio de mi casa
o
The flesh failures
Primer Acto y
Primer Intermedio
deslizarse
Moribundo 3. ¿Para qué se hizo jirones la carne de los labios, si no va a gritar?
Moribundo 1. (Al Moribundo 2.) No, deja los ojos abiertos. Escucha la grabación todo el tiempo
que puedas. No pienses en la rata. No grites. Mantén la boca bien cerrada. (Al Moribundo 3.)
Tú, abre la tuya. Aprovecha ahora, y di lo primero que se te ocurra, para que a este el grito se le
atore en la garganta.
El Moribundo 2 siente un dolor profundo y prolongado, cada vez más intenso.
Se contrae, se encoje, sin resultados.
Moribundo 1. El último programa que vi en la televisión fue el parte del tiempo de por la
madrugada. Un día antes de mi captura. Todo era distinto, y no imaginaba lo peligroso que era
aquel callejón. Casi no recuerdo. Entonces la mujer rubia del tiempo me dijo que iba a ser una
noche fresca, y que había luna llena y algunas nubes. Y en eso, mientras hablaba, se le resbaló
de la mano el puntero, y se le pusieron los cachetes colorados, y yo pensé: ¿ella también está
despierta ahora?
Moribundo 3. ¿Está mejor? ¿Está vivo?
Moribundo 1. Resulta que ese parte no era una grabación; o que alguien quería hacerle perder
el trabajo a la rubia, porque transmitieron segundo a segundo, sin ningún corte, la vergüenza
de aquella mujer mientras buscaba otro puntero largo y afilado para señalar al mapa.
El dolor ha alcanzado un punto climático.
Moribundo
Moribundo
Moribundo
Moribundo
Pausa.
3. Yo digo que grite. Que se saque de adentro a la rata con un buen aullido.
2. Ya. Ya estoy mejor. Mejor. No puedo más.
3. Falta poco para que amanezca. Una noche menos.
1. Lo que está allí es una máscara.
Moribundo 1. Es una máscara.
Moribundo 3. (Al Moribundo 1.) ¿Estás seguro?
Moribundo 1. Es la máscara blanca.
Moribundo 2. No puede ser.
Moribundo 3. Eso no cambia nada. No, no ha cambiado nada. Todo sigue igual. No puede ser.
Moribundo 1. Solo conozco a una persona que lleva máscara.
Moribundo 2. El Sonámbulo.
Moribundo 1. El Sonámbulo.
Moribundo 3. Detrás del disfraz puede estar cualquiera. Nadie lo ha visto, nadie lo sabe
identificar. El disfraz es un perfecto comodín.
Moribundo 1. Todos lo han visto. En algún lugar, todos lo han visto. Y no importa quién sea
realmente. Ahí está la máscara. La única máscara que todos conocemos.
Moribundo 2. Tendrá que regresar.
Moribundo 1. Y tendrá que regresar a buscarla. Y cuando venga…
Moribundo 3. No digas eso. Es más probable que esta soga se rompa, hilo a hilo, antes del
amanecer. O que la rata de su vientre muera, atorada con algún pedazo de hígado.
(Al Moribundo 1.) Confío más en tus supuestas dotes de escapista.
desliz
[parte 1]
Pausa.
teatroinédito
Alejandro
Arango
Milián
El patio de mi casa
o
The flesh failures
Primer Acto y
Primer Intermedio
deslizarse
Moribundo 3. Dentro de cinco minutos va a comenzar la salida del sol. Los gusanos no soportan
la luz del sol en los ojos. Y durante casi toda la mañana me dejan tranquilo. Hasta que tengan
sombra, y regresen al trabajo. Eso es lo único que espero. Que amanezca.
Moribundo 2. Ellos van a cogerla. La máscara. Van a cogerla.
Moribundo 1. No. Mira: algo sí cambió. La soga de mi muñeca derecha está cediendo.
(Refiriéndose al Moribundo 3.) Él no puede ver. Está blanda. Si lo intento un poco más, voy a
poder liberar el brazo. La mano saldrá de las ataduras con los huesos y la carne intactos. Algo
ampollada, no importa. Esperen.
Moribundo 2. Rápido.
Moribundo 3. ¿Con esa mano puede alcanzar la máscara?
Moribundo 2. Antes que ellos, no sé.
Moribundo 1. No es fácil. Estuve toda la madrugada tratando de zafar la mano, y, no sé cómo,
hace un rato sentí que la cuerda estaba floja en la estaca.
Moribundo 2. Apúrate.
Moribundo 1. Estos minutos han sido los mejores que he pasado en los últimos días. La verdad
es que no sé si pueda alcanzar la máscara. Y esa incertidumbre me gusta.
Moribundo 2. Ya está.
Moribundo 1. Espera.
Moribundo 3. Rápido. Esa mujer está al llegar.
Moribundo 1. Falta poco.
Moribundo 3. Con la máscara en un arbusto, soy capaz de soportar otro día.
Moribundo 1. Unos minutos deliciosos, y están por acabar.
Moribundo 3. No juegues. Termina lo que vayas a hacer.
Moribundo 1. Ya. La mano está libre. Pero no la siento. Hay que dejarla respirar, y que se
despierte.
Moribundo 2. Alcanzas.
Moribundo 3. Un verdadero ciego, sin gafas ni bastón, podría describir todo lo que él está
haciendo. Hace tiempo conocí a uno que me celebró el peinado, y la ropa, y hasta me
recomendó un atajo para llegar al trabajo. Ahora no me acostumbro. Pero vamos a ver, vamos
a ver: la máscara está a medio metro, y la vas a tocar con la yema de los dedos. ¿No? No, la
alejaste un par de centímetros. Shhh. Silencio. Esas son las uñas arañando la superficie. ¿El
agujero de un ojo? Por ahí, no la sueltes. Despacio. Ya la tienes. ¿No?
Moribundo 2. ¿Qué vas a hacer?
Moribundo 1. Me parece bien aquel arbusto.
Moribundo 3. Tírala. Así. Ahora libera el otro brazo, y sal de ahí. Concéntrate. No puede ser
difícil. Todo lo que sabes del circo debe ser útil. Con una estaca puedes romper el cemento.
¿No?
Moribundo 1. En el fondo, tengo los pies trabados en una viga. Las dos manos libres no son
suficientes.
desliz
[parte 1]
Pausa.
Moribundo 1. Pero estoy haciendo un esfuerzo. Miren. Y creo que la soga de abajo también se
está aflojando.
Pausa.
teatroinédito
Alejandro
Arango
Milián
Moribundo 3. Nada cambió, ¿no?
Pausa.
Moribundo 1. Ya no recuerdo lo que se sentía el cuerpo aquí adentro. No puedo describírtelo.
Creo que si alguien me quita de repente todo este peso de arriba, voy a salir volando. (Pausa.)
La soga está bailando en mis tobillos. Así. Miren. Logré desenterrar una estaca. Ahora puedo
cavar discretamente hasta el fondo del cemento, y escapar. Sé que puedo. Lo hice un millón de
veces, el mismo espectáculo. Sé que puedo repetirlo.
Silencio hasta el final de la escena.
Primer intermedio
– En el circo –
El patio de mi casa
o
The flesh failures
Primer Acto y
Primer Intermedio
deslizarse
Maestro de ceremonia. Y ahora, estimado público, con enorme pesar debo hacer un anuncio: la
programación de este día se verá afectada brevemente por un triste suceso que aconteció hace
pocas horas. Por las expresiones que veo en los rostros, creo que ya han podido adivinar de qué
se trata. Es una costumbre que en este punto del espectáculo ocurra el suceso más esperado de
la noche. El plato fuerte que protagoniza la estrella más resplandeciente bajo esta carpa; el
autor… no: el catalizador de tantas sorpresas, tantas lágrimas, tanta tensión, y alegrías en
ustedes. Todos saben de quien hablo. Él es el hombre que desafía las barreras, que destroza
candados y cadenas con sus músculos, que soporta la asfixia… (Pausa.) Ya no. Ya no es.
(Pausa.) Hoy, precisamente hoy, nuestro genial escapista tenía el propósito de deleitarnos con
su más reciente estreno. Uno que ensayó durante meses con el colectivo de este circo para la
ocasión, para despedirse de ustedes, de su pueblo, y provocarles la sensación de un recuerdo
impresionante. Pero hoy, precisamente hoy, cuando parecía que sus habilidades eran capaces
de enfrentar el peligroso reto, un accidente, desgraciado como todos, puso fin al propósito y a
nuestro héroe. (Pausa.) Lamentamos su pérdida como la del familiar más querido. (Pausa
larga.) No, no. A él no le hubiera gustado que su público lo despidiera de esa forma. (Pausa
larga.) Nosotros hemos tenido una idea para compensar su sacrificio. Una idea afortunada,
salida de tan estéril situación: un merecido homenaje. Su vida, su trabajo, el resplandor de su
estrella serán despedidos ahora, bajo esta carpa. Y todo está preparado para el brevísimo
entierro. (Pausa.) Ahí, ¿ven?, ellos recitan las últimas palabras al cuerpo de nuestro mejor
escapista. En el centro del círculo pueden observarlo: hemos cavado con nuestras manos un
enorme agujero, de tres metros de profundidad. Aquel es su ataúd, forjado por el mejor
herrero del pueblo. (Pensamos que esa sería su última voluntad: que sus restos reposaran en
desliz
[parte 1]
teatroinédito
Alejandro
Arango
Milián
El patio de mi casa
o
The flesh failures
Primer Acto y
Primer Intermedio
una caja metálica, pálida y gruesa, clausurada herméticamente por cerraduras de
combinaciones infinitas, como una caja fuerte.) (Pausa.) Vean, ya depositan una flor sobre el
ataúd. Un último símbolo. Y es hora de nuestras palabras: ahora descienden el féretro hasta lo
más profundo del agujero. Es la ceremonia con la que todos los artistas del circo soñamos.
Solemnidad, frialdad y emoción compartidas, público, narración. Un espectáculo, estimados
amigos, sencillo, atractivo y ritual. Ya el cofre está en el fondo. Aquellos, los colegas de las
palas, regresarán la tierra a su lugar. Veinte metros cúbicos de tierra. Una carga pesada sobre
el tesoro, para que esté mejor protegido. (Pausa.) Mañana en la tarde, todo este escenario se
habrá esfumado: las gradas, los biombos, las candilejas, los mástiles, la carpa. El parque
volverá a ser un lugar tranquilo y extenso. Y sobre el espacio que ellos (los colegas) casi han
terminado de rellenar, jugarán niños, montados en sus bicicletas, o gateando, por curiosos que
son, y caminarán hombres con esas mascotas que siempre buscan escondite para los
excrementos, y lloverá, o nevará. La profundidad es solo una precaución. Y vean: también es
necesario apisonarla. No olviden nunca que allí descansan los restos de un ser humano muy
especial. (Pausa.) Es suficiente. El ataúd está enterrado, y la ceremonia debe concluir. ¿No
creen? Todos podemos expirar un último suspiro; el aire que hemos contenido por minutos. La
solemnidad, amables espectadores, ha terminado. Ya lo dije: esto es un circo, y ustedes
vinieron por diversión y sorpresas. (Pausa.) ¿Escuchan la canción? ¿Qué significa esa canción?
Risas. Podemos bailarla, ¿no? (Pausa larga.) El número más ridículo. (Pausa.) No, yo solo estoy
bailando, esperando a que entren. (Pausa larga.) ¿Por qué no llegan? (Gritando al fondo.)
¿Otro accidente? No. Es que no encuentran las narices. (Pausa larga.) Al fin. Son ellos. Ellos son
los payasos. El número más ridículo de la noche. (Pausa muy larga.) ¿Por qué pararon la
canción? (Susurrando al fondo.) No se escucha la música. (Pausa.) ¿Qué es aquello? Algo se
mueve por ahí. ¿Lo ven? La tierra está como burbujeando donde ellos cavaron. ¿Pueden
creerlo? Miren, es como si golpearan desde abajo. No, no es posible. Un fantasma, un espíritu.
Quiere salir. Media tonelada de tierra no lo detiene. Vayan, váyanse todos de aquí. Es peligroso.
Parece que va a estallar. Saquen a los niños de las gradas. No es posible.
Pausa larga.
Maestro de ceremonia. ¿Qué es eso?
Unos dedos estirados y rígidos (los del Moribundo 1) rompen la superficie de la tierra.
Maestro de ceremonia. ¡Es él, adorado público! Escapó de la muerte, frente a nuestros ojos.
¡Véanlo! Al único, al maestro. No existen barreras que puedan detenerlo. Ya lo han visto.
Nuestras lágrimas se cristalizan y desaparecen, se convierten en risas y alegría. Aplausos. Por
favor, una merecida ovación para nuestro héroe
deslizarse
[esta obra, que se publicará en tres partes,
continuará en el próximo
]
desliz
proyecto
desliz
[ parte 2 ]
desliz
deslizarse
azarosamente
planos-guía
/
planos-guía
deslizarse
azarosamente
X
[parte 2]
X
X
X
elige
X
X
X
de los
autores
señalados
con una X
proyecto
desliz
azarosamente
deslizarse
planos-guía
Rafael Villares
Orellana
5 fotos
[parte 2]
Exergo desliz
Andrés Ajens
entre vistas: La poesía chilena
no existe,
y por demás no es buena,
por ernesto gonzález barnert
y entre vistas a ajens, por
desliz
(El sumario que ofrecemos a
continuación es la sugerencia
desliz, y por tanto se puede leer
seguiendo el movimiento
predeterminado de las
diapositivas)
Manuel López Oliva
Escrito sobre la piel
Fundamentación del performances
por Nelda Castillo
Obras plásticas a partir de Escrito
sobre la piel
Javier Moya
Hernández,
proyecto
arquitectónico
Liz
Silabeo táctil,
5 poemas,
inédito
Kmilo Valdés
Fortes
4 obras
plásticas
Juan Carlos Flores
muestra del proyecto Vegas
4 poemas en versión sonora del disco
Vegas Town y la versión texto
correspondiente al libro
inédito del mismo nombre,.
Fotos tomadas durantes la estancia del
poeta en Vegas
proyecto
desliz
desliz
[ parte 2 ]
el chulé de paso pozoñoso, el chulé, de paso pesa,
ponle la guita, pon soñoso y añade claros anos,
claros fierros, ponle la guita, el repertorio de hades,
su ligereza y cantar de tortas rechinando los dientes; cortando
muecas y trozos de tela viviente de encima de mis hombros,
meñique con meñique, rostro con rostro, costado a costado a sumergirse todo en la pileta
del esfuerzo;
parco Lezama,
y nos freímos todos.
al Perlongher. Lizabel Mónica
deslizarse
azarosamente
planos-guía
/
desliz
[parte 2]
entre vistas
Andrés Ajens:
La poesía chilena no existe,
y por demás no es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas a ajens
(desliz)
Andrés Ajens
(Concepción, Chile, 1961);
zentre otros libros: El entrevero (en prensa), No
insista, carajo (2004), Más íntimas mistura (1998)
y La última carta de Rimbaud (1995); en traslape
del portugués: Poemas inconjuntos y otros poemas,
de Alberto Caeiro – Fernando Pessoa (1996).
co-dirige www.lenguandina.org, con el lingüista y
escritor boliviano Zacarías Alavi Mamani
deslizarse
desliz
[parte 2]
La poesía chilena no existe, y por demás no es buena
entrevista de cernesto gonzález barnert a andrés ajens
entre vistas
Andrés Ajens:
La poesía chilena no existe,
y por demás no es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas a ajens
(desliz)
15 de julio
¿Me gustaría que a ti mismo te hicieses una pregunta – que nadie más te ha
hecho – y te la respondieras. Una que nadie ha tenido la gentileza de hacerla?
Extraña, singular pregunta: no sólo su eventual respuesta fuera otra pregunta
sino, asimismo, es como si fuera una pregunta a sí, a sí mismo, mismo de
quien la plantea, así: ¿Me gustaría que...?, subentendido: ¿realmente me
gustaría que...? Un sí mismo ensimismado tal vez, tal vez especular, acaso sin
proponérselo (¿pero quién dijo que un sí mismo escritor se confunde con la
consciencia?), se pregunta por su deseo, deseo que otro (se) dé una pregunta
inédita y, cómo no, de paso, que (se) le responda. ¿Me gustaría (realmente)
eso?, se pregunta otro sí mismo, para el caso: tú. ¿Cómo saber?, ¿cómo saber
de tu deseo escritor? Y sobre todo: ¿cómo no responder por ti, cómo no
suplantarte o representarte en la responsabilidad de tu deseo y, sin embargo,
de algún modo, franco, responder también, esto es, preguntar? ¿Esa pudiera
ser la pregunta que (te/me) pides, Ernesto, preguntándote si realmente te
gustaría que yo me hiciera una pregunta, una pregunta insólita, jamás hecha,
una que nadie hasta ahora haya tenido la gentileza de hacer, ni a mí ni a ti ni
a nadie? Esta pregunta no la pudiera, no la debiera responder, es claro, sino
tú, o alter, so pena de birlarte el deseo, el deseo de responder, esto es, so
pena de responder a lo que no me corresponde responder, y, a la vez, a estas
alturas – ¿es que alguien aún sigue leyendo esta frase? –, ¿cómo no
responder? A esta pregunta, a esta ínfima pregunta-respuesta o respuestapregunta, habré ya comenzado a responder en otro lugar, aquí mismo. En una
palabra, acaso una frase, para decirlo ya en buen romance migrante, en aymara:
jikisinkamaya.
deslizarse
desliz
[parte 2]
(Un acorde, cómo no, de inmemorial actualidad:
guaCa renga
entre vistas
Andrés
Ajens:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
deslizarse
la vida puede
ser vívida, revívida
¿la muerte puede
ser mortal? — ¿me reitera
su waka uta de gracia? *
***
jakañanx wakisikispaw
ch’amamp ch’amacht’asis jakaña
Jiwañasti jiwayakispati
ajayump janchimpi —
wak’utapax mayamp mayampi, jallalla situti
•¿Waka uta? Cómo no traducir. Si la ducción que conlleva tal operación, cuyo trans –
allende y aquende y al través – no desactiva del todo su compulsión de luz, de
transparencia incorpórea o (muerte) ideal, eso llama tanto a una abierta reserva como a
pasajes por parajes menos luciferinos y/o divinos (raíz ind.-europ., ‘brillar’, ‘iluminar’), a
intervinientes trans-sombras y aun a interasombros tal vez: desde ya en aymara, lengua
de los meridionales Andes (y no pues en japonés, donde la expresión sería una
redundancia impronunciable, entre poema o canto [uta] y poema japonés nativo en
japonés [waka, en contraposición al kanshi, poesía china trasplantada al Japón], según
me anoticia el vecino Mamoru Fujita en un café de La Paz, Bolivia): uta, ‘casa’, ‘morada,
y waka [wak’a o guaca], habitualmente traducido como ‘divinidad local’ o lugar o restos
de lo sagrado, pero cuyo étimo reenvía desde ya a lo en sí mismo partido o repartido,
como el ayllu o comunidad dual andina, a lo diferido en su identificación y mismidad;
morada de por sí diversa, waka uta, estancia en correspondencia. ¿Cómo entonces
(traduciendo) no traducir? Incalculable churata aymara de Zacarías Alavi Mamani al
paso, en Chuqiyapu marka, La Paz).
desliz
[parte 2]
¿Cómo llegaste a la Poesía?
La Poesía, eso no hay, no puede haberlo, francamente no ocurre, oiga – traslapo otra vez, al
paso, El Meridiano de Paul Celan. O, como más o menos parafrasea o traduce un vecino de
Viña: Poesía hay sólo en cuanto no la hay. Sólo añado: esta falta, esta falta de la Poesía (idea
o ideal regulador), abre campo a cada poema, a cada escritura a la intemperie, aun la más
rasca o picante – lo que no es lo mismo –, cada vez. ¿Llegar a la Poesía? Janiwa! Traduciendo
(el aymara): pas de Poésie!
(Otro:
A (UMA) PORTUGUESA
E quis dar uma vez em uma só frase a impressão — pouco importa se vera ou falsa —
de que deus, o autor e a fala que fala são simultaneamente a escrita e o escritor, trova
e catadura do “mundo”. não achei melhor maneira de o fazer do que tornando transitivo
o verbo ser e assim dei à voz a frase
ó diverso, sou-te
em que o transitivo da cata se corresponde com o intransitivo do encontro.
outra vez, pórem em conversa, querendo dar incisiva e portanto concentradamente a
noção de que certa moça tinha um tipo rapaz, enxertei a frase “aquela rapaz”, violando
deliberadamente e justissimamente a lei fundamental da concordância.*
Cf. Propiedade da Linguagem, F. Pessoa, in a LINGUA PORTUGUESA, org. de Luísa
Madeiros, Companhia das Letras, S. P., 1997; la transcripción de este pasaje viola, de
cierto, abierta y a la vez, apuesta, justísimamente la ley, la escrita transcrita.).

deslizarse
entre vistas
Andrés Ajens
La poesía chilena no existe,
y por demás no es buena
(ernesto gonzález barnert)
entre vistas a ajens
(desliz)
desliz
[parte 2]
entre vistas
Andrés
Ajens:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
deslizarse
18 de julio
¿Cómo ves la poesía actual chilena? ¿Y dentro de ella a tu promoción y a la más jóven?
