SEGUNDA PARTE
LOS INDICIOS ORGÁNICOS
TEMA VIII
LOS PELOS
1. Generalidades sobre los pelos.
2. Búsqueda de los pelos en el sitio del suceso.
3. Clases de pelos.
4. Fijación del hallazgo.
5. Toma de muestras, embalaje y envío al Laboratorio.
6. Caracteres macroscópicos.
7. Caracteres microscópicos.
8. Estudio comparativo de los pelos.
9. Deformaciones debidas a los agentes traumáticos.
10. Deformaciones del pelo por disparos.
11. Deformaciones por el calor.
12. Importancia del bulbo del pelo.
1. GENERALIDADES SOBRE LOS PELOS
1.1 Introducción e importancia.
Los pelos humanos y animales, esos indicios al parecer
insignificantes, han motivado, por su importancia, profundos
estudios en todos los países, siendo uno de los capítulos más
interesantes de la Criminalística.
En los casos que el delincuente toma precauciones para borrar su
paso por el sitio del delito, estos elementos tienen un papel de
primer orden.
1. GENERALIDADES SOBRE LOS PELOS
1.2 La protección del sitio del suceso.
Si es bien llevada, asegura, como sabemos, el que no se pierdan indicios,
rastros o huellas de suma importancia, aunque a primera vista parezcan
despreciables, y entre ellas, los pelos son de los indicios que comúnmente
se desprecian a pesar de su valor criminalístico.
No quiere decir esto que en todos los casos los encontremos o
sean aprovechables, pero en muchos casos tienen una importancia decisiva:
homicidios, falsos suicidios, muertes accidentales, atentados al pudor,
bestialismo, etc., etc.
2. BÚSQUEDA DE PELOS EN SITIO DEL SUCESO
Los pelos se pueden encontrar en diferentes lugares del sitio del
suceso:
2.1 En la víctima.
En sus manos empuñadas o crispadas de la víctima.
En sus órganos genitales.
2.2 Sobre el agresor
En sus uñas
En sus ropas
Sobre su cuerpo.
2.3 En los muebles.
Particularmente en las ropas de cama en delitos sexuales.
2. BÚSQUEDA DE PELOS EN SITIO DEL SUCESO
2.4 Dispersos en el sitio del suceso.
Arrancados o caídos, (delitos de robos, asesinatos)
2.5 Sobre los instrumentos del delito.
Instrumentos contundentes, cortantes, armas de fuego.
3. CLASES DE PELO
En el sitio de suceso no solo se pueden
encontrar pelos humanos, sino también de
animales en el casos de mascotas compañeras
de delincuentes (perros, monos, etc.),
los cuales pueden estar caídos, en los
casos de animales amaestrados para robar.
4. FIJACIÓN DEL HALLAZGO.
Los pelos, testigos mudos y eficaces, que se vuelan con el menor
descuido, deben recogerse con todo cuidado, fijándolos por medio de la
descripción escrita, el gráfico a escala o croquis y la fotografía, si es
necesario, su posición en el sitio del suceso.
Debe hacerse especial mención de la dirección en que se
encontraba el pelo, fijando su posición mediante los puntos cardinales
y ubicando la posición del extremo libre del pelo y del bulbo o raíz,
si el pelo lo tuviere, colocando los datos pertinentes
en un croquis adecuado.
4. FIJACIÓN DEL HALLAZGO.
(Continuación)
Es importante oler los pelos, pues éstos tienen la propiedad preciosa de
absorber y mantener con cierta constancia los olores más diversos
(esencias, combustibles, gases, etc.).
Si el examen es inmediato, tanto mejor y si no es posible hacerlo o hay
falta de experiencia por parte de la persona que los encuentra, deben
ponerse en un recipiente, impermeable, completamente libre de olor
propio, como vidrio, plástico u hojalata, herméticamente cerrados.
Los peritos deben anotar cuidadosamente los datos anteriores, sin omitir
ningún detalle por nimio que nos parezca.
5. TOMA DE MUESTRAS, EMBALAJE Y
ENVÍO AL LABORATORIO.
Nunca debemos olvidar de tomar pelos de comparación, se trate de un
suicidio, homicidio, ataque sexual, robo, accidentes con muerte de
animales, cuatrerismo, etc., como único medio de tener los elementos
necesarios para estudiar, comparativamente los indicios encontrados.
