II
1
Sólo a Dios la
gloria. Todo lo ha
hecho Él por
medio de María
Auxiliadora.
2
He leído muchas
vidas de santos, y
cada uno reconoce,
en el auxilio de la
Virgen, una ayuda
muy poderosa para
llegar a la santidad.
3
¡Oh María: cuán
poderosa y
buena eres! Es
una verdad
segura que Tú
ayudas a
cuantos te
invocan en sus
penas.
4
Cuando quiero llevar
a cabo una obra
difícil, rezo con fe
a María Auxiliadora
y me dedico con
calma, pero con
todas mis fuerzas,
a obtener lo que
creo es más
agradable a la
Voluntad de Dios, y
el éxito llega.
5
Si la gente
comprendiera lo
importante que es
tener una
verdadera
devoción a la
Virgen, estimaría
esto como el más
grande tesoro del
mundo.
6
Si supiera que mis
discípulos tienen una
gran devoción a
María Auxiliadora,
con sólo esta noticia
moriría contento.
7
Repetid con frecuencia el Avemaría que es el saludo
que Dios compuso para enviarlo a la Virgen María por
medio de su ángel. Obtendréis admirables resultados al
rezar con atención esta oración.
8
El mejor regalo que le
puedes hacer a la
Madre Santísima en su
mes, novenas o fiestas,
es éste: Ofrecerle una
buena confesión y
comunión, leer algún
buen libro y empezar
con ánimo a combatir
ese pecado que más
cometes.
9
¿Quieres ver
efectos admirables
en tu vida? Rézale
cada noche las tres
avemarías a la
Virgen y repítele
cada día varias
veces esta
jaculatoria: "María
Auxiliadora, rogad
por nosotros".
10
No pasemos nunca
ante una imagen de la
Virgen sin dirigirle un
saludo.
Así lo hacían los
santos.
Digámosle: "Yo te
saludo, llena de
gracia”, . . . u otra
frase de cariño.
11
Acostumbra a rezar esta
oración: Oh María, Virgen
Poderosa, grande y
terrible como un ejército
en orden de batalla. Tú has
librado y librarás a la
Iglesia de las herejías. Oh
Madre: en nuestras
angustias, en nuestras
luchas, en nuestros apuros,
líbranos del enemigo, y, en
la hora de la muerte,
llévanos al Paraíso. Amén.
12
María es una
estrella luminosa
que, con la luz de
sus buenos
ejemplos, nos
señala el camino del
cielo.
13
Así como tener una
buena madre es un
tesoro para una
familia, así el tener a
María como Madre es
un valioso tesoro para
cada uno de nosotros.
14
En la devoción a
María Auxiliadora
encontrarás gran
fortaleza para
progresar en la
virtud y para
resistir al mal y a
tus pasiones.
15
El Señor se
complace en hacer,
también en estos
tiempos, grandes
prodigios por
medio de María
Auxiliadora.
16
Os
recomiendo
que no
dejéis
pasar un
sábado sin
hacer algo
en honor
de la
Virgen.
17
No hay región
donde no haya
algún templo que
atestigüe los
favores que la
Virgen María
concede a sus
devotos. Las
curaciones que no
logran los
médicos, las hace
Ella.
18
María Santísima ha protegido siempre a sus devotos
en la vida, pero especialmente en la hora de la muerte.
Fin
20
Descargar

View the PowerPoint document