Apuntes sobre las Unidades Paraguayas
presentes en Acosta-Ñú el 16 de agosto de 1869
VII ENCONTRO INTERNACIONAL DE HISTÓRIA SOBRE OPERAÇOES
BELICAS DA GUERRA DA TRIPLICE ALIANÇA - Uruguayana - RS, Brasil,
10,11 e 12 de Septiembro de 2015
Licenciado en Historia Alberto del Pino Menck,
Instituto “Cnel Rolando Laguarda Trías” - Asociación Cultural Mandu’Arà
1º y 2º Corpos do Exército
General José Luis Mena
Barreto, Comandante del
1º Corpo do Exército
General Vitorino José
Carneiro Monteiro,
Comandante del 2º
Corpo do Exército
Efectivos del 1º y 2º Cuerpo de
Ejército brasileño
11 de julio de 1869 – Parada en Pirayú –
Misa Campal y entrega de medallas
1º Corpo - 10.010 hombres (por motivos
de servicio, no estaban la 7ª Brigada de
Caballería y la 8ª Brigada de Infantería)
13 de julio de 1869 – Parada en Tacuaral
- Misa Campal y entrega de medallas
2º Corpo – 6-960 hombres
Los dos cuerpos formaban unos 17.000
hombres, sin contar las Unidades
expresadas
División del Ejército Oriental en Operaciones –
Plana Mayor Brigadier General Enrique Castro: 1
general, 4 jefes, 6 oficiales, 4 tropa
Escolta del General Castro, Campamento en
marcha, 15 de agosto de 1869 Sargento Mayor Víctor
Frete (alta mayo 1869), 7 oficiales, 110 de tropa.
Batallón “24 de Abril” Teniente Coronel Eduardo
Vázquez, Plana Mayor y 4 compañías: 1 jefe, 11
oficiales, 212 tropa
Batallón “Voluntarios Independientes” Capitán
Carlos Lallemand, Plana Mayor y 4 compañías: 22
oficiales, 303 de tropa
Regimiento de Artillería, 2º Escuadrón Ligero,
Mayor Ernesto Courtin, Plana Mayor y 2 compañías: 1
jefe, 9 oficiales y144 de tropa
Brigadier General Enrique Castro,
Comandante en Jefe de la División Oriental
(Colección Museo Histórico Nacional,
Montevideo)
Listas fechadas el 15 de agosto de 1869, en
Campamento en frente Ascurra, en Pirayú o en
marcha.
Totales: 1 general, 7 jefes, 55 oficiales y 773 de tropa
División Oriental
Batallón “24 de Abril” Teniente
Coronel Eduardo Vázquez, Plana
Mayor y 4 compañías: 1 jefe, 11
oficiales, 212 tropa
Jefe y Oficiales del Batallón “24 de Abril” –
Junio de 1869, Asunción, fotografía Bernadet
Hnos
(Colección Dr. Diego Mantilla, cortesía Sr. Mario
Chaves)
División Oriental
Batallón “Voluntarios Independientes” Capitán Carlos Lallemand,
Plana Mayor y 4 compañías: 22 oficiales, 303 de tropa
Batallón “Voluntarios Independientes” formado en columna
(Museo Histórico Nacional, Montevideo, Uruguay)
División Oriental
Regimiento de
Artillería, 2º Escuadrón
Ligero, Mayor Ernesto
Courtin, Plana Mayor y 2
compañías: 1 jefe, 9
oficiales y144 de tropa
Oficiales del 2º Escuadrón del Regimiento de Artillería Ligera– Junio de 1869, Asunción,
fotografía Bernadet Hnos
(Colección Dr. Diego Mantilla, cortesía Sr. Mario Chaves)
Legión Paraguaya
Regimiento “Legión Paraguaya”, 2 jefes, 30 oficiales, 434 tropa,
total: 466 efectivos
Estado fechado en el Campamento en Luque, 1º de mayo de
1869 (Memoria del MGM, República Argentina). Desde el 25 de
julio de 1869, según Tasso Fragoso, “associada ao Exército
Brasileiro”. En Acosta Ñú, actuó agregada a la 8ª Brigada de
Cavalaria (Cipriano de Morais), 1º Corpo de Exército,.
Legión Paraguaya – Comandante Coronel Federico Guillermo Baez
2ª División del Ejército de Operaciones Argentino
2ª División del 1er. Cuerpo Ejército
Argentino, compuesta por los batallones
4º, 5º y 6º de Línea, Rioja y Catamarca.
Esta división se halló en la toma de
Peribebuy y se hallaba subordinada al 2º
Cuerpo de Ejército brasileño.
Las fuentes consultadas la ubican
participando en Acosta Ñú. En mayo de
1869, totabilizaba 1.207 efectivos.
Coronel graduado Luis María
Campos, Comandante de la
2ª División del 1er. C.E.
Argentino
(fotografía carte de visite
coloreada por Mario Chaves)
Como vimos, tenemos posibilidad ciertamente de reconstruir el orden de batalla
del Ejército Ailiado en la Batalla de Acosta Ñú a pesar de lo magra que es la
historiografía al respecto. Pero si acudimos a los documentos (listas de revista,
correspondencia, memorias del ministerio de guerra y marina, relatorios,
memorias, etc.) podemos llegar a ciertas certezas.
Respecto a las fuerzas enfrentadas el 16 de mayo de 1869 en los campos de
Acosta Ñú, poco podemos decir respecto a la presencia paraguaya en ese último
combate campal de la guerra.
¿Además del Batallón N° 6 de veteranos, que otros cuerpos paraguayos midieron
sus armas en aquella ocasión?, ¿quiénes fueron sus jefes y oficiales?, ¿los
batallones “joven” o “muchacho” como se llamaba a los que integraban en sus
filas a menores de 15 años, que numerales poseían?, ¿solo hubo niños y
adolescentes en ese combate integrando los distintos cuerpos de Infantería,
Caballería y Artillería participantes?.
