El «Boom» en perspectiva
Angel Rama
Adriana Correa
O Ana Sosa
O Elio Gustavo Aquino
O Lidia Cortez
O
Ángel Rama (Montevideo, 30 de abril de
1926 – Madrid, 27 de noviembre de 1983)
Fue un escritor uruguayo considerado uno de
los principales ensayistas y críticos
latinoamericanos.
Su obra se refiere a literatura proveniente de
prácticamente todas las regiones del
continente americano así como de diferentes
periodos históricos. "En ese sentido [...] pensó
e imaginó la cultura de los países
latinoamericanos como una totalidad.«
Rama fue miembro de la llamada «Generación
Crítica».
Tres de sus libros de crítica literaria más
importantes son: Rubén Darío y el
modernismo (1970), Transculturación
narrativa en América Latina (1982), y La
ciudad letrada (1984).
¿Qué es el Boom?
O
El término boom «no proviene sino remotamente de la
vida militar, como onomatopeya de explosión, teniendo
sus orígenes en la terminología del «marketing» moderno
norteamericano para designar un alza brusca de las
ventas de un determinado producto en las sociedades de
consumo.» (Rama, 1984)
Mario Vargas Llosa
O
O
O
O
«Lo que se llama boom y que nadie sabe exactamente qué es –yo
particularmente no lo séEs un conjunto de escritores, tampoco se sabe exactamente
quiénes, pues cada uno tiene su propia lista, que adhirieron de
manera más o menos simultánea en el tiempo, cierta difusión,
cierto reconocimiento por parte del público y de la crítica. Esto
puede llamarse, tal vez, un accidente histórico…» (1972)
Los editores aprovecharon muchísimo esta situación para la
difusión de la literatura latinoamericana.
Sirvió de estímulo a muchos escritores jóvenes, «les ha probado
que en América Latina existe la posibilidad de publicar, de
conseguir audiencia que trasciende las fronteras nacionales e,
incluso la lengua»
Julio Cortázar
O
O
O
O
«…eso que tan mal se ha dado en llamar el boom de la literatura
latinoamericana, me parece un formidable apoyo a la causa
presente y futura del socialismo, es decir, a la marcha del
socialismo y a su triunfo que yo considero inevitable y en un
plazo no demasiado largo. Finalmente, ¿qué es el boom sino la
más extraordinaria toma de conciencia por parte del pueblo
latinoamericano de una parte de su propia identidad?
¿Qué es esa toma de conciencia sino una importantísima parte
de la desalienación?
… es lamentable de que se hayan servido de una palabra inglesa.
En el fondo… olvidan que el boom (…) no lo hicieron los editores
sino los lectores y ¿quiénes son los lectores, sino el pueblo de
América Latina?»
José Donoso (1972)
O
«¿Qué es, entonces, el boom? ¿Qué hay de verdad y qué de
superchería? Sin duda es difícil definir con siquiera un rigor
módico este fenómeno literario que recién termina –si es verdad
que ha terminado-, y cuya existencia como unidad se debe no al
arbitrio de aquellos escritores que lo integrarían, a su unidad de
miras estéticas y políticas, y a sus inalterables lealtades de tipo
amistoso, sino que es más bien invención de aquellos que la
ponen en duda… que en veintiuna repúblicas del mismo
continente, donde se escribe variedades más o menos
reconocibles del castellano, durante un período de muy pocos
años aparecieron tanto las brillantes primeras novelas de autores
que maduraron muy o relativamente temprano -Vargas Llosa y
Carlos Fuentes, por ejemplo- y casi al mismo tiempo las novelas
cenitales de prestigiosos autores de más edad –Ernesto Sábato,
Onetti, Cortázar-, produciendo así una conjunción espectacular.
En un período de apenas seis años, entre 1962 y 1968,…»
Perspectivas de las definiciones
O
La definición de Vargas Llosa «enfoca el tema desde el ángulo de
la creación individual («conjunto de escritores… que
adquirieron… cierta difusión») remitiendo a un segundo plano el
ángulo social y económico peculiar de cualquier proceso de
difusión masiva, visto aquí como un «accidente histórico».
O
La definición de Cortázar, en cambio, «subraya el fenómeno de
expansión del público lector latinoamericano y explica la atención
que manifestó por las obras de los narradores como parte de su
búsqueda de una identidad, lo que le lleva a destacar los
implícitos contenidos políticos que él ve en el boom y que
examina desde una óptica de izquierda.»
O
La percepción de Donoso «es estrictamente literaria y ni siquiera
tiene en cuenta el rasgo más definitorio del boom que fue el
consumo masivo de narraciones latinoamericanas.»
