Solemnidad
del
Corpus
Christi
¡Qué alegría cuando me
dijeron: “Vamos a la casa
del Señor”!
Ya están pisando nuestros
pies tus umbrales,
Jerusalén.
Gloria a Dios en el cielo,
Y en la tierra paz a los hombres,
que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria te
alabamos, te bendecimos, te
adoramos, te glorificamos, te
damos gracias, Señor Dios,
Rey celestial, Dios Padre
todopoderoso.
Tú que estás sentado a la derecha
del Padre, ten piedad de nosotros.
Porque sólo Tú eres santo,
sólo Tú, Señor, sólo Tú Altísimo,
Jesucristo, con el Espíritu Santo
en la gloria de Dios Padre. Amén.
Liturgia
de la
Palabra
Procesión de la Biblia
Tu Palabra me da vida,
Confío en Ti, Señor.
Tu Palabra es eterna,
En ella esperaré.
Dichoso el que con vida
intachable
camina en la ley del Señor.
Dichoso el que guardando sus
preceptos
lo busca de todo corazón.
Tu Palabra me da vida,
Confío en Ti, Señor.
Tu Palabra es eterna,
En ella esperaré.
Después de la
Multiplicación de los panes
querían hacerle rey.
Pero Él no aceptó.
Más bien, les presenta la
Eucaristía:
les ofrece su PAN DE VIDA.
Cristo nos enseña:
"Yo soy el pan que da vida.
El que viene a mí,
nunca más tendrá hambre,
y el que en mí cree,
nunca más tendrá sed."
Juan 6, 35
Yo soy el pan vivo
que ha bajado del cielo;
el que coma de este pan
vivirá para siempre.
El pan que yo daré es
mi propio cuerpo. Lo daré
por la vida del mundo.”
Juan 6, 51
52 Los judíos discutían entre sí,
diciendo: "¿Cómo este hombre puede
darnos a comer su carne?".
53 Jesús les respondió: "Les aseguro
que si no comen la carne del Hijo
del hombre y no beben su sangre,
no tendrán Vida en ustedes."
56 El que come mi carne y bebe mi
sangre permanece en mí y yo en él.
57 Así como yo, que he sido enviado
por el Padre que tiene Vida,
vivo por el Padre, de la misma manera,
el que me come vivirá por mí.
58 Este es el pan bajado del cielo;
no como el que comieron sus padres
y murieron. El que coma de este pan
vivirá eternamente".
Juan 6
54 «El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna,
y yo lo resucitaré en el último día. 55 Porque mi carne es la verdadera comida
y mi sangre, la verdadera bebida.» Juan 6
Cristo da de beber
al sediento y de
comer al
hambriento, pero
para la vida eterna
se nos da Él mismo
como alimento.
Estando Jesús con sus
apóstoles les da pan y les da
vino diciéndoles:”Este es mi
cuerpo, esta es mi sangre”
“Hagan
esto en
memoria
mía”
¿Por qué se quiso comparar
Jesús con el pan?
- El pan, el maíz, el casabe son
algo sagrado.
- Jesús y el pan mueren para dar
vida: “Si el grano de trigo no
muere, no da fruto”.
- “Es tan bueno como un pan”.
¿Por qué se llama pan ‘vivo’?
- Jesús me alimenta con su Palabra
- Al morir por nosotros, nos da la
misma de Dios: nos hace ‘hijos de
Dios”.
¿Hay en la Biblia alimentos de
sabiduría?
- Ezequiel ‘comió el rollo’ de papel,
donde estaba la Palabra de Dios.
“Tenía un sabor dulce como la miel”.
- Isaías: La Palabra baja de la boca de
Dios como la lluvia, regando todo.
- En la Biblia: La salvación de Dios es
comparada con la comida y bebida.
¿Hay relación entre Palabra y Carne?
- “La Palabra se hizo carne y habitó entre
nosotros” (Juan 1).
- La Misa comienza con la Palabra y sigue
con la Consagración y Comunión.
- Los primeros cristianos decían: “No
podemos vivir sin celebrar el Día del
Señor (= Palabra + Eucaristía)”.
¿Por qué es tan importante la Misa del
Domingo? Nos comprometemos a:
- Mejorar nuestras vidas.
- Crear unidad
- Compartir nuestro pan
- Amar a todos: los más necesitados.
- Luchar por la justicia y la paz.
- Abrir corazones a lo bueno.
- Discernir la sabiduría de la propaganda.
¿Qué es lo más importante en la Misa?
Cada vez que comulgamos,
vivimos la experiencia del
Jesús que se nos da
Que Jesús venga a
nuestra vida
La Santa Hostia
es Jesucristo vivo.
Su Cuerpo, Sangre,
Alma y Divinidad,
se hacen presente
cuando el sacerdote
consagra el pan y el
vino.
"No es posible recibir
la Eucaristía, y después
encerrarse en el propio
individualismo.
La Eucaristía nos une al
Señor
y nos une entre nosotros.
Es vinculante, en el sentido
de que nos hace miembros
del Cuerpo de Cristo".
(Ratzinger)
Jesús, haz que a
través de cada
Eucaristía, nuestra
VIDA se asemeje
más y más, a la Tuya
Creo en Dios PADRE todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo,
su único Hijo, nuestro Señor,
que fue concebido por obra
y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
Padeció bajo el poder de
Poncio Pilato, fue crucificado,
muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó
de entre los muertos,
subió a los cielos y está sentado
a la derecha de Dios Padre
Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar
a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la Santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna.
Amén.
Créditos:
José Martínez de Toda, S.J.
([email protected])
Román Mendoza
([email protected])
“En todo amar y servir”
Descargar

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, Ciclo A. San Juan 6, 51-58