En base a la bibliografía consultada y datos extractados de documentación del
Archivo del Ministerio de Defensa Nacional (Asunción), fondo: volúmenes
Veteranos reconocidos y no reconocidos es que intentaremos contestar algunas de
estas interrogantes.
La reorganización del Ejército Nacional luego de Lomas
Valentinas – El Campamento en Azcurra
Gen Div Fco I.
Resquín, Cdte 1er
C.E.
Gen Div B.
Caballero, Cdte 2do
C.E.
El General Resquín, Jefe de Estado Mayor nos habla de que el
Ejército Nacional de la República del Paraguay, al mando del
Mariscal Francisco Solano López, y reorganizado en Azcurra,
constó de dos cuerpos de ejército. Como Jefe de Estado
Mayor tenía que saber bien a que se refería cuando brinda su
testimonio el 20 de marzo de 1870, siendo prisionero de las
fuerzas brasileñas:
“De Cerro León pasó López á Azcurra, donde empezó á
reunir gente que le iba llegando de diversos puntos, y
que además de las de Cerro León eran las guarniciones
de Carapeguá, Caacupe, Caapucú, San José y otros
lugares. Mandó hacer nuevo reclutamiento de viejos y
muchachos, y gran número de heridos que fueron
incorporados á las filas, de manera que cuando el ejército
brasilero llegó á Pirayú, ya Lopez tenía 13 mil hombres
organizados. […] La fuerza que estaba en Azcurra subía á once
mil y tantos hombres, sin contar 1.800 enfermos. Estaba
dividida en dos cuerpos de ejército. El segundo cuerpo
mandado por el general Caballero fue encargado de
escoltar el parque y los objetos pesados, así descubrir la
retaguardia.”
La reorganización del Ejército Nacional luego de Lomas Valentinas – El
Campamento en Azcurra
Centurión, calcado por O’Leary, informa que las nuevas divisiones llevaban los
nombres de los jefes que las mandaban: Divisiones Carmona, Franco y Delvalle, a
tres batallones cada una. Habla de una cuarta División al mando del Comandante
Patricio Escobar compuesta de cuatro batallones (6, 7, 20 y 21). El batallón 20 de
su mando inmediato.
Además, habían cuerpos sueltos (Batallones Rifleros, Maestranza, Suelto, San
Isidro, Marinos y el Regimiento Acâmorotí). Suponiendo que se refiera a estos
cuerpos independientes, no divisionarios, Centurión agrega que “ascendían a unos
4.000 hombres próximamente”.
Los batallones que componían las divisiones mencionadas “no habrán tenido arriba
de 300 a 350 plazas cada uno”.
También existía la División de Caballería al mando del General Caballero, que
“hacía el servicio el servicio de vanguardia en la parte norte del arroyo Pirayú.” La
primera brigada la formaban el 1º y 5º al mando del comandante Genes y la 2ª
formaban el 12º y 24 al del igual clase Victoriano Bernal. El 11 de Caballería hacía
servicio de vanguardia de la división.
1ª División (derecha) Teniente Coronel Bernardo Franco (4 batallones, 47, 48, 49
(?) y 51)
2ª División
Teniente Coronel Silvestre Carmona (3 a 7 batallones)
3ª División
Sargento Mayor Patricio Escoltar (4 batallones, 6, 7, 20 y 22)
4ª División
Sargento Mayor Gabriel Sosa (2 batallones: 34 y 39) Cerro León
5ª División
Tte Cnel Juan Bautista Delvalle (4 batallones, 12, 18, 23 y 36)
Centurión agrega: “Los batallones que componían las divisiones mencionadas no
habrán tenido arriba de 300 a 350 plazas cada uno”.
División de Caballería al mando del General Caballero, que “hacía el servicio el
servicio de vanguardia en la parte norte del arroyo Pirayú.” 1ª brigada la
formaban el 1º y 5º al mando del comandante Genes; y la 2ª formaban el 12º y
24 al del igual clase Victoriano Bernal. El 11 de Caballería hacía servicio de
vanguardia de la división.
Reorganizado el Ejército Nacional después de la
batalla de Lomas Valentinas (21 al 27 de diciembre
de 1868), le cupo comandar una de las Divisiones
organizadas en Azcurra.
Luego de Ita Ibaté, integra la 5ª División del nuevo
ejército al mando del Cnel. Juan Bautista Delvalle en
el Campamento de Ascurra.
El 2º Jefe de la División lo fue el Tte. Cnel. Gabriel
Sosa, y el 3er. Jefe, el Tte. Cnel. José María Romero,
jefe además del Batallón Nº 23. Esta división estuvo
integrada por los Batallones 23, 18, 36 y se agregó
en Panadero el Batallón de Infantería Nº 12.
Coronel Juan Bautista
Delvalle (Comandante
de la 5ª División,
Resquín dice de la 4ª
División)
Delvalle acompañó a los restos del ejército
paraguayo, protegiendo la retaguardia hasta Cerro
Corá. Concluidas las hostilidades, y al frente de la 5ª
División de su mando, fue ultimado en Siete Cerros,
el 3 de marzo de 1870, sorprendido por fuerzas
brasileñas que le degollaron.
Cuadro provisorio de las unidades del Ejército Nacional (República del
Paraguay), que registran los documentos compulsados, correspondientes
al período enero de 1869 a marzo de 1870:
Plana Mayor del Ejército y Estado Mayor.
Clero Castrense y Sanidad
Dos Cuerpos de Ejército (1º General Resquín, 2º General Caballero), Divisiones 1, 2,
3, 4, 5, 6 y 7; Brigadas: número indeterminado.
