TEMA 8. LA VOCACIÓN DE FORMADOR
Dios llama a algunos discípulos misioneros
para acompañar a quienes inician
su camino en el discipulado.
ENLACE
En el tema anterior
vimos que el proceso
de formación básica
lleva a los laicos a
afianzar su vocación y
misión y, les
proporciona los
elementos para
colaborar en el
proyecto misionero de
la Arquidiócesis.
ENLACE
El formador es la
persona que habrá
de acompañar a los
laicos en ese
crecimiento, por lo
que nos
detendremos a
profundizar en su
vocación.
OBJETIVOS
•
Descubrir
que
todo
formador posee una
vocación, es llamado y
enviado por Dios para
colaborar en la tarea de
acompañar a otros en su
camino de discipulado.
•
Reflexionar
actitudes y
cristianas y
que requiere
un formador.
en
las
cualidades
humanas
desarrollar
LA PALABRA
Gálatas 1, 15-17
Romanos 10, 14-15
LA PALABRA
Pero cuando Dios, que me eligió desde el
seno de mi madre y me llamó por pura
bondad, se complació en revelarme a su
Hijo y en hacerme su mensajero entre
los paganos, inmediatamente, sin
consultar a ningún hombre y sin subir a
Jerusalén para ver a los que eran
Apóstoles antes que yo, me dirigí a
Arabia y de nuevo regresé a Damasco .
Carta de san Pablo a los Gálatas 1, 15-17
LA PALABRA
Ahora bien, ¿cómo van a invocar a
aquél en quien no creen? ¿Y cómo
van a creer en él, si no les ha sido
anunciado? ¿Y cómo va a ser
anunciado si nadie es enviado? Por
eso dice la Escritura: ¡Qué hermosos
son los pies de los que anuncian
buenas noticias!
Carta de san Pablo a los Romanos 10, 14-15
LA PALABRA
El Señor me habló así: Antes de formarte en el vientre
te conocí; antes que salieras del seno te consagré, te
constituí profeta de las naciones. Yo dije: ¡ah, Señor,
mira que no sé hablar, pues soy un niño! Y el Señor me
respondió: No digas: “Soy un niño”, porque irás adonde
yo te envíe y dirás todo lo que yo te ordene. No les
tengas miedo, pues yo estoy contigo para librarte,
oráculo del Señor. Entonces el Señor alargó su mano,
tocó mi boca y me dijo: “Mira, pongo mis palabras en tu
boca; en este día te doy autoridad sobre naciones y
reinos, para arrancar y derribar, para destruir y demoler,
para edificar y plantar”.
Libro del profeta Jeremías 1, 4-10
LA PALABRA …
El ángel del Señor dijo a Felipe: Ponte en camino hacia el sur
por la ruta que baja de Jerusalén a Gaza a través del desierto.
Él se puso en camino. Al mismo tiempo un etíope, hombre de
confianza y ministro de Candace, reina de los etíopes, y
encargado de todos sus tesoros que había ido a Jerusalén en
peregrinación, se regresaba sentado en su carroza, leyendo al
profeta Isaías. El Espíritu dijo a Felipe: Acércate y ponte junto a
esa carroza. Felipe fue corriendo y, al oír que leía al profeta
Isaías, le dijo: ¿Entiendes lo que estás leyendo? Él respondió:
¿Cómo lo voy a entender, si nadie me lo explica? Y rogó a
Felipe que subiera y se sentara con él. El pasaje que leía era
éste: Como oveja fue llevado al matadero; como cordero,
mudo ante el esquilador, tampoco él abrió la boca. Por ser
humilde no se le hizo justicia. Nadie hablará de su
descendencia, porque ha sido arrancado de la tierra.
… LA PALABRA
El etíope preguntó a Felipe: Te ruego que me digas a quién se
refiere el profeta, ¿a sí mismo o a otro? Felipe tomó la palabra
y, partiendo de este pasaje de la Escritura, le anunció la buena
noticia de Jesús. Siguieron su camino, y llegaron a un lugar
donde había agua. Entonces el etíope dijo: aquí hay agua.
¿Hay algún impedimento para que me bautices? Entonces, el
etíope mandó detener la carroza, ambos se acercaron al agua
y Felipe lo bautizó. Después de salir del agua, el Espíritu del
Señor arrebató a Felipe. El etíope no lo volvió a ver, pero
continuó alegre su camino. Por su parte, Felipe fue a parar a
Asdod; y, desde allí, fue anunciando la buena noticia en todas
las ciudades por las que iba pasando hasta que llegó a
Cesarea.
Libro de los Hechos de los Apóstoles 8, 26-40
LA PALABRA
Que se nos tenga, por tanto, como
ministros de Cristo y administradores
de los misterios de Dios. Ahora bien,
lo que se exige a los administradores
es que sean fieles.
Primera carta de san Pablo a los Corintios 4, 1-2
DESARROLLO DEL TEMA …
1. La llamada humana y divina.
2. Llamados y enviados por Dios.
3. Llamados con
limitaciones.
todos
nuestros
talentos
y
4. Responder confiados en Dios.
5. La misión del formador, una colaboración al
anuncio del Reino.
… DESARROLLO DEL TEMA …
6. El formador, un creyente convencido.
 Opta libre y decididamente por Jesucristo, en el que ha
encontrado el sentido pleno a su vida.
 Posee experiencia de Dios.
 Está en constante conversión.
7. El formador, miembro de la comunidad cristiana.
 Está efectiva y afectivamente incorporado a la
comunidad cristiana, como hermano entre hermanos.
 Crece en una comunidad eclesial concreta (grupo de
formadores, movimiento apostólico…).
 Comparte su vida con los demás; acepta
responsabilidades, compromisos y servicios.
… DESARROLLO DEL TEMA …
8. El formador, un testigo de la fe.
Ser testigo implica:
 Reconocer a Cristo como señor, anunciar con gozo la
verdad en la que cree y la salvación en la que espera.
 No limitarse a decir lo que sabemos, sino sentir lo
que decimos y hacer lo que decimos y sentimos. En
otras palabras, ser coherentes.
… DESARROLLO DEL TEMA
9.
El formador, un profeta.



