Leyendas de Chile
Creación de Chile
Seleccione una Zona
"En el principio, Dios creó las
maravillas del mundo. Sin
embargo, cuando terminó se dio
cuenta que había muchos trozos
sueltos. Tenía partes de ríos y
valles, de glaciares y desiertos,
de montañas y bosques y
praderas y colinas. En vez de
dejar que estas maravillas se
perdieran, Dios las dispuso todas
en el lugar más remoto de la
tierra. Así es como se creó
Chile".
Zona Norte
Los Socavones de Pica
Tesoro de la Bahía de la Herradura
Historia de la Tirana
Los socavones de Pica
Cuando los españoles vinieron a establecerse en estos lugares,
no tuvieron acogida por los indios piqueños, por lo que se
trasladaron a Matilla, donde fundaron una población.
Uno de estos pobladores se enamoró de la hija del cacique de
Pica, solicitándola a su padre para contraer matrimonio, a lo cual
se negó el cacique. Dámaso Morales, que así se llamaba el
español, insistió en su petición, obteniendo esta vez mejor
resultado, pero con una condición tan difícil como imposible.
Díjole el cacique a Morales que no tendría inconveniente en
cederle la mano de su hija, siempre que le hiciera florecer el valle
entre Pica y Matilla, lo cual fue para éste más terrible que la
simple negativa anterior.
Y Dámaso Morales se puso a construir el primer socavón que se
hizo en estos lugares, obtuvo agua, hizo florecer el valle y se
casó con la hija del cacique.
Los indios a ciertos hilos de agua
los juntaban en unas represas que
llamaban cochas, el español siguió
esta veta horadando la piedra y la
hizo seguir un cauce hasta las
cochas que se vieron aumentadas
en su caudal, el valle reverdeció y
fue una flor en la arena, lo que
quiere decir Pica.
Oasis de Pica
Tesoro de la Bahía de la Herradura
En la Bahía de la Herradura, que hoy se conoce con
el nombre de Guayacán y que está junto a Coquimbo,
los piratas enterraron un tesoro, el Tesoro de la Bahía
de la Herradura.
En el año 1578 el corsario inglés Francis Drake
descubrió la bahía de La Herradura, así llamada por su
forma. Desde ese mismo instante, la bahía pasó a ser
el refugio de piratas y filibusteros, como Bartolomé
Scharp, Eduardo Davis, Jorge Anson y otros de menos
nombradía.
Drake convirtió esta bahía en refugio y en sus costas
enterró el producto de sus correrías, robado en cientos
de combates. Este tesoro consistiría en miles de barras
de oro y plata; cientos de miles de monedas de oro,
mil doscientos zurrones de oro en polvo, veinte ollas
de oro y diez tinajas
de joyas.
Bahía de la Herradura de Coquimbo
Historia de la Tirana
Según cuenta la leyenda, el origen de la festividad se remonta a
mediados del siglo XVI cuando el misionero mercedario, Fray
Antonio Rondón, encontró una cruz cristiana en los claros del
bosque del Tamarugal y ordenó construir una iglesia dedicada a la
Virgen del Carmen de La Tirana en honor a la historia de amor que
había protagonizado una bella pareja.
Se trataba de una princesa indígena, quien gobernaba sus dominios
como una verdadera déspota tirana que mataba a todos los
cristianos que llegaban al pueblo. Sin embargo, cuando la soberana
conoció y se enamoró del portugués Vasco de Almeyda, a quien
había condenado a muerte por su fe en el catolicismo, no pudo
sino liberarlo de tal destino llegando incluso a convertirse, a través
del bautismo, a la religión por él profesada.
Los enamorados vivían juntos en plena Pampa del Tamarugal, pero
la conversión de la "Tirana" no agradó para nada a sus súbditos
indígenas, quienes los asesinaron a ambos. La cruz simbolizaba la
muerte de los enamorados bajo la religión cristiana.
Desde la creación del templo, el pueblo comenzó a impregnarse de
religiosidad y las más diversas expresiones artísticas que tienen
por finalidad homenajear a la "Chinita", apodo con el que se le
conoce a la Virgen del Carmen en la zona.
Fiesta de La Tirana - Iquique
Zona Centro
La piedra feliz
El "encanto" de La Campana
Las vegas del flaco
La piedra feliz
La Piedra Feliz era un peñón enclavado en Las
Torpederas, balneario de Valparaíso. Por muchos años
los aburridos de la vida, los descontentos, los
enamorados desencontrados, se despedían de sus vidas
para siempre lanzándose desde lo alto al mar.
