LA UNIÓN SOVIÉTICA
DE LENIN A STALIN
La Revolución de octubre
 Lenin había polemizado
vivamente con los populistas
y su concepción según la
cual Rusia podía saltarse la
fase de la revolución
burguesa y del desarrollo
capitalista, para pasar
directamente a un socialismo
propio
 La consigna, que él
enunció por primera vez
en sus Tesis de abril, era,
pues, “todo el poder a los
soviets”. La función del
gobierno, una vez tomada
posesión, sería poner fin a
la guerra, confiscar los
terrenos de los grandes
propietarios, reducir los
bancos bajo el control.
House of Soviets
Era un hecho, sin
embargo, que en los
soviets de las dos
mayores ciudades –
Petrogrado y Moscú-,
que hubieran tenido
que ser las
avanzadillas y las
protagonistas de la
nueva revolución, los
bolcheviques estaban
en minoría frente a los
socialrevolucionarios
y a los mencheviques.
 Desde los tiempos de la escisión
de los mencheviques, Lenin se
había pronunciado a favor de un
partido de cuadros, de
“revolucionarios profesionales”,
organizado según el modelo del
“centrismo democrático”; un
partido, en suma, como él mismo lo
había teorizado en una de sus
primeras obras, el ¿Qué hacer? Y así
era el Partido Bolchevique. En el
momento de la revolución de
octubre contaba con tan sólo entre
cien y doscientos mil miembros,
una pequeña minoría, pero se
trataba de hombres entregados en
cuerpo y alma a la causa de la
revolución.


En julio Petrogrado fue
escenario de
manifestaciones y de
huelgas de carácter en gran
medida espontáneo e
insurreccional que los
bolcheviques habían
considerado prematuras, pero
que igualmente intentaron
orientar.
El intento fracasó y el Partido
Bolchevique fue disuelto,
Lenin tuvo que huir a
Finlandia y Trotky fue
arrestado