Batallones 1. 2, 3, 4, 6, 7, 8, 9, 11, 12, 13, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 30,
34, 36, 37, 39, 40, 41, 43, 44, 47, 48, 49, 51 y 54, de Cazadores Rifleros, Policiano,
Maestranza, Telégrafo y Artesano
Regimientos de la Escolta de Gobierno, de Dragones de la Escolta, 1, 2, 3, 4, 5, 6,
7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 15, 19, 20, 21, 22, 23, 25, 28, 32, 43, 44, 45, 46, Acâmorotí,
Caballería Parque y Suelto de Caballería
Regimiento Nº 1 de Artillería a Caballo, Regimiento Nº 2 de Artillería a Caballo
Batallón de Artillería de Plaza y Sitio (también llamada Artillería Pesada)
1867: El comienzo del empleo de los mitaí en la guerra
En el año 1867 ya está consolidado el empleo de niños por parte de
Paraguay en lides bélicas contra el enemigo aliado. El cónsul LaurentCochelet informaba el 31 de mayo de 1867 al ministro de relaciones
exteriores de Francia:
“En la espera se continúa reclutando activamente a todos los niños que
hayan crecido desde la última leva, a todos los viejos inválidos restablecidos,
incluso los leprosos son enviados a las armas. Se puede ver partir hacia
Humaitá compañías de niños que apenas sostienen el peso de sus fusiles y
cuyos oficiales les superan por una cabeza. Eso hace sangrar al corazón. El
campo está totalmente vacío de hombres.”
1867: El comienzo del empleo de los mitaí en la guerra
Esta mención se encuentra avalada por lo menos por dos periódicos de la
prensa uruguaya (La Tribuna y la Opinión Nacional) cuando se ocupa de la
captura de jóvenes soldados paraguayos por parte de elementos del
contingente oriental en operaciones. El hecho ocurrió en una zanja
avanzada el 13 de mayo de 1867, cuando fueron capturados frente al cuartel
general uruguayo, el Sargento Escolástico Zelada de 24 años de edad, junto
con el cabo Pedro Martínez de 13 años, y los soldados Simón Quintana de
11 años, Nicolás Morel y Deogracias González de 12 años, y Marcelino
Vázquez de 14 años, todos ellos pertenecientes al Batallón 48. Zelada con
bastante precisión informa en su declaración sobre los batallones que
componían el ejército paraguayo en aquel entonces.
Nos dice:
“Los [batallones] 44, 47 y 48 son formados de niños, y el 34 formado á última
hora, se compone de ancianos.” [
Zelada computaba en 27 el total de los batallones con que contaba entonces
el Ejército Paraguayo, siendo el término medio de la fuerza de cada uno de
400 hombres, más el Batallón de Rifleros con 800 hombres.
Batallones “muchacho” o “joven”: una nómina
¿Cuáles fueron las Unidades Paraguayas integradas por niños o jóvenes
adolescentes?. Podemos mencionar a las siguientes, de las que poseemos datos que
confirman la presencia masiva de niños y adolescentes en sus filas:
Batallón Nº 36. Batallón “joven” al mando del concepcionero Capitán Gorgonio Rojas,
este cuerpo se halló en las jornadas de Ytororó y Avay en diciembre de 1868.
Batallón “muchacho” al mando del Mayor Julián Godoy.- Presumiblemente el
Batallón 43 disuelto a resultas de las pérdidas sufridas en Acosta Ñú.
Batallón Nº 44.- En mayo de 1866, participó en Tuyutí, siendo su jefe el Teniente
Coronel Hilario Marcó. En setiembre de 1867 era jefe del Batallón el Teniente Coronel
Eugenio Lezcano, reciente mayor del Batallón de Rifleros.
Batallón Nº 47.- Una de las Unidades remontadas en Asunción con niños entre 1867
y 1868. Bernardo Franco fue jefe de este batallón que se encontró en Acosta Ñú.
Batallones “muchacho” o “joven”: una nómina (II)
Batallón Nº 48.- Mencionado “formado por niños” por el Sargento Escolástico Zelaya en mayo de
1867. Según su testimonio, habían niños de 11, 12, 13 y 14 años en sus filas. Hay pruebas
documentales que se encontró en Acosta Ñú.
Batallón Nº 49.- En setiembre de 1867, este cuerpo recientemente organizado en Asunción al
mando del Teniente Trifón Cañete, se componía de 616 efectivos. De las cinco compañías que
conforman el nuevo batallón 49, estos son los efectivos:
1ª CompañíaDe un total de 102 efectivos que la integran, 76 son de 12 a 16 años de edad. De 12
años: Cosme Soria, Juan Gómez Macedonio García y Simón Acosta de Carapeguá; Bernardino
Careaga de Hyaty; Hilario Gómez y Basilio Arévalo de Villa de San Pedro; Dolores Gill de Recoleta
2ª Compañía De un total de 102 efectivos, 92 eran de 11 a 16 años de edad: Gaspar Báez y
Olegario Gómez de Carapeguá.
3ª Compañía De un total de 100 efectivos, 98 son de 12 a 16 años; completa un sargento de 17
años y un cabo de 18 años ese número.
4ª Compañía De los 100 efectivos de esta compañía, solo dos son mayores de 16 años de edad.
“Hay en esta compañía un niño de 10 años de edad: Jacinto González de Villa Rica.
Compañía de cazadores Estaba integrada por 99 niños de 10 a 16 años de edad. Hay dos de 10
año: Pascual Yerutá y Eleuterio Ichari de Yaguarón.
Batallones “muchacho” o “joven”: una nómina (III)
Batallón Nº 51.- Se comenzó su remonta hacia fines de 1867. En diciembre de ese año,
se instruía en el Campamento de Salamanca al mando del Teniente 1º Mateo Morel. En las
memorias del teniente Guillermo González, este dice que los conscriptos “en cuyo número
tuve el honor de contarme, eran en su mayor parte jóvenes de 14 á 18 años, á excepción de
los jefes y oficiales que eran ya experimentados en el manejo de las armas.” González dice
que estaba al frente del mismo, un teniente coronel Benegas, al mando del cual se trasladó a
Trinidad y de allí, el 20 de diciembre de 1868 a Lomas Valentinas. Su segundo era el Mayor
López. Ambos cayeron en Lomas Valentinas donde fue diezmado el batallón el 27 de
diciembre de 1868. Reorganizado se halló en Acosta Ñú en la división al mando del Coronel
Franco.