Como dijimos, deben ser en la mayor cantidad posible y de todas
las regiones corporales de la persona o animal estudiado, embalados
separadamente por lugares corporales y debidamente individualizados
por medio de etiquetas y una descripción y ubicación, en el documento
enviado junto con las muestras.
5. TOMA DE MUESTRAS, EMBALAJE Y
ENVÍO AL LABORATORIO.
(CONTINUACIÓN)
En general, cabe entregar las siguientes recomendaciones:
a)
Nunca los recolectaremos directamente con las manos.
b)
Siempre que sea posible trasladaremos el pelo en su soporte;
sin embargo, de no estar seguros que la adherencia es tal,
como para que no se desprenda, vale más desprenderlos una vez
bien fijados en la descripción y fijación gráfica (croquis, fotos) y
embalarlos separadamente
c)
No es aconsejable el uso de aspiradora.
d)
Si no hay más remedio, utilizaremos pinzas , pero nunca
presionaremos directamente sobre el pelo.
e)
Las muestras serán siempre arrancadas, no cortadas.
f)
Recogeremos siempre pelos de la víctima y del o los sospechosos.
5. TOMA DE MUESTRAS, EMBALAJE Y
ENVÍO AL LABORATORIO.
(CONTINUACIÓN)
g)
h)
i)
j)
k)
l)
El acopio se hará de las mismas regiones corporales de las que procede
el dubitado. Esto se explica al tener que comparar pelos de parecidas
zonas, pues nunca son lo mismo pelos procedentes de la sien que de la
nuca u otras partes.
Remitiremos al laboratorios los pelos en bolsas de plástico transparente,
de cierre hermético o en tubos de ensayos perfectamente limpios y
cerrados por tapón de goma.
Los pelos nunca se pegarán ni utilizaremos papel adhesivo.
Los pelos de diferentes personas, zonas y sitios se remitirán en bolsas
distintas, etiquetando su procedencia.
Cuando se trate de pelos adheridos a objetos, ensangrentados o no,
se embalarán en la misma forma descrita a propósito del embalaje
de objetos con huellas hemáticas, teniendo buen cuidado de consignar
todos los datos recogidos en la fijación.
Con iguales precauciones, a la inversa, los peritos deben proceder a
desembalar los objetos que se sabe traen indicios tan fáciles de perderse
al menor descuido.
6. CARACTERES MACROSCÓPICOS
Para ser sistemáticos, dividiremos el estudio de los pelos en
macroscópico y microscópico, y los pelos mismos, según su origen, en
pelos humanos y animales, los que tienen una constitución parecida,
de allí que en muchos puntos los trataremos en común haciendo en
cada caso las diferencias pertinentes.
En el pelo se diferencian dos partes: tallo y raíz o bulbo.
El bulbo está implantado profundamente en la piel, en una cavidad
epidérmica llamada folículo piloso y, en la vaina que rodea la porción
enterrada del pelo, desembocan las glándulas sebáceas.
El tallo es la parte visible del pelo, el cual emerge del orificio folicular.
Está formado por tres capas, que de fuera adentro son: cutícula,
corteza y médula.
6. CARACTERES MACROSCÓPICOS
La cutícula. Son escamas
transparentes externas, situadas
como el recubrimiento de un
tronco de palmera.
La corteza o cortex. Lo integran
células muertas y dan al pelo su
forma, color, elasticidad y
resistencia.
La médula. La compone la parte
interna del pelo.
6. CARACTERES MACROSCÓPICOS
Volvemos a recalcar, una vez más, que la muestra debe tener el mayor
numero de pelos posible y que su mayor número, si son de la misma
región, hace más seguro el Examen correspondiente.
6.1. El color del pelo.
6.2 La forma del pelo.
6.1. EL COLOR DEL PELO
Su color puede ser:
Negro, parduzco, castaño oscuro, castaño rojizo, castaño
claro,rubio oscuro, rubio claro, rubio ceniza, rojo y albino.
A pesar de lo que parece a primera vista, para apreciar estas
tonalidades en el color, es preferible, como se hace para los colores
del iris, utilizar una tabla cromática.
El color original puede variar:
6.1. EL COLOR DEL PELO
a. Por la aplicación de productos artificiales.
Los tratamientos de belleza, tales como tinturas y/o aplicación de calor,
hacen variar considerablemente el color del pelo.
