Espíritu santo en
el matrimonio
"Recibid el Espíritu Santo" (Jn 20, 23).
El matrimonio es la institución del amor
del amor autentico que une, que perdura y que es capaz de
entregarse, reproducirse y extenderse.
El amor auténtico, viene de Cristo, que borra los prejuicios
y llena de luz.
Amor autentico, no es necesidad de llenar mis propias
carencias de atención y afecto. No manipula, no busca
imponer su poder.
El amor es lo propio del
Espíritu Santo
es el don
• El Espíritu Santo
, que viene al corazón
del hombre que «viene en auxilio de nuestra debilidad»,
que nos guía "interiormente" supliendo nuestra
insuficiencia y remediando nuestra incapacidad.
Levanta nuestro corazón
• «Y vino de repente un estruendo del cielo, como de
viento que soplaba con ímpetu, y lleno toda la casa donde
estaban sentados. Se les aparecieron unas lenguas
repartidas como de fuego y reposo sobre cada uno de
ellos, y quedaron todos llenos del Espíritu Santo…»
Hechos de los Apóstoles
(2, 1-11)
• El amor nos trasforma, siendo aparentemente los mismos.
• En Pentecostés, el cenáculo dejó de ser un lugar
cerrado, pasó a ser un lugar abierto. La caridad hizo que
los apóstoles dejaran de buscar sólo su bien pequeñito (la
comodidad, la seguridad…), La caridad hizo que se
abrieran y buscaran el bien de Dios, de los demás que es
la salvación de las almas.
El Espíritu de amor los
renovó
• Otra vida y otro mundo son posibles, y esa nueva
humanidad está ahora aquí, puede nacer con nosotros, en
nosotros. Una nueva era del Espíritu está llegando.
(Benedicto XVI en Sídney)
«nuevo pentecostés»
El Espíritu Santo actúa de una manera muy concreta: nos
hace ver con claridad cosas que nos conviene cambiar. Si le
seguimos, nos descubre cosas nuevas. Sino, respeta, espera
y calla.
Ven Espíritu Santo y envía
un rayo de tu luz
•
•
•
•
Consuela del cansancio de la jornada
Consuela en la perdida de un ser querido
Consuelo en el llanto
Consuelo ante el fracaso
Consolador óptimo, dulce
huésped del alma
• empapa nuestra alma seca y árida
• Haz de nuestra piedad algo fresco
• Renueva nuestras relaciones, quita la
sequedad y aridez. Que podamos
encontrarnos 1 a 1
riega lo que es árido
• Cura nuestras fobias o antipatías con determinadas
personas.
• Sana mi corazón y lengua aléjame del juicio y del
control.
• Libérame del resentimiento, ábreme al perdón. Podemos
tener guardadas cosas que nos han hecho y que no
estamos dispuestos a perdonar.
• Haz que sea consciente de mis creencias limitantes, de mi
pesimismo.
cura lo que está enfermo
• Es la actitud rígida, de falta de comprensión ante los
defectos de los demás. En vez de rezar, nos enfadamos.
Le pedimos también que nos libere de esa reacción.
• Del Yo tengo la razón.
doblega nuestra rigidez
• A veces estamos paralizados como las personas mayores
el los fríos duros del invierno. No sentimos incapaces de
brindar amor, de nosotros solo salen palabras y gestos
hostiles hacia quien más amamos.
• Le pedimos que no estemos insensibles cuando estemos
con el Señor como si fuéramos un mueble. Y en nuestro
matrimonio y familia que nuestros gestos y acciones
hablen Él con vibración, dando una imagen atractiva de
Dios.
calienta lo que está
helado
• A veces disfrutamos llevando la contraria a todo. Es algo
que, con el tiempo, se puede convertir en una manía. Le
pedimos que enderece exageraciones y complicaciones,
que nos haga sencillos.
endereza lo que está
desviado.
• La paz es fruto del amor: esa paz interior que el hombre
cansado busca en la intimidad de su ser. Ya que el camino
de la paz pasa en definitiva a través del amor y tiende a
crear la civilización del amor no hay que dejar de invocar
al Espíritu Santo que es también el Espíritu de la paz para
llenar nuestras vidas y nuestros hogares de amor y de paz.
Llena los corazones de
tus fieles y enciende en
ellos el fuego de tu amor.
Descargar

Espiritu santo en el matrimonio