Batallón Nº 52.- Según declaración del sargento 1º de Artillería Juan de Dios Valdovino,
participó en la ejecución de 17 imputados por la fuga de un capitán enemigo capturado en
Tuyutí en noviembre de 1867, “un piquete del batallón de muchachos número 52, a las
órdenes del comandante Marcó, á razón de tres tiradores por cada uno de los 17, habiéndose
hecho esta ejecución en una sola descarga, y de los que de ella no murieron, como era
consiguiente, por ser sumamente reclutas y pequeñas criaturas, fueron ultimados á
bayonetas, resultando que para adiestrar a esos niños en aquel ejercicio, jugasen con los
cuerpos de los desdichados prisioneros.”
“Niños de tiernos años llegaban arrastrándose,
las piernas desechas o con horribles heridas de
balas en sus cuerpos semidesnudos. No
lloraban ni gemían ni imploraban auxilios
médicos. Cuando sentían el contacto de la
mano misericordiosa de la muerte, se echaban
al suelo para morir en silencio como habían
sufrido.” (General Mac Mahon)
Originales del Museo
Histórico Nacional (Buenos
Aires), reproducidos en la
obra de Miguel Ángel
Cuarterolo “Soldados de la
Memoria”, Buenos Aires,
Planeta, 2000, pp. 79
“Niños de diez a quince años
combatiendo bizarramente
contra fuerzas superiores y
muriendo como si fueran
soldados” (José Ignacio
Garmendia)
Cuadro de Unidades del 2º Cuerpo de Ejército presentes en Acosta Ñú
Brigadier Bernardino Caballero, Comandante del 2º Cuerpo de Ejército
Comandantes Divisionarios: Coronel Ángel Moreno, Teniente Coronel Bernardo Franco, Teniente
Coronel Florentín Oviedo, Sargento Mayor Francisco Santos y Sargento Mayor de Caballería Lorenzo
Fretes
1ª División (derecha) Teniente Coronel Bernardo Franco (Batallones Nº 47, Comandante Capitán
Ascencio Jara; Nº 48 Comandante Capitán Lorenzo Escurra; y Nº 51 Comandante Sargento Mayor
Francisco Santos (?).
Nota: Estos batallones integraron previamente la guarnición de Asunción y estaban formados en su
mayoría por niños entre 10 y 14 años de edad.
3ª División Teniente Coronel Florentín Oviedo (Batallones Nº 6, Comandante Mayor Juan
Vicente Filártiga; Nº 7, Nº 21, y Nº 22)
Coronel Ángel Moreno,
Comandante del Regimiento Nº 2 de
Artillería a Caballo, natural y vecino
de Luque. Segundo en el mando en
Acosta Ñú señalan algunas fuentes.
Salvó de la derrota y dispersión el
16 de agosto de 1869, siendo
tomado prisionero en Cerro Corá el
1º de marzo de 1870.
Brigadier Bernardino Caballero, Comandante del
2º Cuerpo de Ejército. De carrera meteórica, ascendió
desde la clase de subalterno hasta el rango de
General de División a finales de la guerra. Tras la
derrota del 16 de agosto de 1869, se unió al Mariscal
López con los restos de su ejército en Gasory.
Teniente Coronel Florentín Oviedo.- Ascendió a
Teniente Coronel luego del combate de Diarte, y con la
3ª división de su mando, participó en la retirada hacia
el norte después del desastre de Piribebuy, cubriendo
la retaguardia del general Caballero.
Unidades de Artillería.- Coronel Ángel Moreno, Comandante del Regimiento Nº 2
de Artillería a Caballo,
Sargento Mayor Julián Godoy
Oficial de destacada actuación,
ayudante del Mariscal López. Jefe
del Batallón 3º de Línea, recibió
numerosas heridas durante la
contienda, en especial en Itá-Ybaté.
Estuvo al frente de un batallón
“Muchacho” reclutado en San José,
quizás el Batallón Nº 43 que refiere
un testimonio de uno de sus
comandados. Prisionero en Acosta
Ñú, Godoy fue confinado en Brasil
Sargento Mayor
Ciríaco Gómez,
Comandante del
Batallón 19.Testimonio de Juan I.
Aquino, Sargento 2º
volviendo luego a Paraguay.
Unidades de Infantería.- Batallón Nº 4, Comandante Sargento Mayor Sosa;
Batallón Nº 13; Batallón Nº 19 Comandante: Sargento Mayor Ciríaco Gómez:
Batallón Nº 20, comandante Mayor López; Batallón Nº 29, Comandante de la
Cruz Ocampo; Batallón Nº 34, Capitán Ramírez o Capitán Gamarra; Batallón
“Muchacho”, “reclutado en San José”, quizás el Batallón Nº 43 que fue disuelto
por las bajas ocurridas en la batalla., Comandante Sargento Mayor Julián Godoy.
Sargento de Caballería Emilio
Aceval. Reclutado a los 13 años
de edad, tenía 15 años cuando
participó en la Batalla de Acosta
Ñú. Fue tomado prisionero.
Llegaría a la presidencia de la
República del Paraguay.
Alférez 2º Estanislao
Leguizamón Oficial del
Regimiento de Caballería 11 en
Acosta Ñú, prestó servicios como
Oficial Ayudante del General
Caballero y del Coronel Moreno
Teniente Coronel Francisco Fidel Valiente,
natural y vecino de Acahy, este antiguo oficial de
Caballería, jefe del Regimiento de Caballería Nº
1, es mencionado en las memorias del Mayor
Estanislao Leguizamón, entre los jefes que
recordaba haber visto, “al viejo veterano
Comandante Francisco Valiente y otros”.