Otra vez: La poesía chilena no existe (no se da), y por lo demás no es buena. Esta frase,
esta “tesis” o este verso (pues pertenece a Cuatro tesis indivisas sobre la poesía chilena
y unabajo (hipótesis), de Mas íntimas mistura), que a una primera oreja pudiera
considerarse un disparate o una simple pachotada, acaso se entendiera mejor con la
(no) respuesta a la pregunta precedente. En cualquier caso, ¿cómo no aprovechar este
paso (esto es, en tanto lectoescritor relativamente inconsciente y, que, por tanto,
aunque me lo propusiera no lograría dominar enteramente lo que mi firma firma) para
leerla otra vez? De entrada la frase no se sostendría en su inestabilidad umbilical si no
se calara la diferencia marcada entre lo que existe (antes y/o después de lo que, por así
decirlo, es) y lo que es, esto es, entre acontecimiento o lo que toca y ser (tal metafísico
envión), etc. Si se acepta esa diferencia (¿pero cómo no aceptarla si ya venimos en ella
antes de pretender o no aceptarla?; no lo dice así Patricio Marchant en Sobre árboles y
madres, pero muy bien pudiera haberlo dicho), ¿la frase se vuelve más, no digo
enteramente, legible? ¿Y el resto del poema, más picante? ¿Puro chile? ¿Ulupica? (Claro
que el verso que sigue, dice: La poesía chilena es buena (levanta esta piedra) más a
perdido norte [sic]) Tal vez. Otra lectura, en conjunción: la poesía chilena, tal
identificación nacional en poesía, subordina un conjunto variable de textos (el canon que
le llaman, aún el más generoso, de la supuesta poesía chilena) a una institución estadonacional y, de paso, a la historia. Así, a ratos hay gente que se pone a hablar en nombre
de la poesía chilena, como sus portavoces o sus representantes: simples “operadores
políticos” que nadie los eligió democrática o ciudadanamente para operación tal. Con lo
cual: el autoritarismo sigue operando a través de quienes acaso menos se espera.
Aunque esto viene de antes, de mucho antes: desde que la representación campeara en
el discurso del arte. O sea, casi desde que el arte es arte (moderno) – no poética
escritura, menos aguayo, churata o wak’a. La poesía chilena: artefacto para el turismo
cultural tal vez, tal vez para antologías de autocelebración estado-nacional bicentenar, o,
quién sabe, para movimientos ciudadanos más interesantes, porque tal vez más
históricamente generosos. O para la sociología literaria. Mucho más decisivo o decidiente
a la hora de escribir (esto es, de leer, de leer abierto a los acontecimientos, a lo que
toca) fuera la lengua, la lengua como institución (sea lo que llamamos lengua natural –
castellano, aymara, inglés, por caso –, sea la tradición poética como lengua), con que
hemos de habérnosla, saludándola y a la vez des(em)plazándola, licuificándola cada
vez. En Trilce Vallejo lo dice tal cual: Este cristal aguarda ser sorbido / en bruto por
boca venidera / sin dientes. Y no hay lingüisticismo alguno en ello, pues cada lengua
guarda memoria de sus dataciones y de lo dado; también de lo histórico, pero no sólo
ni prioritariamente. ¿Cómo un poema, cada poema que viene o se da, podría olvidarlo?
(Y, claro, quienes el narcisismo de la autoafirmación nacional en poesía parece
quedarles corto no encuentran nada mejor que perorar sobre una supuesta poesía
latinoamericana sin leer, sin entender, ni escribir, significar y/o suspender la
significación, más que una o con suerte dos de las decenas sino centenas de lenguas
en que se escribe aquello que suelen evocar cuando hablan de Latinoamérica. Con lo
cual prosiguen con la Conquista – artística, ya lo decía Shakespeare en La tempestad
– de “América”. ¡Sólo falta que tales políticas del yo-yo terminen llevándolos a hacerse
portavoces de una supuesta poesía global!).
(Y aun otro – ¿acordable? – resto:
antología de [la] poesía chilena
del pleistoceno a nuestros días
más que una antoLogía
más que una majadería
un transasombro sin nombre
toda una capsicultura
una oportunidad única
de hacernos llegar sus semillas
como su nombre lo indica
una oportunidad única
de hacernos llegar sus semillas
del pleistoceno a nuestros días
chile a granel, chile como poco
se sabe o como no se sabe
en el seno del pleistoceno
comienza a escribirse (hay
etimología varia
desliz
[parte 2]
entre vistas
Andrés
Ajens:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
deslizarse
desliz
[parte 2]
entre vistas
Andrés Ajens:
La poesía chilena no existe,
y por demás no es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas a ajens
(desliz)
y en monteverde temprana
metida de pata) esta
oportunidad única
de hacernos llegar sus semillas
ulupica y aun cacho de cabra
entre otras vainas)
¿Las promociones, dices? ¿No fuera mejor dejar eso para la Coca-Cola,
Ripley o el Mall del Centro? ¿Y en lo que atañe a las/los jóvenes?, ¿qué
decir sino leer de paso al carajo de Rimbaud? Pues hoy por hoy hay
nutrida concurrencia de “poetas jóvenes” que repiten automáticamente,
sin la menor noticia, el paso de Rimbaud, es decir, en parte, el de
Baudelaire. Con lo cual: dejan de escribir, pese a toda las promociones
que se autoproveen recitando, en horrendas traducciones, pasajes de
Una temporada en el infierno. Rimbaud, el hijo, el padre de Neruda
(de veras fijo de Victor Hugo & Arthur Rimbaud, entre otros/as), de
Huidobro, de de Rokha, de Parra (G. Mistral, V. Parra y A. Bello son de
otra laya), etc. Rimbaud, no por joven: por temprano. Después de una
temporada en el franco desierto, años, hubiera ocasión de digerir su
firma y, como no, vomitarla en su último, antepenúltimo envío, (en) La
última carta de Rimbaud. Otra cosa es La poesía chilena, de Juan
Luis Martínez, ese ataúd de la chilena poesía con escritos del Estado de
Chile inclusos, que, dicho sea aun de paso, saludara más de una vez y,
literalmente, en parte quemara ante los ojos desorbitados de los
vigilantes críticos (del Museo O’Higginiano de Talca) y volviera a su
suspenso, tiempo ha, otra vez (cf. Merodeos en torno a la obra
poética de Juan Luis Martínez, Elvira Hernández y Soledad Fariña,
edts.).
deslizarse
deslizarse
¿Qué opinas de las nuevas formas de difusión
literaria por Internet como revistas literarias,
blogs, páginas sobre literatura?
Estoy en contra. ¿En contra de qué? En contra de
estar en contra de la técnica alias teknê, es decir,
del arte. Pues un poema sólo se da, si se da, una
vez que el arte (se) parte – n’est-ce pas? La
imprenta, el libro impreso, también suscitara
resquemor en las privilegiadas castas. La
inquietud, la entrevera picantería ante la
provocación técnica, otra cosa fuera.
Y por último, ¿a qué le tienes miedo?
¿Aparte de las entrevistas, dices tú? Tal vez: al
cuero de la laguna chica de Morada Alta, Pinares,
frente al Bío-Bío, hacia donde aún miro de
memoria, fotográfica a ratos, y mirando leo
maravillado sin huachis en los ojos, extasiado,
oiga, y sin mucho entender... (Paz, cuero).
*Ernesto González Barnert (Temuco, Chile)
ha autopublicado La coartada de los dragones por el
camino pequeño (2000); una primera versión de esta
entrevista, hecha por correo electrónico, fue publicada
en un medio literario chileno con la misma fotografía
(solicitada), más un párrafo introductorio y un título
ligeramente diverso.
A. A.
a. ajens ante el bío-bío (meridiano río)
entre vistas
Andrés Ajens:
La poesía chilena no existe,
y por demás no es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas a ajens
desliz
[parte 2]
(desliz)
desliz
[parte 2]
entre vistas
a ajens
Por desliz
los inter-venires tipográficos en el color corresponden al entrevistado, quien a partir de una
arbitraria división de colores (entrevistador-entrevistado) describió estos movimientos según el
criterio de intervenir tipográfica y coloridamente como mejor lo estimes, como lo sientas –así la
danza va tomando su color, entre dos, al menos dos, la grafodanza [a ajens].
liz:
hola a, me encantó la entrevista propiciada por ernesto gonzález barnert, pero me
gustaría entablar un diálogo para desliz, algo así como una conversación de entre líneas,
¿te embullas?
andrés ajens:
entre vistas
Andrés
Ajens:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
sí, sí, liz,
me embullo, me doy al embullar, me dejo silenciosamente llevar
por la palabra-embulla, que hasta ahora me fuera casi enteramente inoída, te la
agradezco desde ya;
dale nomás con el desliz -- vamos, pues, a entablar un diálogo.
ps. entablar:
tr. Cubrir, cercar o asegurar con tablas algo (dicho del viento: fijarse de una
manera continuada en cierta dirección).
deslizarse
liz:
por qué la poesía aún en ese espacio no concretable que le otorgas [más bien como una insinuación: "esta falta, esta falta de la Poesía (idea o
ideal regulador), abre campo a cada poema"], y con el que me sensibilizo plena mente, pero por qué no la escritura, dicha así, como quien
dice lo por decir, degenerada ya de antemano la letra -sin el género, desgenerada la posibilidad de fronteras limitantes convencional izadas-; por
¿qué la poesía? aún de la apertura, diafragmática toda, del puño? Y que sería dado el caso lo escritura...¿
andrés ajens:
a esta pregunta, liz, a esta pregunta que no fuera tal vez sólo una pregunta, y que no fuera sólo una pregunta sino de entrada más de
una, cómo no responder, cómo no responder diversamente, en más de una respuesta quiero decir, más de una que no fuera sólo más
de una respuesta sino también otra "cosa" allende y/o aquende la presunta responsabilidad asegurada (no voy a decir la sapiencia
supuesta) de una respuesta, de una res puesta palmaria, puesta en evidencia? más de una vía que hasta cierto punto confluyen, se
coyuntan, se deslizan entrelazadas hasta cierto punto, desliz in/cierto. por ejemplo, dices (preguntas): ¿por qué la poesía...?
responde otra/o en mí, de angelus silesius a gertrudes stein & al di là, viejonuevo camino: la poesía (el poema que hay cada vez que
un poema hay, subrayo) es sin por qué, incluido su nombre o título si lo ha (por ejemplo un poema que se llame "la poesía" o
simplemente "poema" – y no hay pocos con nombre tal); esto es, si un poema sobreviene o se da ya no respondería a ningún
fundamento, a ningún por qué, "porque" tal se da (o no se da; porque se da puede a la vez no darse). por esta vía por ventura nos
encontramos con el y lo dado, que aún por demás está en el aire: el don de poema, el poema don o poema presente, presente griego
(digamos, por economía, la literatura pero no sólo la literatura, occidental). un "poema" no occidental, una escritura qulla (en los
meridionales Andes) por caso, violencia fuera llamarlo o traducirlo sin más como "literatura" o aun "poema", so pena de borrar de
entrada su alteridad en escritura, de asimilarlo, de occidentalizarlo paternal o progresistamente (de ahí que el presente griego haya
de oírse en todos los sentidos de la expresión). otro camino: ¿la escritura, dicha así, como quien dice lo por decir, degenerada ya de
antemano, dices tú? sí, sí, tal vez. sólo una o dos remarcas esta vez. si el pensamiento contemporáneo de la de la escritura fuera,
con tal nombre, tan poderoso (guardo el adjetivo, sin duda vulnerable), en su fuerza dislocadora, desjerarquizante e indecidibilizante
(¿como no mencionar aquí los poemas en prosa de jacques el destripador, digo, derrida?), hubiera no poco que ver con que el
renombre de la escritura, ya sea a partir de las sagradas escrituras, ya sea como el antagonista con que se estructura la tradición
filosófica, fuera parte del drama singular de eso que nombramos, por economía, occidente (y un nombre, hasta cierto punto, jamás
se desprende de una economía). en los intersticios entre occidente y otras tradiciones, otras interpelaciones (¿"indoamericanas"?,
¿"africanas"?, etc.), ¿vamos a nombrar la cosa sin más escritura?
entre vistas
Andrés Ajens
deslizarse
desliz
[parte 2]
La poesía chilena no existe,
y por demás no es buena
(ernesto gonzález barnert)
entre vistas a ajens
(desliz)
desliz
[parte 2]
entre vistas
Andrés
Ajens:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
(quant à l'écriture: il faut, oui, traduire les écrits, il faut un traduire ouvert aux événements en traduction, de
jacques the ripper? -- à santiago, justement, de cuba, de chuco ou, par exemple, du chili: cf. Un ver à soi, 1998, p.
54 et passim). otro camino, ¿acaso el mismo?: ¿...dado el caso lo escritura, liz, dices? ¿feliz desliz? feliz
traslucine de la trace, sí, sí, de la huella antes del género y del desgeneramiento, antes de la ley y del desacato que
valida la ley ("aquí" en santiago y sus alrededores hay una serie de nombres que comienzan con "lo", y que
guardan memoria de antiguos apellidos terratenientes del llamado valle central: Lo Espejo, Lo Matta, Lo Abarca,
Lo Valledor, Lo Errázuriz, Lo Ovalle, Lo Martínez... y hasta Lo Amor! no sé si será una especialidad "chilena" -no me lo he encontrado en otros parajes --; en cualquier caso, sólo ayer, sí, ayer, se me vino de pronto a la mollera
la idea peregrina de escribir, de llamar a un aguayo por venir Lo Espejo). aun otro camino, otra huella donde se
interrumpe, se suspende la huella: ¿...dado el caso, dices? allende, allende el nombre y el renombre, allende la tan
familiar como infamiliar economía mía, tuya o, quién sabe, nuestra, allende, allende aquende, lo dado en un
dado precipitándose ya a tierra. tal vez. ésta.
liz:
lo escritura un desliz a pecho, lo por desgenerar o in generado;
sigamos precipitando pues.
es traductor y ha sido traducido al inglés y francés. ¿qué opina de lo traducción andre´s ajens?
andrés ajens:
¿opinar? ¿o pinar, dices? ¿o pinares?
liz:
[opinar. (Del lat. opinãn). intr. Formar o tener opinión. || 2. Expresarla de palabra o por escrito. U. t. c. tr. || 3. Discurrir
sobre las razones, probabilidades o conjeturas referentes a la certeza de algo.]
opinares grafoaclaro; claro, ¿y
andrés ajens:
in quā me opinione sine causā esse, ne quis credat. Titus Livius, Ab urbe condita
áncora de cor: cómo no opinar de lo traducción, cómo no conjeturar (no diré especular) de lo traducción que no
hay – salvo cuando un/a lo traducción, transombro, translucine, diferida o traspaso sobreviene o se da.
traducción abierta entonces a lo que (nos) toca, traducción abierta a lo traducción. ¿pero entonces cuándo? ¿cuál
vez? traduciendo tal – repartida – vez:
deslizarse
desliz
[parte 2]
entre vistas
Andrés
Ajens:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
TRANSLUCIENDO A SAENZ
En el inexplicable lugar donde nonada y encuentro se dan lugar,
la hermosura de la vida es un dato que no puede ni ha de negarse.
The beauty of life,
through the miracle of living.
The loveliness of life,
which remains,
through the musphata of dying.
La vida fluye y pasa y vuela y repliégase en una interioridad inescrutable.
En el aura de los andantes, en lo más vivo,
en el viento conmoviéndose con el ir y venir de los susodichos, en los dichos,
en las mandas, en el humo, en los gritos
— en las calles con iluminadas paredes a veces y otras en la más completa oscuridad.
En el contemplar las cosas, con que los animales suelen contemplar;
en ese contemplar de lo humano con que lo humano suele contemplar el contemplar de los
[animales que contemplan las cosas contemplar.
En la urdiembre de la tela,
en el fierro cuando el fierro es fierro.
En la mesa,
en la casa.
En el borde del río,
en lo húmedo del aire.
En el calor del verano, en el frío del invierno, en la luz de primavera
— en un abrir y cerrar de ojos.
Rasgando el horizonte o tumbándose en el abismo,
la vida entreveraz encabrítase y submérgese. 
 ¿Traducción de
traducción? De Immanent Visitor, selected poems of Jaime Saenz, traslape (al)
inglés de Kent Johnson y Forrest Gander (U. California Press, 2002), p. 44 & 45, pasaje que
corresponde al séptimo acápite de To Cross this Distance (Recorrer esta distancia, de Jaime
Saenz); traslucine con María Loreto Pizarro, publicado inicialmente en Jacket Magazine nº 29,
Sydney, abril del 2006.
deslizarse
y/o, con una pizca de
ají de lengua (aymara), tal vez:
desliz
[parte 2]
MACHAQ QULLU
árnica, aliento de ojos, el
sorbo en el pozo con
dado estrellado, arriba,
en la
cabaña,
entre vistas
Andrés
Ajens:
en el libro
—¿qué nombres sobrevenidos antes que el mío?—,
en este libro, la
línea escrita
de una esperanza, hoy,
en un pensador
decir
de corazón
por venir.
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
mata silvestre, inallanada,
orquídea y orquídea, diversas,
entre vistas
a ajens
(desliz)
lo crudo, más tarde, en camino,
meridiano,
(ernesto
gonzález
barnert)
quien nos lleva, lo humano,
quien lo coescucha,
a medio transitar la trocha de palos en la ciénaga alta,
lo húmedo,
muy. *
 Akax Machaq qulluti. Paul Celankiwa. Toutenoua-...
deslizarse
desliz
[parte 2]
liz:
uno traduce incluso cuando no traduce; uno traduce porque, trasluces, uno
entre vistas
Andrés
Ajens:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
deslizarse
andrés ajens:
sí, toda la razón, liz: uno traduce incluso cuando no traduce -- uno y/o una, y/o más de 1. concuerdo
plenamente, y algo de ello se insinúa en la pregunta, tan insistente como no sólo retórica: ¿cómo no
traducir?, esto es, también, ¿cómo no traducir si traducimos incluso cuando no traducimos? y a la vez... resta
que (y "resta que" es ya una traducción, probablemente una "mala" traducción, un "galicismo"; tal vez mejor:
con todo, y con toda la razón en traducción), ¿algún día vamos a saber, lo que se llama saber, de qué
hablamos cuando hablamos de traducción? en razón, por de pronto, a que la palabra "traducción" no se deja
controlar por un concepto, un significado o un contenido semántico único e irreductible (y así hablamos de
traducción tanto para el 'transporte entre lenguas' como para todo 'convertir' y 'mudar', y aún para todo
'explicar', 'interpretar' y 'leer', para atenernos por ahora a lo que traduce la R.A.E. al dar cuenta de la
'traducción')... este no saber de la traducción, este no saber que hace por demás posible la traducción, lo que
llamamos corrientemente (en) traducción, no nos impidiera, con todo, reitero, seguirle cada vez la pista al
drama singular en traducción, a la escena singular de la traducción, la heredada, la traducida o transmitida o
destinada, aquella que hace, en parte, que estemos hablando ahora, aquí, de paso, de traducción y no más
bien de nada. en breve: tal drama singular que se ha jugado y aún se juega en nombre o con el nombre o
llamada a la traducción en occidente, en aquello que se ha dado en llamar occidente, fuera el drama o
tragedia de la imposibilidad o prohibición de la traducción, de la escritura en traducción. desde cicerón y san
jerónimo hasta hoy, o hasta hace muy poco, la traducción se tradujera dominantemente como transmigración
de almas en cuerpos diversos, transporte de un contenido o significación ideal inmutable en cuerpos o
significantes distintos. manteniendo ininterrogada la distinción entre alma y cuerpo, significado y
significante, la traducción heredada sueña con una práctica (de traducción) sin escritura, sin acontecimiento
en traducción, reafirmando las jerarquías acumuladas. con todo, la traducción, otra traducción en
traducción, si la hay, lo traducción, trans-ferida y tras-paso por caso, no habrá esperado ninguna
autorización, ningún reconocimiento tradicional para escribir/se, para estarse abierta a lo que toca. incluso
para arruinar la traducción como trans-ducción, como lo solicita por ahí la poeta erin mouré, incluso para dar
lugar a esa ruina de la trans-ducción, tras la ducción o conduccción en traducción, transferida o traslape (más
de e[s]to: en after translation & altras correspondanzas, 2006, trala tradución e outras
correspondanzas, 2007; meter la pata, 2007; traduire en marchant, 2004, etc.)
desliz
[parte 2]
entre vistas
Andrés Ajens
La poesía chilena no existe,
y por demás no es buena
(ernesto gonzález barnert)
entre vistas a ajens
(desliz)
deslizarse
liz:
otra suerte de cuestionarte: qué siente ajens al respecto de ser ¿el primer escritor ¿latinoamericano que fuera ¿invitado a la Cambridge¿
Conference ¿of Contemporary Poetry¿ en 1999
andrés ajens:
¿qué siento? presiento que nada iba a decir, mas digo: no sé, no sé lo que siento, liz, lo siento, de veras lo siento, pues lo siento. no sé,
por demás, si el primer escritor latinoamericano que fuera invitado al CCPP sea una expresión feliz, liz, venturosa, tanto por lo de
escritor latinoamericano como por lo de primer escritor en... (esto último tal vez no sea más que resabio de una dependencia cultural
por interrumpir, ¿pues -- pregunto -- qué diferencia hay en ser invitado a un encuentro de poesía en Cambridge, R. U., a una lectura en
el Bocaisapo de La Paz, Bolivia, o en el café de la esquina?, y lo primero llama al menos a interrogar qué fuera lo latinoamericano ahí
en juego, y si es posible, por caso, una pertenencia latinoamericana sin pertenencia, un latinoamericanismo sin latinoamericanismo,
esto es, sin asegurada adscripción previa). si algo queda de ese encuentro, "algo" allende y aquende la nonada que presiento, fuera la
alegría del insólito, imprevisible encuentro, lo siento, encuentro con erin mouré, la escritora, la excelente poeta, poeta y traductora,
poeta porque traductora allende la trans-ducción, traductora porque poeta, "canadiense". por demás, lo loco de la invitación por parte
de los organizadores ingleses, fue que fuera en mi calidad de... ¡poeta francés! (sí, así aparecía en el programa del imprevisible
encuentro de Cambridge, French poet, pues de hecho hacía parte de una suerte de delegación de poetas franceses de "primera línea",
dado que algunos textos firmados por mí acababan de ser publicados en traducción en una memorable revista francesa de poesía,
Quaderno, dirigida por el poeta franco-francés Philippe Beck, que se presentaría en la CCPP, y todo ello poco después de la publicación
en Chile de ese ensayo-relato-poema algo monstruoso que fuera La [mi] última carta de Rimbaud).
liz:
todo un evento francés pues... nada, que si te sonaba nada y das respuesta vana a pregunta calva, pues tienes razón aún sin que la tal sea
enunciada, y nada más que por ser enunciada en frase tal.
