LA JUVENTUD EN LA SAGRADA ESCRITURA:
La Palabra de Dios habla de los jóvenes sanos,
enfermos y cuidadores de enfermos.
Jornadas Diocesanas de Pastoral de la Salud. Archidiócesis de
Madrid.
10 de Febrero de 2011. Jesús Conde Herranz.
I. Punto de partida.
1. La Biblia, el gran libro sobre los jóvenes.
A través de la Sagrada Escritura,
Dios muestra una gran variedad
de situaciones de la vida
-imágenes, historias, biografías,
juicios, alabanzas, condenas,
exhortaciones y un largo etc.de las que son protagonistas
personas jóvenes, o personas
de otras edades que piensan
en los jóvenes, hablan de ellos
0 se dirigen a ellos.
I. Punto de partida.
2. Sin la Biblia, no se sabe bien qué es la juventud.
Ni los hallazgos de las ciencias humanas, ni el impacto de las redes
sociales o los medios de comunicación social pueden sustituir el
mensaje bíblico sobre la juventud.
La Sagrada Escritura puede darte la sabiduría
que por la fe en Cristo conduce a la salvación.
Toda Escritura inspirada por Dios es útil
para enseñar, para reprender
y corregir; para educar en la virtud:
así el hombre de Dios
estará perfectamente equipado
para toda obra buena
(2 Tim 3, 15-17).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
A. Rebeca, la hija de Batuel (Gen 24, 15-61).
Joven desenvuelta, hospitalaria, casadera y autónoma en sus
decisiones.
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
B. La agitada juventud de José, hijo de Jacob
(Gen 37; 39-48; 50).
Adolescente consentido por su padre.
Joven pastor nómada.
Conflictivo con sus hermanos.
Vendido como esclavo.
Acosado sexualmente.
Encarcelado injustamente.
Interpretador de sueños.
Un joven que se abre camino.
Primer ministro de Egipto.
Sostenedor de su familia y de su pueblo.
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
C. Rut, la joven moabita, ascendiente de Jesús (Libro de Rut).
Casada con un judío emigrado a Moab.
Joven viuda.
Cuidadora de su suegra, también viuda.
Emigrante y extranjera en Israel.
Espigadora en campo ajeno.
Casada de nuevo con el rico Booz.
Bisabuela del rey David.
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
D. Samuel, el joven profeta a la escucha de Dios.
El joven Samuel iba creciendo junto al Señor ...
El Señor llamó a Samuel:
¡Samuel, Samuel! Y Samuel respondió: Habla,
Señor, que tu servidor escucha (1 Sam 2, 11; 3, 2ss).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
E. Saul, un joven apuesto,
ungido primer rey de Israel:
Saul, un joven atractivo
y el más esbelto entre los
israelitas (1 Sam 9, 2).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
F. David: El joven no previsto como candidato a rey.
Jesé presentó a sus siete hijos, pero
Samuel preguntó: ¿No te quedan más
hijos? Jesé dijo: Falta el más pequeño,
que está guardando el rebaño.
El Señor dijo a Samuel: No valores sólo su aspecto y su buena planta … Yo
miro al corazón …
(David) era sonrosado, de hermosos
ojos y bien parecido. El Señor dijo a Samuel: Prepárate a ungirlo pues éste es el
elegido (1 Sam 16, 7ss).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
G. La juventud sana en los salmos.
Fui joven, ahora soy viejo; nunca he visto a un justo
abandonado ni a su linaje mendigar el pan (Sal 37, 25).
Me acercaré al altar de Dios, al Dios que alegra mi juventud (Sal 43, 4).
Tú, Señor, eres mi esperanza, mi refugio desde mi juventud … Dios me instruyó desde mi juventud y hasta
ahora anuncio sus maravillas (Sal 71, 5.17).
Como saetas en manos de un guerrero, así son los hijos
tenidos en la juventud (Sal 127, 4).
Sean nuestros hijos como plantas que en su juventud van
creciendo (Sal 144, 12).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
H. Los jóvenes enamorados del Cantar de los Cantares.
Expresan con el lenguaje del amor humano el amor de Dios por su pueblo
Israel.
La Tradición cristiana ha visto en ellos
una alegoría del amor nupcial entre
Cristo y la Iglesia.
A San Juan de la Cruz le inspiraron el
Cántico Espiritual y la Llama de amor
viva .