Unidades de Caballería.- Teniente Coronel Francisco Fidel Valiente, Comandante del
Regimiento de Caballería Parque; Regimiento Nº 5, Comandante: Capitán
Núñez.; Regimiento Nº 11, Comandante Sargento Mayor Juan L. Rivas; Regimiento
Nº 15, Comandante Sánchez; Regimiento Nº 20, Comandante Sargento Mayor Verón
o Sargento Mayor Ferreira;; Regimiento “Espía”, también Regimiento Nº 23.
Comandante Sargento Mayor Rosendo Romero; Escuadrón del Regimiento
Acamorotí, Comandante: Capitán Blas Fleitas; y Regimiento 45 a órdenes del
Capitán Abalos;
Número de efectivos paraguayos en Acosta Ñú
Centurión habla de 4.500 efectivos, aunque menciona a los 6.000 del 2º Cuerpo al principiar la
marcha el 13 de agosto de 1869. Según el Capitán Manuel Luis de Rocha Osorio en carta escrita
desde Caraguatay a su tío, Mariscal Manuel Osorio estima a la fuerza paraguaya en 4.500
hombres, quedando muertos en el campo 1.300 y 800 priisioneros más 500 que fueron
presentándose. “No disponía sino de pocas armas de fuego, consistiendo su principal armamento
en lanzas.”
Los datos proporcionados por el General Resquín, continúan constituyendo la mejor fuente de
consulta al respecto. Según Resquín, el general Caballero perdió su artillería, 87 carretas con
bueyes, armamentos, municiones y banderas, logrando salvarse él, entre los montes.
1.- Cuando el general Caballero revisó sus tropas, para llegar al cuartel general, no tenía más de
treinta oficiales y 2.320 soldados.
2.- Ell comandante Franco, con 29 oficiales y 1.765 soldados, habían sucumbido en su puesto de
honor,
3.- El comandante Oviedo con 36 oficiales y 1.816 soldados habían sido hechos prisioneros.
Sumando estos números, resulta el siguiente efectivo: 1 general, 95 jefes y oficiales y 5.901 de
tropa.
General, Jefes, Oficiales, Suboficiales, Clases y Soldados presentes en Acosta Ñú.
Brigadier Bernardino Caballero, Comandante del 2º Cuerpo de Ejército. De carrera meteórica,
ascendió desde la clase de subalterno hasta el rango de General de División a finales de la guerra.
Tras la derrota del 16 de agosto de 1869, se unió al Mariscal López con los restos de su cuerpo de
ejército en Gasory;
Coronel Ángel Moreno, Comandante del Regimiento Nº 2 de Artillería a Caballo, natural y
vecino de Luque. Segundo en el mando en Acosta Ñú señalan algunas fuentes. Salvó de la derrota
y dispersión el 16 de agosto de 1869, siendo tomado prisionero en Cerro Corá el 1º de marzo de
1870; Teniente Coronel Francisco Fidel Valiente, natural y vecino de Acahy, este antiguo
oficial de Caballería, jefe del Regimiento de Caballería Nº 1, es mencionado en las memorias del
Mayor Estanislao Leguizamón, entre los jefes que recordaba haber visto, “al viejo veterano
Comandante Francisco Valiente y otros”; Teniente Coronel Florentín Oviedo.- Oficial
legendario, de notable desempeño durante toda la campaña. Ascendió a Teniente Coronel luego
del combate de Diarte, y con la 3ª división de su mando, participó en la retirada hacia el norte
después del desastre de Piribebuy, cubriendo la retaguardia del general Caballero. Al mando de
su división, participó en la jornada del 16 de agosto de 1869 en Rubio Ñú o Ñu Guazú; Teniente
Coronel Francisco Santos, 2º Jefe de la 1ª División (derecha) y probable jefe del Batallón Nº
51 en Acosta Ñú; Teniente Coronel de Infantería Patricio Escobar Dos testimonios acreditan
la dudosa presencia en Acosta Ñú de este destacado militar, futuro Presidente y General de la
República del Paraguay. Uno de ellos, diciendo que comandó el Batallón 7º de Infantería. Fue
comandante de una división y jefe del 20 de Infantería en la fase final de la guerra, siempre
cercano a la figura del Presidente Mariscal López de quien fue ayudante;
MAYORES
Sargento Mayor de Caballería Rosendo Romero. El Alférez Raimundo Duarte indica su
presencia en Acosta Ñú al frente de una fuerza de caballería. Oficial formado en el 6º de
Caballería, el 23 de diciembre de 1868 fue promovido a Mayor, siendo ayudante del Mariscal
López. Comandante de división en las postrimerías de la guerra, fue fusilado por intento de
defección; Sargento Mayor Juan Vicente Filártiga. De destacada actuación durante la
campaña en filas de los batallones 21 y 6 que llegó a comandar. Herido fue tomado prisionero y
conducido al Brasil. En la posguerra llegó al grado de Teniente Coronel. Lució la Orden Nacional del
Mérito en grado de Caballero, la medalla de plata de Tuyutí y la Cruz de 2.ª clase de Acayuazá;
Sargento Mayor Juan L. Rivas.- Comandante del Regimiento 11; Sargento Mayor Zacarías
Jara Según lista compilada por el Dr. Eder Acosta Santacruz, era padre del Coronel Albino Jara.
Ignoro a que Unidad pertenecía; Sargento Mayor Sosa.- Según datos del Alférez Victoriano
Villalba, comandante del Batallón Nº 4 en Acosta Ñú; Sargento Mayor Ferreira Datos del
Alférez de Caballería Felipe Rojas. Recuerda que en la batalla de Rubio Ñú, Barrero Grande,
Jurisdicción de Caraguatay, luchó al mando del Mayor Ferreira; Sargento Mayor Julián Godoy
Jefe del Batallón 3º de Línea, recibió numerosas heridas durante la contienda, en especial en ItáYbaté. Estuvo al frente de un batallón “Muchacho” reclutado en San José, quizás el Batallón Nº 43
que refiere un testimonio de uno de sus comandados. Prisionero en Acosta Ñú, Sargento Mayor
Lorenzo Fretes. Comenzó su carrera militar en 1851 a la edad de 14 años en el 2º Regimiento al
mando del Mayor Resquín. Ascendió a oficial a mediados de la campaña. En San Fernando
ascendió a Teniente 1º, ayudante del Mariscal López. Actuó en Itororó y en Abay, siendo herido.