Habla en nombre de Dios y de su Hijo Jesucristo.
Es oyente atento de la Palabra y la comunica.
Ilumina a los hombres de hoy respondiendo a lo que
plantea la problemática actual.
Anuncia los valores del Reino, que dan sentido y
trascendencia a su vida.
Denuncia la mentira, la injusticia y el pecado.


10. El formador, una persona de oración y comunión
frecuente.
ACTIVIDADES INDIVIDUALES
•
•
Reflexiona sobre tu propia vocación como formador.
Descubre los momentos del llamado, el envío, la
misión, la respuesta.
 ¿Cuándo me llamó el Señor a ser formador? ¿Cómo
percibí mi llamado?
 ¿Cuándo me envió Dios? ¿Cómo fue mi primera
experiencia como formador?
 ¿Cómo concibo mi misión? ¿Cómo me ayuda Dios para
el desempeño de mi misión?
 ¿Cómo le respondo a Dios?
 ¿Mi proceso es semejante al de alguno de los
personajes bíblicos vistos en el tema?
 Descubrí que ser formador es una vocación?
 ¿En qué actitudes cristianas estoy llamado a crecer
como formador?
ACTIVIDADES GRUPALES
Trabajen con los personajes bíblicos:
 Cada uno de los participantes elige un personaje
bíblico: Moisés, Isaías, Jeremías, María, Pedro, Pablo
u otro.
 Después busca los textos relativos a su vocación y
los lees con detenimiento.
 Al final, presenta la grupo una reflexión acerca de su
proceso vocacional a la misión.
Comparen el proceso de los personajes bíblicos con la
experiencia que cada uno ha tenido al ser llamado
como formador.
EVALUACIÓN


¿Descubrí que ser formador
es una vocación?
¿En qué actitudes cristianas
y humanas estoy llamado a
crecer como formador?
Llamada
humana
divina
Dios no es
ajeno a nuestra
historia personal
Nos llama a
formar a otros
Con nuestros
talentos y
limitaciones
Dios auxilia y
fortalece
Respuesta confiada
“Aquí estoy yo, envíame
(Is 6, 8)
Invitación
motivación
de alguien…
Envío (misión)
Descargar

TEMA 8