Los complementos indirectos
El día de los muertos
Un sentido más humorístico
La muerte no siempre es solemne. Para
los latinoamericanos, la muerte es como
un espejo. Podemos apreciar esta
actitud en el refrán “dime como mueres y
te diré como eres” Cuando comenzamos
a percibirnos como un montón de
huesos, entonces reconocemos que
somos iguales. Esto nos libera de
nuestras vanidades. Podemos jugar con
la muerte y con la vida. En ese
momento, la muerte se vuelve "la
calaca”, "la huesuda", "la dentona", "la
flaca", la "parca".
¿A quién le saca la foto la calavera?
Le saca la foto (a ella).
Les saca la foto (a ellos).
¿A quién le quiere impresionar el chico Calaca?
Le quiere impresionar (a su querida dentada).
¿Para quiénes les tocan la múscia los cuatro parcos?
Le tocan la música a la pareja que baila a la cumbia de los muertos.
“¿Me puedes prestar la computadora un rato?”, te pregunta tu
compañero de cuarto.
“Claro que sí. Te presto la computadora después de escribirle
una carta a mi amiga.”, le repondes.
¿De qué le habla el Sr. Dentudo?
El Sr. Dentudo le describe a su mejor amigo Raúl.
¿Qué le molesta al chico huesudo?
Le molesta no poder surfear durante el viaje.
¿Qué corrido nos seleccionaron?
Bueno para Uds, les van a cantar un corrido tradicional sobre Pancho Villa.
¿Qué le pidió?
Le pidió que fuera al nuevo restaurante gótico con él.
“¿En qué puedo servirle?”, le dice el mozo flaco.
“Sírveme otra ronda y un poco más del pan de muerto”,
le contesta la Srta. Difunto.
Más ejemplos
“Quiero comprarle unos aretes a mi novia”, le contesta el Sr. Catrín.
“Te quiero dar un regalito muy pequeño, pero muy
especial”, le afirma Marta a su novio Luis.
Mi tío Kike le echó el ojo a la tremenda Catrina Maquellona.
“¿A quién le llevas esos libros?”, le preguntamos.
Quasimoto le pidió permiso para trabajar en la iglesia (a su madre).
Quiere tocarnos la compaña cada día al mediodía.
“¿Dónde te cuelgo esta foto?”, le pregunta a su esposa.
Descargar

El día de los muertos