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
I. La joven que dio a luz a Emmanuel, Dios con nosotros.
El Señor habló a Ajaz: Pide una señal al
Señor tu Dios. Ajaz contestó: No quiero
tentar a Dios.
Isaías contestó: El propio Señor te dará la señal: la joven está embarazada y va
a dar a luz un hijo, al que llamará Emmanuel, Dios con nosotros (Is 7, 12-14).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
J. Jeremías, el joven que no se sentía preparado para ser
profeta.
Me llegó la palabra del Señor en
estos términos: Antes de que nacieras te consagré profeta.
Yo respondí: ¡Ay Señor mi Dios,
pero si no sé hablar; soy muy joven. Me contestó el Señor: No digas que eres joven. Irás donde yo
te envíe (Jer 1, 4-7).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
K. Los cuatro jóvenes del libro de Daniel.
Eran judíos deportados en Babilonia.
Sin defectos físicos, de buena presencia, inteligentes e instruidos en todas
las ramas del saber, capaces de estar
al servicio de la corona (Dan 1, 4).
Permanecieron fieles a la fe de Israel
y defendieron a su pueblo de las amenazas del poder opresor, aun a riesgo
de su vida.
Dios les concedió sabiduría y conocimientos en toda clase de actividades
sapienciales (v. 17).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
K. Los cuatro jóvenes del libro de Daniel (cont.).
Eran jóvenes que sabían orar y así nos
lo muestran:
· Oración del joven Daniel (1, 20-23).
· Oración de Azarías (Dan. deut. 3,
26- 45).
· Cántico de los tres jóvenes (l. c. 3,
52-90; incorporado al Oficio divino).
El joven Daniel defendió a la casta
Su-sana de un intento de violencia
sexual por parte de dos viejos (l. c.
cap. 13).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
L. Una joven llamada María, de Nazaret, la Agraciada.
Joven aldeana galilea.
Desposada con otro joven, José, de oficio nagar, y de la estirpe de David.
Hallada embarazada en circunstancias
difíciles de explicar.
Acepta ser madre del Mesías.
Autora del Magnificat, una oración que
la Iglesia ha hecho suya.
Da a luz a su Hijo casi a la intemperie.
Ha de huir a Egipto como refugiada y Simeón le anuncia un futuro doloroso.
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
M. Jesús, el Hijo de Dios, de María y de José,
… crecía en edad,
sabiduría y gracia
ante Dios
y ante los hombres
(Lc 2, 52).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
1. Desfile de la juventud sana:
N. Timoteo, un obispo joven, modelo para los creyentes.
Que nadie te haga de menos
por ser joven. Al contrario, que
tu palabra, tu conducta, tu
amor, tu fe y tu limpio proceder
te conviertan en modelo para los
creyentes.
Por inspiración profética, los
presbíteros te impusieron las manos (1 Tim 4, 12.14).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
2. Desfile de jóvenes enfermos y enfermados:
En la Biblia apenas aparecen enfermos jóvenes concretos, quizá
porque se sobreentiende que muchos de los enfermos que muestran sus páginas eran jóvenes, ya que la edad media de vida de la
población entonces apenas llegaba a los treinta años.
A. El joven rey Ozías castigado por Dios con la lepra.
Ozías, hijo de Amasías, comenzó a
reinar en Judá … Tenía dieciséis
años cuando comenzó a reinar … El
Señor le hizo contraer la lepra
hasta el día de su muerte, por lo que
tuvo que vivir apartado en una
casa, mientras su hijo Jotán
quedaba al frente del palacio y
gobernaba al pueblo (2 Re 15, 2-5).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
2. Desfile de jóvenes enfermos y enfermados:
B. El salmista, enfermo crónico desde la juventud.
Señor, ¿por qué me rechazas y ocultas tu rostro? Débil, agonizante desde mi juventud, aguanto tus horrores y estoy desconcertado (Sal 88, 15s).
C. También los buenos enferman y mueren jóvenes.
Aunque el justo muera joven, gozará de reposo; una vejez
digna no consiste en vivir mucho tiempo ni se mide por el
número de años … La auténtica madurez radica en una vida
intachable.
El justo … alcanzó la perfección en poco tiempo, con un corto
recorrido llenó largos años. Como su vida agradaba al Señor,
Él se dio prisa en sacarlo de en medio de la maldad (Sab 4
7s.13s).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
2. Desfile de jóvenes enfermos y enfermados:
D. El muchacho epiléptico curado por Jesús.
Un hombre se acercó a Jesús y,
puesto de rodillas delante de Él, le
dijo: Señor, compadécete de mi hijo. Le dan ataques que le hacen sufrir lo indecible y muchas veces se
arroja al fuego y al agua.
