Bienvenidos a Viena
en Austria
La bella Viena, de los palacios y castillos,
del lindo rio Danubio que corta la ciudada,
de la musica, del arte que aqui imperan.
Viena de los enamorados
donde las flores son más bonitas
en todas las estaciones.
Viena de las villas, de las pequeñas
ciudades llenas de encanto.
Viena, inspiradora de los grandes
compositores de los bellos valses vieneses.
Viena de la cultura, de los teatros y palacios
imperiales, que encantan la ciudad.
De las calles tranquilas y serenas, donde por
todas partes se oye un violín tocar.
Del Palacio de Schonbrunn, residencia estival de los
Habsburgo, cuyos salones imperiales dan testimonio
del esplendor de la vida cotidiana de la Corte.
De los tranvías que recorren toda la ciudad.
Viena, del majestuoso Teatro Municipal,
uno de los mayores y más lujosos de toda
Europa, patrimonio cultural de la ciudad.
Pasillos del Teatro Municipal.
Entrada del Castillo
de la Abadía de Melk,
un gigantesco patrimonio
histórico del siglo X,
cuna de la Baja Austria,
con su fantástica biblioteca.
Vista general del Castillo de la Abadía de Melk.
Viena del esplendor del río Danubio Azul, que
nace en Alemania,recorre 850 Km pasando por
siete países y desemboca en el mar Negro.
El deslumbrante paisaje del río en su
recorrido por la ciudad de Viena.
La belleza del paseo por el río Danubio.
Pueblecitos cultivan uvas, a lo largo de las márgenes del río.
Bastante navegable, con profundidad que
llega hasta los 12 metros, el Danubio es uno
de los ríos más importantes de Europa.
Construcciones en estilos germánicos
embelesan sus márgenes.
Y, al fondo, las viñas se esparcen por todas partes.
Manso y caudaloso, el Danubio sigue su curso rumbo al mar Negro.
Viñas que siguen los márgenes de las carreteras.
No hay cercas ni muros para proteger
las plantaciones, y no hay robos.
Viena de la música, que encanta a los niños.
En cada rincón, en cada esquina, en cada pequeño bar,
músicas de violín y acordeón, exaltando los valses vieneses.
Carretera con las viñas de un lado y el río Danubio en el otro.
Y aquí uno de los bosques de Viena, siempre floridos.
Bosques que inspiran la creación del hermoso
vals “Cuento de los Bosques de Viena”.
Descargar

Viena - sepdf