Toda una época señala a la Piedra Feliz, como la
piedra de los infelices. Se suicidaban parejas, hombres
o mujeres, ancianos, enfermos, abandonados.
Al pie de la roca, ramazones de algas se extendían y
distendían como tentáculos de pulpos gigantes y se
contaba que los suicidas erguían la cabeza entre estas
plantas como incitando a lanzarse a las almas
torturadas.
Balneario Las Torpederas de Valparaíso
El "encanto" de La Campana
En remotos siglos, el cono del cerro de La Campana
era un promontorio o peñasco reluciente de oro y
pedrerías, codiciado por una nación extranjera y
valerosa, que vino a conquistarlo.
Pero los machis, o brujos del lugar, resolvieron burlar
la codicia de los forasteros, disponiendo que en una
noche cayera sobre el cerro una espesa capa de granito
que ocultó sus codiciados tesoros.
Han pasado los años y muchos son los mortales que
buscan las riquezas entre las rocas del misterioso
cono, pero los machis de La Campana tienen afilados
los puñales con que quitarán la vida al que rompa el
encantamiento de La Campana.
Cerro La Campana
Las vegas del flaco
En cierta ocasión en que mineros iban en busca de
minerales a lomo de mula, uno de los machos de la
recua enfermó y hubo de dejarlo en una vega pastosa
que se veía a orillas del río Tinguiririca. Desde aquel
día los arrieros comentaban sobre la suerte que le
habría corrido al pobre macho flaco y enfermo que
habían dejado en la vega.
Al regreso se encontraron con la sorpresa de que el
macho no sólo se había repuesto, sino que había
engordado. Y desde aquel día no se habla entre los
arrieros sino de la bondad de esa vega, donde había
sanado el flaco y su nombre pasó a ser el de Vegas del
Flaco.
Río Tinguiririca
Zona Sur
La Pincoya
El trauco
La cascada El Velo de la Novia
La Pincoya
En una sola mujer descansa la suerte de
los pescadores de la isla de Chiloé. Se
trata de una sirena conocida como La
Pincoya, cuya misión está profundamente
ligada a la femineidad: fecundar a todos
los seres vivos del mar. Así, la abundancia
o escasez de peces y mariscos dependerá
de sus bondades. Cuando la Pincoya sale
de las profundidades del mar cada mañana
y comienza su danza con los brazos
extendidos mirando al mar, corresponde al
anuncio de que la pesca s
erá abundante. Por el contrario, si baila en
dirección a la costa significa que los peces
se alejarán. Se supone que
esto sucede cuando la sirena ha
estimado necesario arrastrar
las riquezas del mar hacia
otras zonas más necesitadas.
La Pincoya
El trauco
Las miles de jovencitas y mujeres que alguna vez
quedaron embarazadas sin desearlo y que, además de
querer negar su estado, debían ocultar a toda costa la
identidad del futuro padre encontraron la salvación y
el perdón al adjudicarle la responsabilidad de “tan
ajena situación” a un famoso y conocido personaje de
la mitología chilena: El Trauco.
Y es que al El Trauco se le conoce como aquel brujo,
chico y feo que pasaba sus días encaramado sobre los
árboles a la espera de lanzarse sobre alguna de las
inocentes jovencitas que daban un paseo por el
bosque. Ante la mirada “matadora” del Trauco, las
niñas -pese al miedo y las ganas de escapar- se
quedaban cautivadas ante sus ojos y caían rendidas
ante él, en un profundo y alucinante sueño de amor.
Al despertar, las ya no “tan ingenuas” niñas, al ver
sus ropas y sus cabellos, se daban
cuenta de que estaban extrañamente
desordenados y revueltos. Saben que
“algo” ha ocurrido en sus cuerpos y
presas del pánico corren a sus casas a
dar cuenta a sus padres de que han sido
víctimas del “hechizo” del Trauco.
El trauco
La cascada El Velo de la Novia
En Peulla, por entre el verdor de una naturaleza
lujuriante y desde gran altura, se despeña una hermosa
cascada que impresiona como si fuese un velo, lo que
ha determinado que se le llame Cascada El Velo de la
Novia.
Los enamorados que llegan hasta aquí, deben beber
tres sorbos de agua, con fe y esperanza, si quieren
cambiar el idilio por el matrimonio.
cascada El Velo de la Novia
Descargar

Leyendas de Chile (oresentación)