Las religiones orientales le negaban a la mujer su naturaleza racional.
El judaísmo se manifestó siempre como una religión de varones.
Más aún, en el idioma del Antiguo Testamento, las palabras
piadoso, justo y santo no tienen femenino.
Puesto que [email protected] somos [email protected] del mismo Padre,
Jesús coloca a los hombres y a las mujeres en el mismo nivel.
Y se preocupa continuamente de ellas durante su vida pública.
Un grupo femenino seguía al Maestro por pueblos y ciudades.
Algo inconcebible para los rabinos de entonces,
que prohibían hablar con una mujer fuera de casa.
Además, numerosos milagros de Jesús tienen como destinatarias a las mujeres.
Marcos nos narra dos de esos milagros, intercalados el uno en el otro,
y los dos realizados a beneficio de dos mujeres.
José Antonio Pagola
Jesús, aproximación histórica
Texto: Marcos 5, 21-43 // Tiempo Ordinario 13 –BComentarios y presentación Asun Gutiérrez. Música: Mahler. Sinfonía 5ª. Adagietto.
Al regresar Jesús, mucha gente se aglomeró junto a él a la orilla
del lago.
22 Entonces llegó uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo.
Al ver a Jesús, se echó a sus pies 23 y le suplicaba con insistencia,
diciendo:
–Mi niña está agonizando; ven a poner las manos sobre ella para
que se cure y viva.
24 Jesús se fue con él. Mucha gente lo seguía y lo estrujaba.
21
La fe siempre supone un encuentro y un diálogo personal con Jesús. Los caminos de
la fe, los grados de adhesión y relación con Jesús, son distintos en cada persona.
Una mujer que, padecía
hemorragias desde hacía doce años,
26 y que había sufrido mucho
con los médicos y había gastado
todo lo que tenía sin provecho alguno,
yendo más bien a peor,
25
Resulta difícil hoy comprender la magnitud de la tragedia de la mujer que narra
el texto. Cualquier emanación de sangre dejaba en estado de impureza por un
tiempo. En este caso, doce años.
Doce años en los que esta mujer no había recibido ni un beso, ni un abrazo,
ni un apretón de manos de ningún ser humano. No podía tocar ni ser tocada.
No podía ni cocinar, coser, lavar para otras personas.
No podía hacer nada para nadie. La sociedad entera la rechazaba.
El peor rechazo era el religioso que consideraba la enfermedad como castigo
de Dios y excomulgaba a quien la padeciera.
¿Cuáles son mis rechazos? ¿A qué o a quién rechazo y/o descalifico?
oyó hablar de Jesús, se acercó por detrás entre la gente
y tocó su manto. 28 Pues se decía:
«Si logro tocar aunque sólo sea sus vestidos, quedaré curada».
27
La mujer se atrevió, aunque no fue fácil.
Le impedían acercarse a Jesús las personas que, de haber conocido su situación,
le hubieran dejado el campo libre, pues hubieran evitado su contacto.
Actuación con la que podemos identificarnos si tampoco queremos ser [email protected] por
las personas “indeseables” de nuestra sociedad.
La mujer cree en Jesús. Se desembaraza de los prejuicios religiosos que le impiden
ponerse en contacto con él. Se atreve a tocar a aquel hombre que emana bondad y
comprensión, que tiene unos ojos profundos que no rehuyen su mirada, que invitan a
la confianza, a la fe. Se atrevió. Tocó para ser curada.
Inmediatamente se secó
la fuente de sus hemorragias
y sintió que estaba curada del mal.
29
El contacto con Jesús la había curado, la había hecho libre para volver a besar,
a abrazar, a acariciar a [email protected] [email protected] y a [email protected] [email protected] que lo necesitaran.
Su corazón, tan necesitado de contactos humanos, sentía la plenitud que le
impulsaba a amar al mundo entero, en especial a quienes, como ella, eran personas
rechazadas y excluidas por la sociedad.
Podemos comprender los sentimientos que le trasmitió Jesús: recuperación de la
dignidad, ligereza de alma, plenitud de espíritu, alegría desbordada, necesidad de
compartir...
Lo mismo que sentimos cuando sabemos que Jesús está junto a [email protected], cuando
necesitamos tocarle y, sobre todo, cuando nos sabemos [email protected] por Él.
Jesús se dio cuenta en seguida de la fuerza que había salido
de él, se volvió en medio de la gente y preguntó:
–¿Quién ha tocado mi ropa?
30
Jesús quiere devolver la confianza en sí misma a aquella mujer.
Ayudarla a salir del anonimato.
No era fácil confesar en público lo que había hecho.
Su actuación había convertido en impuro a Jesús (Lv 11, 44-45 – 15, 25-27).
De nuevo ¡se atrevió! y fue capaz de sobreponerse a todos los miedos
y a los “qué dirán”.
Dar testimonio de fe implica eliminar miedos, prescindir de las opiniones
y de los prejuicios religiosos y sociales , salir del anonimato y dar la cara.
Sus discípulos le replicaron:
–Ves que la gente te está estrujando ¿y preguntas quién te ha tocado?
32 Pero él miraba alrededor a ver si descubría a la que lo había hecho.
33 La mujer, entonces, asustada y temblorosa, sabiendo lo que le
había pasado, se acercó, se postró ante él y le contó toda la verdad.