dada respuesta esperada, sigamos la conversa; y esta es: crees pues – pregunto – qué diferencia no hay en ser invitado a un encuentro de poesía
en Cambridge, R. U., a una lectura en el Bocaisapo de La Paz, Bolivia, o en el café de la esquina? el público no haría la diferencia? el público no hace
la diferencia? en los varios sentidos de la frase, ¿el público no resulta interactivo de alguna -muchas- manera/s incluso cuando no se muestra para
nada (incluso cuando no se muestra para nada) interactivo con el poeta? y de ahí –ala- deriva: qué (el) público (para) ajens¿
andrés ajens:
sí, sí, liz, el honorable, cómo no, face la diferencia, por supuesto, y por supuesto que no, también y tampoco: sí y no (sí y no que responden a
más de una interpelación, interacción si quieres, en juego, en público). el público hace y no hace la diferencia en (el) público. hace la
diferencia porque él mismo no fuera ningún él mismo sino de entrada, diferente a sí, más de uno/a, más de un/a destinatario/a, insumable,
desbaratando de antemano la supuesta unidad de lugar (de "recepción"). y hace la diferencia también, si la hace, pues acontecimiento de
lectura (de oída-vista-sentida en "vivo", por caso), si hay, diferente como fuera, imprevisible, difiriendo, inaticipable fuera. y no hay, no hay
diferencia, si alter (alias destinatario/a, público, etc.) fuera (es) cada vez alter, enteramente alter; en eso no hay diferencia, la diferencia fuera
(es) cada vez enteramente diferente...
en fin, para volver al público, al secreto público como al público secreto, de la Mistura, de entrada, por venir, por caso, esto:
. calibra
carísimo lector, lectora cara,
ojo manufacturante o sello libre, el más pintado,
lengua indocumentada, a migrante,
libro hoy, leyente, éste, exento de con- y de preceptos: [...]
liz:
hablas de la diferencia en el público, de la supuesta unidad de lugar (de "recepción"); y qué hay de la supuesta unidad del supuesto “emisor”?;
creo que posees una manera particular de escribir, de grafoexpresarte, muy tuya y por tanto identificable, reconocible cuando se te ha leído.
entonces, ¿hasta qué punto te sensibilizas, en términos personales y en relación con tu escritura, con estos versos de Apollinaire:
“Perdón por mi ignorancia
Perdón por no conocer el antiguo juego de los versos
Yo nada sé y amo únicamente
Las flores a mis ojos se vuelven llanas
Medito divinamente
Y me sonrío de los seres que no he creado
Mas si llegara el tiempo en que la sombra al fin sólida
Se multiplicase realizando la diversidad formal de mi amor
Admiraría mi obra”
deslizarse
entre vistas
Andrés Ajens
La poesía chilena no existe,
y por demás no es buena
(ernesto gonzález barnert)
desliz
[parte 2]
entre vistas a ajens
(desliz)
desliz
[parte 2]
andrés ajens:
estoy menos seguro que ti, liz, de tener una manera particular de
escribir, una mía, de veras mía – traducción de traducción fuera,
in(re)apropiable o rigen nomás los certificados de compra y venta,
original en traducción, de entrada en camino; a veces ni me logro
identificar, se me vuelve irreconocible eso que pasa por mí, de tan
rápido y/o desprendido que va, fuera, y nunca me termino de leer,
lo que se llama nunca, ni entender la trazadura de la firma con que
suelo firmar, lo que se llama leer. un vacío despunta, al leer,
liz, vacancia a ratos, una apertura imprevista – leer, ja, meine
Freundin, sehr leer.
¿hasta qué punto me sensibilizo, dices? ¿hasta qué punto siento,
personalmente, tales versos? ¿de Apollinaire? ¿cómo saber? ¿cómo
saber hasta qué punto siento? ¿y hasta qué punto son (versos) de
Apollinaire? ¿olvido del cuerpo, obliteración del corpus – en
traducción? ¿hasta qué punto perdón por mi ignorancia (es lo que)
dice Apollinaire? ¿y si lo dijera, si lo dice en traducción, ¿quién?,
fuera algo más que un artefacto retórico pedir perdón por no
saber? ¿cómo saber? ¿cómo no saber? ¿y si, hasta cierto punto, un
in/cierto no saber fuera inherente a este estar, a la posibilidad de
escribir, al dar y/o pedir perdón, cómo saber no saber – para dar
y aun per-donar qué a quién? por ejemplo: Translating Translating
Apollinaire, alucinógeno regalo de bpNichol, coterráneo de Erin
Mouré, tan legible como ilegible, por ahí:
entre vistas
Andrés Ajens:
La poesía chilena no existe,
y por demás no es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas a ajens
(desliz)
deslizarse
desliz
[parte 2]
entre vistas
Andrés
Ajens:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
deslizarse
TTA 5: re-arranging words in poem in alphabetical order
a
a a,
an and aware
Aztecs back
backs beating becoming bodies,
brown
built by by cars
centuries cold cou coupé [corto, recorto]
¿hasta qué punto me sensibiliza esta otra "traducción" -- con coma,
sin punto? zen cible, point, c'est tout, chère desliz,
TTA 7: re-arranging letters alphabetically
Aaaaaaaa
aaaaaaa
aa,
aaaaa aaa aaaaaabb
bbbb
bbbcc
cccc
ccccdddd
ddddddde eee eee ee
eeeee ee
gg ggggg
eeeee eeeeee ee eeeee
eee eeeeeé,
fffffff
fffff
gggg,
ggh
hhh
hhhhhhh
hhhhhhhhI,
iiii iiii, iiiiii
iiiii
iiiJkkk lll lllllllll
iiiiii
lllM Mmmmmmmm mn, nnn
nnnn nnnnn nnnnnnn, n nnnnn
nnn nnnn nnnnn, nnnnnooooo
oo ooooooo'
ooooooo
oooo oo ooooo ooPpp pp rrr rrrrr
r rrrrr rrrrrr rrrrrr rrrrrSs sssss
sss ssssss sss sss sssss,
"sssstt
ttt ttttt", ttttt tt tt tttttt
tttt tt tu uuuu uu uuu uuuuu
uuuvvvww wwwww ww ww
wyy yy yyzzzzz
ii
cc
ffffgg
iii
iii
c
ggg
cccc,
desliz
[parte 2]
liz:
permíteme insistir, estimadísimo ajens, antes de realizar mi última pregunta;
te vuelvo a entregar el Apollinaire, ahora directamente del francés -había copiado, ensimismada en
el impulso de lo preguntado, la versión transcrita para mí misma en una libreta de apuntes– por
cierto, traducción de Ahmed el-Boab en edición bilingüe,
“Pardonnez-moi mon ignorance
Pardonnez-moi de ne plus connaître I´ancien jeu des vers
Je ne sais plus rien et j´aime uniquement
Les fleurs à mes yeux redeviennent des flames
Je médite divinement
Et je souirs des ê`tres que je n´ai pas créés
Mais si le temps venait où I´ombre en fin solide
Se multipliait en réalisant la diversité formelle de mon amour
J´admirerais mon ouvrage”
entre vistas
Andrés
Ajens:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
en mi lectura del poema, el principio, como dices, es retórico, una retórica introducción necesaria
para, a partir del tercer verso, comenzar a darse apollinaire; dar se mediante el mostrar de su
posición ante un "saber" autoritario;
en los tres últimos versos -cursivas mías-, radicalizado y expuesto ya su parecer, enuncia un deseo
este ético para su obra; y es ese el que da pie a la pregunta: son estos los versos que realmente
me interesa me diga si algo le dicen,
andrés ajens:
Santiago,
11, agosto.
de acuerdo, liz,
todo saber, todo saber todo, todo saber sabiéndose en el horizonte del saber (absoluto),
todo saber que olvida o ¡no quiere saber! de su no saber fundamental, fundamental
abismo, sabe a autoritarismo, fuera autoritario, fuera. y el autoritarismo, a no olvidar,
fuera cada vez también asunto de autor y de autoría, de autoafirmación de autor, de
autoamor por medio de su criatura o creación alias obra. ¿aún está (estamos con)
apollinaire escribiendo el tan viejo como nuevo testamento? el espíritu nuevo,
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
deslizarse
desliz
[parte 2]
deslizarse
traslapo, es de este mismísimo tiempo en que vivimos. un tiempo fecundo en sorpresas. los
poetas quieren dominar [dompter: amaestrar, domar, amansar] la profecía, esa ardiente
yegua [cavale (sic)] que nunca ha sido domada [maîtrisée: amaestrada, dominada,
controlada]. quieren en buenas cuentas, un día, maquinar la poesía [machiner; tramar,
urdir artificiosamente] como se ha maquinado el mundo (G. Apollinaire, L'esprit nouveau
et les poètes, conferencia dada en el Vieux Colombier, París, 26 de noviembre de
1916). como podrás ya degustar, liz, ese nuevo pentecostés maquinal (poético) que anuncia
o parece anunciar Apollinaire, sabe a provocación inaudita, tal vez a la provocación técnica
de la que nos precave ese maestro de alemania que hubiera refugio en Todtnauberg. pero,
no digamos saber lo que Apollinaire dice, sino simplemente seguirle la pista con tanto
cariño como rigor, fuera cosa que escapa a las posibilidades de este entretien. así que
vuelvo a tierra, a poner los pies en tierra, y a esos versos que dan pie para el corazón de tu
solicitud... en los tres últimos versos -cursivas mías-, radicalizado y expuesto ya su
parecer, [Apollinaire] enuncia un deseo este ético para su obra; y es ese el que da pie a mi
pregunta. son estos los versos que realmente me interesa me diga si algo le dicen. a riesgo
de más de un malentenido, liz, voilà lo que tales versos (me) dicen:
Mais si le temps venait où l´ombre en fin solide
Se multipliait en réalisant la diversité formelle de mon amour
J´admirerais mon ouvrage [únicamente insistir en que este Je (qui n'est pas du tout
Moi) que confiesa que admiraría su obra, su propia obra, si adviniera un tiempo en que la
sombra al fin sólida (¿pero cuál, cuál sobra -- pasaje sombrío?) se multiplicase
realizando, volviendo real la diversidad formal de su amor, ese Je, reitero, habrá dicho de
entrada: j'aime uniquement, y por ello sabe, sabe que ya no sabe, nada de nada, es decir,
todo: Je ne sais plus rien et j´aime uniquement. ¿Cómo, tras Rimbaud, traducir o
transombrar J'aime uniquement ?, ¿alter ama única, solamente?, ¿ama, cada vez que
ama, diversa, alteradamente, esto es, de un modo único cada vez? En cualquier caso o
caída: alter -- l'autre -- uniquement]
entre vistas
Andrés
Ajens:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
desliz
[parte 2]
antes de dejar esta vez a Apollinaire, una nota escrita tiempo ha también en su memoria,
memoria de su obra, lo que queda de ella al menos, cómo no, sus sobras, y Sous le pont
Mirabeau coule la Seine, et nous amours aún y aun de entrada; digo también, pues tal
nota se anota también y acaso antes bien entre Kafka y su padre, y/o entre Kafka y
Derrida, ésta:
entre vistas
Andrés
Ajens:
coyollotl
a lo ilegible de tu lengua (bis)
ante la lengua
ante la lengua [en] general
no hay tal
ante tu lengua
antes de tu lengua
lo oído revisto leído
avant la lettre o
yendo y viniendo
en cuántas lenguas
y en ninguna pues
antes de tu lengua
que lamo desierto
antes que la mía
su cediendo
deslenguado es
Currimiento
antes de tu lengua
tal guardalengua
congénere
romance por caso
embriagante bipájaro
viene un día una lengua
virjen de la tierra
cruda, ichpochtli
inquiriendo la deje hablar
generoso guardalengua
de entrada corresponde:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
deslizarse
desliz
[parte 2]
mejor que no
mejor que todavía no
and so on
pasan los días pasan las semanas
ni temps passé ni les amours reviennent
(los años también repasan)
la cosa se va poniendo color de hormigas
lo virjen está por extinguirse
hasta que ocurre de improviso, muda
su autopoético desvalimiento
le hace un guachi al gurdalengua
en su propia casa
en su propia lengua
romance, la ajena:
si toda lengua cura hablar
por sí misma
hablar [en] su lengua
por qué en todo este tiempo
sólo yo habré venido
a pedirte que me des la pasá?
guardalengua
presintiendo lo virjen a punto de expirar
susúrrale a la oreja:
nadie más que tú puede hablar
tu lengua: a ti te fue dada
callarla en primer lugar
ahora me dispongo a partir
agrega lo guardalengua en otra lengua
y paso [schließe ihn, en otros términos
kafkoderradeiros: termino, acabo]
ante la lengua
antes de tu lengua
cara de cacho de cabra
chilchotl, palpita
el baile florece
aire
comienza a pinchar
entre vistas
Andrés
Ajens:
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
deslizarse
desliz
[parte 2]
liz:
el último pie / forzado / este;
acerca de ese halo de fascinación que rodea a los clásicos, Lourdes T. Fernández de Castro
escribió una vez:
La virtud de una obra se relaciona con los confines que limitan al hombre y lo reiteran a través
del tiempo. Si tras la multiplicidad de sentidos no late lo humano que perdura, si los matices
cambiantes de la superficie no surgen de la misma finita raíz, el texto podrá ser infinitamente
ambiguo, pero su tiempo es limitado.(...) Lo infinito, el infinito son, dicho de una vez,
matemática, hipérbole, ilusión o disolución. En poesía, en interpretación, no hacemos sino
repetirnos, cuando lo hacemos bien; repetirnos con distintas palabras.
y andrés ajens qué diría, en conversación con
entre vistas
Andrés Ajens:
desliz, acerca de tal parecer¿
La poesía chilena no existe,
y por demás no es buena
andrés ajens:
Rosal, 3 de agosto, 2007
en los confines de esta conversación, liz, en la finita finitud de este ¿grácil? ¿desliz?,
¿diagrama? (ya que no diá-logo, no decisivamente al menos, entablado como fuera), un
pie forzado llama a otro, no ya al otro (pie) de Rimbaud, el amputado de la poesía a la
vuelta de su casa en África, otro pie que tal vez ya no fuera enteramente forzado, otro que
acaso fuera otra, otra (buena y/o mala) pata. reitero: en los confines que limitan al
hombre y lo reiteran a través del tiempo, ¿al humano clásico?, otra pata, ni propiamente
animal ni propiamente inhumana — ¿antehumana? —, ya retraza. no tan lejos de ti,
liz, ni tan lejos de mí, al sur de un sur que pudiera ser muy bien a ratos un encendido
norte, ha más de doce mil quinientos año ¿un muchacho?, ¿una muchacha?, ¿cómo (no)
saber?, el corazón palpitante, en la fiesta nocturna tal vez, tal vez en la caza de la
mañana, deja inscrita en el lodo su puntual, temblorosa, entreveraz metida de pata —
la que hoy por hoy pasa por ser la más antigua, la más temprana, escritura homínida
“americana” —, pre-originaria:
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas a ajens
(desliz)
deslizarse
desliz
[parte 2]
entre vistas
Andrés
Ajens:
alzando toldos junto al estero
entre varios, con amarres
antes del nombre del agua escurriéndose
y de fuegos y de hombres; ¿el nombre
(propio), antes que invención, a coger,
advenimiento que tarda?, ¿nombre,
dios, propio y hombre — fluyendo, confluyendo, por la misma comarca, misma
entreabierta punta de la trama? presagio
de nombres, antes de aguayos, hundiendo estacas
como patas en el fango.
(de monteverde, i né dito)
La poesía
chilena no
existe,
y por demás no
es buena
(ernesto
gonzález
barnert)
entre vistas
a ajens
(desliz)
deslizarse
desliz
[parte 2]
Manuel López Oliva
Manzanillo, provincia Granma, Cuba, 1947. Pintor y crítico de arte. Ha realizado exposiciones
personales en Francia, Escocia, Colombia, Lituania, Suecia, Polonia y Estados Unidos y Cuba. Obras
suyas han sido adquiridas por colecciones de museos e instituciones en Francia, Estados Unidos,
España, Suecia, Italia, Checoslovaquia, Noruega y Cuba, así como por colecciones privadas de
Colombia, Estados Unidos, Panamá, Chile, Italia, República Dominicana, Suiza, España, México,
Noruega, Suecia y Polonia. En 1976 le fue concedido el Premio Internacional al Crítico de Arte más
Destacado, L'Humanité, París. Ha recibido numerosas distinciones nacionales y ha tenido amplia
participación en encuentros y bienales internacionales en todo el mundo.
Las obras plásticas de Manuel López Oliva que
presenta desliz, fueron hechas en impresión
digital y acrílico, y han sido creadas a partir del
performance Escrito sobre la piel, concebido como
homenaje a Frida Kahlo por este artista y el grupo
teatral El Ciervo Encantado. En el performance, que
tuvo lugar el 6 de julio en la Casa Benito Juárez
(Habana Vieja), se proyectaron imágenes plásticas
sobre el cuerpo desnudo de una actriz, cuyo
trabajo corporal facilitaba la emergente
confluencia entre el discurso pictórico de Oliva y la
vital tridimensionalidad del arte escénico.
Estas obras han quedado expuestas de forma
permanente en la Casa Benito Juaréz.
deslizarse
Obras en Web de Manuel López Oliva:
www.art-havana.com/lopezoliva
www.lopezoliva.art-havana.com
www.huronazul.info/ha_content
www.artelista.com/autor/5100698618034874-lopezoliva
Página de El Ciervo Encantado:
www.teatrociervo.com
Escrito sobre la piel
Obras pictóricas confeccionadas por Manuel López Oliva a
partir del performances Escrito sobre la piel.
Fundamentación del performances Escrito sobre la piel, por
Nelda Castillo, directora de El Ciervo Encantado.
desliz
[parte 2]
Escrito sobre la piel
Obras pictóricas confeccionadas por Manuel López Oliva a
partir del performances Escrito sobre la piel.
Fundamentación del performances Escrito sobre la piel, por
Nelda Castillo, directora de El Ciervo Encantado.
Fundamentación de Escrito sobre la piel
por Nelda Castillo, directora de El Ciervo Encantado
El vínculo orgánico del lenguaje escénico de El Ciervo Encantado con las artes plásticas ha originado el interés del grupo
hacia el performance y las intervenciones públicas. En ese marco se ubica Escrito Sobre la Piel, performance
realizado junto al pintor Manuel López Oliva partiendo del tema de la figura de Frida Kalho.
En este trabajo se vincularon coherentemente dos caminos, el de la pintura de López Oliva tan conectada al universo del
teatro, las máscaras y lo ritual, y Pájaros de la Playa, obra de El Ciervo..., realizada a partir de la novela homónima de
Severo Sarduy, un estudio del sentido de la vida y la agonía existencial del hombre. En este espectáculo se investigó
profundamente desde el cuerpo las enfermedades humanas (morales, espirituales), que quedan marcadas como cicatrices
en nuestra memoria corporal. De ahí la organicidad de la imagen teatral con el tema de Frida, que el artista plástico supo
captar y completar con su propuesta pictórica, creando así una tercera obra de múltiples lecturas. Aquí entonces no sólo
esta el testimonio de la experiencia humana desde la Memoria (de adentro hacia afuera), sino también la posibilidad de que
esa historia individual sea también marcada por eventos, luminosos u oscuros, que otros determinan. A Frida Kalho le
cambia la vida un accidente que evidentemente no planeó, pero que contradictoriamente la convierte en un ser humano
singular, generador de una obra especial condicionada en gran medida por aquel fatal evento.
Así pues Escrito sobre la piel ha sido un ámbito de encuentro de dos propuestas complementarias, donde el trabajo de
Manuel López Oliva y El Ciervo Encantado se han unido para crear y reflexionar.
deslizarse
desliz
[parte 2]
Escrito sobre la piel
Cuadro 1
Cuadro 2
Obras pictóricas
confeccionadas por
Manuel López Oliva
a partir del performances
Escrito sobre la piel.
Fundamentación del
performances
Escrito sobre la piel,
por Nelda Castillo, directora
de El Ciervo Encantado.
Manuel López Oliva
Impresión digital y acrílico
deslizarse
desliz
[parte 2]
Escrito sobre la piel
Cuadro 2
Cuadro 1
Obras pictóricas
confeccionadas por
Manuel López Oliva
a partir del performances
Escrito sobre la piel.
Fundamentación del
performances
Escrito sobre la piel,
por Nelda Castillo, directora
de El Ciervo Encantado.
Manuel López Oliva
Impresión digital y acrílico
deslizarse
desliz
[parte 2]
Escrito sobre la piel
Manuel López Oliva
Obras pictóricas
confeccionadas por
Manuel López Oliva
a partir del performances
Escrito sobre la piel.
Fundamentación del
performances
Escrito sobre la piel,
por Nelda Castillo, directora
de El Ciervo Encantado.
deslizarse
deslizarse
Juan Carlos Flores
La Habana, 1962. Poeta. Ha publicado Los pájaros escritos (Premio David, 1990; Premio Pinos Nuevos, 1993;
Premio de la Crítica, 1994) y Distintos modos de cavar un túnel (Premio UNEAC, 2002). Textos suyos aparecen
en varias antologías cubanas y extranjeras y han sido traducidos al inglés, alemán, italiano y portugués.
Para recibir el disco Vegas Town
escriba a jcfmuertovivo gmail.com
El conjunto Vegas que se presenta en desliz, corresponde a un proyecto
realizado por el poeta Juan Carlos Flores en el pueblo de campo Vegas, al sur
de La Habana, cuya existencia pocas veces es reflejada en mapa alguno,
nacional o no, debido a su pequeñísima extensión a escala en el territorio de la isla.
Después de aproximadamente dos años de convivencia esporádica en la casa de uno
de los vecinos de Vegas, el disco Vegas Town, compuesto de poemas para escuchar
–trabajados con sonidos diversos y música–, fue generado a partir de esta experiencia
de la que también surgieron los proyectos de un libro de poemas y un video-arte.
Vegas quiere, según nos dice su autor, explorar las relaciones entre vida y poesía.
4 poemas del proyecto Vegas
Juan Carlos Flores
cada poema se presenta en versión sonora extraída del
disco Vegas Town y en la versión texto correspondiente
al libro inédito del mismo nombre.