En el campamento de Azcurra, en abril de 1869 ascendió a Sargento Mayor y a jefe del Regimiento
Nº 44. Ostentaba la medalla de plata de Tatayibá. Fue segundo comandante de la vanguardia al
mando del General Caballero, participando en Acosta Ñú. Llegó a Cerro Corá; Sargento Mayor
Ciríaco Gómez, Comandante del Batallón 19.- Testimonio de Juan I. Aquino, Sargento 2º;
.
CAPITANES
Capitán Lorenzo Azcurra [Escurra], jefe del Batallón Nº 48;
Capitán Blas Fleitas, Caballero de la Orden Nacional del Mérito y comandante de uno
de los escuadrones del Regimiento Acamorotí. Este oficial había formado parte de la
guarnición de Angostura y se opuso a la rendición de la plaza pactada por Thompson.
Conjuntamente con los oficiales Urdapilleta y Fariña, llegó tras una larga odisea al
campamento de Azcurra. Era Mayor en Cerro Corá y sobrevivió a la guerra. Es
mencionado en las memorias del Mayor Leguizamón por su actuación en Acosta Ñú;
Capitán de la Artillería Ligera Claudio Lescano;
Capitán Ascencio Jara, 2º Jefe del Batallón Nº 47, muerto en Acosta Ñú;
Capitán Ramírez, Jefe del Batallón Nº 34.- Testimonio de Eulalio Ruizdiaz;
TENIENTES
Teniente de Caballería Miguel Baéz.- Participó en Tuyutí e Itá Ivaté entre otras
acciones acciones de guerra. Según su testimonio, concurrió al combate de Barrero
Grande paraje “Rubio Ñû”, en él que recibió otra herida en el brazo derecho producida
de bala que me fracturó el hueso; Teniente de Artillería Eusebio Gómez, soldado
del Regimiento Nº 21 de caballería, hizo la campaña de Corrales, participando en
numerosos combates luego de la invasión aliada a Paraguay. En Timbó pasó a la
artillería. En Rubio Ñú ya era teniente, participando en el combate y en la retirada;
Teniente Romualdo Alvarenga, su jefe el Teniente Coronel Bernal en Rubio Ñú,
que murió en ese punto; Teniente 1º Cándido Ortiz, oficial del Batallón Nº 48;
Teniente 2º de Marina Aniceto López, mandó la Artillería de Sitio en la guarnición
de Asunción (Batería Calera) que constaba de oficiales y artilleros marinos; Teniente
2º Luis Molinas, Ayudante del Batallón 47; Teniente 2º Sebastián Curtido, del
Batallón Nº 48; Teniente 2º Victoriano Villalba, del Bn 4 en Acosta Ñú,
Comandante Sargento Mayor Sosa en Rubio Ñu; Teniente Nicomedes Mareco;
Teniente 2º de Caballería José Luis González, Regimiento Nº 15, herido en
Barrero Grande al mando del Comandante Sánchez;
ALFERECES
Alférez 1º Pablo Benítez.- Perteneció al Batallón 29. Alférez graduado luego de Tuyutí el 3 de
noviembre de 1867, ascendió a Alférez 1º en San Fernando. Prisionero después de la batalla
de Rubio Ñú; Alférez 1º Quiterio Aguilera, natural y vecino de Ybicuy, ingresó al 6º de
Infantería en 1859, cruz de Acayuaza de plata, su jefe en Rubio Ñú, Mayor Filártiga; Alférez
1º de Infantería Vicente Garay, agregado al Batallón 47, Servicios desde el 15 de junio de
1859 hasta el 16 de agosto de 1869; Alférez 2º de Infantería José Arévalo.- Sentó plaza de
soldado en Caacupé en el Batallón 43 de Infantería. Fue oficial del batallón mencionado en
Rubio Ñú, donde quedó disuelto el cuerpo "a resultas del combate”; Alférez de Infantería
Gerónimo Almada, de la División del Teniente Coronel Oviedo en Acosta Ñú (batallones 6, 7,
21 y 22); Alférez 2º Martiniano Andino, Subteniente del Batallón Nº 47. Comenzó sus
servicios en 1859, ascendió en enero de 1869; Alférez 2º Estanislao Leguizamón, oficial de
caballería, del Regimiento de Caballería Nº 11 de la vanguardia, escribió sus memorias y llegó
a Sargento Mayor en la posguerra; Alférez 2º Raimundo Duarte, oficial de caballería. Según
su testimonio, se batió a órdenes del Comandante Rosendo Romero, siendo prisionero en
Acosta Ñú; Alférez José M. Duarte, oficial del Batallón Nº 29, a órdenes del comandante de
la Cruz Ocampo. Participó en los combates de Chichiriguá, Itá Ybaté y Rubio-Ñú; Alférez 2º