34 Jesús le dijo:
–Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu mal.
31
Muchas personas tocan a Jesús, pero pocas con la fe de esa mujer.
No son iguales todas las formas de acercarse a Jesús.
Jesús no se atribuye a sí mismo las curaciones. Recuerda algo realmente
sorprendente: Tu fe te ha salvado. Tu fe te ha curado.
Jesús le dice a la mujer que su fe es la causa de su salud.
En la persona que cree hay siempre algo que le puede salvar
y liberar de todo lo que le deshumaniza y le impide vivir con dignidad.
La fe obra el milagro, no al revés.
La fe es una postura de total confianza en una Persona,
de entrega, de esperanza. La fe cura, la fe libera-salva.
Todavía estaba hablando cuando llegaron unos de casa del jefe de
la sinagoga diciendo:
–Tu hija ha muerto; no sigas molestando al Maestro.
36 Pero Jesús, que oyó la noticia, dijo al jefe de la sinagoga:
–No temas; basta con que tengas fe.
37 Y sólo permitió que lo acompañaran Pedro, Santiago y Juan, el
hermano de Santiago.
35
Ya no se trata de curar una enfermedad. Ahora el problema es mayor.
Jesús está siempre atento a lo que sucede a su alrededor. Sale al paso para
infundir confianza. Pide que se mantenga la fe,
aunque las circunstancias se agraven.
Al ponerse las cosas más difíciles, aparentemente sin solución,
tal vez se tambalee la fe.
También en esas ocasiones Jesús sigue repitiendo:
No temas, basta con que tengas fe.
Llegaron a casa del jefe de la sinagoga y, al ver el alboroto, unos que
lloraban y otros que daban grandes alaridos, 39 entró y les dijo:
–¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no ha muerto; está dormida.
40 Pero ellos se burlaban de él. Entonces Jesús echó fuera a todos,
tomó consigo al padre de la niña, a la madre y a los que lo
acompañaban, y entró adonde estaba la niña.
38
En la vida hay circunstancias en las que humanamente no es fácil mantener la
ilusión y la calma.
Jesús conoce la situación e impide la entrada en la casa a quienes forman el coro
de los lamentos, a quienes se burlan de sus palabras e impiden que el corazón
mantenga la esperanza.
No ha muerto. Está dormida. Palabras pronunciadas con firmeza, con convicción
interna, que suenan a música celestial al padre y a la madre de la niña. ¡Ahora sí
que crece la esperanza!
Y confiaron. ¿Confío yo en Jesús y en su Palabra?
La tomó de la mano y le dijo:
–Talitha kum (que significa: Niña, a ti te hablo, levántate).
42 La niña se levantó al instante y echó a andar, pues tenía doce años
41
Jesús actúa sin conjuros ni complicaciones. Todo fue sencillo. Tomó a la niña
de la mano y le pidió que se levantara. El contacto con Jesús da vida.
Al tocar un cadáver, Jesús vuelve a hacerse impuro (Núm 19,11), lo que parece que
no le importa ni le preocupa en absoluto.
Jesús me dice esas misma palabras: a ti te lo digo, levántate.
Levántate de la pereza, de la rutina, del desánimo, de la prepotencia, del miedo,
de la incoherencia, de la tristeza, del egoísmo...
Jesús desea curarme, tocarme, darme la mano, venir a mi casa. Me dice: ten fe y
basta. Tu fe te está curando...
Ellos se quedaron atónitos. 43 Y él les insistió mucho en
que nadie se enterase de aquello, y les dijo que dieran
de comer a la niña.
Esta revelación es todavía imperfecta. Hay que esperar a otra victoria más sublime
y reveladora: la victoria sobre su propia muerte. Entonces podrán divulgarlo todo.
Para que la niña se levante y siga viviendo, Jesús no pide que recen por ella ni que la
lleven al templo, sino que le den de comer. Todas las personas necesitan tener
alimento para una vida justa y digna.
Sigue actual el mandato de Jesús, dar de comer a tantas personas que lo necesitan,
a tantas personas injustamente empobrecidas. En España "viven" 2,3 millones de
niñas y niños por debajo del umbral de la pobreza.
Nuestro recuerdo se va a posar ahora sobre las manos de Jesús,
unas manos capaces de transmitir confianza, de expresar afecto,
de ofrecer seguridad, de dar amor...
Manos abiertas para acariciar y bendecir a los niños,
manos tendidas para socorrer a quienes se echan al borde del camino
incapaces de seguir su andadura,
manos sanadoras para curar los cuerpos lacerados y los espíritus maltrechos,
manos trabajadoras que tiran de las redes o moldean la madera,
manos que marcan el camino y estimulan a seguir adelante,
manos que llevan a la plenitud.
Te pedimos que tiendas tu mano a todos y a todas para que tu tacto revitalice,
tu beso vivifique y tu abrazo consiga que seamos conscientes de tu cercanía.
Acompañadas por ti también seremos capaces de hacernos cercanas
a nuestros hermanos y hermanas.
Ayúdanos a tender nuestras manos a quienes las necesiten.
Contamos con tu apoyo.
Ayúdanos a no perder la fe y a sentir el contacto de tus manos
contra las nuestras. AMÉN
Isabel Gómez Acebo
Descargar

XIII Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo B. Evangelio