HECHOS PARA SER SAL Y LUZ
Sé que la vida no es solamente para mí.
Ni mi cuerpo, ni mi amor, ni mi inteligencia, ni mi humor, ni mis dones,
ni mi tiempo, ni mi dinero, ni mi casa, ni mis posesiones...
son solamente para mí.
Sé que Tú, Padre, no eres solamente para mí.
Ni tu palabra, ni tus dones, ni tus promesas, ni tu creación, ni tu buena noticia,
ni tus abrazos, ni tus afanes, ni tus sorpresas,
ni tu casa... son solamente para mí.
Lo sé. Soy sal y luz;
sal para salar y luz para alumbrar.
Lo mío es deshacerme como la sal, salando a los demás,
y consumirme como el fuego, alumbrando y calentando a los demás.
Lo mío es ser salero de la vida y clarear el horizonte de la historia,
de la historia cotidiana de cada día. Lo mío es ser digna hija tuya.
Lo sé. Y me voy comprendiendo.
Y me voy aceptando. Y me voy amando.
Y me voy soñando. Y me voy realizando.
Y me voy sembrando. Y me voy compartiendo.
Y me voy realizando. Y voy siendo...
¡Y me alegro!
Florentino Ulibarri
Danok misiolari: sal de la tierra, luz
del mundo
• Las imágenes de la sal y de la luz muestran el
modo en que deben vivir quienes han sido
llamados al discipulado de Jesús.
Este sugerente lema nos anima a sentir el envío a la misión, a dar sabor a
Evangelio a cada una de nuestras tareas, ya que todos y todas tenemos un
compromiso ante una sociedad, un mundo que necesitan ser
transformados, ser sal de la tierra y luz del mundo
La misión es vida, va creciendo, sin que nos demos cuenta el trabajo
de tantos años sigue siendo vida en muchas comunidades y entre
muchas personas, y como dice el texto, "ya duerma o vele todo el día
el sembrador, el grano germina y da fruto" (Mc. 4,27).
Misioa bizitza da, hazten ari da, urteetako lanak bizitza izaten darrai gu
ohartu gabe elkarte askotan eta gizaki askorengan, eta testuak dioen
bezala, “hura lo nahiz iratzarririk egon, gau eta egun, hazia erne eta
hazi egiten da, hark nola ez dakiela" (Mk 4,27).
Lo importante es haber sembrado y seguir sembrando, construyendo
Reino, en el Norte y en el Sur, anunciando el evangelio entre los que
sufren, que hoy son muchos, y ya llegará el tiempo de la siega,
haciendo presente “el paso de Dios por este mundo”
Garrantzitsua da hazi egitea eta hazi egiten jarraitzea, Erreinua eraiki,
Iparraldean eta Hegoaldean, berri ona sufritzen ari direnei hots egin,
egun asko baitira eta uzta-garaia iritsiko da.
Descargar

ppt - Misioak