(Rama, 1984)
Contribuciones al boom
O
La alta y calificada producción de espléndidas obras literarias.
O
Rasgos externos –publicitarios y comerciales- que ostentaba el boom,
en cuanto fenómeno de la sociedad de consumo.
O
El fenómeno sobrevivió mediante un traslado de las capitales donde
había surgido y había declinado, a otras donde llegó con demora.
Habiendo aparecido originariamente en México y en Buenos Aires, se
amplió, al instalarse en Barcelona.
O
Se reproduciría luego en los Estados Unidos: su afán de globalizar a
Hispanoamérica.
O
El esplendor del boom se sostuvo «por el traslado a otras capitales
donde se habían ido registrando las señales de sociedad comunista,
como San Juan de Puerto Rico y Caracas. Con previsible orgullo
nacional aspiraban a que sus escritores fueron incorporados, … Emilio
Díaz Valcárcel y Salvador Garmendia.» (Angel Rama)
Contribuciones al boom
O
Fue muy importante la atención que pusieron Estados Unidos,
Francia, Italia y Alemania Federal posteriormente, a las traducciones,
«lo que habría de constituir uno de los capítulos principales de su
éxito.»
O
Repentina curiosidad por la región que alimentó centralmente la
revolución socialista cubana.
O
«Los efectos que esa recepción en el exterior tuvo sobre los públicos
latinoamericanos que vieron refrendadas sus producciones en los
principales centros culturales del mundo, fortaleciendo el orgullo
regional y el nacionalismo en curso durante la década del sesenta que
se caracterizó por una intensa agitación social.»
O
Amplio respaldo y consenso crítico positivo.
O
«Progresiva incorporación de las técnicas de la publicidad y el
mercadeo.»
(Rama, Angel)
LA PARTICIPACIÓN EDITORIAL
O “No se puede pagar la publicidad para un
producto que no es de circulación masiva.
Cuando un libro se conoce más allá del ámbito
normal de los lectores es, casi siempre, por
razones extraliterarias”. (Benito Milla, Alfa de
Montevideo y Monte Ávila de Caracas).
O Según Rama, en Más allá del boom: literatura y
mercado. México. Marcha editores, 1981. Pág.
73:
O Los sistemas de comunicación masiva manejan
diestramente el imaginario de las poblaciones
mediante una incesante, devorante movilidad.
Las editoriales que propiciaron la nueva narrativa
de los sesenta fueron:
 Buenos Aires: Losada, Emecé, Sudamericana,
Compañía General Fabril Editora.
 México: Fondo de Cultura Económica, Era, Joaquín
Mortiz.
 Chile: Nascimento y Zig Zag.
 Uruguay: Alfa y Arca.
 Caracas: Monte Ávila.
 Barcelona: Seix Barral, Lumen, Anagrama.
Concursos internacionales
 Losada: Augusto Roa Bastos: Hijo de Hombre. (1959)
 Fabril Editora: Juan Carlos Onetti: El astillero. (1961)






Sudamericana: Daniel Moyano: El trino del diablo. (1974)
Seix Barral:
Mario Vargas Llosa: La ciudad y los perros. (1962)
Guillermo Cabrera Infante: Tres tristes tigres. (1965)
Carlos Fuentes: Cambio de piel. (1967)
José Donoso: El obsceno pájaro de la noche. (1970)




Casa de las Américas:
David Viñas: Los hombres de a caballo (1967)
Ciro Alegría: El mundo es ancho y ajeno. (1941)
Marco Denevi Ceremonia Secreta. (1960)
O A pesar de lo dicho por Benito Milla sobre
las razones extraliterarias de los grandes
éxitos, las empresas nombradas
apostaron a la calidad de estas obras.
O Por lo mismo fueron llamadas por Rama
editoriales culturales ya que fueron
asesoradas por responsables equipos
intelectuales. Aunque triunfaron
obteniendo algunos dividendo
económicos, su éxito fue escaso y
efímero.
¿Qué sucede entonces?
A partir de la década del 70
Surgen las
MULTINACIONALES
 Monopolizan el mercado
O
 Atienden exclusivamente el rendimiento económico.
 Van dirigidas al público masivo.
 Sacrifican calidad por cantidad.
 Manejan títulos con alta posibilidad de ventas.
 Manipulan el imaginario colectivo a través de la
publicidad.
Mártires de la cultura
O México: el Fondo de Cultura
Económica.
O Buenos Aires: Editorial Universitaria
(EUDEBA)
O Ambas dedicadas a libros de estudio.
