El Siglo de Oro
(Los reinados de los Reyes Católicos, Carlos V, Felipe II, Felipe III)
Desde el “hoy en día”
La vida no es eterna
¿La música sí?
JUAN DEL ENCINA
(1469 – 1529)
Juan del Encina nació en La Encina, que
queda cerca de Ledesma. Hizo sus
estudios en Salamanca, siendo allí
condiscípulo de Nebrija. Más tarde
estuvo al servicio del duque de Alba.
Marchó a Italia y llegó a ser cantor en la
capilla del Papa León X. Vuelto a
España, fue nombrado arcediano en
Málaga. En 1519 fue a Jerusalén en
donde dijo misa en el Monte Sinaí. Por
fin, estuvo en León los últimos años de
su vida, en donde se cree que murió.
Canción
Las cosas que desseamos
tarde o nunca las avemos
y las que menos queremos
más presto las alcançamos.
Porque fortuna desvía
aquello que nos aplaze,
mas lo que pesar nos haze
ella mesma nos lo guía.
Y por lo que más penamos
alcançar no lo podemos,
y lo que menos queremos
muy más presto lo alcançamos.
¿Música pop?
¿De qué consiste?
¿Es eterna?
Encornudar:
Cornudo:
Mear:
Hacer cornudo a alguien.
Dicho del marido: Cuya mujer le ha faltado a
la fidelidad conyugal.
Orinar
“Con el valor se consiguen las
coronas, y con la prudencia se
establecen”. (Gracián)
El ars regendi o ars gubernandi
Con Tomás de Aquino (1225-1274) culmina la
asimilación del pensamiento de Aristóteles.
La idea del filósofo-rey.
Somos animales políticos.
La política debe reflejar un ars regendi o ars
gubernandi.



Por eso, hay que educar a los príncipes.
Por una parte, el príncipe necesita la scientia (utilizar
la ciencia política y la tecnología – Maquiavelo)
Por otra, la virtus, (poseer cierta sapientia o sabiduría
y cierta prudentia o prudencia)
¿Existe una ars regendi
contemporánea?
¿Cómo es diferente?
¿En qué consiste el camino a la gloria?
Catedral de Santiago de Compostela
El Camino de Santiago de Compostela
Historia
En el año que Jesús nació, Santiago el Mayor, hijo del Zebedeo y de María Salomé,
y hermano de Juan Evangelista, predicaba en España.
Supuestamente, La Virgen María, se le apareció dos veces, una a orillas del Ebro, en
Zaragoza y la otra cuando llegó a la playa de Muxía en la Costa de la Muerte gallega.
Después de su muerte, se olvidó del trabajo apostolado de Santiago.
Pasaron ocho siglos.
En 814, un ermitaño llamado Pelagio vio un gran resplandor sobre un bosque que
guardaba la Compostela o Campo de la Estrella (Vía Láctea), el cementerio donde
supuestamente Santiago está enterrado.
A partir de este nuevo milagro, la gente comenzó a peregrinar a Santiago de
Compostela como para conmemorar y honrar los dos milagros
El rey Alfonso II el Casto tuvo el honor de ser el primer peregrino de Santiago en
Asturias; viajó desde Asturias.
Lutero menospreció las reliquias y desaconsejaba a sus seguidores diciéndoles
«...no se sabe si lo que allí yace es un perro muerto o un caballo muerto». Criticaba
el comercio que representaba la peregrinación.
Seguir el Camino de Santiago hoy en día es un tesoro de arte románico, gótico,
renacentista y barroco.
Seguir el Camino de Santiago hoy en día
es un tesoro de arte románico, gótico,
renacentista y barroco.
¿Pero tiene el mismo significado?
¿La literatura da vida a los personajes?
Don Quijote, Guanajuato, México
Capítulo I
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero
acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los
de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo
corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las
más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los
viernes, algún palomino de añadidura los domingos,
consumían las tres partes de su hacienda. El resto della
concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas
con sus pantuflos de lo mismo, los días de entre semana se
honraba con su vellori de lo más fino. Tenía en su casa una
ama que pasaba de los cuarenta, y una sobrina que no
llegaba a los veinte, y un mozo de campo y plaza, que así
ensillaba el rocín como tomaba la podadera. Frisaba la edad
de nuestro hidalgo con los cincuenta años, era de complexión
recia, seco de carnes, enjuto de rostro; gran madrugador y
amigo de la caza. Quieren decir que tenía el sobrenombre de
Quijada o Quesada (que en esto hay alguna diferencia en los
autores que deste caso escriben), aunque por conjeturas
verosímiles se deja entender que se llama Quijana; pero esto
importa poco a nuestro cuento; basta que en la narración dél
no se salga un punto de la verdad.
¿Y los escritores?
¿dónde acaban ellos?
Miguel de Cervantes Saavedra
Nace en 1547 en Alcalá de Henares,
Su padre era practicaba la cirugía, quizá de
ascendencia judía.
Estudió con los jesuitas, en la Universidad de
Salamanca.
Luchó en Lepanto. En esta batalla resultó herido en una
mano.
Fue capturado por los turcos en 1575 y liberado en
1580.
Trabajó como recaudador de impuesto.
Fue encarcelado en Sevilla en 1597
Como escritor, recibió la protección del conde de Lemos
En 1605, publicó la primera parte del Quijote.
En 1615 imprime la segunda parte del Quijote.
Falleció en Madrid en 1616.
¿Realismo o simbolismo?
Definiciones
Realismo: Sistema estético que asigna como fin a las
obras artísticas o literarias la imitación fiel de la
naturaleza.
Simbolismo: Escuela artística, que aparece en Francia
a fines del siglo XIX, que elude nombrar directamente
los objetos y prefiere sugerirlos o evocarlos.
Simbólico: Una idea expresada por medio del símbolo.
Símbolo: Figura retórica o forma artística que consiste
en asociar un elemento sensorial con una idea o
concepto abstracto a través de las convenciones
socialmente aceptadas para tal analogía estética.)
Aracné
Aracné
Aracné era una joven campesina que
destacaba por sus bellos tapices y
que afirmaba ser mejor que Minerva,
la tejedora de los dioses. Minerva retó
a Aracné en la elaboración de un
tapiz; las dos se pusieron manos a la
obra resultando dos bellos tapices sin
diferencias apreciables. Minerva
rasgó, encolerizada, la tela de Aracné
y golpeó a la joven. Aracné se ahorcó
y la diosa, arrepentida, la transformó
en araña para que conservara su
destreza en tejer.
Minerva
¿Representación realista o simbólica?
Descargar

El Siglo de Oro (Los reinados de los Reyes Católicos, Carlos V