Los 7 Hábitos
2do
Por Stephen R. Covey
Comenzar con el fin en la mente está el
don de la imaginación y la conciencia. Si
eres el programador, entonces escribe el
programa. Decide lo que vas a hacer con
tu tiempo, talento y herramientas con las
que tienes que trabajar: “En mi pequeño
círculo de influencia, yo voy a decidir.”
En el nivel más bajo del continuo, está el sentimiento de que las
metas, propósitos y esfuerzos para mejorar, son inútiles. Después
de todo, si eres una víctima, si eres producto de lo que te ha
sucedido, entonces, de manera realista ¿Qué puedes hacer?
Después de todo, si eres una víctima, si eres producto de lo que
te ha sucedido, entonces, de manera realista ¿Qué puedes
hacer? Así que vas por la vida esperando que las cosas mejoren,
que el
entorno cambie para poder tener el pan de cada día y tal vez
algunos otros frutos
Del otro lado se encuentra el sentido de esperanza y propósito:
“He creado el futuro en mi mente. Puedo verlo
y puedo imaginar cómo sera.”
” Los animales no pueden hacer eso. Quizá de manera instintiva
almacenen nueces par el invierno, pero no pueden crear una
máquina que haga nueces, así que tampoco se preguntan:
“¿Por qué hago nueces? ¿Por qué no puedo tener
a otra persona para que haga las nueces para
mí.?”
El séptimo don es la auto-renovación.
Solo los humanos se hacen
tales preguntas. Solo la gente
tiene
la
capacidad
de
imaginar un nuevo curso de
acción y
seguirlo a
conciencia.
¿Por qué conciencia?
Porque para ser altamente efectivo, tu conciencia debe monitorear todo
lo que imaginas, prevés, y maquinas. Aquellos que pretenden ejercitar
la creatividad sin conciencia inevitablemente crean lo inconsciente.
O en el mejor de los casos,
intercambian
sus
talentos
creativos
por
“bienes
enlatados”
usando
su
creatividad — su imaginación y
afirmaciones visuales — para
obtener cosas materiales o
reconocimiento
social.
Entonces se convierten en
personas sin esperanzas y sin
equilibrio.
Práctica
utilizando
estas
capacidades humanas únicas:
dos
Primero, vete a ti mismo yendo a la oficina esta
tarde, o a casa esta noche, y encontrándote en
una terrible situación.
Tu casa es un desastre total. Nadie ha hecho su trabajo;
todos los compromisos hechos han sido infructuosos.
Estás agotado.
Ahora, imagínate respondiendo a esa realidad de
manera madura, sabia y con auto-control. Ve el
efecto que tiene en los demás.
Tú no te dedicaste a confesar sus pecados. En
lugar de eso los ayudaste.
Fuiste alegre, pacífico, complaciente. Y tu
comportamiento hará que a los demás les remuerda la
conciencia dejando que las consecuencias lleguen
solas.
Solo utilizaste dos capacidades
humanas únicas: imaginación y
conciencia.
No confiaste en la memoria; si hubieras
confiado en ella o en la historia, tal vez
hubieras perdido la cabeza fría, hubieras
hecho juicios de las demás personas y
agravado la situación.
La memoria se construye con tus respuestas pasadas a
estímulos similares. La memoria está ligada a tu
pasado. La imaginación apunta hacia el futuro.
Tu potencial es ilimitado, pero
potencializar es actualizar tus
capacidades sin importar las
condiciones que prevalezcan.
En el libro El hombre en
busca del sentido, Viktor
Frankl,
el
psiquiatra
austriaco prisionero en los
campos de concentración
Nazis alemanes en la 2a.
Guerra Mundial…
Cuenta cómo ejercitó
el poder de elegir sus
respuestas ante
condiciones terribles.
Un día, fue sujeto de
experimentos en su
propio cuerpo.
Descubrió “Tengo el poder de elegir.” Y entonces
buscó un significado. Creyó que cuando se
encuentra un significado
(propósito o causa),
cuando se tiene un por qué, se puede vivir con
cualquier qué.
Tú también puedes
progresar en el
continuo de hábitos
improductivos e
infructuosos hacia la fe,
esperanza y seguridad
interna mediante el
ejercicio de la
conciencia y la
imaginación.
Continuara …
Descargar

Diapositiva 1 - Gobierno de Aguascalientes