Presentado por Sermons4Kids
Presentando el arte de
Henry Martin
Historia basada en Hechos 16
Traducción de Zulma M. Corchado de Gavaldá
Pablo y Silas fueron en una ocasión en un viaje de misión a Filipo.
Al viajar por el campo,
les salió al encuentro
una esclava que tenía
un espíritu con el que
podía predecir el
futuro.Ella hacía
mucho dinero para
sus dueños mediante
la adivinación.
La esclava siguió a
Pablo y a Silas
gritando: “Estos
hombres son siervos
del Dios Altísimo, y os
anuncian el camino de
salvación.”
Ella hizo esto por
varios días hasta que
finalmente Pablo se
sintió tan disgustado
que se volvió y le dijo
al espíritu: “Te mando
en el nombre de
Jesucristo, que salgas
de ella.”
En ese mismo
momento el espíritu la
dejó.
Cuando los dueños de la muchacha se dieron cuenta de
que su esperanza de hacer dinero había desaparecido,
se las arreglaron para que prendieran a Pablo y Silas y
los llevaran ante las autoridades.
Y dijeron al magistrado: “¡La ciudad está alborotada por
culpa de estos judíos! Están enseñando cosas que
están en contra de las costumbres romanas."
La muchedumbre se unió al ataque en contra de
Pablo y Silas y los oficiales ordenaron que les
rasgaran las ropas, azotaran y los pusieran en prisión.
Mandaron al carcelero a que se asegurara de que
no escapasen, así que puso sus pies entre maderos pesados.
Después de asegurarse de que
Pablo y Silas no podían escaparse,
el carcelero se sentó a descansar.
Cerca de la medianoche, Pablo y Silas comenzaron a orar y
cantar. De momento, vino un gran terremoto y las puertas de la
prisión fueron abiertas.
El carcelero se despertó
notando las puertas
abiertas y sintió terror
porque pensó que todos
los prisioneros habían
escapado.
Tomó su espada y
estaba a punto de
matarse cuando
escuchó a Pablo gritar:
“¡No te hagas daño!
¡Estamos todos aquí!”
Lleno de temor, el
carcelero pidió que
trajeran una lámpara
y corrió hacia el
calabozo y se
arrodilló delante de
Pablo y Silas.
“Señores, ¿qué debo
hacer para
salvarme?” preguntó.
”Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu familia,“ le
contestaron. Entonces compartieron
la Palabra del Señor con todos los que vivían en su casa.
Entonces el carcelero y toda su familia fueron bautizados.
(Versión 1)
Entonces el carcelero y todos los que estaban en su casa
fueron bautizados.
(Versión 2)
El carcelero estaba
lleno de gran gozo
porque había creído en
Dios, él y su familia.
La siguiente mañana los
oficiales de la ciudad
enviaron a la policía a
decirle al carcelero que
soltara a Pablo y a Silas.
Así que el carcelero les
dijo: “Pueden irse.
Vayan en paz.”
Aún hoy, las personas siguen preguntando:
“¿Qué debo hacer para ser salvo?”
¡La contestación sigue siendo la misma!
“¡Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo!”
Presentado por
Sermons 4 Kids, Inc.
Dibujos © 2006 Henry Martin
Todos los derechos reservados
Se permite el uso, libre de costo, para ser utilizado por el ministerio.
No es permitido el publicarlo o distribuirlo para lucrarse.
Descargar

Slide 1 - Sermons4kids