Crónica de una muerte anunciada…
O Así terminan las editoras culturales:
O Cediendo su autonomía a LA
VORÁGINE de
las multinacionales.
O … se las comió la selva de los
billetes.
Memorial de agravios
 QUEJAS CONTRA EL BOOM:
Manuel Pedro González: ( defensor de la novela regionalista y de
la revolución mexicana):
 Aspecto estético: imitación de modelos vanguardistas europeos
y norteamericanos. Afán de renovarse mediante patrones
importados.
 De RAYUELA: dijo: un refrito, un popurrí un auténtico pastiche.

Luis Harrs: …el fenómeno boom tiene que ver más con una
revolución editorial y publicitaria que con un verdadero
florecimiento creativo.
 Fue una suerte de zambullida en el nihilismo de la moda.
Fuerza aniquiladora de ese nihilismo que acarrea el desbridado
espíritu vanguardista.

YO, EL SUPREMO
O Los propios narradores de este fenómeno
tomaron distancia del mismo.
O Entre ellos Juan Rulfo, Juan Carlos Onetti,
Gabriel García Márquez, Alejo Carpentier.
O Este último dijo:
Yo nunca he creído en la existencia del boom. El
boom es lo pasajero, es bulla, es lo que suena. Es
una fórmula usada por algunos editores con fines
publicitarios.
Es, sencillamente la coincidencia en un momento
determinado, en el lapso de unos veinte años, de
un grupo de novelistas casi contemporáneos.
¿Quiénes son?
O
Vargas Llosa apunta que «cada uno tiene su propia lista»
O
Primera premisa: «En América se han vendido, tanto o
más que novelas, las obras poéticas de Pablo Neruda o
Los conceptos elementales del materialismo histórico de
Marta Harnecker o los ensayos de Octavio Paz, pero
ninguno de esos autores es incorporado al boom por un
distingo genérico que rechaza todo lo que no sea
narrativa.» (Angel Rama)
O
Segunda premisa: «se apela a un criterio exclusivamente
cuantitativo, aceptando sólo aquellos narradores que hayan
tenido una gran difusión, lo que postula discriminar entre los
«más vendidos» y los «menos vendidos», al margen de ls posible
calidad estética que pudiera existir.»
O
Con lo cual se apela a la repercusión pública obtenida por ciertos
escritores. En ese caso los escritores del boom serían aquellos
determinados por la publicidad. Pero no es así.
O
Según este parámetro cómo se explicaría que escritores que
tuvieron amplia difusión como: Mario Benedetti, Silvina Bullrich,
Manuel Scorza, Miguel Otero Silva, David Viñas, no estuvieran en
la lista de los escritores del boom.
O
Tercera premisa a tener en cuenta: es de tipo cualitativo,
postulando a valores intrínsecos de las obras narrativas. Esta se
apoya en un criterio estético o, al menos cultural.
O
«… dentro de las listas usuales de integrantes del boom no
figuren narradores de la calidad de Juan Rulfo o Juan Carlos
Onetti, quienes pertenecen a un tipo de escritores reticentes al
estrépito público.» Lo mismo podría decirse de Jorge Luis Borges.
O
Carlos Fuentes en su ensayo sobre La nueva novela
hispanoamericana elige cinco … sin utilizar la designación boom:
Mario Vargas Llosa, Alejo Carpentier, Gabriel García Márquez,
Julio Cortázar y el español Juan Goytisolo.
 José Donoso en su libro Historia personal del boom expresa:
«Si se acepta lo de las categorías, cuatro hombres componen para
el público, el gratín del famoso boom, el cogollito, y como supuestos
capos de mafia eran y siguen siendo los más exageradamente
alabados y los más exageradamente criticados: Julio Cortázar,
Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa.»
(citado por Ángel Rama)
 Carlos Barral contesta: «Bueno, pienso claramente en Cortázar,
pienso en Vargas Llosa, pienso en García Márquez, pienso en
Fuentes, pienso en Donoso: los demás serían como una segundo
fila, no?» (citado por Angel Rama)
 Esa segunda fila la encabeza Jorge Luis Borges. «… habría que
fundar por qué Borges, que es el más audaz renovador de la
escritura narrativa y quien más vende, es inferior a José Donoso
o por qué Julio Cortázar o Carlos Fuentes no pueden equipararse
a Juan Carlos Onetti o Juan Rulfo.» (A.Rama)
O
Según el propio Ángel Rama: satiriza el boom
definiéndolo como «el club más exclusivista que haya
conocido la historia cultural de América Latina».
