Había una vez, dos chicas que se
llamaban Ágata y Esther. Eran dos
investigadoras de casos extraños en
casas abandonadas.
En unas de las casas abandonadas, en
la planta tercera, había una mujer con la
cara destrozada. Avisamos a Félix el dueño
de la casa y vino corriendo y gritó al ver la
cara de esa mujer.
Y de repente, se abrió una puerta y
salió un señor deforme, tenía el cuerpo
completamente quemado .
-Esther: ¿Esto qué es?
-Ágata: ¿una casa con personas
normales o de muertos?
Estábamos en la planta primera, subimos a
la segunda, todo esto era muy raro,
decidimos transformarnos en superhéroes.
Nos transformamos en
superhéroes para
defendernos y que no nos
hicieran nada.
Cuándo abrimos la puerta de la habitación,
nos encontramos a una niña arrancándole
el brazo al hombre.
Y decidimos salir de esa habitación.
.
Cuándo salimos de la casa
nos encontramos a este hombre.
¡Que miedo!
nos fuimos corriendo y él nos perseguía.
FIN
Hecho por: Mar y Patricia
Descargar

La otra casa abandonada