HISTORIA DE UN CRIMEN
Donde se cuenta cómo algunos
desaprensivos quieren adueñarse
¡de los colores!
Taller de escritura. CEIP Ramón Sainz de Varanda
Esto es una historia real
La empresa Deutsche Telekom ha
“registrado” el color magenta en Holanda y
Alemania.
¿Tú crees que los colores pueden tener
dueño?
Algunos artistas tampoco y han creado
estas imágenes para denunciar el
atropello.
Y esta no…
Utiliza las imágenes para elaborar el guión
de una historia en torno a esta noticia.
Puedes quitar y poner diapositivas,
cambiar el orden, incluir otras imágenes,
textos, bocadillos…
Y, en la última diapositiva, tienes que
narrar la historia completa.
¡Han secuestrado al magenta!
Quizá lo hayan matado
Sus defensores están encarcelados.
Algunos se
resisten
En todo el mundo
los partidarios del
uso libre de los
colores se
solidarizan con el
magenta.
¡Todos somos
magenta!, gritan
los ciudadanos,
pero nadie los
defiende.
Otros se rinden…
Eligen un lema
Pero no todo está perdido
Ante la
tumba
de
Magenta,
algunos
y
algunas
valientes
deciden
pasar a
la
acción.
¡Necesitaban un líder!
¡Han acabado
con mis
superpoderes!
NO PODÍAN CONTAR
CON SUPERMAN
Y eligieron a…
Organizaron un ejército.
La guerra fue cruenta.
Entre todos lograron
parar la venta de colores.
Liberaron al magenta
Y todo el mundo fue feliz.
La batalla del Magenta
Era la mañana de un día que parecía normal, pero no lo era. Cuando Ángel se
levantó había algo raro en el ambiente. Se restregó los ojos, se lavo la
cara, pero nada cambió. ¡Todos los colores estaban mal! Cuando llegó al
colegio, la profesora les explicó que todo estaba tan raro porque faltaba un
color: el magenta. Alguien había secuestrado o, peor aún, asesinado, al
magenta.
En todo el mundo los defensores del magenta eran acorralados por la policía y
encarcelados. Barbie fue la primera en pisar la cárcel. Muchos se
resignaron a no poder seguir utilizando ese color y la pantera rosa se
convirtió en la pantera azul.
Sólo unos pocos no se rindieron y sobre la tumba del magenta, vacía porque
no se había descubierto el cadáver, juraron pasar a la acción. En primer
lugar eligieron un lema, “El rosa para el pueblo” y buscaron un líder.
Pensaron en Superman, pero sin el magenta la “S” de su pecho se había
esfumado y con ella sus superpoderes, así que los conjurados eligieron a
Barbapapá, el simpático padre de familia cuyos hijos tienen todos los
colores del arco iris. Crearon un ejército de Power Rangers rosas,
realizaron acciones arriesgadas y lograron detener la venta de los colores.
Finalmente el gigante puso al magenta en libertad y todo el mundo fue feliz.
¡Por cierto, a mi no me gusta nada el rosa, pero menos me gusta que me lo
prohíban!
Descargar

resultado creado por Ángel