En agosto Kerensky, que mientras
había sido investido de plenos
poderes, tuvo que afrontar otra
amenaza procedente de las tropas
al mando del general
contrarrevolucionario Kornilov,
que marchaba hacia Petrogrado
con el objetivo de barrero el
gobierno provisional.
Este último se salvó gracias a la
movilización de los obreros, de
los soldados, de los marineros,
organizados principalmente por
los bolcheviques.
El día establecido el 25 de octubre
cuando se reuniría el II Congreso de
los soviets de toda Rusia se
cumplió con los planes: en el día
fijado los insurrectos ocuparon los
puntos estratégicos de la ciudad y
el Palacio de Invierno. Kerenski
abandonó la ciudad. El Congreso de
los soviets se encontró ante el
hecho consumado. Los delegados
mencheviques y
socialrevoluciorarios se negaron a
aceptarlo y abandonaron el
congreso
La toma del poder por
parte de los
bolcheviques habías
sido posible gracias a
una serie de
circunstancias, algunas
de ellas casuales. La
definición de golpe de
Estado, si sólo se
aplica a las jornadas
de octubre, no carece
del todo de
fundamento.
Desde luego, ni Lenin
ni sus compañeros
sentían la menos
simpatía
por
la
democracias
parlamentaria y, al
contrario, afirmaban
que una democracia
directa, basada en los
soviets,
era
“mil
veces” superior a la
que ellos llamaban
“democracia formal”
Era necesario, sin embargo,
asegurar el abastecimiento
de las ciudades y con ese
objetivo, en mayo-junio de
1918. fueron promulgados
una serie de decretos con
los que se limitaba, hasta
prácticamente prohibirlo, el
comercio del trigo y se
instauraba una suerte de
dictadura
alimenticia
realizada
a
golpe
de
requisiciones manu militari.
Wrangel, jefe del
Ejército Blanco
Hubo momentos en
que los ejércitos de
los generales blancos,
que
operaban
en
varios frentes eran
apoyados por Francia,
Inglaterra y Japón,
estuvieron cerca de
alcanzar la victoria,
pero al final el poder
soviético pudo resistir
y superar la fase más
difícil.
Esto fue posible, en una
mediad considerable, gracias a
la
colaboración
de
los
llamados “spezy”, oficiales del
disuelto ejército zarista, los
cuales, con tal de evitar la
disolución del país, eligieron
servir en el ejército rojo. Sobre
su utilización se produjo un agrio
contraste
entre
Trotky,
presidente del consejo militar
revolucionario, y Stalin, que en
cambio
era
contrario:
el
anuncio de una rivalidad
política y personal que se
manifestaría
de
forma
dramática más adelante.
A principio de 1920 la guerra civil
estaba ya finalizando, cuando un
nuevo peligro se fue acercando. A
final de abril las tropas polacas
cruzaron la frontera soviética y
el 6 de mayo ocuparon Kiev, con
la intención de reunirse con el
ejército blanco del general
Wrangel, que actuaba en la
Rusia meridional. En julio el
ejército rojo pasó al
contraataque, reconquistó Kiev,
y avanzó en profundidad en
territorio polaco.
Igual que en el caso de BrestLitovsk,
también
en
esta
ocasión el grupo dirigente
bolchevique
se
encontró
dividido, pero con respecto a
entonces las partes se habían
invertido. Porque esta vez fue
Lenin el que defendió la opción
de la guerra revolucionario,
mientras que Trotsky, apoyado
por
Radek
y
Rykov,
se
pronunciaron en contra de la
prosecución de la ofensiva.
La dictadura del proletariado iba
asumiendo, pues cada vez más las
formas de una dictadura militar.
Realizó con la restauración del
servicio militar obligatorio y la
formación de un ejército que llegó a
contar con cinco millones de hombres
y la pena de muerte, que había sido
abolida en diciembre de 1917, fue
restablecida en junio de 1918 y entre
las primeras víctimas estuvieron el zar
y su familia, que fueron fusilados.
Además se instituyó una milicia
extraordinaria con tareas de represión de
las actividades contrarrevolucionarias.
La guerra civil
acabó, pero las
formas
y
los
métodos
organizativos
con los que se
habían
conducido
le
sobrevivían
e
incluso se abría
paso la idea de
transferirlos a la
obra
de
reconstrucción.

En el curso de este año Rusia
conoció, en efecto, una de las
peores carestías de su historia,
donde encontrarían la muerte
dos millones de personas y el
número de niños abandonados
alcanzaría la cifra espantosa de
cinco millones y medio.
Las revuelas en los campos se
apagaron no sólo a causa de
las represiones de las que
fueron objeto, sino sobre todo
de la carestía.
Rusia seguía siendo, en efecto,
un país campesino donde el
84% de la población vivía en el
campo. Y precisamente a causa
de la propia revolución, lo era
más que antes. La redistribución
masiva de tierras llevada a cabo
después de Octubre no había
afectado sólo a las tierras de los
pomeshiki y del estado, sino
también a aquellas haciendas
más modernas que se habían
constituido a raíz de las reformas
y que producían para el mercado.
Lenin en “Sobre el impuesto en
especie”, de abril de 1921,
esbozó los rasgos de la que
pasaría a la historia como la
“Nueva Política Económica” la
NEP. Casi al mismo tiempo, el
comité ejecutivo central soviético
emanaba una serie de decretos
que establecían que los
campesinos serían a partir de
aquel momento libres de
comerciar con sus productos,
a cambio de la obligación de
pagar al estado un impuesto
en especie proporcional a la
laboriosidad del cultivador.
Todo ello permitió que se
reanimara
la
vida
económica, aunque en
cierta
medida
la
economía de la NEP no
era
más
que
la
legalización del mercado
negro. La reactivación
económica permitió una
vuelta
gradual
a
la
circulación monetaria y en
octubre de 1921 inició su
actividad
el Banco del
Estado.
Abierta era la cuestión nacional. En la mayor par
de los estados la revolución había llegado tarde
no había llegado en absoluto. Como se sabe,
principio de autodeterminación
había
si
proclamado solemnemente por los bolchevique
justo en el momento de la toma del poder, con
decreto sobre la paz de noviembre de 1917, y hab
encontrado su aplicación en Finlandia, cu
independencia fue reconocida en diciembre
1917.

