CUENTO COLECTIVO
2008-2009
C.R.A. RIBERA DE CAÑEDO.
"La cama con pies"
En tiempos de Maricastaña, en un pueblo
llamado Kamapún, vivía una señora que tenía el
pelo negro y muy corto, casi al rape; sus ojos
eran azules como el agua del mar, al verla
nadie hubiera dicho que tenía más años que
Matusalén, que ya es decir.
En la casa de al lado vivía su nieta que se
llamaba Raquel, tenía el pelo dorado como el
oro, los ojos verdes como la hierba en
primavera; era más o menos alta y un poquito
regordeta. Y en su habitación tenía algo..¡muy
especial!
Su habitación era grande, había varios
armarios llenos de juguetes y de ropa,
una mesilla, una mesa con un ordenador,
una alfombra estampada y en lo alto del
armario había una caja de muñecas.
Pero, lo más interesante, era... SU
CAMA.
A la abuela de Raquel, que se llamaba
Josefa, aunque la llamaban Pepona
porque era grande y alta, le daba miedo
entrar en la habitación.
Cierto día notó que la cama se había
caído. Miró a ver que la pasaba y vio que
tenía una pata rota.
Cuando quiso llevarla a la carpintería la cama
protestó.
- ¿Qué te pasa?, dijo Raquel.
- Tu abuela ha estado aquí y, como me tiene
miedo entró de espaldas, se tropezó y se cayó
encima de mí y me rompió la pata. Quiero que
ella llame al carpintero, yo no me moveré de
aquí.
Raquel fue corriendo a llamar a su abuela, esta
se asustó y salió corriendo a llamar al
carpintero.
Cuando Josefa encontró al carpintero le pregunto que si
le podía arreglar la pata de la cama de su nieta Raquel.
Mientras tanto la cama tiritaba de miedo en su
habitación al pensar en el daño que podía hacerle el
carpintero. En un momento de descuido de Raquel,
cogió su ropa de abrigo, sus mantas y su edredón y
salio de la casa sin hacer ruido.
Cuando el carpintero y la abuela llegaron a la habitación
de Raquel la encontraron toda preocupada, porque la
cama no estaba allí. La buscaron por toda la casa, pero
allí no estaba; también la buscaron por Kamapun, pero
no la encontraron por ningún lado.
Pensaron:
-¿Dónde podrá haber ido sin una pata?
Josefa y el carpintero buscaron por el
pueblo de al lado, Sofapun, y Raquel se
quedó en su casa por si volvía.
Preguntaron en todos los pueblos de los
alrededores, pero la gente se reía de
ellos, pensaban que estaban locos: “¡Una
cama que anda!”- Repetían todos entre
grandes carcajadas.
Ante la incomprensión de todos sus
vecinos, decidieron que lo mejor sería
Esperar que apareciera.
Raquel y su abuela, sabían que la cama era muy
cumplidora con su trabajo. Y entonces
pensaron que si Raquel tenía sueño, la cama
volvería. Decidieron que Raquel se pasase toda
la tarde corriendo y saltando para que por la
noche estuviera cansada y tuviera mucho
sueño. Cuando llegó la hora en la que Raquel
normalmente se iba a la cama, su abuela y ella
miraron impacientes por la ventana.
Solamente veían la calle desierta. De
repente vieron que algo se acercaba,
pero… era Mariano, que venía de ver a
los marranos de su granja. Poco después
apareció un coche de policía. Venía muy
despacio.
Entonces se le ocurrió que ellos podrían ayudarles.
Salieron y los pararon…
- Buenas tardes,-dijo uno de los policíasvenimos buscando a Raquel. Traemos un
encargo urgente para ella.
- Soy yo- contestó sorprendida- y esta es
mi abuela.
- Traemos este mueble con un mensaje
para entregarlo en esta dirección antes
de las 10 de la noche. Como consecuencia
de la fuerte nevada y del estado de las
carreteras ha habido un accidente.
. Un camión que transportaba una cama
con una pata rota a Sofapum para ser
reparada se ha salido de la carretera y
no puede continuar su camino. La cama
insistía que sin falta tenía que estar en
la habitación de Raquel esta noche. Al no
ser posible su reparación hasta mañana,
hemos decidido traerle esta “cama de
hospital” hasta que sea posible la
reparación de su cama.
- Muchas gracias, sabía yo que mi cama no
me fallaría. Súbanla a la casa y mientras
tú, abuela, saca la bandeja con turrón
para invitar a estos señores
Cuando la subían, uno de los policías, dijo:
-Cuidado, cuidado. No gira en el
descansillo.
Después de mucho intentarlo, son
incapaces y tienen que dejarla en casa
de su abuela. Raquel se queda
desconsolada.
- ¡Yo quiero mi cama!, sin ella no puedo
dormir.
Los policías después de tomar un café calentito en casa
de Josefa, se van con el compromiso de que al día
siguiente en cuanto sea de día, harán llegar la máquina
quita-nieves para que el carpintero pueda trabajar.
El carpintero de Sofapum, llamó a Raquel por teléfono:
- No te preocupes, hoy sin falta, aunque tenga que
trabajar sin descansar, me comprometo a arreglarla.
Ahora, eso sí, tienes que cuidarla mucho, es una cama
especial. Desde que ha llegado a la carpintería, no ha
dejado de decir tu nombre.
Raquel dijo:
-Muchas gracias.
-De nada, hija –respondió el carpintero.
Poco después Raquel fue corriendo a casa de su
abuela y le contó lo que había dicho el
carpintero de Sofapum: que su cama no paraba
de decir su nombre.
Esa noche Raquel durmió en casa de su abuela,
pero estuvo preocupadísima porque su cama no
estaba junto a ella.
Al día siguiente Raquel tenía muchas
ojeras y le dijo a su abuela que no había
dormido demasiado bien. Por la mañana
pronto se fue con rapidez a su casa para
ver si ya estaba la cama, pero no había
llegado.
De pronto llamaron a la puerta .Era el
carpintero de Sofapum que traía su
cama. Después de unos segundos de
silencio, Raquel dijo
-Hola, te he echado mucho de menos.
-Yo también, dijo la cama.
El carpintero la introdujo en la casa. En
ese momento Raquel vio algo extraño en
su cama Tenía un arañazo en la trasera,
porque cuando la traían en el camión del
carpintero un sofá había caído sobre
ella.
- Uf, uf! Gritaba la cama.
Raquel fue a pedir ayuda a su abuela,
quería arreglar el arañazo, porque la
cama se quejaba mucho.
La abuela que era muy sabia, mezclo resina
y madera, y la curo.
La cama se sentía feliz por estar con
Raquel y en su casa.
Esa noche fue mágica porque la cama
perdió el miedo a hacerse daño y se
convirtió en una cama valiente, porque se
dio cuenta que la querían y que todos los
problemas tenían solución.
Raquel y su cama no se volvieron a separar
jamás.
Fin
Descargar

CUENTO COLECTIVO 2008-2009