Felipe Rojas, del Regimiento Nº 20, Sargento Mayor Verón al Campamento Azcurra. Batallas
Rubio-Ñú, Barrero Grande, jurisdicción de Caraguatay al mando del Mayor Ferreira; Alférez
2º de Artillería Volante Antonio Fernández, prisionero en Barrero Grande, donde cayó
prisionero y fue conducido al Brasil.; Alférez 2º Alejo Velazquez, del Batallón Nº 48, Capitán
Lorenzo Escurra em Barrero Ñú; Alférez 2º Tiburcio Gavilán, del Batallón 47; Alférez Juan
Franco, del Cuerpo de Telegrafistas. Prisionero en el combate de Rubio Ñú.” ; Alférez Zacaría
Villalba, del Regimiento 45 a órdenes del Capitán Abalos; Alférez José Aquino; Ayudante
de Cirugía Gaspar Centurión; Alférez José de la Cruz Melgarejo
SARGENTOS 1ROS
Sargento 1º Tomás Antonio Almirón, del Batallón 47 de Infantería, prisionero en Acosta-Ñú;
Sargento 1º Buenaventura Morel, Batallón Nº 20, comandante Mayor López. Prisionero en
Acosta Ñú; Sargento 1º Damián Rodas, del Batallón 21 de Infantería. Herido en Acosta Ñú;
Sargento 1º Santiago Antunez, prisionero; Sargento 1º Andrés Delgado, del Batallón de
Infantería Nº 47, combatió en Barrero Grande. Prisionero en Caraguatay de los brasileros;
Sargento 1º Ramón Aguilar, del Regimiento Nº 7, herido en Rubio-Ñú; Sargento 1º
Ruperto Villasboa, su comandante Filartiga, prisionero en Rubio Ñu; Sargento 1º de
Caballería Felix Bogado, combatió en Acosta-Ñú; Sargento 1º de Infantería Olegario
Barreto; Sargento 1º Vicente Recalde En Caacupé formó en el Batallón número 6 al mando
del Sargento Mayor Filártiga de la División del Coronel Oviedo, prisionero en Rubio Ñú;
Sargento 1º Carlos Almirón, en el Campamento de Azcurra, pasó al Batallón Nº 34, Capitán
Gamarra. Prisionero en agosto de 1869; Sargento 1º Eusebio Aceval; Sargento 1º de
Infantería Manuel Leguizamón, herido de gravedad y caído prisionero en el combate de
Barrero Grande; Sargento 1º de Caballería Pedro León; Sargento 1º Antonio López, del
Regimiento Nº 20. Prisionero en Rubio-Ñú.; Sargento 1º Santos Leguizamón, cayó prisionero
en Rubio-Ñú, “peleando y formando parte entonse del batallón numero siete acargo del Mayor
Filartiga.” ; Sargento 1º Donato Fernández, prisionero en Rubio-Ñú; Sargento 1º Benito
Leguizamón, en Rubio-Ñú, siendo comandante el Coronel Hermosa sostuve otro combate
cayendo prisionero; Sargento 1º Juan González (Banda de Música). Herido, cayó prisionero
de los brasileños en Barrero Grande; Sargento 1º Sebastián Guanes, herido en Lomas
Valentinas. Se incorporó al Batallón Nº 7, “ incorporándose en el Batallon Nº 7 siendo su
comandante el Sargento Mayor Don Patricio Escobar”. Entré en combate en el mismo Batallon 7 y
con el mismo Comandante Escobar en “Rubio Ñú”, herido y prisionero, acompañado del Mayor
Filártiga; Sargento 1º de Infantería Gaspar Lugo, herido y prisionero en Rubio Ñú.;
SARGENTOS 2DOS.
Sargento José Domingo Caruy; Sargento Alejandro González; Sargento 2º de
Infantería Roque Gómez; Sargento 2º Martín Aguilar, del Regimiento Nº 12, combatió
en Barrero Grande (Rubio Ñú); Sargento 2º de Infantería Venancio Benítez, combatió
en Rubio Ñu, siendo comandante del cuerpo (Batallón Nº 48) el Capitán Barrios; Sargento
2º Juan I. Aquino del Batallón 19 de Infantería al mando del Sargento Mayor Ciríaco
Gomez. Herido en la cabeza en Acosta-Ñú. Prisionero en la dispersión; Sargento 2º Felipe
Gamarra, del Batallón 21 en Acosta Ñú; Sargento 2º Policarpo Bogarín. Cayó prisionero
después del combate de Barrero Grande, comandado por el general Bernardino Caballero, a
causa de haber estado gravemente herido de bala en el costado izquierdo; Sargento 2º de
Infantería Marcelino Acuña; Sargento 2º Santiago Zayas Regimiento “Espía. Al
mando del Sargento Mayor Romero participó en los combates de Barrero Grande y
Caraguatay; Sargento 2º Trinidad Almada. En Azcurra destinado al Regimiento 2º de
Artillería, a cargo de una pieza de la batería, siendo jefe de la batería el Capitán Romero.