Las fotos fueron tomadas durante la estancia del poeta
en el pueblo Vegas
(fotos Mayra López)
Franja
desliz
[parte 2]
El río
Espantapájaros
Piedra Zen
FRANJA
Extraño sitio y extrañas las palabras que lo nombran.
Soy un hombre obstinado, la idea era viajar para disminuir
el mal que padezco, gran mal o pequeño mal y sus daños
colaterales, sé que he de vivir mi vida entera soportando el
mal que padezco, y sus daños colaterales, sé que la causa
verdadera de mi muerte será el mal que padezco, gran mal
o pequeño mal y sus daños colaterales, no la
representación pública del mal que padezco, grandes o
pequeñas representaciones, ni lo que daño colateralmente.
Llevo diente de ajo y otros atributos todo el tiempo, en el
bolsillo trasero del pantalón, pero esta táctica familiar tiene
sus fallas. Necesito pisar mierda, si fuera posible pisar
mierda de vaca. Sólo encuentro terrones, la fauna está
contraída.
Extraño sitio y extrañas las palabras que lo nombran.
Escuchar FRANJA
deslizarse
desliz
[parte 2]
deslizarse
FRANJA
Escuchar
desliz
[parte 2]
EL RÍO
(No es El tajo)
el río que pasa por la aldea/ si el río que pasa por la aldea fuera El Tajo/ no
pasaría por la aldea/ pasaría entre España y Portugal/
(No es El tajo)
ningún nombre tiene/ el río que pasa por la aldea/ en ningún mapa fluvial está/
el río que pasa por la aldea/ a veces/ está seco/ y ni siquiera pasa por la aldea/
el río que hoy pasa por la aldea/
Soy El guardador de rebaños/ y mis rebaños son los sueños/ no soy El
guardador de rebaños/ los poetas cubanos ya no sueñan/ pudiera ser El
guardador de rebaños/ los poetas cubanos pudieran tener sueños/
tosca la silla en la que me he sentado a ver pasar la sucesión/ la procesión/
todo lo que se arrastra.
Escuchar EL RÍO
deslizarse
desliz
[parte 2]
deslizarse
EL RÍO
Escuchar
desliz
[parte 2]
ESPANTAPÁJAROS
El
espantapájaros
en el campo algo nos está queriendo decir/ no en los libros de historia/ no en
los libros de filósofos/ no en los libros de inspirados profetas/ aunque de cierta
forma/ allí también/
La memoria del holy/ proyecte su sombra caliente/ contra el suelo/ de la misma
manera que el espantapájaros proyecta su sombra caliente/ contra el suelo/
El
espantapájaros
en el campo algo nos está queriendo decir/ no en los libros de historia/ no en
los libros de filósofos/ no en los libros de inspirados profetas/ aunque de cierta
forma allí también/
¡Oh, la noble piedra, por la mano del hombre convertida en pedrada, el muñeco
de tela, clavado con alfileres a una cruz, quiere testar!
Escuchar ESPANTAPÁJAROS
deslizarse
desliz
[parte 2]
deslizarse
ESPANTAPÁJAROS
Escuchar
desliz
[parte 2]
PIEDRA ZEN
PIEDRA
NO SIMBÓLICA / FÍSICA
y tierra sobre la que me he sentado a tomar sorbos de aire/ sin deseos siquiera
de morir/ porque eso seria tener deseos.
Una pequeña piedra anónima/ en un pequeño lugar anónimo/ piedras hay/
poemas que tratan de piedras hay/ pero esta piedra es única/ este poema es
único/ aunque esta piedra a otras piedras semeje/ y este poema a otro poema
semeje/ esta piedra se acabará en la piedra/ esta voz se acabará en la voz/
aunque otras piedras semejen a esta piedra/ y otras voces semejen a esta voz/
lo que quema y no quema/ en la noción de conjunto.
PIEDRA
NO SIMBÓLICA / FÍSICA
y tierra sobre la que me he sentado a tomar sorbos de aire/ sin deseos siquiera
de morir/ porque eso seria tener deseos.
Una piedra común
un animal común
y
deslizarse
Escuchar PIEDRA ZEN
desliz
[parte 2]
deslizarse
PIEDRA ZEN
Escuchar
desliz
[parte 2]
4 poemas del proyecto Vegas
Juan Carlos Flores
Para recibir el disco Vegas Town
escriba a [email protected]
cada poema se presenta en versión
sonora extraída del disco Vegas Town
y en la versión texto correspondiente
al libro inédito del mismo nombre.
Las fotos fueron tomadas durante la
estancia del poeta en el pueblo Vegas
(fotos Mayra López)
Franja
El río
Espantapájaros
Piedra Zen
deslizarse
desliz
[parte 2]
deslizarse
Kmilo Valdés Fortes
La Habana, 1973 . Pintor, ilustrador, y artista digital.
Babel I
Luz vs tiempo
Small
Emerging soull
Kmilo
Valdés
Fortes
Babel I
Cuadro al óleo
desliz
[parte 2]
deslizarse
Babel I
Luz vs tiempo
Small
Emerging soull
Kmilo
Valdés
Fortes
Luz vs tiempo
Cuadro al óleo
desliz
[parte 2]
deslizarse
Babel I
Luz vs tiempo
Small
Emerging soull
Kmilo
Valdés
Fortes
Small
Foto digital
desliz
[parte 2]
deslizarse
contacto
[email protected]
Babel I
Luz vs tiempo
Small
Emerging soull
Kmilo
Valdés
Fortes
Emerging souls II
Cuadro al óleo
desliz
[parte 2]
desliz
Liz
[parte 2]
La Habana, 1981. Poeta, narradora, performer, ensayista e
investigadora (graduada de Historia Universal en la Universidad de La
Habana). Ha publicado Los mismos ojos, Ediciones Hipocampo, 2003.
Fue cordinadora de la Revista Digital de Literatura Cacharro(s) (20032005, La Habana). Artículos, cuentos y poemas suyos han aparecido en
las publicaciones impresas Extramuros (Cuba), Noticias de Arte Cubano
(Cuba) y Mar con Soroche (Chile-Bolivia). En formato digital sus textos
han sido recogidos en Cuba Encuentro en la red, Efory Atocha, Fogonero
Emergente, 33 y 1/tercio, La caja de la China y Esquife.
Blog personal: paladeoindeleiteblogspot.com
inédito
Silabeo táctil
5 poemas
la hoja de otoño
toallas
madre y sofá
naturaleza muerta
entre veteaduras (1)
deslizarse
La hoja de otoño
liz Silabeoinédito
táctil
5 poemas
la hoja de otoño
Pálido, del otoño.
(Grave.)
De ensueños.
Debajo la calidez que se deshizo en las aguas. Pálida luz.
toallas
madre y sofá
naturaleza muerta
entre veteaduras (1)
Reflejada en la tersura de tus cortinas. Como oculta tu espejo días murientes. Pálido,
que antecede al invierno.
Dejado en la afonía del vocerío de hojas secas el crujido.
Como si vida y muerte en un instante... Hojas verdes.
Como si hubiera agua en las venas de la hoja seca. Como si hubiera venas en la hoja: seca.
deslizarse
desliz
[parte 2]
desliz
[parte 2]
Toallas
Las toallas blancas, las rocas ríspidas, las toallas rocas,
las toallas salientes, las toallas encallantes;
la tibieza límpida del patio (tras toallas rocas) y su claridad rigurosa
felpa blanquísima.
liz Silabeoinédito
táctil
Miro desde dentro,
5 poemas
una de las toallas es mía.
la hoja de otoño
toallas
madre y sofá
naturaleza muerta
entre veteaduras (1)
deslizarse
desliz
[parte 2]
Madre y sofá
Una madre y un sofá
en medio de paredes de oscilantes
fronteras blancas.
liz Silabeoinédito
táctil
5 poemas
la hoja de otoño
doméstica
toallas
madre y sofá
deslizarse
naturaleza muerta
entre veteaduras (1)
Naturaleza muerta
liz Silabeoinédito
táctil
tranquila superficie de tela. ajado en la puerta de la tienda, el tejido. gente sale, entra
5 poemas
gente. y el trozo de tela da intensos recorridos. hacia los lados,
la hoja de otoño
propulsado por zapatos.
toallas
la escoba del barrendero lo pierde. y el tejido permanece
madre y sofá
toda la tarde.
naturaleza muerta
entre veteaduras (1)
haciendo pliegues empolvados en la puerta. de la tienda a intervalos.
(Taller de confecciones a pedido.)
deslizarse
desliz
[parte 2]
isótopos
Entre veteaduras (I)
lizSilabeoinédito
táctil
5 poemas
Cuando el elevado piso entre las veteaduras
descorríanse aguas en climas templados ánimos
toallas
madre y sofá
a la inusitada suerte
inusitada suerte
inusitada
la hoja de otoño
espera and sad tribulación
naturaleza muerta
entre veteaduras (1)
tribulapi dada, por generaciones y generaciones
de palabras contenidas. Anidadas. Con T. Nidas y
quitas y quitas, pequeña personilla asustada.
deslizarse
desliz
[parte 2]
plástica
desliz
deslizarse
[parte 2]
Javier Moya Hernández
La Habana, 1976.
Arquitecto. Graduado en Instituto Superior
Politécnico “José Antonio Echevarria” (ISPJAE),
Ciudad de la Habana, Cuba. Actualmente es
proyectista de la Empresa Diseño Ciudad Habana
(DCH). Entre sus obras destacan: Diseño Interior
del Lobby de la Inmobiliaria “Valencia”,
Remodelación de las Oficinas de la D.I.P.,
Proyecto Artístico Experimental para Parque
Temporal “25 y O”, Remodelación de la Tienda
Casa Blanca, Edificio Principal Administrativo del
Parque Lenin.
Ha sido galardonado con el Primer Premio en
FORUM de Ciencia y Técnica en la Categoría de
Publicaciones por el articulo “Arquitectura y
Cine”, y el Primer Premio en el Concurso Tótem
para el “Festival de la Juventud y los
Estudiantes”.
La obra en proyecto que presenta desliz
obtuvo este año el Primer Premio Nacional en el
concurso convocado por el Consejo Nacional de
Iglesias de Cuba (C.I.C.) para la realización del
proyecto: “Nueva Iglesia Evangélica en Centro
Habana”, así como la Mención del Jurado en el
Evento: “Premio de la Ciudad 2007” (La Habana),
y Finalista en el “V Salón Nacional de
Arquitectura en Cuba”.
ver proyecto arquitectónico
vistas y fundamentación
(1)
(2)
(3)
País Cuba
vista
deslizarse
(1)
Ir a Fundamentación vista (1)
vistas
y fundamentación (2) y (3)
desliz
[parte 2]
Fundamentación vista (1)
vistas y fundamentación
(1)
(2)
(3)
Proyecto de Iglesia Evangélica
para Centro Habana (Cuba)
deslizarse
desliz
[parte 2]
vista
deslizarse
(2)
Ir a Fundamentación vista (2)
vistas
y fundamentación (1) y (3)
desliz
[parte 2]
Fundamentación vista (2)
vistas y fundamentación
(1)
(2)
(3)
Proyecto de Iglesia Evangélica
para Centro Habana (Cuba)
deslizarse
desliz
[parte 2]
vista
deslizarse
(3)
vistas
y fundamentación (1) y (2)
desliz
[parte 2]
deslizarse
Javier Moya Hernández
ver proyecto arquitectónico
vistas y fundamentación
(1)
Proyecto de Iglesia Evangélica para Centro Habana
(Cuba)
desliz
[parte 2]
(2)
(3)
Rafael Villares Orellana
La Habana, 1989.
Esto es un simulacro, esto es un simulacro, repito, esto es un simulacro de
presentaciíon de Rafael Villares. Mucho gusto y ¿cómo les va?
fotos
Rafael Villares
f
Obras en web:
www.cubarte.cult.cu
f
f
f
c
i
n f
c o
o t
o
s
f
deslizarse
desliz
[parte 2]
c
i
n f
c o
o t
o
s
f
f
f
f
Rafael Villares
deslizarse
desliz
[parte 2]
f
c
i
n f
c o
o t
o
s
f
f
f
Rafael Villares
deslizarse
desliz
[parte 2]
f
c
i
n f
c o
o t
o
s
f
f
f
Rafael Villares
deslizarse
desliz
[parte 2]
f
c
i
n f
c o
o t
o
s
f
f
f
Rafael Villares
deslizarse
desliz
[parte 2]
f
c
i
n f
c o
o t
o
s
f
f
f
Rafael Villares
deslizarse
desliz
[parte 2]
proyecto
desliz
[ parte 3 ]
desliz
deslizarse
azarosamente
planos-guía
/
planos-guía
convocatorias
deslizarse
azarosamente
elige
de los
autores
señalados
con una X
[parte 3]
X X X
X
X
proyecto
desliz
convocatorias
deslizarse
azarosamente
planos-guía
[parte 3]
Exergo desliz
Juan Carlos
Castillón
la biblioteca de los
libros perdidos
reseña inédita
(El sumario que ofrecemos a
continuación es la sugerencia
desliz, y por tanto se puede leer
seguiendo el movimiento
predeterminado de las
diapositivas)
Lázaro Saavedra
muestra de Galería I-MEIL
manifiesto de Galería I-MAIL
Marguerite Duras
abel
la nueva
arquitectura,
constataciones de
un desplazamiento
20 de mayo de 1968: texto político
sobre la fundación del Comité de
Acción Estudiantes-Escritores
Carlos Aguilera
Canetti, un
Mapamundi…
reseña,
versión inédita
La vía de la alegre desesperación,
entrevista a Marguerite Duras por
Claire Devarrieux
proyecto
desliz
desliz
[ parte 3 ]
Sólo me queda un tema en el tintero. No ha sido usted el único que creyó entender que mi
posición personal consiste en reafirmar la tarea del intelectual como “crítico de la
sociedad”. Esa unanimidad de interpretación me parece un síntoma de hasta qué punto
persiste dentro de quienes se consideran intelectuales ese ideal de creer que el intelectual es
la conciencia crítica de la sociedad. Ni siquiera Bordieu creía honestamente en las
palabras con que pone fin a su libro “Las reglas del arte” y que usted hace mías sólo porque
las cito como ejemplo de esa persistencia: “sólo aumentando la autonomía característica de
los intelectuales éstos pueden hacer aumentar la eficacia de una acción política”. ¿Por qué
si no habría de fundar muy poco más tarde un partido político? En cuánto a mí, lo que
digo es: “sorprende la persistencia del ideal crítico en la autodefinición que los
intelectuales hacen de sí mismos.” Y efectivamente me sorprende esa persistencia de la
noción de intelectual como crítico de la sociedad que, como escribo “resurgió casi indemne
del proceso brutal de transformación económica, social y cultural de los últimos 30 años”.
(…) Arrogarse la representación de lo social y. además, el de una conciencia critica
fundada en una supuesta objetividad que les permitiría estar por fuera de todo interés es,
a mi criterio, un pecado de soberbia. Lo es más aún cuando se verifica el deterioro de las
instituciones manejadas por esos mismos intelectuales, que mal hacen en no entender que
la caridad empieza, a veces, también por casa.
Claudia Gilman
deslizarse
azarosamente
planos-guía
/
desliz
[parte 3]
Juan Carlos Castillón
es una antiguo librero que cansado de vender libros ajenos lleva algunos años
escribiendo los propios. Tiene dos novelas, LA MUERTE DE HÉROE Y OTROS
SUEÑOS FASCISTAS y NIEVES SOBRE MIAMI, y un libro de ensayos AMOS
DEL MUNDO, UNA HISTORIA DE LAS CONSPIRACIONES, traducido o en vías
de traducción al polaco, portugués, ruso, rumano e italiano. Su próximo libro,
EXTREMO OCCIDENTE, aparecera el año que viene.
LA BIBLIOTECA DE LOS LIBROS PERDIDOS
Stuart Kelly
Traducido al castellano por Paidos Ibérica
LA
BIBLIOTECA
DE LOS
LIBROS
PERDIDOS de
Stuart Kelly
reseña
El enfoque inicial
Este libro nace de la obsesión del autor por crear listas, que le llevó en su
infancia a hacer una lista de los episodios del Doctor Who (una serie de cienciaficción nunca difundida en España o Hispanoamérica) que no habían sido
reemitidos. Han pasado los años, el autor ha crecido y esta es su nueva lista.
Obviamente inconclusa, se trata de los libros cuya existencia conocemos, pero
que no han llegado hasta nosotros o lo han hecho de forma incompleta. Hasta
ochenta ejemplos nos son puestos de la fragilidad de la palabra escrita.
Abundan los autores clásicos en esta lista que llega hasta el siglo XX y Georges
Perec, cuyo inacabado Cincuentaytres días fue publicado por Mondadori hace
pocos años. Desde luego los clásicos están sobre representados entre los
autores perdidos. De ochenta artículos hay treinta y cuatro dedicados a
escritores antiguos y medievales. Las guerras, las catástrofes naturales, el
advenimiento del cristianismo o la destrucción de la biblioteca de Alejandría por
un demasiado celoso califa de los creyentes, recortaron de forma drástica el
número de obras teatrales y filosóficas griegas y romanas. Por lo demás hay
muchas formas de perderse un libro y en este volumen podemos verlas casi
deslizarse
desliz
[parte 3]
Juan Carlos
Castillón
LA
BIBLIOTECA
DE LOS
LIBROS
PERDIDOS de
Stuart Kelly
reseña
todas: puede ser destruido por accidente o a causa de una guerra, censurado
por la nueva religión, prohibido –toda la obra de Confucio tuvo que ser
reescrita de memoria tras la muerte del primer emperador de China–, pero
también ser destruido por el mismo autor –el caso de muchos autores que
habiendo crecido como literatos deciden limpiar sus propias creaciones–, o
darse el caso de aquellos cuentos de Ezra Pound que no fueron devueltos por
la revista que los rechazó y de los que este no había conservado copia.
Muchos libros, una vez desaparecido su autor, son conocidos sólo a través de
citas, no siempre favorables, en las obras de otros autores; están incompletos,
han sido acabados por otros autores o corregidos de acuerdo con el espíritu de
la época. Otras veces son publicados sin el consentimiento del autor. Las
Epístolas de San Pablo son de varios autores que para dar peso a sus palabras
las atribuían al apóstol. Las memorias de César y sus campañas de África e
Hispania fueron escritas por amigos suyos. Se han perdido las memorias de los
primeros emperadores romanos, y la lista de gente a ejecutar de Calígula fue
destruida por su tío y sucesor, del que sabemos era historiador gracias a una
popular novela inglesa devenida serie televisiva, aunque de él tampoco nos ha
quedado nada. Kafka no quería ver publicados sus inacabados manuscritos y
dejó instrucciones a un albacea literario que le desobedeció… Kelly se
pregunta hasta que punto es bueno que hayan aparecido tal y como lo
hicieron, incompletos y revisados por Max Brod, un buen amigo pero un mal
escritor.
He construido un monumento más resistente que el bronce, dijo Horacio,
refiriéndose a su propia poesía. Existe la idea de que las obras sobreviven a los
autores y les dan una inmortalidad más o menos merecida. Esa inmortalidad es
lo que buscamos consciente o inconscientemente todos los escritores. Ser
recordados más allá de la muerte. Sin embargo la literatura universal está
llena de textos olvidados e incluso de autores que a pesar de estar muertos
han sobrevivido a su obra. En lo personal creo que un mal Kafka sigue siendo
mejor que un buen Brod, y una mala revisión preferible, por lo general, a una
destrucción total. Contrariando la afirmación de Horacio, Safo, o al menos su
fama, sobrevivió a una obra de la que no queda ni uno solo de sus poemas. De
Gaio Cornelio Galo, un olvidado poeta épico romano, destacadísimo en vida,
quedan sólo cinco palabras: uno tellures dividit amne duas.
deslizarse
desliz
[parte 3]
Juan Carlos
Castillón
LA
BIBLIOTECA
DE LOS
LIBROS
PERDIDOS de
Stuart Kelly
reseña
Esos textos extraviados pueden ser importantes, algunos de ellos están
incluso entre los considerados como fundamentales por nuestra civilización.
Gran parte del Antiguo Testamento está perdido o ha sido reescrito a partir de
versiones anteriores de los textos perdidos. No se sabe con exactitud cuantos
libros llegó a tener la Biblia precristiana pero sí que se han identificado, a
través de citas, doscientos cuatro libros de los que sólo quedan cincuenta y
dos, y aún teniendo en cuenta que por lo menos setenta de los perdidos no
estaban destinados al gran público siguen faltando ochenta y dos que si lo
estuvieron. Ah, si Dan Brown lo supiera probablemente ahí estaría la tercera
parte del Código Davinci… confiemos en que no se entere…
Una defensa (no declarada) del canon occidental
He aquí un libro que se conforma al canon de la literatura occidental, tal y
como este es defendido por Harold Blom y los profesores de literatura neotradicionales norteamericanos. Es la lista habitual de Death white males –
hombres blancos muertos– tan criticados hoy por feministas, estructuralistas,
marxistas y posmodernos varios en la Academia norteamericana. No veo sin
embargo en esta selección el animo de polémica que animó originalmente el
Canon occidental de Bloom, o los libros de algunos otros de sus seguidores. El
libro sigue un orden cronológico y comienza con los grandes mitos del oriente
medio y con la Biblia (que más que un libro es una biblioteca), sigue con la
antigüedad clásica grecorromana, mezcla autores cristianos y musulmanes a lo
largo de la Edad Media y el Renacimiento, antes de concentrarse en la
literatura europea y norteamericana. scrito. Se conforma al canon de la
literatura occidental, tal y como es defendido por Harold Blom y los profesores
de literatura neo-tradicionales. Es la lista habitual de Death white males tan
criticados hoy en algunos terrenos de la Academia norteamericana. No veo sin
embargo en esta selección el animo de polémica que anima a Bloom y sus
seguidores. El libro sigue un orden cronológico y comienza con los grandes
mitos del oriente medio y con la Biblia (que más que un libro es una
biblioteca), sigue con la antigüedad clásica grecorromana, mezcla los autores
cristianos y musulmanes a lo largo de la Edad Media y el Renacimiento, antes
de concentrarse en la literatura europea y norteamericana.