Jesús exclamó: Traedme aquí al
muchacho. En seguida dio una orden, salió del muchacho el demonio y en aquel instante el muchacho quedó curado (Mt 17, 14-18).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
2. Desfile de jóvenes enfermos y enfermados:
E. Los jóvenes enfermados por la maldad y el pecado.
La salud siempre ha sido un modo de vivir integrador, potenciador y medidor de las capacidades orgánicas, psíquicas, sociales y espirituales de cada ser humano, de la sociedad en la
que vive y del mundo en el que habita.
Para el hombre bíblico, el shalom (salud, paz, plenitud) con
que pronunciaba su saludo era la forma de desear robustez física, largos días de vida, prosperidad económica, buena fama y
convivencia, integridad moral y honda relación con Dios.
Y así la enfermedad no era vista sólo como patología orgánica
o psíquica sino también –y más aún- como consecuencia de la
perversión moral en las relaciones humanas, y del pecado como
alejamiento o ruptura con Dios. Son estas consecuencias las
que afectan a los jóvenes enfermados según la Biblia.
II. La pasarela bíblica de la juventud.
2.F. Los jóvenes enfermados por la maldad y el pecado:
a. El Siervo de Dios, imagen de los jóvenes enfermados de todos los tiempos.
Creció como raíz en tierra de
secano, sin aspecto atrayente,
sin lozanía. Despreciado y rechazado por la gente, sometido a dolores, habituado al sufrimiento.
Pero fue herido por nuestras
faltas, triturado por nuestros
pecados (Is 53, 3ss).
Cada veinte años, las juventudes del mundo hacen una pregunta que nuestra sociedad no es capaz de responder. A falta de respuesta, la sociedad las moviliza (G. Bernanos).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
2. F: Los jóvenes enfermados por la maldad y el pecado.
b. Las jóvenes entregadas como botín de guerra:
Se habrán apoderado del botín y lo reparten: una
doncella, dos doncellas para cada guerrero (Cántico
de Débora: Jue 5, 30).
c. El rapto de las muchachas de Silo (Jue 21, 10-21).
d. Los jóvenes que se matan entre sí tras ser obligados a luchar en duelo (2 Sam 2, 14-16).
e. El salmista que se lamenta: ¡Cuánta guerra me
han dado desde mi juventud! (Sal 129, 1).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
2. F: Los jóvenes enfermados por la maldad y el pecado.
f. Los jóvenes sacrificados
en las guerras: Los jóvenes
morirán a espada (Jer 11, 22).
Contemplad mi dolor: mis
jóvenes y doncellas marcharon al destierro (Lam 1, 18).
En el polvo de las calles
yacen muchachos y ancianos; mis doncellas y mis jóvenes caen al filo de la espada (Lam 2, 21).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
3. El lado oscuro de la juventud:
a. Los jóvenes de Sodoma, víctimas y exponentes
de una comunidad violenta y pervertida (Gen 19,
4-8).
b. Las hijas de Lot provocan el incesto con su padre (Gen 19, 30-37).
c. Amnón viola a su hermana Tamar, y luego la
desprecia (2 Sam 13, 1ss).
d. Elihú, el joven con ínfulas de sabio (Job 32s).
e. El joven insensato, que se va tras la prostituta
(Prov 7, 7s).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
3. El lado oscuro de la juventud:
f. El frívolo, que nada almacena mientras es joven (Eclo 25, 3).
g. Las jóvenes que se entregan a la prostitución
(cf. Ez 23, 2ss).
h. El joven rico que se echa atrás ante la propuesta
de seguimiento por parte de Jesús (Mt 19, 16ss).
i. Las jóvenes necias de la parábola (Mt 25, 1ss).
j. El joven Saulo, cómplice del martirio de Esteban (Hech 7, 58ss).
II. La pasarela bíblica de la juventud.
4. Muestrario de jóvenes cuidadores de enfermos.
a. Tobías, el joven que cuidó y curó a su padre ayudado
por Rafael (libro de Tobías).
b. Job, cuidador de huérfanos desde joven (31, 18).
c. María fue aprisa a la montaña,
a un pueblo de Judá, para cuidar
en el embarazo y el parto a su prima, la anciana Isabel (Luc 1, 39ss).
d. También Rut con su suegra Noemí; y Abisag la sunamita con el rey
David en su ancianidad (1 Re 1, 1-4).
