El testimonio admirable de los mártires 3/3
¿Quiénes son y de dónde vienen?
La Beata y Mártir Josefina Sauleda Paulís
Su admirable testimonio
Podemos decir que la
caridad fue la síntesis de
su vida entera, y la
ambición de su alma: la
salvación del mundo
entero. (Memorias, p.20)
El Padre Pedro Tomas de la Virgen del Pilar, carmelita del convento de la
Diagonal, martirizado y despeñado en el acantilado del Garraf, al sur de
Barcelona.
La Virgen de la Victoria
que Juan de Austria regaló al
convento de Montesión,
cuando regresó a Barcelona
triunfante de la decisiva
Batalla de Lepanto, ganada
por los cristianos invocando
la poderosa intercesión de la
Virgen del Rosario.
Montesión era el convento
de Barcelona que tenía la
cofradía más antigua de la
Virgen del Santo Rosario y
por ello mereció este
extraordinario obsequio.
A la Catedral de Barcelona
Juan de Austria regaló el
famoso Cristo de Lepanto,
que iba en el mástil de su
galera real.
Celebración
clandestina de
la eucaristía,
en un hogar
cristiano, en
Barcelona,
durante la
guerra civil.
Celebración
clandestina de
una procesión
del domingo de
Ramos, en un
hogar cristiano,
en Barcelona,
durante la
guerra civil.
EL AMOR Y EL DOLOR REDENTOR
“¿Qué nos puede pasar, el
martirio? ¡Dichosa la que
reciba esta gracia del
Señor!
El Señor nos dará la
fortaleza para resistir en
todo momento.”
La M. Josefina a sus
novicias, asustadas por la
persecución que veían que
se les venía encima.
(Do)lor, fuerza y amor, de todo provee Dios.
El martirio de la M. Josefina lo hemos de considerar como una identificación
total con la Pasión de Cristo.
Ella lo deseaba, lo quería, y Dios … se lo concedió.
“El que no perdonó a su Hijo Amado, a su propio Hijo…”, tampoco librará del
dolor a su hija amada.
Última foto de la M. Josefina, sin el hábito, escondida, pocos días antes del
martirio.
La Virgen Dolorosa,
con Cristo muerto.
De la Iglesia
parroquial de Sant
Pol de Mar.
Cristo con la
Cruz a cuestas,
de la iglesia
parroquial de
Sant Pol de
Mar.
El edificio junto al
convento de
Montesión, donde
fue detenida la
Madre Josefina.
El edificio junto al
convento de
Montesión, donde
fue detenida la
Madre Josefina.
Aparece al día siguiente, a las
afueras de Barcelona, en el
hipódromo, bañada en su sangre.
El tiro de gracia le había volado el
cráneo, la mandíbula superior estaba
desencajada y su rostro era un
montón de carne viva, evidenciando
una cruelísima tortura.
De tan desfigurada no tenía
apariencia humana y por ello los
asesinos le pusieron un letrero
encima: “Esta es Josefina Sauleda, la
priora de Montesión”.
Pasada la guerra, un famoso
anarquista, pidió un sacerdote para
confesarse, antes de ser ejecutado.
No podía quitarse de la cabeza toda
aquella noche de horror, durante la
cual estuvieron torturando lenta y
cruelmente a la Madre Josefina
Sauleda, y como ella expiraba en la
madrugada, orando por España y
por él.
La Beata y Mártir Josefina Sauleda Paulís
Su admirable testimonio
Podemos decir que la
caridad fue la síntesis de
su vida entera, y la
ambición de su alma: la
salvación del mundo
entero. (Memorias, p.20)
FOTOS DE LA BEATIFICACIÓN DE LOS 498 MÁRTIRES
(LA MÁS NUMEROSA DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA)
Oración propuesta por la Conferencia
Episcopal Española, para la beatificación
de los 498 mártires:
Oh Dios, que enviaste a tu Hijo,
para que muriendo y resucitando
nos diese su Espíritu de amor.
Nuestros hermanos,
mártires del siglo XX en España,
mantuvieron su adhesión a Jesucristo
de manera tan radical y plena
que les permitiste derramar su sangre por Él.
Danos la gracia y la alegría de la conversión
para asumir las exigencias de la fe;
ayúdanos, por su intercesión,
y por la de María, Reina de los mártires,
a ser siempre artífices de reconciliación en la sociedad y
a promover una viva comunión
entre los miembros de tu Iglesia en España;
enséñanos a comprometernos, con nuestros pastores,
en la nueva evangelización
haciendo de nuestras vidas
testimonios eficaces del amor a Ti y a los hermanos.
Te lo pedimos por Jesucristo,
el Testigo fiel y veraz,
que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.
Fuente documental:
Catalalina Febrer Grimalt, o.p., Memorias, una
aventura de fe y de amor, Editorial Claret,
Barcelona, 1987.
Publicado con permiso.
Pedidos: Monasterio de Montesión, C. Esglesia,
82, Esplugues de llobregat (Barcelona)
[email protected]
Editor del power point:
Mn. Joan Manuel Serra i Oller
[email protected]
Obispado de Sant Feliu de Llobregat
(Barcelona, España)
www.bisbatsantfeliu.cat
Más detalles en:
www.mossenjoan.com
Descargar

El Testimonio admirable de los mártires 3/3