Ninguna antología estará nunca completa por amplia que sea. Personalmente
lamento la falta de Nietzsche, con sus libros reescritos posmortem por su
hermana; de Petronio, el único novelista romano que todos recuerdan y del
deslizarse
desliz
[parte 3]
Juan Carlos
Castillón
LA
BIBLIOTECA
DE LOS
LIBROS
PERDIDOS de
Stuart Kelly
reseña
que no queda sino fragmentos; de la literatura rusa bajo el régimen soviético…
años atrás leyendo un libro –otro libro– sobre los archivos literarios de la KGB
descubrí la existencia de decenas de autores que sencillamente no habían
llegado a existir. Finalmente, un libro sobre bibliotecas y libros perdidos que
no mencione a Borges, el bibliotecario que tanto hizo para destruir su obra de
juventud, no será nunca considerado como serio por un hispanoparlante.
Aunque claro el autor pertenece a otra tradición cultural.
Aparecen algunos asiáticos –pocos y antiguos– pero no veo latinoamericanos –
aunque, en el capítulo dedicado a la reconstrucción interesada del pasado
propio, tanto Neruda como Borges podrían dar lecciones–, ningún africano y
sólo tres mujeres: Safo, una griega de la que no queda ningún poema; Faltonia
Proba, una
romana de la que debido al genero que cultivaba –el centón, una poesía
permutativa creada a partir de un poema ajeno anterior– queda una obra pero
ninguna palabra propia; y Silvia Platt.
Entre los autores de las eras moderna y contemporánea abundan los
procedentes de la tradición anglosajona, lo que no deja de ser comprensible
por ser a la que pertenece el autor, pero Kelly está bien al corriente de la
literatura continental y la anglosajona no es una presencia abusiva, cerrada o
pesada. Europa continental está bien representada, aunque sólo a través de
sus literaturas mayores: francesa, alemana y rusa…
Los autores y obras tratadas lo son en artículos independientes entre sí, de
fácil lectura. Por regla general, Kelly sitúa al autor en su época, nos da los
datos disponibles sobre su vida y obra, que a menudo no son muchos, se
regodea en su leyenda y a veces incluso sobre todo en los aspectos más
interesantes de la misma –veo en ello menos una táctica comercial que un
sincero afán de hacer un libro sobre libros que sea algo divertido–, luego
analiza finalmente la obra perdida. Esto último no siempre es fácil dado que de
algunas obras no ha quedado sino el ataque, la parodia, la crítica o la cita
trunca de los colegas.
Existen otros compendios de libros: el famoso Mil libros de la editorial Aguilar
o el Diccionario de argumentos de la literatura universal de Frenzel, publicado
por Gredos, pero no uno destinado a las palabras perdidas. Quizás en ello
reside algo de la originalidad de La Biblioteca de los libros perdidos, de Stuart
Nelly. Es en cualquier caso un libro interesante y divertido que bien merece
una lectura
deslizarse
desliz
[parte 3]
abel La Habana, 1973 . Crítico de arte, bailarín y performer.
Cursó estudios de piano, química industrial e historia del arte.
abel
artículo
La nueva arquitectura
Constataciones de un
desplazamiento
deslizarse
Pabellón de paredes de agua.
Estructura interactiva –cortinas líquidas en vez de paredes– controlada digitalmente..
desliz
[parte 3]
Descorrer o apartar de las cortinas ante la posibilidad de contacto;
si se lanza una
pluma a la pared,
la forma de la pluma se dibujará como vacío en la superficie de agua para dejar pasar
el objeto.
Las paredes de agua, por medio de sensores, podrán percibir la aproximación de
personas,
y “como el Mar Rojo para Moisés, abrirse para permitir a la gente el paso a través de
cualquier punto de ellas" (William J. Mitchell, jefe del Laboratorio de Diseño del MIT).
abel
artículo
La nueva arquitectura
Constataciones de un
desplazamiento
La estructura contendrá un área de exhibición, un café y otros espacios públicos.
La fachada del pabellón será una gran pantalla en la aparecerán imágenes y mensajes de
texto (rótulos, patrones interactivos). La edificación puede programarse de manera que al
tocar la superficie del agua en cualquier punto, se propaguen ondas horizontales a lo largo
de la pared hasta otras ubicaciones.
Paredes de agua, agua digital: fila de válvulas solenoides muy cercanas entre sí a lo largo
de una tubería suspendida en el aire. Las válvulas se abren y cierran -con alta frecuenciaa través de un sistema informático. El resultado es una cortina de agua que cae con
aberturas en ubicaciones específicas. Un modelo de píxeles creado de aire y agua en lugar
de por puntos iluminados sobre una pantalla. La superficie completa se convierte en
pantalla digital -un bit de profundidad- que continuamente se desplaza hacia abajo. Cada
una de las paredes del pabellón de agua digital, con particiones verticales, tanto en los
bordes del techo como dentro de él. (Se habla entonces del agua digital como un medio
emergente. La instalación de fontanería y la electrónica utilizadas no son inherentemente
caras, y se piensa en el agua reciclada como un recurso abundante y barato, que
permitiría su empleo a gran escala...)
El techo del pabellón, cubierto por una delgada capa de agua, se apoyará por medio de
grandes pistones. Podrá subir y bajar. Cuando haya demasiado viento, descenderá. Al
cerrarse el pabellón, el techo bajará hasta tocar tierra y la estructura completa
desaparecerá.
deslizarse
El edificio se expondrá a la entrada de la Expo Zaragoza 2008 y permanecerá en tal
ubicación una vez finalizado el evento arquitectónico.
La nueva arquitectura
desliz
[parte 3]
abel
artículo
La nueva arquitectura
Constataciones de un
desplazamiento
No soy el hombre vitruviano, inscrito en un único círculo perfecto, desde el que miro al
mundo con una perspectiva personal, que a la vez proporciona la medida de todas las
cosas. Tampoco soy, el ente fenomenológico, autónomo, autosuficiente y encarnado
biológicamente, que encuentra, objetifica y responde a su medio inmediato. El nuevo yo,
construye y es construido, en un proceso recursivo que implica continuamente sus límites
fluidos y permeables y sus redes inacabables de extensiones. Soy un cíborg espacialmente
extendido. [p:39].[1]
El crédito del pabellón de agua corresponde a los arquitectos del MIT –Massachusetts Institute of
Technology, MIT–, centro universitario de investigación con ubicación en Cambridge (Massachusetts,
Estados Unidos).
El MIT fue fundado en Boston en 1865 por el geólogo William Barton Rogers. Entonces sólo se impartían las
ciencias industriales en el centro, luego el MIT se convierte en un conjunto de cinco sedes que ofrece
estudios de licenciatura y posgrado. Allí pueden estudiarse las carreras de Biología, Química, Matemáticas
y Física, también Ciencias planetarias, atmosféricas y de la tierra, así como otras carreras que abarcan
todos los campos de la ingeniería, además de aeronáutica y astronáutica. Existe una Facultad de
Empresariales, dedicada a las ciencias empresariales, que combina disciplinas fundamentales con estudios
cuantitativos; una Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales con las carreras de Economía,
Humanidades, Lingüística, Filosofía, Ciencias políticas, Tecnología y Sociología. Este instituto ofrece
además, de forma conjunta con la Institución Oceanográfica de Woods Hole, programas de posgrado en
Oceanografía e Ingeniería oceánica.[2]
En la Escuela de Arquitectura del MIT, junto a los estudios de arquitectura, planificación y estudios
urbanísticos, los alumnos reciben programas de artes y ciencias de la comunicación. Es este
departamento el más antiguo entre los de su género en los Estados Unidos, y en él se incentiva la
-------------------------------[1] M++. The Cyborg Self and the Networked City, William J. Mitchell, The MIT Press,
Cambridge, Londres, 2003.
deslizarse
[2] El MIT posee además instalaciones especiales que incluyen cinco aceleradores de
partículas, un reactor nuclear, y más de 70 programas y laboratorios interdisciplinarios,
incluidos el Centro para la Investigación del Cáncer, el Laboratorio de Informática, el Centro
de Estudios Internacionales, el Laboratorio de Medios de Comunicación, el Laboratorio para
la Investigación de la Electrónica, el Centro para la Ciencia Cognitiva y el Centro de
Investigación de Servicios Financieros Internacionales.
desliz
[parte 3]
abel
artículo
La nueva arquitectura
Constataciones de un
desplazamiento
deslizarse
creatividad individual del estudiante, quien se nutre además de una enseñanza interdisciplinaria,
humanística, social y medioambientalmente responsable. En dicha Escuela de Arquitectura se obtiene
titulación en las áreas de Diseño Arquitectónico, Tecnología de la Construcción, Tecnología del Diseño,
Historia, Teoría y Crítica de las Artes Visuales.
El MIT está abalado por un reconocimiento y participación preponderante a nivel global, y su editorial es
conocida mundialmente por sus libros de teoría lingüística, ciencias, arquitectura y estudios urbanísticos.
Teniendo en cuenta dicho contexto, llaman la atención el desempeño de este centro, los libros de William J.
Mitchell, antiguo decano del MIT y actual jefe del Laboratorio de diseño de este instituto, y el proyecto de
“Smart Cities" (Ciudades Inteligentes) que lleva a cabo actualmente el MIT. Todo ello hace pensar en cierto
grado de movilidad dentro de las concepciones arquitectónicas en relación a décadas pasadas.
Esta variación comprendería una mutación en la tendencia que ha venido desarrollandose en la
arquitectura en lo tocante a su rama constructiva, enmarcada en un accionar eminentemente tectónico
cuyas manifestaciones abarcan dos vertientes bien definidas: la satisfacción de las necesidades básicas de
vivienda, por un lado, y la producción suntuaria y especulativa por otro[3], especializaciones estas que
mantienen su decursar bastante al margen de un quehacer cultural.
El conocimiento fresco y al corriente de la contemporaneidad de las útimas décadas ha permancido alejado
de la arquitectura (tomamos como referencia la concepción que define la década del setenta como el final
del llamado siglo XX corto, y los inicios del siglo XXI), hecho que parece confimarse, como señala José
Pérez de Lama, en la distancia de la misma con el resto de las manifestaciones de la llamada alta cultura.
Si nos guiamos por aquellas prácticas que han venido difundiendo las academias:
El sueño [pesadilla] modernos de personajes como Le Corbusier, de que los arquitectos
pudieran intervenir decisivamente en la construcción del mundo que habitamos, resulta
hoy inviable desde las prácticas disciplinares. La alianza del siglo 20, entre arquitectura y
urbanismo, e industrialización e ideología política, tendría que renovarse hoy con nuevas y
más complejas alianzas entre la arquitectura y los saberes de la nueva producción
inmaterial, –tecnológicos, culturales y políticos–, para que los arquitectos tuvieran una
capacidad de agencia similar a aquella de la que gozaron antaño. Observando el estado del
medio construido a escala global, quizá las cosas estén mejor como están, y sea preferible
olvidar al viejo gremio, acartonándose en sus prácticas masónicas y sus viejos privilegios...
y dedicarse a pensar y hacer cada cual por su cuenta... [4]
---------------------------------------[3] Recensión de M++. The Cyborg Self and the Networked City, de William J. Mitchell, por José Pérez de
Lama para Pasajes de Arquitectura y Crítica [03.2004].
[4] Ídem.
desliz
[parte 3]
abel
artículo
La nueva arquitectura
Constataciones de un
desplazamiento
deslizarse
Al observar sin embargo el trabajo desplegado por el MIT y sus teorías y prácticas interdisciplinarias,
parece que estas apuntan hacia una nueva forma de arquitectura que contempla las “nuevas y más
complejas alianzas” con los saberes de la producción inmaterial en pos de un trabajo encaminado hacia la
reedificación del mundo[5]. El proyecto Ciudades Inteligentes es un ejemplo de este nuevo estilo de trabajo
cuyo punto de partida es la interacción entre las diferentes zonas de conocimiento.
Dicho proyecto, en manos de un equipo multidisciplinario de arquitectos que comprende a urbanistas,
informáticos y científicos, se ocupa de proyectar el urbanismo de las próximas décadas. Hasta ahora se
conoce su concepción de una ciudad en la que todos sus componentes –desde los teléfonos celulares hasta
los autos y los edificios– tendrán sistemas de inteligencia incorporados y estarán interconectados. Los
proyectistas de Ciudades Inteligentes se refieren a estas urbes como "organismos vivos", dotados de
inteligencia propia, y “cuyo sistema nervioso será Internet”. Los automóviles serán apilables, las calles
tendrán sensores que indiquen en tiempo real la densidad del tráfico, y que enviarán señales directamente
a los automóviles inteligentes. Un pequeño coche apilable y eléctrico ya ha sido creado por este equipo de
proyectistas del MIT. Pensado para dos pasajeros, consta de cuatro ruedas independientes capaces de
rotar 360 grados según la dirección de la conducción. Ha sido también creado un automóvil que se maneja
utilizando solamente el cuerpo humano, y una pelota que reacciona a los gestos de los niños,
persiguiéndoles o dejándose perseguir según los movimientos de estos. Diseñaron también una lente
electrónica que proporciona información en tiempo real de los edificios de una ciudad que el usuario
enfoque.
Revisando Internet pueden hallarse otras señales: el MIT resulta ser además el creador de la primera
prótesis de tobillo-pie con propulsión. Diferente a cualquier otra, este diseño produce tres veces el empuje
de una prótesis convencional, propulsando a quien la use mediante un motor eléctrico y resortes similares
a tendones. Porporciona, dice la noticia, un modo de andar “más fluido y verdaderamente natural”, y
podría estar disponible comercialmente en el verano de 2008.
El Profesor Hugh Herr del Media Lab en el MIT, y su equipo de investigadores, son los creadores de esta
peculiar prótesis. El experimento fue consumado en el Centro para Medicina Restaurativa y Regenerativa,
una iniciativa de colaboración en la investigación que incluye a la Universidad Brown. Allí se trabaja en
torno al mejoramiento de la calidad de vida de individuos con mutilación en una extremidad, mediante la
restauración del tejido, rehabilitación avanzada y elaboración de nuevas y más efectivas prótesis.
---------------------------------[5] M++. The Cyborg Self and the Networked City, William J. Mitchell, The MIT Press, Cambridge, Londres,
2003.
desliz
[parte 3]
abel
artículo
La nueva arquitectura
Constataciones de un
desplazamiento
deslizarse
El centro financia para ello a un equipo de investigadores especializados en ingeniería de tejidos, ortopedia,
neurotecnología, diseño protésico y rehabilitación. Dichas técnicas complementarias se combinan para
crear extremidades "biohíbridas" compuestas de materiales biológicos y artificiales, dentro de las que el
nuevo tobillo-pie robótico es un buen ejemplo del resultado de estas investigaciones que ahora llamamos
de vanguardia. El diseño computarizado de la nueva prótesis es tanto más efectivo debido a que
constantemente "piensa" y responde, permitiendo a la persona caminar o correr de forma más fluida y
confortable.
Estas y otras actuales alianzas de conocimientos, si bien puede que conduzcan al arquitecto a un plano otra
vez central en la sociedad, a diferencia de la época en que esto ocurrió en el siglo XX, no parece implicar el
comprometimiento con ideologías o fronteras determinadas, sino más bien con las nuevas
estructuraciones políticas, aquellas que se desprenden de los bloques del poder económico internacional.
Estas nuevas formaciones cívicas estarán integradas en estructuras físicas concretas - tan
seguro como la ciudad amurallada de Atenas, las ciudades de hormigón y acero de Nueva
York o Londres, o los estados nación e imperios lo fueron por sus infraestructuras de
transporte y servicios. Tendrán forma geográfica, y serán el resultado de inversiones en
lugares específicos. Pero serán espacialmente discontinuas, con superposiciones e
intersecciones, y desordenadamente asincrónicas en sus patrones de actividad cotidiana. Y
estarán definidas, no por círculos de calor, ni por construcciones perimetrales de piedra,
ni siquiera por las fronteras y límites trazadas por los mapas políticos de hoy, sino por el
constante hum de las vibraciones electromagnéticas. [p:211][6]
El pabellón de agua que se expondrá en 2008 y quedará luego instalado en el territorio de Zaragoza, ya una
realidad, parece coincidir con esta descripción que hiciera William J. Mitchell en el último libro de su
trilogía sobre la ciudad de los bits –las fechas de las tres publicaciones es 1996, 1999 y 2003–, en donde
se abordan ampliamente las tecnologías de conexión inalámbricas y otras aplicaciones de tecnología de
avanzada en la edificación de construcciones que faciliten necesidades y creen otras en lo que a la vida
cotidiana se refiere. Como nota José Pérez de Lama, esta tendencia desarrolla y da continuidad a un
paradigma del pasado siglo, el pensamiento moderno-funcionalista, lo que hace que estemos preparados de
alguna manera para tales cambios, ya que a esta corriente debemos buena parte de la arquitectura de las
ciudades que habitamos desde el siglo XX.
-------------------------------[6] Ídem.
desliz
[parte 3]
abel
artículo
Entre la escala personal-individual y la de la polis global se despliegan, - casi secretamente
para la mirada disciplinar –aunque no para todos–, los nuevos habitares. De los recintos
físicos y las fronteras a los flujos y las redes; la nueva espacialidad cíborg - conectada y
extendida; campos de presencia continua en el espacio hertziano; miniaturización y
convergencia de átomos y bits; migración multidireccional y flexible de funciones entre
cuerpo, vestido, construcciones, medio urbano, territorio físico y redes de información;
softwarización del medio; arquitectura ambulante; electro-nomadismo y espacio postsedentario... son algunas de las intuiciones con las que juega el profesor-cíborg Mitchell
para pensar de una forma contemporánea la tarea de la nueva arquitectura.[7]
La tecnología tiende a ser ubicua, no intrusiva, dijo William J. Mitchell, hoy uno de los referentes mundiales
en la planificación de las ciudades, al diario español El País hace algunos días. Cuanto más
tecnológicamente avanzada sea una ciudad, menos se parecerá a Blade Runner, acotó. ¿Hemos de
alegrarnos, apesadumbrarnos? De poco valen las acostumbradas oposiciones meláncólicas; más bien se
trata de constatar el desplazamiento[8]
La nueva arquitectura
Constataciones de un
desplazamiento
deslizarse
--------------------------[7] Recensión de M++. The Cyborg Self and the Networked City, de William J. Mitchell, por José Pérez de
Lama para Pasajes de Arquitectura y Crítica [03.2004].
[8] Operación que consiste en desplazar los bits en un registro, a la izquiera o a la derecha, un número
determinado de posiciones,
deslizarse
Carlos A. Aguilera
La Habana, 1970.
Escritor y co-director de 1997 a 2002 en La
Habana de la revista Diáspora(s). Tiene entre
otros libros publicados Retrato de A. Hooper y
su esposa (Poesía, Cuba, Ediciones Unión,
1996)), Die Chinamaschine (poemas, relatos y
ensayos, Austria, Editorial Leykam, 2004),
Teoría del alma china (Relatos, México,
Ediciones Umbral, DF., 2006). Sus textos y
ensayos han aparecido en las revistas Letras
libres, Revista de occidente, Diario de Poesía,
Crítica, Manuskripte, Boundary 2, Tsé tsé,
Mandorla, Encuentro de la cultura cubana, La
Habana Elegante, Cubista, Quimera, Babylon,
Quorum, A2, Ostra-gehege, etc., y en varios
periódicos como Frankfurter Rundschau, El País
o Die Presse. Escribe regularmente reseñas para
The Miami Herald, en la Florida.
Actualmente reside en Frankfurt, Alemania.
Canetti, un
Mapamundi...
Carlos A. Aguilera
reseña
texto aumentado
inédito
desliz
[parte 3]
Canetti, un Mapamundi...
Elías Canetti.
Imágenes de una vida.
Galaxia Gutenberg, Circulo de lectores, Barcelona.
Si hubiera que destacar una de las obras fundamentales del siglo xx, ésa vendría a ser, sin
dudas, la de Elías Canetti. Filósofo a contratiempo, escritor de una novela tan densa como
apasionante, observador despótico..., sus textos son una mezcla de aguda y a veces
delirante reflexión sobre el poder (ése que muchas veces se esconde detrás de la
ideología...), con una obsesión casi enferma por el animalito humano, sus “mutas”.
Canetti, un
Mapamundi...
Carlos A. Aguilera
reseña
texto aumentado
inédito
Algunos de sus ensayos, que pasan por Broch, el coleccionismo, lo fecal, el oído,
Speer, la etnología, Kafka, señalan mejor que los libros de muchos de sus
contemporáneos donde se conectaba para él la relación entre historia y delirio (la
farsa de la historia y la farsa que es en sí mismo todo delirio, tal y como llega a
vislumbrarse en Masa y poder), o entre literatura y hundimiento colectivo...
Y es que para Canetti, como muestra Imágenes de una vida, el “álbum biográfico”
editado por Galaxia Gutenberg, apenas existía una línea clara entre la observación
extrema de lo que le rodeaba y el desastre que supo leer detrás de todo. Ese
desastre caricaturesco que hace en Auto de fe pasear a Kien envuelto en llamas
junto a su biblioteca como una especie de sapo enloquecido por la cultura (a
propósito, una de las propuestas de Alfred Kubin para la portada de la primera
edición de Die Blendung, que así se llama la novela en alemán, era precisamente
la de un sapo encima de una montaña de libros...), o en las Memorias de un
enfermo de nervios, las confesiones místico-políticas del presidente del Tribunal
Supremo de Dresde, Daniel P. Schreber, observar las innumerables conexiones
que existen entre paranoia y poder, sobre todo cuando éste ha sido secuestrado
por el horror en su versión más maniquea.
“Todo lo que ocurre –dice Schreber– es referido a mí. Yo me he
convertido para Dios en el hombre en absoluto o en el único
hombre, en torno al que todo gira, al que todo lo que ocurre debe
ser referido y el que por consiguiente también desde su punto de
vista ha de referir todas las cosas a sí mismo.”
deslizarse
desliz
[parte 3]
Imágenes de una vida, que va lasqueando el itinerario-Canetti por las numerosas
ciudades donde vivió de 1905 a 1994: Rutschuck, Viena, Frankfurt, Londres,
Zurich..., sabe acentuar muy bien los lados más oscuros de Cañete, como
originalmente figuraba su apellido antes que sus antepasados, judíos sefardíes, lo
italianizaran en el camino de España a Bulgaria pasando por Adrianópolis, Turquía.