La elaboración de un proyecto
para la solución de la cuestión
nacional en un ámbito
pansoviético fue confiada a
una comisión presidida por
Stalin, que ocupaba el cargo
de comisario de las
nacionalidades.
Éste orientó la labor de la
comisión hacia una solución
sustancialmente centralista,
que reconocía a las repúblicas
una autonomía similar a la que
tenían las regiones
autónomas.

A juicio de Lenin una de
las condiciones para el
éxito del nuevo curso de
la política económica
consistía en la
reinserción de la URSS
en el circuito de la
economía internacional.
El ejemplo de Inglaterra
fue seguido al poco
tiempo por otros doce
estados, entre ellos
Francia, Italia y China.
Japón ya lo había hecho
en 1922.
Gracias a la NEP la
Rusia soviética había
logrado superar la
fase más aguda de su
crisis y encontrar un
equilibrio.
Sin
embargo se trataba de
un equilibrio precario,
continuamente
expuesto
a
las
fluctuaciones de la
coyuntura internacional
e interna.
A este respecto los dos extremos de las
posiciones sobre la mesa eran por un lado
la idea de una “revolución permanente”,
formulada en su tiempo Trotsky y por otro,
la fórmula del “socialismo en solo país”,
propuesta con cautela por Stalin.
En un escrito de 1921, Stalin había definido
partido como “una especie de orden de caballero
que llevan espada”, entendiendo con ello u
cuerpo separado, pero lo suficiente numeros
como para invadir y estructurar todo el aparato d
estado, con cometidos no sólo de dirección, sin
también de ejecución y control; un partido eficiente
operativo, formado por gente “práctica”, capaz d
resolver las cuestiones que se planteaban a medid
que se iban presentando.
Lenin quien había discrepado con Stalin sobre la
cuestión nacional, no dejó de intuir los riesgos que
semejante concepción del partido conllevaba. En la
carta al congreso del 23-24 diciembre de 1922,
que pasó a la historia como su testamento
político, expresó su preocupación por el inmenso
poder que Stalin había acumulado en sus manos
y dudaba de que éste lo usaría con la prudencia
suficiente.
La única petición de Trotsky
que fue aceptada fue la del
lanzamiento de un
reclutamiento masivo entre
los obreros en activo. La
iniciativa –que coincidió con
la muerte de Lenin y que por
ello fue llamada
impropiamente
“reclutamiento leninista”tuvo éxito y en pocas
semanas doscientos mil
nuevos afiliados se unieron a
las dilas del partido.
Se trataba en gran medida de
obreros y campesino pobres,
con escasa preparación
política, cuando no
analfabetos.
La propuesta avanzada por
Trosky se volvía así en su contra
y Stalin pudo afrontar con cierta
tranquilidad el XIII Congreso del
partido. Trostsky fue cesado del
mando del ejército rojo.
El objeto principal de la
controversia era la fórmula del
“socialismo en un solo país”,
defendida
por
Stalin
y
entendida
como
una
interpretación de la NEP como
política a largo plazo.
Lo que no se puede decir es que Stalin fuera
arquitecto, en el sentido de ser el autor de
proyecto político que luego iría realizando pasa
paso. En realidad, él no tenía ningún proyecto
navegaba y avanzaba a ciegas sin otro rumbo que
de la consideración de las relaciones de fuerza.
se puede decir en cambio que Stalin fue
constructor, en el sentido de que reunió y utilizó l
materiales disponibles: las tradiciones militares
burocráticas del estado zarista, las costumbres militar
del período de la guerra civil y finalmente las dudas
los errores de sus adversarios.
Descargar

La Unión Soviética de Lenin a Stalin