III. Sondeo bíblico sobre la juventud.
Gran diversidad de opiniones y juicios.
· Las intenciones del ser humano son perversas desde
la juventud (Gen 8, 21).
· Ya en sus obras anticipa el muchacho si
será pura y recta su
conducta (Prov 20, 11).
· Enseña al mucha-
cho al comienzo de su
camino, y ni de viejo
se apartará de él ( 22,
6)
· Necedad y juventud
van unidas (22, 15).
III. Sondeo bíblico sobre la juventud.
Gran diversidad de opiniones y juicios (y 2).
· Más vale muchacho pobre y listo que rey viejo y tonto, incapaz de aceptar consejos (Qo 14, 13).
· ¡Ay del país donde reina un muchacho! (l. c. 10, 16).
· Las verdaderas canas radican en la prudencia, y la
auténtica madurez en una vida intachable (Sab 4, 8).
· Si nada almacenas siendo joven, ¿qué esperas encontrar en tu vejez? (Si 25, 3).
· No admitas a jóvenes viudas (en las tareas de la comunidad), pues el ansia de placer las aparta de Cristo
… aprenden a vivir ociosamente y no hacen más que
andar de casa en casa … (1 Tim 5, 11ss).
IV. El futuro que Dios quiere para la juventud.
· Será joven quien muera a los cien años, y maldito el que
no los alcance (Is 65, 20).
· Doncella, capital de Israel, te quise con amor eterno, por
eso te he prolongado mi favor; te reconstruiré y quedarás
construida (Jer 31, 3ss).
· Derramaré mi espíritu sobre todo ser humano … vuestros
jóvenes profetizarán y tendrán visiones (Joel 3, 1). Suscitaré profetas entre vuestros jóvenes (Am 2, 17).
V. La Iglesia del Nuevo Testamento habla a los jóvenes.
· Que nadie te haga de menos
por ser joven (San Pablo a Timoteo: 1 Tim 4, 12).
· A los jóvenes, exhórtales como a hermanos (l. c. 5, 1 ).
· Vosotros, jóvenes, respetad
a los mayores. Que la sencillez presida vuestras mutuas
relaciones (1 Pe 5, 5).
· Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al
maligno (1 Jn 2, 13).
VI. La Biblia nos transmite la oración de los jóvenes.
Junto a las oraciones en boca
de jóvenes ya mencionadas de:
· Samuel,
· los salmistas,
· Jeremías,
· los jóvenes orantes del libro
de Daniel
· y María (el Magnificat),
la Biblia recoge estas otras dos:
· La de Tobías y Sara: (Tob. 8,
5-8).
· La de la reina Ester (Est. deut.
4, 17 k-w).
VII. Joven, la Sagrada Escritura puede darte la sabiduría.
La Biblia sigue siendo el best seller número 1 en las listas editoriales, con más de 20 millones de ejemplares
vendidos en 2010, más los distribuidos gratis; es también el libro más leído del mundo al día de hoy.
Joven, atrévete a hacer de la Biblia tu lectura habitual.
VII. Joven, la Sagrada Escritura puede darte la sabiduría.
La Biblia despliega ante quien la lee un panorama de la juventud
que abarca más de dos mil años de la historia humana, desde el año
2000-1900 a. C. (Abraham) hasta la aparición de la primera carta
de San Juan (en el filo de los siglos I y II d. C.).
Joven, atrévete a hacer de la Biblia tu lectura habitual.
VII. Joven, la Sagrada Escritura puede darte la sabiduría.
La Biblia no contiene teorías abstractas ni estudios de
cam-po o cifras estadísticas, sino relatos donde muchos
jóvenes aparecen haciendo, o deshaciendo, su vida.
Joven, atrévete a hacer de la Biblia tu lectura habitual.
VII. Joven, la Sagrada Escritura puede darte la sabiduría.
Es la voz con la que Dios se va pronunciando sobre la juventud, y sobre cuanto la rodea e influye en ella a lo largo de
los tiempos y en ámbitos muy diversos.
Joven, atrévete a hacer de la Biblia tu lectura habitual.
Descargar

25 AÑOS CELEBRANDO EL DÍA Y LA CAMPAÑA DEL ENFERMO