Canetti, un
Mapamundi...
Carlos A. Aguilera
reseña
texto aumentado
inédito
Fotos que envió o fotos que le enviaron, recuerdos de familia, dedicatorias,
fragmentos de cartas, apuntes...
“Lo primero que me llamó la atención en Brecht fue su indumentaria –escribe–,
que me parecía un disfraz (...) Era muy flaco y tenía una cara de hambre que
parecía ligeramente torcida debido a la gorra (...) Parecía increíble que sólo
tuviera treinta años. Su aspecto no era el de una persona envejecida
prematuramente, sino el de alguien que siempre había sido viejo”. O con más
benevolencia: “De [Issac] Babel aprendí que podemos observar mucho tiempo a
alguien sin enterarnos de nada; que sólo bastante después es posible decidir si
sabemos algo sobre un ser humano, (..) cuando lo hemos perdido de vista ...”
Este libro que para mejor comprensión del lector ha sido estructurado bajo
pequeños capítulos, no oculta tampoco las fobias que sintió Canetti por otros
escritores, sobre todo por Iris Murdoch, al que ya le dedica un capítulo en Fiesta
bajo las bombas y llegó a representar su maximum de odio (aquí sólo se recogen
las palabras más tibias que allí se expresan); por Franz Werfel, el escritor
expresionista que tampoco pudo ocultar su antipatía hacia el autor de La
conciencia de las palabras, y al que suponemos en una especie de choque
intelectual cada vez que se encontraban, si es que lo hicieron más de una vez; y
por Eliot, al que conoció en el campus inglés y detestó quizá tanto como a la
misma Murdoch.
¿Contrastan estos incidentes con esa mirada “benévola” que trasviste tan bien
Canetti en sus memorias, alejando de ellas cualquier comentario que lo situara
frente a frente a alguna desavenencia personal en el momento en que estos libros
fueron por primera vez editados?
deslizarse
desliz
[parte 3]
Quizá sí, pero eso es precisamente lo que posee de interés un libro-atlascartografía como éste, donde el peso de la imagen de Canetti: el del filósofo, el del
seductor, el del narrador..., se hace cada vez más complejo a la vez que
“enfermo”.
Canetti, un
Mapamundi...
Carlos A. Aguilera
reseña
texto aumentado
inédito
Sus opiniones sobre la guerra, en la que prohibió por ejemplo la edición inglesa de
su novela hasta que la monstruosidad terminara; sobre Walser o sus propias obras
de teatro (ver especialmente lo que dice sobre Los emplazados); sobre el anschluss:
“Los nazis llegaron en marzo de 1938 a Viena, y aunque mis amigos insistieron no
me decidí a huir inmediatamente, a pesar del peligro en que me encontraba como
intelectual de origen judío. Me quedé en Viena hasta la llamada Noche de los
cristales rotos (...). Y en ese medio año me moví por todas partes: la calle, los
cafés, y hablé con la gente que allí encontraba. (...) en ese medio año de
experiencia directa del nacionalsocialismo aprendí más sobre él que en todos los
años anteriores”; o sobre sus amantes, le dan un sabor especial a esta suerte de
mapamundi, por lo menos en lo que esperamos se traduzcan sus cartas y la
excelente biografía que Sven Hanuschek publicase el año pasado en idioma alemán.
¿Vendrá a ser cierto entonces, como escribe Walter Benjamin, que cuando el
hombre se ausenta de la fotografía, el «valor de exhibición» supera al «valor de
culto»?
Después de verleer un libro como éste, o como los que se han editado en Alemania
de Brecht, Kafka, Christa Wolf..., sólo queda negar esta posibilidad. Más que culto,
la vida de Elías Canetti se nos hace interesante porque entre otras cosas resulta
exhibible, asimilable, sin entrar en contradicción con los pequeños fetichismos que
genera toda figura pública. Una vida torcida y rellena con años de estudio, odios y
amores, como la de otro cualquiera.... Una vida menor, tal y como al final son todas,
antes que el tiempo o los historiadores la conviertan en literatura
deslizarse
desliz
[parte 3]
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
20
mayode
de1968:
1968:
texto
político
sobre
la la
texto político sobre
formación
del
Comité
de
formación del Comité
Acción
Estudiantesde
Acción
EstudiantesEscritores
Escritores
La
La vía
vía de
de la
la alegre
alegre
desesperación.
desesperación.
Entrevista
Entrevista de
de Claire
Claire
Devarrieux
Devarrieux aa Marguerite
Marguerite
Duras
Duras.
Marguerite Duras
20 de mayo de 1968: texto político sobre la formación del
Comité de Acción Estudiantes-Escritores
Solamente una vez somos sesenta. Es el 20 de mayo en Sorbona, en una
sala de la Biblioteca de Filosofía. Se trata de la Asamblea Constitutiva
del Comité de Acción Estudiantes-Escritores. Quince son célebres:
escritores, periodistas, cronistas de la Televisión, profesores, escritores,
periodistas, cronistas de la Televisión. Cuarenta no: escritores,
periodistas, estudiantes, sociólogos, sociólogos.
Se votan resoluciones por unanimidad. Un boicot de la ORTF1 en
particular. Hay numerosas intervenciones. Las más respetadas son las
de los cronistas de la Televisión. La mayoría de las demás son
inaudibles. Dos presidentes van turnándose. Resulta inútil elegir un
tercero.
Se proclama varias veces que “todo el mundo debe hablar”. De hecho,
seis o siete lo consiguen, entre ellos, los cronistas de Televisión y los
estudiantes. Los estudiantes porque critican severamente el pésimo
desarrollo de la Asamblea. Los cronistas porque hablan de la Televisión.
Es igual. Unos proyectos se perfilan y, a menudo, con precisión. Se
nombran comisiones. Se constituye una secretaría. Se instauran una
permanencia.
La buena voluntad brota, impone su buena voluntad.
Nunca se reunirán las comisiones. Los que, en una fulgurantes
espontaneidad se brindan para asumir la permanencia y la secretaría no
volverán; unos van muy pocas veces; otros, jamás. No se asumirá
ninguna permanencia, ninguna secretaría.
Los más volubles serán los menos constantes. A la mayoría no se les
verá más que en una ocasión: ésa. Al día siguiente se produce una
primera decantación.
----------------(1) Televisión francesa.
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
20
mayode
de1968:
1968:
texto
político
sobre
la la
texto político sobre
formación
del
Comité
de
formación del Comité
Acción
Estudiantesde
Acción
EstudiantesEscritores
Escritores
La
La vía
vía de
de la
la alegre
alegre
desesperación.
desesperación.
Entrevista
Entrevista de
de Claire
Claire
Devarrieux
Devarrieux aa Marguerite
Marguerite
Duras
Duras.
De los sesenta, vuelven veinticinco. Ya ningún cronista de la Televisión.
Sociólogos aún. Escritores también, menos célebres que la víspera.
Estudiantes, sí. Periodistas, se acabó.
El tono es menos alto. El discurso se va alejando.
Durante varios días se establece un promedio: De quince a veinte
personas vienen cada noche a la Reunión del Comité EstudiantesEscritores. No siempre son los mismos. Menos tres o cuatro.
Estos constituyen el fondo del comité de Acción Estudiantes-Escritores. A
partir de su incrustación concreta en el lugar convenido, en la hora
convenida, el comité se forma.
Al cabo de tres días, el comité emigra a Censier y se produce una segunda
decantación. Cierto número de escritores, reunidos, dejan el comité, se
apoderan de la Sociedad de la Gente de Letras y, a puerta cerrada, fundan
la Unión de la Gente de Letras, que se hará cargo firmemente del escritor
propiamente dicho y se planteará, al fin, su estatuto, su papel, sus
intereses y, siempre a puerta cerrada, su problema: la palabra.
Esta salida, capital, separa a los escritores de los escritores.
Aunque teórica, pues de unos treinta iban al comité, tres o cuatro, esta
salida deja a ciertos miembros del Comité perplejos durante algunas
horas. Con la excepción de los tres o cuatro y, pronto, de algunos más.
A lo largo de otros quince días, se establece el mismo promedio que en la
Sorbona.
Alrededor de los tres o cuatro, que habían llegado a ser siete y ocho,
diversas idas y venidas alimentan numéricamente el comité cada noche.
Dos o tres estudiantes, vienen de modo irregular como censores.
Son siempre escuchados con mucha atención durantes este período.
Luego cada vez menos.
A veces acude alguien a quien no se ha visto nunca y vuelve siempre.
Ocurre también que llegue alguien a quien no se ha visto nunca. ¿A dónde
cree que ha venido? Lee el periódico y desaparece para siempre.
En ciertas ocasiones viene alguien a quien ya hemos visto o hemos vuelto
a ver.
Hay veces que viene alguien a quien no hemos visto, vuelve algunos días
después; después, a intervalos cada vez menos espaciados; luego de
repente, se queda.
A menudo se trata de una visita única, Viene alguien, mira, a veces
escucha, y desaparece. O bien se presenta alguien, entrega un poema
manuscrito o lee un poema. Vuelve a marcharse a Suiza. A Montreuil.
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
20
mayode
de1968:
1968:
texto
político
sobre
la la
texto político sobre
formación
del
Comité
de
formación del Comité
Acción
Estudiantesde
Acción
EstudiantesEscritores
Escritores
La
La vía
vía de
de la
la alegre
alegre
desesperación.
desesperación.
Entrevista
Entrevista de
de Claire
Claire
Devarrieux
Devarrieux aa Marguerite
Marguerite
Duras
Duras.
Transcurre un mes. Y ya se notan las bajas: el Comité ha quedado
constituido.
En general, son los mismos motivos los que hacen huir a unos y
quedarse a otros.
El principal, es la composición del Comité. Resiste a todo análisis, El
azar, en el cruce de las calles, haría casi lo mismo. Los recién llegados,
al no conseguir poner una etiqueta al “ambiente” en el cual han caído y
al no conseguir tampoco descubrir el “porqué” de este acoplamiento,
huyen.
El motivo, que actúa a más corto plazo aún, es la actividad misma del
Comité.
Cada día, durante varias horas, con un ahínco que puede toldarse de
maníaco, el comité elabora textos colectivos. En general, el recién
llegado no lo resiste más de dos veces.
Indiferentes a las bajas, el incansable comité sigue elaborándolos.
Dos de cada tres veces, los diarios descuidan estos textos o los
publican con retraso, de relleno cundo no tienen otra cosa que poner.
Al Comité tanto le da. Sigue.
Es el infierno de la elaboración colectiva que efectúa la selección diaria,
una vez parte de la escudería de Massa.
El aguante varía según un criterio misterioso. Así pues, sólo cabe
proceder a un análisis empírico. He aquí lo que se puede decir: no
resisten este infierno los escritores de quienes hubiéramos podido
pensar, con antelación, que no lo resistirían. Y resisten aquellos de
quienes hubiéramos podido pensar, con antelación, que lo resistirían.
Al principio, la diferencia, entre los que quedan y los que huyen se
convierte rápidamente en una diferencia nueva, esta última siempre
creciente, entre los que se quedaron y los que huyeron.
Los que se quedan y los que huyen y los que huyen emplean la misma
palabra para designar tanto el estancamiento insensato de las sesiones
como el aguante fuera de lo común que hace falta para resistirlo.
Es IMPOSIBLE, dicen los unos y los otros.
Negar un texto también es elaborarlo.
Un texto que, si fuera leído en otra parte, desencadenaría la adhesión,
aquí es rechazado. El primer movimiento es el rechazo, el rechazo del
texto sometido a juicio. El amaestramiento para enseñar a decir que sí
es como la libertad, una vez soltada, en un principio DICE QUE NO.
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
20
mayode
de1968:
1968:
texto
político
sobre
la la
texto político sobre
formación
del
Comité
de
formación del Comité
Acción
Estudiantesde
Acción
EstudiantesEscritores
Escritores
La
La vía
vía de
de la
la alegre
alegre
desesperación.
desesperación.
Entrevista
Entrevista de
de Claire
Claire
Devarrieux
Devarrieux aa Marguerite
Marguerite
Duras
Duras.
Claro está que la elaboración colectiva se sitúa al nivel de la crítica del
trabajo de UNO SOLO. Por debajo es ilusoria. Más abajo aún, un
disparate.
Primera lectura: la desconfianza está en su punto culminantes. De
entrada, se le achaca al texto pertenecer, ahora y siempre, a la
irreductible soledad de la operación mental. A su autor, ignorado, se le
castiga objetivamente en su irresponsabilidad misma. Se destroza el
“fruto de sus entrañas”.
Segunda lectura: cede la desconfianza. Tercera lectura. Quinta lectura.
Ya está, purgada la pena del INDIVIDUO, la comunidad funciona.
Un texto, pasado bajo el rodillo, tirado, abucheado, negado,
DESAPARECIDO, vuelve a nacer. Y con una forma que muchas veces
apenas difiere de la inicial.
Así pues, con una variante gramatical más o menos, este texto llega a
ser COMÚN. Atravesó el túnel. Sale. Emprende el vuelo.
“Me aburro aquí”, dice un escritor. Ya no se le vuelve a ver. Pero sale
avergonzado. Su impaciencia si bien se preveía, lo retrata de nuevo a
nuestros ojos. Nos percatamos después, a la lectura de sus escritos,
que, efectivamente, no ha hecho más que trasladarse sano y salvo de lo
antiguo a lo nuevo.
Los textos procedentes del comité Estudiantes-Escritores son casi
siempre textos de un rigor ejemplar. Sí. No conservan ninguna huella
de la inmensa dificultad de su alumbramiento.
Esta dificultad se sufre como la seducción esencial de la empresa de la
elaboración colectiva. La define al nivel más profundo.
Es la resultante de la resistencia de cada uno al funcionamiento del
conjunto. De la subjetividad de cada uno frente a la objetividad del
conjunto. Tiene la edad del mundo.
La dificultad de cada uno para SOBREVIVIR es de la misma índole que
esta dificultad general. Pero aquí, la dificultad de cada uno se
comparte. Llega a ser la dificultad de cada uno para compartir su
supervivencia.
El comité es INVISIBLE. Así se va construyendo. La galera navega
desde hace cuatro meses. Nosotros estamos en la sala de máquinas.
Todos los sabotajes (nocturnos) se intentaron. De nada sirvieron.
Lo único que nos une es el rechazo. Descarriados de la sociedad de
clase, pero vivos,
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
20
mayode
de1968:
1968:
texto
político
sobre
la la
texto político sobre
formación
del
Comité
de
formación del Comité
Acción
Estudiantesde
Acción
EstudiantesEscritores
Escritores
La
La vía
vía de
de la
la alegre
alegre
desesperación.
desesperación.
Entrevista
Entrevista de
de Claire
Claire
Devarrieux
Devarrieux aa Marguerite
Marguerite
Duras
Duras.
inclasificables pero incomprensibles, decimos que no. Llevamos el no
hasta rechazar integrarnos en las formaciones políticas que reivindican
rechazar lo que rechazamos. Decimos que no al rechazo programado
de las instituciones de oposición. Nos negamos a que nuestro rechazo,
atado, empaquetado, lleve una marca. Y que se agote su manantial y
que su curso se vuelva atrás.
En el comité Estudiantes-Escritores no hay ni un militante político de
organización o de partido. Ninguno lo habría resistido.
Si se hace la solicitud y regularmente se hace, de expresar una vez, las
ideas de cada uno, esta solicitud es siempre rechazada por la mayoría.
Sigue el alivio de haber escapado a un peligro. Decimos que
rechazamos la división teórica, el veneno de la idea clara. No llegamos
a decir lo que nos parecía ser la verdad: lo que compartimos no es
nuestro bagaje de ideas sino más bien la desconfianza que en ellas
tenemos.
Nuestro rechazo incluye también el de la división del rechazo por
idiosincrasias.
A partir del primer día se instauró la reserva no sólo respecto a las
ideas sino también a la vida privada, a la referencia a la individualidad.
Y esto se hizo de modo natural. Sólo el insulto reivindica la
“información”, el atributo privado.
Tú qué tienes. Tú qué eres.
Sólo el insulto, para dañar más, recorre el valor retrógrado del saber
sobre las personas.
En general, todos los miembros del comité tienen el instinto recobrado
de permanecer silenciosos sobre sus razones de estar aquí mejor que
en otro sitio.
Por otra parte, sólo una lenta exposición psicoanalítica podría
seguramente dilucidar, y muy poco, los entresijos y sus repercusiones.
El denominador común seguiría siendo, como en todos los Comités de
Acción, sea de modo consciente o no, el rechazo salvaje.
Todos, en un esfuerzo constante, preservan la OPACIDAD COMÚN
FUNDAMENTAL, en la que está sumido el Comité.
Muchas veces no se hace nada. Se dice:
–Que conste que no se hace nada.
Costumbre.
El problema no estriba ahí.
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
20
mayode
de1968:
1968:
texto
político
sobre
la la
texto político sobre
formación
del
Comité
de
formación del Comité
Acción
Estudiantesde
Acción
EstudiantesEscritores
Escritores
La
La vía
vía de
de la
la alegre
alegre
desesperación.
desesperación.
Entrevista
Entrevista de
de Claire
Claire
Devarrieux
Devarrieux aa Marguerite
Marguerite
Duras
Duras.
Es en estos tiempos muertos cuando el comité existe del modo más
incontestable. ¿Por qué hacer algo forzosamente? Cuando su secreto
corre el riesgo de aflorar a la superficie de su vida, es cuando se puede
hablar de existir.
Estamos cada día en la paradoja personal de volver hacia este
ensamblaje infernal DE OTRAS MIL OPCIONES, como hacia aquellas
que habríamos elegido.
Este ensamblaje ejerce sobre cada uno de nosotros una REPULSIÓN
ATRACTIVA. Constantemente estamos dudando entre el impulso de
rechazarlo y el de volver a él. Se propone y se rechaza otra vez. Su
forma está en curso.
¿De qué se trata? ¿De una cosa totalmente distinta quizá? Quizá.
Somos la anticélula. Alrededor de nosotros, solo nuestros semejantes,
los otros Comités de Acción. Nada de órdenes. Nada de modelos de
militantes. O se dice que no o se traga veneno. Se opera. Se une. Aquí,
nada de discurso magistral, nada de línea. Aquí no clasificamos a
nadie, al principio. Aquí reina el desorden.
A falta de referencias adecuadas, procedamos por analogía: el Comité
tiene la inconsistencia del sueño. Al igual que él, es cotidiano.
Se puede solar con un amor sin objeto. El lazo que nos une al azar.
La ausencia aparente de cualquier afinidad entre sus miembros le hace
ya parecerse –para quine venga de fuera- a una sociedad, pero a una
sociedad de una clase muy particular, CÓMICA: DE LOCOS.
–Están locos –se oye a menudo en boca de nuestros observadores.
No contestamos.
–Sois de un irrealismo político que se pasa de la raya.
Es la costumbre. La irrealidad sigue siendo un crimen. Habría que
esperar cien años.
Nos hemos resistido a los últimas barricadas, a las elecciones, al
verano, a la dispersión de los estudiantes, a su retorno, al cierre de las
facultades, a su reapertura, a las discrepancias violentas, a los peores
insultos. Nadie nos ha abandonado desde hace dos meses.
Esas pruebas nos parecen suficientes. Somos eternos. Somos la
prehistoria del porvenir. –Somos el esfuerzo. El paso previo a partir del
cual el futuro será posible. Estamos al principio del PASO.
Somos el esfuerzo para darlo. Jamás hemos resistido. Los que huyeron
( en una palabra como en mil) estaban ya atrapados. Pueden decir lo
contrario. Es inútil.
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
20
mayode
de1968:
1968:
texto
político
sobre
la la
texto político sobre
formación
del
Comité
de
formación del Comité
Acción
Estudiantesde
Acción
EstudiantesEscritores
Escritores
La
La vía
vía de
de la
la alegre
alegre
desesperación.
desesperación.
Entrevista
Entrevista de
de Claire
Claire
Devarrieux
Devarrieux aa Marguerite
Marguerite
Duras
Duras.
Nadie está nunca satisfecho del todo acerca de cómo se desarrollan las
sesiones. En general, se dice que los problemas de detalle llevan
demasiado tiempo. Pero sólo se precisa muy rara vez de qué naturaleza
debería ser la generalidad de los problemas que habrían de sustituirlos.
Empieza a notarse una consecuencia notable de nuestro aguante. Cada
reunión resulta ser parte previa de la que sigue. De tal manera que al
recién llegado le cuesta ahora seguir lo que decimos, comprender lo
que pasa en ese momento, y cuál es el objeto de nuestras
preocupaciones. Las sesiones, aunque espaciadas, no ciñen ya nuestra
relación. Ésta las desborda. Resultamos incompresibles a los que nos
han conocido a tiempo. Se confunden.
–Es una pena, perdéis el tiempo. Ha llegado la hora de firmar los
textos, de utilizar vuestros nombres.
Hábito. El trabajo interno que se hace aquí no se cuenta en el balance.
Caminamos juntos hacia una rigurosa libertad.
Confesémoslo, los que huyen sin lamentos nos dejan ya sin que
nosotros lo lamentemos.
Este reclutamiento, a partir de la voluntad de cada uno de ser
intercambiable, esta promoción de la persona, nos parece ser la única
revolucionaria. Se acompaña con la promoción de la persona separada
de su personaje.
Decidimos, por mayoría, publicar un boletín que relejará, así lo
esperamos, la experiencia.
No sabemos si el comité resistirá esta prueba.
Nota: El texto arriba citado ha sido rechazado por el comité de Acción
Estudiantes-Escritores. Se ha considerado demasiado “personal”,
“literario”, “mal intencionado”, “falso”. Este rechazo fue el origen de la
dislocación del Comité de Acción Estudiantes-Escritores. Hace unos
años, L´Observateur publicó una parte, así como fragmentos de
Maurice Blanchot, y de Dionys Mascolo que también aparecían en el
Boletín del Comité. Solo se mencionaban estas dos firmas, la mía fue
omitida
Tomado de Marguerite Duras. Los ojos verdes . Plaza Janés, Barcelona, 1990
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
mayo de
de 1968:
1968:
20
texto político
político sobre
sobre la
la
texto
formación
del
Comité
de
formación del Comité de
Acción EstudiantesEstudiantesAcción
Escritores
Escritores
La
de la
laalegre
alegre
La vía
vía de
desesperación.
desesperación.
