Del Ebro al Guadalquivir
Surco infinito.
Camino de venas
que entre alamedas
vas seguro y opaco.
No te preocupa el tiempo,
como el tiempo
siempre eres distinto
y de tan igual eterno.
Posees el verde
que alimenta y te circunda
y vas a la mar
siempre desnudo y cantando.
Vas como un arriero
herrero de romerías
crecido de lluvias y copos
y de hojas caídas.
Apero: conjunto de
instrumentos de labranza.
Pala:
Arriero:
Tu nombre no repito,
que me es tan nombrado
en mi alma de chopo
y de ruiseñor enamorado.
A tu mano, caminos ondulas,
meandros dibujas,
sin aperos ni palas
pasas, dejando atrás
raíces y pueblos.
Tú que no conoces las palmeras
en un oasis de llanuras,
bajo de montes
como un coloso te precipitas.
Herrero:.
La vertiente cantábrica: tiene
ríos con caudal regular y
abundante.
La vertiente atlántica: tiene
caudales abundantes pero
irregulares.
La vertiente mediterránea:
tiene ríos de escaso caudal
con excepción del Ebro.
Durante pocos meses fluye
más de 70% del agua.
*Vertiente: Declive o sitio por donde corre agua.


Del árabe “al-wadi alKabir” significa “el río
grande“
Los fenicios llamaron al
río Baits, después Betis (o
Baetis) desde tiempos
pre-romanos hasta el
periodo de al-Ándalus,
dando su nombre a la
provincia romana de la
Bética en Hispania.
¡Oh gran río, gran rey de Andalucía,
De arenas nobles ya que no doradas!
--A Córdoba, de Góngora
Y tú, Betis divino,
de sangre ajena y tuya amancillado,
darás al mar vecino
¡cuánto yelmo quebrado,
cuánto cuerpo de nobles destrozado!
--Profecía del Tajo Fray Luis de León
Amancillado: manchado,
afeado, lastimado
Yelmo:
Descargar

Los ríos españoles