Camina, Pueblo de Dios ®
nueva ley, nueva alianza
en la nueva creación.
Camina, Pueblo de Dios ®
Mira allá, en el Calvario,
en la roca hay una cruz;
muerte que engendra la vida,
nuevos hombres, nueva luz.
Cristo nos ha salvado
con su muerte y resurrección;
todas las cosas renacen
en la nueva creación.
Creación y pecado
Misericordia, Señor;
hemos pecado
… por un
solo
hombre
reinarán
y vivirán
todos
NO SÓLO
DE PAN
VIVE EL
HOMBRE,
SINO DE TODA
PALABRA
QUE SALE
DE LA BOCA
DE DIOS
Creo que Dios es Padre misericordioso.
Creo en Jesucristo, su único Hijo,
nacido de María, testigo del amor de Dios
entre los humanos.
Pasó por la vida haciendo el bien
y anunciando la Buena Noticia de que Dios
nos quiere y que su Reino ha llegado
para los pobres. Entregó su vida por amor,
pero resucitó al tercer día,
alentado por el Espíritu, porque el amor
es más fuerte que la muerte.
Creo en el Espíritu Santo,
que es el amor de Dios
derramado en nuestros corazones.
Creo en la Iglesia,
comunión de los que se aman,
manifestación viva de la caridad,
servidora de los hombres y mujeres.
Creo que al final todos celebraremos
la Pascua definitiva, la Vida en plenitud,
convocados por Cristo en el amor.
Es hora de volver a Él...
SANTO, SANTO,
SANTO ES EL SEÑOR.
HOSANA
EN LAS ALTURAS,
BENDITO EL QUE VIENE
EN NOMBRE DEL SEÑOR.
En unión del coro
de tus ángeles en el cielo,
te alaba el coro
de tu Iglesia en la tierra.
Recordando la muerte, resurrección
y ascensión de Jesucristo,
reconocemos que Él está presente
donde dos o tres se reúnen en su nombre.
Nos reunimos en tu nombre
quienes deseamos convertirnos
a las exigencias del Evangelio
y a las necesidades de nuestro mundo.
Haznos más creyentes
y más presentes en nuestra sociedad.
Envía tu Espíritu a todos los que formamos
tu familia: al Papa Francisco y a nuestro
Obispo.
Aléjanos de los dioses falsos que seducen
hoy a los seres humanos: del poder
deshumanizado, del dinero amasado en
injusticias y de estructuras inhumanas.
Concédenos el valor y la fuerza
para librarnos de todo aquello
que nos impide seguir las huellas
de tu vida y de tu Evangelio.
No adoréis a nadie, a nadie más que a Él (2)
No adoréis a nadie, a nadie más (2)
No adoréis a nadie, a nadie más que a Él.
No pongáis los ojos en nadie más que en Él (2)
No pongáis los ojos en nadie más (2)
No pongáis los ojos en nadie más que en Él.
Porque sólo Él os puede sostener (2)
No adoréis a nadie, a nadie más (2)
No adoréis a nadie, a nadie más que a El.
No miréis a nadie, a nadie más que a Él (2).
No miréis a nadie, a nadie más (2)
No miréis a nadie a nadie más que a Él
ES HORA DE
CAMINAR
Padre, no nos dejes caer
en la tentación de olvidarte
por tener mucho trabajo,
por tener mucha importancia,
por tener muchos agobios,
ni por los grandes propósitos
de hacer muchas obras buenas.
No nos dejes caer en la tentación
de olvidarte en los demás por tener
que hacer oración a Ti; o de olvidar
la oración a Ti por atender a los demás.
MADRE DE LOS CREYENTES
QUE SIEMPRE FUISTE FIEL,
DANOS TU CONFIANZA,
DANOS TU FE. (BIS)
Pasaste por el mundo
en medio de tinieblas,
sufriendo a cada paso
la noche de la fe.
Sintiendo cada día
la espada del silencio,
a oscuras padeciste
el riesgo de creer.
Salve, Regína, mater misercórdiae;
vita, dulcédo et spes nostra, salve.
Ad te clamámus, éxsules fílii Evae.
Ad te suspirámus, geméntes et flentes
in hac lacrimárum valle.
Eia ergo, Ad vocáta nostra,
illos tuos misericórdes óculos
ad nos convérte.
Et Iesum, benedíctum fructum ventris tui,
nobis post hoc exsílium osténde.
O Clemens. O pia. O dulcis Virgo María.
Quiero convertirme y creer…
... Para seguir tu camino
y vivirlo contigo,
para elegir la Vida, la oración,
el detalle, el apoyo,
la sonrisa, la justicia...
tu Amor...
Hoy comienzo contigo...
Descargar

Presentación de PowerPoint