Entrevista de
Entrevista de Claire
Claire Devarrieux a
Devarrieux a Marguerite
Marguerite Duras
Duras.
Cada vez que Marguerite Duras realiza una película, una misma violencia
enfrenta el entusiasmo de un público fiel y la exasperación -no menos fielde sus detractores. Le Monde subrayó siempre la importancia de esta obra
cinematográfica, que no puede parecerse a ninguna otra, ya que no deja de
avanzar, al lado del cine francés. El Camión (que ha sido elegida para
representar a Francia en el Festival de Cannes) y Baxter, Vera Baxter han
aparecido casi al mismo tiempo. El guión de El Camión acaba de publicarse
en las Editions de Minuit, pues las películas de Marguerite Duras
son en primer lugar textos.
Marguerite Duras presta a la vida y a las personas, una atención
generosa, y tiene una filosofía propia, a la vez que habla del paso de
lo escrito a la realización de manera que, después de ella, no se puede
mirar la televisión, ni ir al cine, ni escuchar la radio con la misma
tranquilidad. En esta entrevista, no dice nada de las dificultades
materiales, ni de los presupuestos ridículos. Hace casi veinte años
que escribe guiones (Hiroshima mon amour, fue en 1959), hace once
años que es cineasta. Ha dirigido once películas, desde La Música a El
Camión; se apuesta sobre su pasión para dejarla luchar, y hacer con
poco lo que otros no han sabido inventar con millones. A propósito
de esta entrevista, que hubiera podido titularse «el cine y la política,
es lo mismo», dice que «hay que salir de la desesperación triste y
llegar a la alegre desesperación».
Claire Devarrieux
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
mayo de
de 1968:
1968:
20
texto político
político sobre
sobre la
la
texto
formación
del
Comité
de
formación del Comité de
Acción EstudiantesEstudiantesAcción
Escritores
Escritores
La
de la
laalegre
alegre
La vía
vía de
desesperación.
desesperación.
Entrevista de
Entrevista de Claire
Claire Devarrieux a
Devarrieux a Marguerite
Marguerite Duras
Duras.
-¿Cómo se puede concebir que una película se base únicamente en la
palabra?
-El Camión no se apoya únicamente en la palabra, hay alguien que lee y
alguien que escucha. El camión en la carretera es una imagen, es imagen.
No hubiera podido ser teatro. El Camión no se representa, se lee y no ha sido
ensayado. Si lo hubiera sido, hubiera sido otra película.
No sé si se puede hablar de realización, ni siquiera de montaje en El Camión,
quizá solamente de una colocación. En la cadena de la representación, hay
un parapeto blanco: en general, un texto, se aprende, se representa y se
interpreta. En este caso, se lee. Y se produce la incertidumbre en cuanto a la
ecuación Camión. No sé qué sucedió, hice esto porque sí, por instinto, y me
doy cuenta de que la representación ha sido eliminada. El Camión es sólo la
representación de la lectura en sí. Y además está el camión, elemento
uniforme, constantemente idéntico a sí mismo, que atraviesa la pantalla
como lo haría un pentagrama musical.
Digo El Camión, del mismo modo que oigo hacerse la escritura. Pues ésta se
oye, antes de la proyección en la página. Ya es esperada antes de la salida de
la frase. Me suspendo en este espacio, es estar lo más cerca posible del
enunciado interno. En general, existe la proyección en la página y la
prensión de lo escrito por un tercero. Es el espectáculo. Ahí esto no existe.
No se desciende hacia el estallido del texto. La lectura hace ascender hacia
él, hacia el lugar donde él aún no ha sido dicho. En una relación personal,
en la vida, hay surgir de la palabra, y no hay nada a hacer, nunca se vuelve
a producir, ni en el cine ni en el teatro. Hay una especie de paso al acto del
texto que la utiliza y que la envejece. En El Camión, excepto yo que lo
conocía por haberlo escrito, nadie había oído el texto. Por supuesto, es un
riesgo muy grande. El Camión es este riesgo.
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
mayo de
de 1968:
1968:
20
texto político
político sobre
sobre la
la
texto
formación
del
Comité
de
formación del Comité de
Acción EstudiantesEstudiantesAcción
Escritores
Escritores
La
de la
laalegre
alegre
La vía
vía de
desesperación.
desesperación.
Entrevista de
Entrevista de Claire
Claire Devarrieux a
Devarrieux a Marguerite
Marguerite Duras
Duras.
Como si lo escrito fuera una clandestinidad
Es un texto aproximativo e intercambiable en su inmensa mayoría. Esto
cuenta mucho. En todo momento, yo podría autorizarme a cambiarlo todo.
La película se hizo a la vez que se filmaba. La película se escribió a medida
que se desarrollaba. Es también esto. El Camión. La película está en peligro
a cada instante, el desarrollo no fue consignado por adelantado, e incluso
ahora está en peligro de no existir. Incluso yo, cuando lo veo, me digo que
se va a parar, está en peligro de estropearse. Nunca había hecho una
película con tanta duda. En lugar de ser estéril, esta duda, era una libertad
más para Gérard Dépardieu y para mí. No sabíamos a dónde íbamos, la
virtualidad era completa a la partida y a la llegada en esta historia que no
tiene lugar, que se detiene antes. Quizás aquí sería necesaria una pregunta
sobre la detención de la historia.
-…
-La responsabilidad de la detención de la historia incumbe al chófer. Él la
rechaza. El chófer es también el espectador. Por medio de él, con
frecuencia, la mujer contesta al espectador. Su disparidad es el objeto de la
película -que la mujer conteste a los espectadores resultaba sorprendente,
sobre todo, en Cannes. La cabina del camión, es la sala de cine. Están
encerrados en un mismo sitio, juntos, el espectador y la película, la mujer y
el chófer.
-Habría que volver a la representación.
-¿Quién habla en una representación teatral y cinematográfica? No creo
que sea el autor. Es el director y el actor. Ellos toman un texto a su cargo. El
texto consignado en la escritura, el texto, el libro, está cerrado. En este
momento del recorrido, nadie conoce el alcance del texto excepto el autor.
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
mayo de
de 1968:
1968:
20
texto político
político sobre
sobre la
la
texto
formación
del
Comité
de
formación del Comité de
Acción EstudiantesEstudiantesAcción
Escritores
Escritores
La
de la
laalegre
alegre
La vía
vía de
desesperación.
desesperación.
Entrevista de
Entrevista de Claire
Claire Devarrieux a
Devarrieux a Marguerite
Marguerite Duras
Duras.
Nadie lo ha traducido aún. La operación del autor es completamente
solitaria, intransmisible para la puesta en escena y los actores. Éstos
abordan el texto, lo traducen. O el autor lo reconoce, o es un espanto. Esto
me ha sucedido. Era preciso entonces, que yo volviera al libro para volver a
encontrar el texto. En El Camión, estos intercesores no existen.
Cuando un texto se representa, es cuando se está más lejos del autor.
Incluso a mí, cuando realizo uno de mis propios textos, me ha sucedido;
excepto en India Song. En India Song, los actores proponían los personajes,
pero no los encarnaban. El «off» es aún lugar de lo escrito.
La representación fantástica de Delphine Seyring en India Song consiste en
que nunca se nos presenta, como si se tratara de la llamada Anne-Marie
Stretter, sino como su doble lejano, contestable, como despoblado, y ella
nunca se tomó este papel como una ausencia que representar, sino, al
contrario, como si su referencia a lo escrito A.M.S. permaneciera intacto. En
las demás películas, algunas noches de rodaje, tenía la impresión de haber
perdido completamente el texto. Estaba desesperada. Su virtualidad
indefida quedaba destruida, había salido de su estado de escrito, para
alcanzar una especie de pronunciación definitiva. Si soy completamente
sincera, he sufrido siempre por dar este paso, de cargarme el texto, por
esto he hecho El Camión. No es un problema de actores. He tenido los más
grandes, como Claudine Gabey en Vera Baxter, pero no, es como si lo
escrito fuera clandestino y que, una vez la palabra se ocupa de él, dejara de
serlo.
-¿Pero entonces, El Camión?
-Un actor se pone ante el texto y lo coge. Nunca está detrás. Yo, cuando lo
leo, hay una coincidencia con mi texto.
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
mayo de
de 1968:
1968:
20
texto político
político sobre
sobre la
la
texto
formación
del
Comité
de
formación del Comité de
Acción EstudiantesEstudiantesAcción
Escritores
Escritores
La
de la
laalegre
alegre
La vía
vía de
desesperación.
desesperación.
Entrevista de
Entrevista de Claire
Claire Devarrieux a
Devarrieux a Marguerite
Marguerite Duras
Duras.
En El Camión, no hay representación de la lectura, hay una lectura, y lo que
intento dar es lo que oigo cuando escribo. Es lo que siempre he llamado la
voz de la lectura interior. Si las personas rechazan El Camión, es que
rechazan tanto la naturaleza del texto como su lectura. Se trata, pues, de un
rechazo total.
El hecho de que el actor y la realización se ocupen del texto y de la
narración hace que ya no vaya al cine. Es difícil de decir. Hay mil años de
teatro detrás de nosotros. Milenios de poder detrás nuestro.
-¿Es el mismo poder?
-Es poder, sí. No hay diferencia entre lo que se exhibe todas las noches en
la televisión y las películas comerciales. No hay diferencia entre los
hombres políticos que ocupan un cargo y los de la oposición, y el juego
impuesto a los actores. A veces, la comedia finaliza. Es muy raro. Sucedió
cuando Mendes France habló el otro día. Era completamente conmovedor:
alguien que no mentía. Los otros son representantes, están en
representación. Cuando un actor actúa, está en representación. Actores y
hombres políticos son delegados, dejan de ser ellos mismos, venden su
mercancía. Un buen actor, es el que vende mejor, es el único portavoz de la
mercancía vendida. Algunos no son titiriteros, están, como Mendes France,
en una especie de distracción de la representación.
El cine y la política, son lo mismo. Todo esto supone espectáculo. El cine
supone espectáculo, la política es un espectáculo, divertido o no, para
muchos es una diversión. Hay el mismo hiato al principio, iba a decir la
misma mentira, tanto en la representación política como en la
representación cinematográfica comercial.
Hablar en nombre de un poder establecido o en nombre de un poder
futuro, es lo mismo. En el discurso político, la facultad de equivocarse está
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
mayo de
de 1968:
1968:
20
texto político
político sobre
sobre la
la
texto
formación
del
Comité
de
formación del Comité de
Acción EstudiantesEstudiantesAcción
Escritores
Escritores
La
de la
laalegre
alegre
La vía
vía de
desesperación.
desesperación.
Entrevista de
Entrevista de Claire
Claire Devarrieux a
Devarrieux a Marguerite
Marguerite Duras
Duras.
completamente desterrada. Todos ostentan la solución ideal, son los
salvadores, los detentadores perfectos de lo que yo llamo la solución
política. Todos hablan partiendo de una solución radical, partiendo del
poder. Esta afirmación, la hallo en los actores clásicos, en la declamación
teatral, en el perfecto psicologismo de los actores de cine. Son ellos los que
detentan la verdad del papel, son ellos los que detentan la verdad del
futuro. Y de esto, ya hay más que suficiente.
Esta especie de hábito anclado, racionalista, sobre todo, europeo, de la
necesidad de una solución política, quizás habría que abandonarla. Esta
especie de responsabilización por parte del Estado, sea cual sea, con
respecto al individuo, lo engaña. Y el espanto, el miedo que tiene la gente a
verse abandonada a sí misma, es un miedo aprendido. Está la solución en
una programación política. En una solución de partido. Prefieren cualquier
programa político a la ausencia de programa, cualquier dirección,
canallada y estafa política, a la ausencia de solución. La solución de los
políticos, del gobierno o de la oposición, es rigurosamente idéntica.
El cine está en todas partes, y el teatro, tanto en la oposición como entre la
mayoría. Quizás es esto lo que ha terminado. La mentira política es
evidente, en todas partes, por qué no iba a denunciarse igualmente la
mentira periodística y cinematográfica.
-La mujer de El Camión dice: «Que el mundo vaya a su perdición es la
única política» ¿Qué quiere decir eso?
-Hay una ambigüedad: «Que el mundo vaya a su perdición es la única
política» no es una profesión de fe anarquista. Es una opción. Una pérdida
de la idea política y de las exigencias políticas. Yo prefiero un vacío, un
verdadero vacío, a esta especie de hacinamiento, de cubos de basura
gigantes de toda la ideología del siglo xx. Prefiero una ausencia de Estado,
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
mayo de
de 1968:
1968:
20
texto político
político sobre
sobre la
la
texto
formación
del
Comité
de
formación del Comité de
Acción EstudiantesEstudiantesAcción
Escritores
Escritores
La
de la
laalegre
alegre
La vía
vía de
desesperación.
desesperación.
Entrevista de
Entrevista de Claire
Claire Devarrieux a
Devarrieux a Marguerite
Marguerite Duras
Duras.
una falta de poder, a estas proposiciones completamente trampeadas,
falsas, engañosas, de una posibilidad de Estado democrático, de una vía
socialista, cuando todo desde hace cincuenta años contradice esta
posibilidad.
La desesperanza política que es la mía, y la de todos, se convierte en un
tópico del cine. Las películas nadan en la desesperanza política, desde el
neorrealismo italiano hasta el necrorrealismo americano. Estamos
tranquilos, todo el mundo está desesperado, y esto se convierte en un
estado del hombre. Esto se convierte en un pasotismo, y muy peligroso.
Hay que salir de ahí, creo. Nos han enseñado desde la infancia que todos
nuestros esfuerzos deben tender a hallar un sentido a la existencia que
llevamos y, a la que nos proponen. Hay que salir de ahí y con alegría.
-¿Cómo se puede hacer con alegría?
-El eje es el miedo inculcado, de la carencia, del desorden. Hay que
superarlo. Insisto: cuando alguien deja de tener este miedo, perjudica a
todos los poderes. Hay una equivalencia total entre todo, el individuo no
puede salir de ahí, sino es por sí mismo, recuperando una indiferencia
fundamental respecto a lo que es propuesto, asuntos políticos, asuntos
comerciales. Sería necesario que el miedo disminuyera: cada vez que
aparece, el poder coger una presa. El nexo entre miedo y poder es directo.
El espectador es objeto de debate
El chófer de El Camión adopta, y para siempre, una solución propuesta
por el P.C.F. Aniquila en él todo espíritu de libertad. ¿Cómo se puede
llegar a esto, a esta aceptación de que las formaciones políticas sindicales
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
mayo de
de 1968:
1968:
20
texto político
político sobre
sobre la
la
texto
formación
del
Comité
de
formación del Comité de
Acción EstudiantesEstudiantesAcción
Escritores
Escritores
La
de la
laalegre
alegre
La vía
vía de
desesperación.
desesperación.
Entrevista de
Entrevista de Claire
Claire Devarrieux a
Devarrieux a Marguerite
Marguerite Duras
Duras.
se hagan cargo de uno? Éste es el problema del proletariado, es esto lo
que se plantea en la película. El chófer se mantiene en la definición, en
la alineación mayor. ¿Cómo ha llegado a esto la clase obrera inscrita?
¿Al rechazo de mayo del 68? Al rechazo fundamental de la vida, de
vivir. Ser apolítico, es estar inscrito en el P.C.F. No sé cuál es el futuro
político de Francia, no sé cuál es el futuro del cine, y me da igual. Si
tuviera la menor idea acerca del futuro, todavía haría acto de poder, y
mi juicio sería aún signo de poder. El Camión es un acto de cine.
-¿y la mujer de El Camión?
-Esta mujer, sin rostro, sin identidad, desclasada, puede ser incluso una
tránsfuga de un asilo de alienados, que inventa que es madre de todos
los niños judíos muertos en Auschwitz, que inventa que es portuguesa,
o árabe, o de Malí, que vuelve a inventar todo lo que le han enseñado,
esta mujer, para mí, está abierta al futuro. Si está loca tanto mejor, y
ojalá todo el mundo estuviera loco como ella. Loco, lo empleo en el
sentido en que el espectador comprenderá. El espectador necesita
reconocer antes de juzgar. Si no reconoce a esta mujer, en este
movimiento que tiene ella hacia todas las opresiones, y que yo llamo
aquí el amor, no puedo hacer nada por él, para que se encuentre con
ella. El espectador es objeto de debate. Como el militante. Pongo en
duda su responsabilidad, al igual que pongo en duda la
responsabilidad del militante.
-…
-Sí, al igual que el chófer del Camión, el espectador «hace de poli» con
esa mujer, y reclama de ella una identidad reconocible, tranquilizadora;
los veo en la misma oscuridad, en la misma noche política, aterradora.
desliz
[parte 3]
deslizarse
Vera Baxter, esta mujer de los bosques de la Edad Media
Marguerite Duras
20 de
de mayo
mayo de
de 1968:
1968:
20
texto político
político sobre
sobre la
la
texto
formación
del
Comité
de
formación del Comité de
Acción EstudiantesEstudiantesAcción
Escritores
Escritores
La
de la
laalegre
alegre
La vía
vía de
desesperación.
desesperación.
Entrevista de
Entrevista de Claire
Claire Devarrieux a
Devarrieux a Marguerite
Marguerite Duras
Duras.
-El Camión es tanto, una manera de discutir la responsabilidad de la clase
obrera como la del espectador, la de una clase de espectadores. Este mismo
inmovilismo, el mismo fallo desde hace decenios. Es este espectador, el que
se pondrá en manos de todos los poderes, de todas las ideologías.
Su dependencia, su ecuación fantástica de sumisión al sufrimiento, es su
definición.
-¿Quién es Vera Baxter en la película?
-Lo que digo y repito es que Vera Baxter es una mujer infernal, víctima de
su fidelidad. Es quizás un caso desesperado. Lo que yo sé, lo que sabemos
todos, es que este caso existe. Es infernal debido a su vocación unívoca de
matrimonio, de fidelidad. Pero, ¿no me equivoco, no es el deseo, el deseo
de un solo ser? ¿No es el deseo lo contrario de la dispersión del deseo?
Lo que yo sé de Vera Baxter es que su existencia tiene apariencias
completamente tranquilizadoras, normales, que debería ser reconocida
como la mujer y la madre perfectas, y esto más allá de todas las fronteras, y
que a mí me da miedo. No es la mujer de El Camión lo que me da miedo,
sino Vera Baxter. La mujer de El Camión no está cercada por identidad
alguna. Ha roto con todas las identidades posibles, no es más que una
autostopista. Algunos disponen de una práctica teórica, marxista y otra.
Ella dispone de la práctica del autostop.
desliz
[parte 3]
deslizarse
Marguerite Duras
20 de
de mayo
mayo de
de 1968:
1968:
20
texto político
político sobre
sobre la
la
texto
formación
del
Comité
de
formación del Comité de
Acción EstudiantesEstudiantesAcción
Escritores
Escritores
La
de la
laalegre
alegre
La vía
vía de
desesperación.
desesperación.
Entrevista de
Entrevista de Claire
Claire Devarrieux a
Devarrieux a Marguerite
Marguerite Duras
Duras.
Vera Baxter carece, aparentemente, de recursos antes de la película. Antes
de la película es una enferma, si se quiere, de amor. Con la película se
produce un accidente en Vera Baxter. Es el del deseo. El hecho de que Jean
Baxter haya pagado a un desconocido, para que su mujer deje de serle fiel,
deja aún ver deseo. El adulterio pagado de Vera Baxter tenía que
rentabilizar el deseo de la pareja.
Pero, no se produce el resultado esperado. Vera Baxter, abandonada a la
prostitución, pagada o no, nunca volverá más a Jean Baxter. Quizá morirá
a causa de ello. Quiero decir morirá por no poder amar al mismo hombre
hasta la muerte. Creo que quiere matarse, porque es posible,
simplemente, no amar ya al mismo hombre durante toda la vida. Ahí
reside profundamente el arcaísmo de Vera Baxter. Esta mujer de los
bosques de la Edad Media, hay millones en el mundo, abandonadas a
nuestro tiempo.
Creo que si Vera Baxter encontrara a la mujer de El Camión sentiría miedo,
pero no la relegaría a las categorías políticas o mentales a las que la relega
el chófer de El Camión. Lo que ellas tienen en común, es sin duda
irremediable, es el amor. Hemos oído hablar del de Vera Baxter por sus
hijos y su marido, durante mucho tiempo. Del de la mujer de El Camión,
menos. Amar a un niño o amar a todos los niños, en vida o muertos, son
cosas que se tocan en algún punto. Amar a un estafador, de baja estofa
pero humilde, o bien a un hombre honrado, que se cree tal, son cosas que
también se tocan
Le Monde © 1977
desliz
[parte 3]
Lázaro Saavedra
La Habana, 1964. Artista plástico. Ha realizado numerosas presentaciones personales y
colectivas, en las que ha conjugado su obra pictórica con performances, happenins, videoinstalaciones, entre otros medios de expresión. Profesor del Instituto Superior de Arte (ISA) en
La Habana, fue miembro de Puré, en la década del ´80, del proyecto Pilón (1988-89), así como de
Enema, grupo conformado por estudiantes del ISA, en los años ´90.
Creador de Galería I-MAIL, proyecto en curso.