O
En este club habría lugar para cinco sillones: «Julio
Cortázar, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa y Gabriel
García Márquez. El quinto queda libre para su
otorgamiento: lo han recibido desde Carpentier a Donoso,
desde Lezama Lima a Guimarães Rosa.»
Las fechas del boom
O
Muchos coinciden en afirmar 1972 como el fin de este
fenómeno. Lo que no representa una clausura del
mercado librero o que no surgieran narradores capaces
de conquistar una vasta audiencia.
O
Se comienza a observar en el mercado editorial
norteamericano el llamado «libro de autor-marca»,
apoyado en la confianza del lector como un capital.
O
Ángel Rama expresa: «Incluso puede estimarse que la
Escuela del boom se clausuró en 1967 cuando la
aparición de Cien años de soledad.»
O
Según Ángel Rama, la fecha de inicio no «puede retrotraerse más
allá del año de 1964. Roa Bastos al respecto dice refiriéndose al
boom que fue «un estallido».
O
Rayuela de Julio Cortázar aparece en 1963, con una tirada de
3.000 ejemplares, «pero atribuírsele la calidad de factor
desencadenante de las ventas y sobre todo de las reediciones.»
O
En 1967, de Cien años de soledad se publican con una tirada
inicial 25.000 ejemplares y desde 1968 se sitúa en una
producción anual de 100.000 ejemplares, lo que implica una
revolución en las ventas de novelas en el continente.
Otras ediciones que marcan la llegada del boom
O
1967: Sudamericana redita Los funerales de la mamá grande con 20.000
ejemplares.
O
1966: la novela de Leopoldo Marechal de 1948 Adán Buenosayres,
Sudamericana en 1966, la redita con una tirada inicial de 10.000
ejemplares.
O
1969: El coronel no tiene quien le escriba asciende una reedición a 50.000
ejemplares y se mantiene hasta después de 1972.
O
O
Pedro Páramo de Juan Rulfo había tenido periódicas reimpresiones en
«Letras mexicanas» desde su publicación en 1955, en 1971 se redita con
una tirada de 60.000 ejemplares.
El llano en llamas fue editada con 50.000 ejemplares.
Carlos Fuentes: La región más transparente (1958) se redita en 1968 y en
1972 con 25.000 ejemplares.
Como se observa el caso de Juan Rulfo, Marechal y Fuentes, son obras que se
reponen y se suman a los títulos más vendidos.
Profesionalización del escritor
O Uno de los primeros resultados del
mercado consumidor literario fue la
presión ejercida sobre el narrador
para que aumentara su
productividad, asunto
estrechamente vinculado a la
profesionalización del escrito.
antigua ambición un reflejo
ambición un reflejo
situación paradisíaca del escritor
respuesta a una demanda pública
inexistente de entonces.
Los modernistas
Conquistar la autonomía
comunicación directa
y autónoma con el
público
O al producirse mayor
demanda de libros
O al multiplicarse las
revistas
O al instituirse actividades
conexas
Los sesenta
constitución de un
mercado continental
Conquista de
profesionalización
O Traducciones
O traslados
de
escritores
latinoamericanos a otras
regiones
Diferencia notable entre ellos.
Nota distintiva sobre el boom
La necesidad de
asumir un régimen de
trabajo acorde con el
nuevo sistema.
Escritores para los
cuales la literatura
pasó a ser el primer
empleo.
Contradicción
profesionalización
hombre con
un lápiz
y un
block
de
papel
obliga a asumirse como un productor
O Primera gran diferencia entre escritor
profesional y escritor aficionado es
la más alta productividad del primero:
• Número de obras.
• Ritmo.
Otra característica del escritor profesional:
O Dedicación exclusiva, afectada por la
DEMANDA, sobre todo a partir de los ‘70.
CAUSAS no sólo económicas, sino de diferente
naturaleza.
Implicancias de la profesionalización
del escritor
A partir de la profesionalización de los
escritores, es decir, a partir del Boom,
pasamos de un mercado de consumo literario
de élites, a un mercado de masas.
Mecanismos de venta, “marcas” industriales y
estratificación de las librerías.
O El profesionalismo del escritor no
depende exclusivamente de la
demanda de sus obras, puesto que
muchos escritores se asumieron como
profesionales aún cuando la demanda
no los favorecía
Dos transformaciones paralelas
La que hace del narrador aficionado, un narrador
profesional, y la que hace del narrador artístico un
narrador intelectual (gran excepción: García Márquez).
Visibilidad pública del escritor en los mass media puede
terminar desfigurándolo. De este modo, la autonomía
profesional del escritor se ve restringida dentro del
mercado.
Descargar

Boom» en perspectiva» Angel Rama