Combatió en Acosta Ñú. Se perdió toda la artillería; Sargento de Caballería Emilio
Aceval. Nacido en Asunción el 16 de octubre de 1853, con 15 años de edad se halló en
Asunción. Con 15 años de edad, se halló en Acosta Ñú, salvando milagrosamente su vida,
siendo capturado. En la posguerra conquistó fortuna, y fue diputado, ministro de guerra y
presidente de la República entre el 25 de noviembre de 1898 al 9 de enero de 1902
(depuesto del cargo). Comúnmente se confunde su graduación con la de Sargento Mayor
que no corresponde por ser esta última una jerarquía de jefe;
CABOS
Cabo 1º Emiliano González, del Batallón Nº 19, comandante Ciríaco Gómez. Tomé
parte en el combate de Rubio-Ñú o Barrero Grande el 16 de Agosto del 1869, recibiendo
una herida de bayoneta en el vientre; Cabo 1º Doroteo Galeano, Batallón Nº 7 al
mando del Mayor Juan V. Filártiga en la acción de Barrero Grande, herido de bala, “con
una cerca de la rodilla izquierda, y con otra, en la cadera derecha.”; Cabo 2º Juan de
Rosa Arce; Cabo 1º Elías Barreto, Batallón Nº 13, actuó el 16 de agosto de 1869 en
Barrero Grande, quedando prisionero; Cabo 1º Domingo Barreto. En Barrero Grande
el 16 de agosto de 1869 al mando del Teniente Coronel Bernal y como 2º Jefe el Capitán
Quiroga “muerto en este combate”.; Cabo 1º Inocencio Balmaceda, prisionero en
Rubio-Ñú (Barrero Grande); Cabo 1º Domingo Barreto; Cabo 1º Bernardo
Alcaraz, Regimiento Nº 5. En Rubio-Ñú al mando del Capitán Núñez; Cabo 1º José
María Flor, Batallón Nº 22, actuó en Barrero Grande; Cabo 2º Aniceto Leyva. En
Campo Grande sus Comandantes Generales Caballero y Escobar;
… Y SOLDADOS
Soldado José Marcos Acuña; Soldado Carlos Alvarenga, hizo toda la guerra “hasta
Rubio Ñú”, de donde salió herido de gravedad; Soldado de Caballería Luis Trinidad;
Soldado Juan Acosta; Soldado Fabián Aranda; Soldado de Infantería Juan M. Baez;
Soldado Juan de la C. Duarte, en el Regimiento Nº 23 a órdenes del Sargento Mayor
Romero; Soldado Rudecindo Benítez, herido en Rubio Ñú (Barrero Grande) donde fue
hecho prisionero; Soldado Vicente Barquinero, 16 de agosto de 1869 al mando del
Teniente Bernal y como 2º Jefe el Capitán Quiroga “muerto en ese combate donde caí
prisionero”; Soldado Teodoro Peralta; Soldado Valentín Portillo; Soldado Teodoro
Vielma; Soldado Juan R. Velázquez. En Rubio-ñu bajo el mando del Capitán Lescano;
Soldado Juan Cancio Ayala, al mando del Comandante Barrios del Batallón número 22 en
Barrero Grande, 16 de agosto de 1869; Soldado José Santos López, quedó herido en los
montes de Caraguatay después de Rubio-Ñu; Soldado Eulalio Ruizdiaz. En Rubio Ñu al
mando del Capitán Ramírez, Batallón Nº 34; Soldado Antonio Almada en Rubio Ñú, cayó
prisionero con dos heridas de gravedad; Soldado Juan Cáceres; Soldado Agustín
Gayoso; Soldado Eloy Giménez. En Rubio Ñú, cayó prisionero; amputado de un brazo en
Lomas Valentinas, había participado en la defensa de Peribebuy; Soldado Pascual Jara;
Soldado de caballería Eulogio Brizueña; Soldado Cemicio Caballero; Soldado
Lázaro Acosta; Soldado Sinforiano Duarte, vecino de Paraguari, Batallón 47, al mando
del Coronel Franco. Herido en Rubio-Ñú; Soldado Pedro Lugo, del Batallón Nº 7;
Soldado Ignacio Franco del Batallón 51 a órdenes del Tte. Cnel. Franco en Acosta Ñú en
donde cayó prisionero; Soldado Tiburcio Fariña; Soldado de Infantería Marcos
González;
Conclusiones
A pesar de constituir estos apuntes un avance de investigación, surgen algunas respuestas a nuestras
interrogantes.
1.- No hemos podido establecer el orden de batalla de las fuerzas paraguayas en Acosta, Centurión y
O’Leary solo registran apenas la presencia del Batallón 6° de veteranos cuyo jefe según estos autores, lo
era el propio Coronel (en realidad Teniente Coronel) Bernardo Franco. No hay mención de otros cuerpos
en el resto de la bibliografía paraguaya, brasileña, argentina y uruguaya consultada.
2.- Se incorporan con estos apuntes, datos sobre dos divisiones con sus cuerpos constitutivos, y más de
una decena de cuerpos con presencia avalada y otro tanto con presencia probable, gracias al testimonio
de veteranos paraguayos de Acosta Ñú que se custodian en el Archivo del Ministerio de Defensa
Nacional de Asunción. Además, una larga nómina de oficiales y subalternos veteranos de esa batalla.
3.- Se realiza un inventario de los cuerpos de infantería paraguayos cuya integración mayoritaria era de
niños entre 10 y 14 años, varios de los cuales estuvieron presentes en Acosta Ñú. Fuera de estos, no se
ha podido establecer cuál fue la presencia real de niños y adolescentes en otras Unidades.
4.- Los testimonios brasileños (Cerqueira y Taunay entre otros), indican que fue general la presencia de
niños soldados en aquella batalla. Los memorialistas paraguayos Resquín, Centurión, Aveiro y
Leguizamón no hacen mención de su presencia, si en cambio O’Leary, quien recogió innumerables
testimonios de excombatientes en sus escritos, y el veterano Gaspar Centurión con presencia en Acosta
Ñú y con memorias que indica: “Era entonces nuestro ejército una sombra de lo que fue, compuesto de
viejos, heridos mal curados y niños de 12 a 14 años. Sin embargo, se contuvo tantas cargas y se luchó
con tanto entusiasmo y decisión, como si sus componentes fueran los veteranos de anteriores batallas.”
Posteriormente, Efraim Cardozo y Andrés Aguirre pondrán especial énfasis sobre este aspecto.
Soldado Juan Delvalle, natural y vecino de San Lorenzo. Murió en Acosta Ñú y forma parte de la
nómina de 159 niños de 12 años de edad, que fueron reclutados en 1869 para remontar los
batallones “muchacho” 47, 49 y 51 en Asunción publicada por Benigno Riquelme García en su
artículo en La Tribuna de Asunción.
A el y a todos aquellos niños soldados que lucharon como hombres en Acosta Ñú, muriendo o
sobreviviendo a esa tremenda hecatombe dedico este magro trabajo de reconstrucción.
Culmino con la mención que hace Manuel Riquelme sobre el combate de Acosta-Ñú que ha
quedado tan impreso en el imaginario paraguayo:
“En esta memorable batalla, la mayoría fueron los niños quienes combatían, cuya edad era entre 10
a 15 años, que se inmolaron para defender la heredad patria, cuando casi ya no quedaban
hombres para la lucha.”
Descargar

Sargento 1º Santos Leguizamón