Manifiesto Galería I-MAIL
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
made im china
coleccionista
motín
perritos
punto
entrevista
deslizarse
que levante la mano
se oye
desliz
[parte 3]
deslizarse
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
made im china
coleccionista
motín
perritos
punto
entrevista
que levante la mano
se oye
Manifiesto Galería I-MAIL
THE MUPPET SHOW
desliz
[parte 3]
MADE IN CHINA
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
made im china
coleccionista
motín
perritos
punto
entrevista
que levante la mano
se oye
Manifiesto Galería I-MAIL
deslizarse
desliz
[parte 3]
deslizarse
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
made im china
coleccionista
motín
perritos
punto
entrevista
que levante la mano
se oye
Coleccionista
Manifiesto Galería I-MAIL
desliz
[parte 3]
deslizarse
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
made im china
coleccionista
motín
perritos
punto
entrevista
que levante la mano
se oye
Motín
Manifiesto Galería I-MAIL
desliz
[parte 3]
deslizarse
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
made im china
coleccionista
motín
perritos
punto
entrevista
que levante la mano
se oye
Perritos
Manifiesto Galería I-MAIL
desliz
[parte 3]
deslizarse
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
made im china
coleccionista
motín
perritos
punto
entrevista
que levante la mano
se oye
Punto
Manifiesto Galería I-MAIL
desliz
[parte 3]
deslizarse
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
made im china
coleccionista
motín
perritos
punto
entrevista
que levante la mano
se oye
Entrevista
Manifiesto Galería I-MAIL
desliz
[parte 3]
deslizarse
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
made im china
coleccionista
motín
perritos
punto
entrevista
que levante la mano
se oye
Manifiesto Galería I-MAIL
Que levante la mano
desliz
[parte 3]
deslizarse
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
made im china
coleccionista
motín
perritos
punto
entrevista
que levante la mano
se oye
Se oye
Manifiesto Galería I-MAIL
deslizarse
Manifiesto chocho póstumo de la Galeria I-MEIL
Abril del 2007
Desde la República Independiente del Cerro.
Lázaro Saavedra
1. Todo manifiesto tiene derecho a existir antes o después. Si existe
antes, es de vanguardia; y si existe después, es de retaguardia.
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
2. Galeria I-MEIL es un arte de retaguardia.
made im china
3. El Arte no se puede llevar a las masas porque las masas no caben
en las galerías.
coleccionista
4. El Arte no se puede llevar a las masas porque los artistas son una
minoría.
motín
5. Los artistas no son El Arte.
perritos
6. Los medios de difusión masiva pueden llevar a las masas
materializaciones superficiales y descontextualizadas de lo que ha
quedado del Arte, pero no pueden llevar el arte a las masas,
solamente una parte de éste.
punto
entrevista
que levante la mano
7. Los museos almacenan las materializaciones superficiales y
descontextualizadas de lo que ha quedado del Arte, de la misma
forma que un coral es el esqueleto de un ser que tuvo vida alguna vez.
se oye
8. Galeria I-MEIL no hace artesanía con coral.
9. El público que frecuenta las galerías no debe ser subestimado
porque es parte de la masa.
10. La masa hay que dejarla que repose.
desliz
[parte 3]
deslizarse
Manifiesto chocho póstumo de la Galeria I-MEIL
11. El público que tiene correo no debe ser subestimado porque es
parte de la masa.
12. El público que tiene correo es una minoría e históricamente se ha
demostrado que la mayoría no siempre tiene la razón.
13. Tener o no la razón, no es importante, porque hay cosas muy
razonables que no se pueden decir.
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
14. Todo el que tiene correo posee una galería virtual y privada en su
casa, dicha galería está bajo control de un especialista, el del
servidor.
made im china
coleccionista
15. La comunidad es una minoría.
16. La comunidad no es un concepto físico.
motín
17. Galeria I-MEIL hace ARTE COMUNITARIO porque va dirigido a
una comunidad virtual.
perritos
punto
18. Hacer arte para una minoría tiene tanto valor como hacerlo para
una mayoría.
entrevista
19. Mayoría y minoría no son conceptos de valor artístico.
que levante la mano
20. Aunque a muchos les pese, el tipo de público al que va dirigida la
obra no determina el valor artístico de la misma.
se oye
21. No todo el mundo tiene correo, ni computadora, de la misma
forma que no todo el mundo frecuenta las galerías.
22. Las galerías son como las iglesias católicas: están llenas de
imágenes.
desliz
[parte 3]
Manifiesto chocho póstumo de la Galeria I-MEIL
deslizarse
23. Frecuentar una galería es una opción, tener computadora y correo
es un privilegio.
24. Los pobres no pueden comprar computadoras.
25. No todo el que tiene computadora tiene dinero.
26. Mi obra es para la élite que posee computadoras y correo, de la
misma forma que el arte que se exhibe en las galerías es para la
élite que frecuenta las galerías.
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
27. El artista que haga arte para los pobres se muere de hambre.
made im china
28. Si usted quiere saber el gusto de los ricos observe la obra que
hacen los artistas que venden mucho.
coleccionista
motín
29. Los que tienen dinero son una minoría.
30. Ser pobre no es una opción.
perritos
31. Todos los pobres quieren tener dinero. Los que tienen dinero no
quieren ser pobres.
punto
entrevista
32. No todos los ricos son tan malos ni todos los pobres son tan
buenos.
que levante la mano
33. Los pobres no pueden comprar arte. El arte lo compran los que
tienen dinero y los poderosos.
se oye
34. Los artistas venden mucho, ganan su dinero de forma honesta, y
son una fuerza productiva. Las jóvenes generaciones quieren
estudiar arte para tener dinero.
35. La gran mayoría de los que roban ya no lo hace para sobrevivir,
sino para mantener o incrementar el nivel de vida. Se roba hasta
donde alguien entienda y no hasta donde tú quieras.
desliz
[parte 3]
Manifiesto chocho póstumo de la Galeria I-MEIL
deslizarse
36. Para vender mucho no se puede hacer un arte problemático, ni feo.
El arte debe ser bonito, agradable y decorativo. El arte no es para
crear problemas, es para el goce estético.
37. A la galería I-MEIL le gusta gozar estéticamente.
38. No todos los que tienen dinero les interesa comprar arte.
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
39. Los artistas generalmente regalan alguna obra a los poderosos,
nunca a los pobres.
made im china
40. La obra de Galeria I-MEIL no es rentable.
coleccionista
41. La obra de Galeria I-MEIL es como Dios, está en diferentes
lugares y no está en ninguna parte al mismo tiempo.
motín
42. La obra de Galeria I-MEIL es creada digitalmente.
perritos
43. La obra de Galeria I-MEIL puede circular de mano en mano si se
imprime, pero ya no es la obra de Galeria I-MEIL, es la obra de
Galeria I-MEIL.
punto
entrevista
44. La obra de Galeria I-MEIL se puede reproducir al infinito sin
violar ningún derecho o propiedad intelectual. Esa obra que está en tus
manos es propiedad social, cuídala para los que vengan detrás de ti.
que levante la mano
se oye
45. La obra de Galeria I-MEIL puede ser intervenida por otras
personas, sean artistas o no. Es propiedad social.
46. La obra de Galeria I-MEIL ha sido intervenida por otras personas,
ya sean artistas o no.
47. La obra de Galeria I-MEIL es propiedad social, porque hay muchos
implicados.
desliz
[parte 3]
Manifiesto chocho póstumo de la Galeria I-MEIL
deslizarse
48. La obra de Galeria I-MEIL es propiedad social, porque todos
pueden adquirirla gratis.
49. La obra de Galeria I-MEIL llega a la casa de todos, los que tengan
computadora con correo.
50. La obra de Galeria I-MEIL puede ser una creación colectiva.
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
51. La obra de Galeria I-MEIL es para provocar la actividad mental.
the muppet show
52. La obra de Galeria I-MEIL es para masajear el cerebro y no los
ojos.
made im china
coleccionista
53. La obra de Galeria I-MEIL es para exhibir en las paredes de la
mente.
motín
54. La obra de Galeria I-MEIL se termina de construir virtualmente
en tu mente, nace digitalmente en una computadora y “termina” de
manipularse “digitalmente” en la computadora de la mente humana. Si
eso es malo, eso le pasa a otros; si eso es bueno, yo soy el único al que
le sucede.
perritos
punto
entrevista
55. No importa si la obra de Galeria I-MEIL es verdad o mentira, lo
verdadero es el estímulo mental.
que levante la mano
56. Mi obra es consecuente e inconsecuente, como la de todos.
se oye
57. Galeria I-MEIL es mi obra y no es mi obra.
58. La sociología declara que un divorcio es un problema personal,
pero si existen muchos divorcios entonces estamos ante un problema
social. Una persona robando es un problema personal, muchas
personas robando son un problema social. Lo anterior no tiene nada
que ver con La obra de Galeria I-MEIL.
desliz
[parte 3]
Manifiesto chocho póstumo de la Galeria I-MEIL
59. Galeria I-MEIL se suma a la idea de que es imposible enseñar
arte y que las escuelas de arte deben desaparecer. Poco a poco se
está logrando. Hace tiempo despareció el nivel elemental de artes
plásticas y muy recientemente el cuarto año de San Alejandro. Se
está haciendo todo lo posible para estimular el arte mercantil y
desaparecer todo arte experimental y que cree problemas. Con
respecto a la facultad de plástica del ISA esperamos una
arquitectura bella, restaurada, pero que no funcione. Que exista,
pero que al mismo tiempo no exista.
deslizarse
Lázaro Saavedra
Muestra de Galería I-MEIL
the muppet show
60. Galeria I-MEIL se suma al criterio de que el arte contemporáneo
es una mierda y no lo entiende nadie, por eso Galeria I-MEIL hace
arte convencional.
made im china
61. Este manifiesto, como todo manifiesto, es digno portador de
posiciones extremas y disparates.
motín
coleccionista
perritos
62. No importa si Galeria I-MEIL continuará o no, lo importante es
que ya existió.
punto
entrevista
63. Muy pronto galería I-MEIL será vendida a una modesta compañía
y podrá ser vista en el sitio www.galeriai-meil.com. Para visitar
Galería I-MEIL será necesario abonar una modesta suma mensual o
anual. Las ganancias de Galeria I-MEIL, sumada a la ayuda de una
ONG amiga, serán destinadas a pagar cuentas legales de servicio de
internet (30 horas al mes) a los intelectuales y artistas que no
disponen de ese servicio.
que levante la mano
se oye
64. Une los puntos y verás
desliz
[parte 3]
desliz
[parte 3]
Convocatorias
desliz
Convocatoria Mail Art desliz
Convocatoria texto desliz
Concurso artístico-literario desliz
proyecto
desliz
deslizarse
desliz
[parte 3]
I Concurso artístico-literario desliz
convocatorias
deslizarse
-Se concursará con un sola obra, da igual si inédita o no, artística y/o literaria
de cualquier género o desgenerada que cumpla las siguientes bases:
3. Su autor debe concursar ofreciendo un libro al concurso, de edición cuidada y de tema artístico
y/o literario (dicha donación, como se verá más adelante, se halla estrechamente vinculada con el premio –ver base
1-). Se presentará junto a la obra –no solicitamos copias- la dirección email y postal del autor y el libro antes
mencionado.
1.Se otorgará un solo premio que constará de un paquete con todos los libros entregados por los concursantes.
4. Se concursará enviando la obra por correo electrónico o postal (en dependencia del formato y a elección), a la
dirección postal [Enna 402 esquina Fábrica. Luyanó. Municipio 10 de Octubre. Ciudad de la Habana.
Cuba. C.P. 10700 ] o electrónica de desliz [[email protected]].
7. El autor concursante debe comprometerse a elegir entre los jurados disponibles que enviaremos
en una lista vía email, y que serán seleccionados (cinco) por mayoría de votaciones entre los participantes.
9. Todas las obras serán fotografiadas y expuestas en la página de desliz., donde también se
publicará una relación de los concursantes, así como de los libros entregados por los mismos al concurso. En Cuba
se realizará una exposición con todas las obras, especificando la ganadora. El catálogo de dicha exposición será
enviado a todos los autores.
desliz
[parte 3]
convocatorias
Convocatoria Mail Art desliz
deslizarse
Enviar en una hoja previamente estrujada, una muestra artística y/o
literaria acopañada por la dirección electrónica del autor (la hoja ha de estar
firmada).
Todas las obras enviadas se encuadernarán en un solo libro cuya curaduría
estará a cargo del equipo desliz.
La edición colectiva será expuesta de forma permanente en un espacio
cultural cubano.
Se enviará a los autores una muesta digital del libro.
Esta convocatoria vence dentro de seis meses.
convocatorias
teclea tu texto:
teclea tu texto
acerca de cómo y cuándo
ocurre un desliz; no más de 295
caracteres (contando espacios.
seis de los textos
recibidos serán publicados en
el próximo número
desliz)
y envíalo
a desliz
desliz
[parte 3]
deslizarse
En su primer número la revista desliz está conformada por tres partes
y un suelto. Usted ha llegado al final de la parte tercera.
Para continuar deslizándose continúe con el suelto
Cuarto de máquinas .
ARCHIVO
DIGITAL
ARTÍSTICOLITERARIO 1
desliz
Un suelto
desliz
[un suelto]
Tres textos de CUARTO DE MÁQUINAS
recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o
cagaitas de sinsonte… el segundo marcado con un (2) es un
bloque dividido en parrafitos de anémico…
Jorge Alberto Aguiar Díaz
texto ( I )
texto ( II )
fotos: Orlando Luis Pardo Lazo
texto ( I II )
Cuarto de máquinas
textos de Jorge Alberto Aguiar Díaz
fotos: Orlando Luis Pardo Lazo
Jorge Alberto Aguiar Díaz
La Habana, 1966. Ha publicado el libro Adiós a las almas (relatos; Letras Cubanas, 2002. Fue coordinador de la revista
Cacharro(s) [La Habana, 2003-05]. Es hoy coordinador del archivo-revista de literatura y pensamiento"Fogonero Emergente", así
como del espacio RRizoma(s) desde España, este último con jóvenes creadores de La Habana. En 1999 creó el proyecto
"Laboratorios de escritura creativa", y desde entonces ha impartido decenas de talleres de narrativa (ficción) y cursos de
escritura creativa en tres niveles: taller, laboratorio, y klínica; éste último como un curso s
obre literatura menor e ideas básicas acerca de la nomadología de Deleuze y Guattari.
Tres textos de CUARTO DE MÁQUINAS
Orlando Luis Pardo Lazo. La Habana 1971.
Flagtógrafo y Escritor. Forma parte del staff de
la publicación The Revolution Evening Post.
recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o
cagaitas de sinsonte… el segundo marcado con un (2) es un
bloque dividido en parrafitos de anémico…
Jorge Alberto Aguiar Díaz
texto ( I )
texto ( II )
texto ( I II )
fotos: Orlando Luis Pardo Lazo
Laboratorios de escritura creativa
http://talleresdeescritura.blogspot.com/
Fogonero Emergente.
Archivo de literatura y pensamiento
http://jorgealbertoaguiar.blogspot.com
[un suelto]
1
Caía la noche y parecíamos (fuimos) manada de
animales enloquecidos buscando huecos donde
echarnos.
Diario de fogonero (Blog personal)
http://jorgealbertoaguiardiaz.blogspot.com/
desliz
texto ( I )
2
Alguien dijo, "nuestra locura no es personal", y
pasó por farragoso. Después habló de la telaraña
del estado.
3
Se dio candela. Dejó un niño de cinco y una
anciana de 90. Muchos años después los vecinos
de la cuartería aun recuerdan el suceso.
Tres textos de CUARTO DE MÁQUINAS
4
Vayas donde vayas te entran a palos, machacan tus huesos y tu
orgullo.
Demasiado dinero corre por las cloacas. Demasiada ideología.
5
recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o
cagaitas de sinsonte… el segundo marcado con un (2) es un
bloque dividido en parrafitos de anémico…
Jorge Alberto Aguiar Díaz
texto ( I )
Hace veinte años (o diez) pensaba en matarse. Ahora piensa en
morir. Grava el cuerpo un tajazo de vida. Grava vida.
texto ( II )
6
texto ( I II )
fotos: Orlando Luis Pardo Lazo
Noches podridas. Baretos a bolina donde jugamos la tragedia de
la patria en forma de comedia.
Patria a bolina, baretos en la noche, juego podrido. Patria-bareto.
7
¿Aún confías en lo que llaman tercamente los hechos? Bordes
fluctuantes.
Márgenes líquidos. Duración del instante en que somos nadie.
8
Se lanzó al mar con su mujer e hija. Sobrevivió. Seis meses
después murió de sobredosis.
9
Pero aun nos inventábamos nuestras máscaras de respiración
artificial.
Animalitos domesticados o insumisos cavando para huir. Túneles,
huecos, grietas.
Atrapados en la madriguera.
10
No hay metáforas. En el "cuarto de máquinas" todo funciona por
golpes de realidad.
desliz
[un suelto]
desliz
Cuarto de máquinas
[un suelto]
textos de Jorge Alberto Aguiar Díaz
fotos: Orlando Luis Pardo Lazo
desliz
[un suelto]
Tres textos de CUARTO DE MÁQUINAS
recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o
cagaitas de sinsonte… el segundo marcado con un (2) es un
bloque dividido en parrafitos de anémico…
Jorge Alberto Aguiar Díaz
texto ( I )
texto ( II )
texto ( I II )
fotos: Orlando Luis Pardo Lazo
texto ( II )
Dame sangre, dijo H.
Le dimos sangre. Le di cabeza reventada y mondongos como
carne de primera.
Se inyectó petróleo como el tío en la cárcel para tener
"mejores condiciones de vida". Así también el sobrino, años
después, para que le dieran la baja del Servicio Militar,
pinchó sus venas.
Dame sangre, dijo.
Le dimos sangre.
Una tarde entré al baño. Vi a Noda desnudo, sin uniforme
verdeolivo, sin grados de capitán, sin las charreteras de la
vanidad y el desprecio. Me di cuenta de que era un hombre
como yo. Bastaba con ir al cuartel, buscar un fusil, y vaciarle
el cargador en su panza de oficial de escuelita. Allí estaba, el
gran jefe en pelotas, tiritando por el agua fria, hasta con la
carne de gallina.
Nos decía gallinas si reclamábamos nuestro derecho al pase
de doce horas a la semana.
Nos decía señoritas si nos lamentábamos de algo.
Nos decía maricones porque le gustaba decirnos maricones.
Capitán Noda, ¿por qué no te abrí como sardina rusa?
Cuando llegó la noticia desde el Batallón Médico de que H. se
había inyectado petróleo y estaba grave, Noda dijo que los
médicos eran unos flojitos y ahora iban a consolarlo y creerle
que estaba loco.
Soñé que H venía y me gritaba dame sangre. Y la sangre era
el combustible que hacía rodar tanques y camiones que
tiraban de obuses como brujas tiran de escobas en cuyas
cerdas han quedado restos de ese mondongo humano que
no sirve ya ni para dar de comer a los puercos.
Algunas tardes iba al parqueo, me metía en la cama
de un camión, me tiraba ahí entre lonas, calor y
oscuridad como si estuviese bajo tierra. Casi
siempre lloraba. Y me sentía indigno. ¿No tenía
fuerzas suficientes para vivir allí, darle cara a la vida
militar? No, me dijo nuestro capitán una vez. Te
faltan cojones, dijo, esto es para hombres de
verdad, ¿a qué seguro te metes por ahí a llorar?
Encontré a H en un camión. Salió de entre las lonas
como el cadáver que sería una semana después.
¿No me digas que vienes aquí a llorar? le dije.
Hay que ser fuertes, le dije, tener cojones y
aguantar, ¿entiendes? le dije.
Me contó entonces lo del tío, el petróleo, las venas,
mejorar la vida, escapar de allí. No tuvo pena de
llorar delante de mí. Quise darle un abrazo pero me
contuve. No podía, no debía.
Cuando llegó la noticia de que H había fallecido, el
capitán se estaba desnudando para irse a las
duchas. Lo sabía, me dijo, ese mariconcito no iba a
aguantar.
Tres textos de CUARTO DE MÁQUINAS
recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o
cagaitas de sinsonte… el segundo marcado con un (2) es un
bloque dividido en parrafitos de anémico…
Jorge Alberto Aguiar Díaz
texto ( I )
texto ( II )
texto ( I II )
fotos: Orlando Luis Pardo Lazo
desliz
[un suelto]
desliz
Cuarto de máquinas
[un suelto]
textos de Jorge Alberto Aguiar Díaz
fotos: Orlando Luis Pardo Lazo
texto ( III )
Tres textos de CUARTO DE MÁQUINAS
recuerda que son tres textos, el primero dividido en 10 partes o
cagaitas de sinsonte… el segundo marcado con un (2) es un
bloque dividido en parrafitos de anémico…
Jorge Alberto Aguiar Díaz
texto ( I )
texto ( II )
texto ( III )
fotos: Orlando Luis Pardo Lazo
La cabeza.
Siempre la cabeza.
La cabeza contra el muro (paredón con vidrios detrás de las
duchas) por una broma. Ese tipo de bromas que en el
Ejército cuestan caro: tú eres de los mariconcitos del parque
de la fraternidad, yo te he visto.
La cabeza bajo la bota rusa.
Y la cabeza otra vez cuando te empujaron de la litera.
El Coba llegó, saco de carne musculosa, torpe aunque
silencioso, y la cabeza contra el hierro crudo de la cama
personal.
A los cinco años la cabeza rebotando en una caída (pérdida
del conocimiento durante la digestión, dijeron los médicos);
y a los siete, la cabeza contra un poste de electricidad,
huyendo de tres niños que te buscaban para una paliza a las
doce del día.
La cabeza. Golpes como piojos. Ranuras, canaletas, surcos,
estrías de sangre y dolor.
En un albergue para inmigrantes y vagabundos, la cabeza
abierta. Entra el africano y con un tubo, un golpe (que suena
seco bajo el chorro de agua fría en una mañana a ocho
grados), y la cabeza contra la pared.
Cabeza que chirría, cabeza con goznes, cabeza chatarra.
Nunca preguntes por el precio de tu cabeza.
La locura es vieja usurera
desliz
[un suelto]
desliz
Cuarto de máquinas
[un suelto]
textos de Jorge Alberto Aguiar Díaz
fotos: Orlando Luis Pardo Lazo
En la composición de contraportada hemos utilizado el cuadro
de Juan Miró El nacimiento de un mundo
Archivo
Digital
ArtísticoLiterario I
desliz
equipo de
realización:
liz
abel
mónica
desliz
PORTADA
Descargar

Diapositiva 1 - El blog como propuesta didáctica