La taberna
de la Toña
María Treviño
EL PARQUE DEL PUEBLO
¡Ay, Mar! Recuerdo cuando pasábamos las horas en
este parque todos los veranos. Una isla en medio del
paraíso.
Jugábamos a pillarnos mientras los niños del
pueblo te miraban y decían:
- ¡Mira, parece una reina! Y tocaban tu sedosa
piel y miraban a través de tus ojos azules como el
mar.
En la esquina sombreada de la plaza estaba la
taberna de la Toña, donde los viejos del pueblo
jugaban al chinchón.
Ya no queda nada de eso, los nuevos viejos del
pueblo no pueden jugar en le taberna porque les han
puesto una inmobiliaria.
Mar, los tiempos cambian. Perdemos belleza y
tranquilidad creyendo que de este modo seremos más
felices.
Descargar

LA ELEGANCIA DE MAR