El uso casi sistemático de tratamientos de belleza por la mujer y el
hombre actual, produce alteraciones profundas, no sólo en color, sino
que en la forma y constitución microscópica del pelo, sobre todo en
su parte terminal.
Los cosméticos también alteran la forma del pelo, por ejemplo, el
tratamiento especial que usan las mujeres y hombres de color en
Estados Unidos, para alisarse el pelo motudo,
como su contrapartida “el afro”.
6.1. EL COLOR DEL PELO
(Continuación)
b. Por causas naturales.
La exposición al sol y el agua de mar en verano,
también tienen igual propiedad sobre los pelos.
La edad o las enfermedades pueden influir también haciendo variar la
pigmentación del pelo, encaneciéndola prematuramente o no.
La herencia puede también presentar una influencia, por cambios, tardíos
en la coloración de los pelos.
En los animales el color del pelaje puede cambiar por influencias
alimenticias o estacionales
(pelaje de invierno de los animales de climas fríos).
6.3 LA FORMA DEL PELO
La forma también varía mucho según los individuos, su herencia, raza,
clima, cosméticos, etc.
La mayoría de los autores dividen la forma de los pelos, en:
Pelo rígido
Pelo liso
Pelo ondeado
lisótrico
Pelo en ondas apartadas
Pelo muy ondeado
Pelo rizado
quimatótrico
Pelo muy rizado
Pelo crespo
Pelo lanoso
ulótrico.
6.3 LA FORMA DEL PELO
(Continuación)
En lo que respecta a la forma, la gradación es mayor que en el caso de
los caracteres cromáticos, siendo muy útil el empleo de una tabla de
comparación, de las cuales hay algunas excelentes.
La forma del pelo ya nos indica en muchos casos, junto con los otros
caracteres macroscópicos, la región de donde proviene.
Es totalmente diferente el aspecto de un pelo de las cejas, con el de uno
de la axila.
El de un cabello, con el de un pelo de la región pubiana.
La longitud es muy fácil de determinar y tiene valor para la pericia,
en combinación con los demás caracteres.
7. CARACTERES MICROSCÓPICOS.
Las mismas partes en que dividimos el pelo para su estudio
macroscópico, pueden estudiarse, con mayor precisión,
microscópicamente.
En el fondo del folículo piloso,
podemos ver ahora la papila, o sea,
el centro germinativo del pelo, que
le permite crecer más o menos
indefinidamente.
Debemos siempre empezar por estudiar el pelo microscópicamente, tal
como lo encontramos en el sitio del suceso o lo arrancamos de la
víctima, sospechoso o detenido, animal, etc.
7. CARACTERES MICROSCÓPICOS.
GENERALIDADES
Los parásitos y substancias adheridas (sangre, polvos, profesionales,
mugre, etc.)pueden ser decisivos en casos difíciles de individualización
e identificación.
En seguida se estudia al natural, sin decoloración, por simple montaje
entre cubre y porta-objetos, con agua o, mejor, solución de cloruro de
sodio al 0,8%.
Para su estudio microscópico se distinguen, en el pelo, tres capas
concéntricas, a saber, cutícula o epidermícula, sustancia cortical y
médula.
7. CARACTERES MICROSCÓPICOS.
(Continuación)
7.1 Cutícula o epidermícula.
La cutícula o epidermícula, es la capa superficial del pelo, formada por
células aplicadas, transparentes, como las de la capa superficial del resto
de la epidermis, formando dibujos más o menos complicados y con cierta
imbricación, que dan al pelo algunas características aprovechables en la
individualización y la identificación.
Esta imbricación es la que da al tacto esa sensación especial que se siente
al frotar un pelo.
La cutícula es la más delgada de las tres capas y en algunos casos casi
invisible.
Las escamas imbricadas miran siempre hacia la punta del pelo.
7.2
Sustancia cortical.
La capa cortical presenta células alargadas y nucleadas.
7. CARACTERES MICROSCÓPICOS.
(Continuación)
7.3
Médula.
La médula es la más característica de las tres; puede a veces faltar en
parte o en la totalidad del pelo.
En los poco pigmentados es más visible que en los pelos muy oscuros.
Está siempre visible en los pelos cortos: barbas, cejas, pestañas, etc.
A veces la médula, con el tiempo, se carga de burbujas que le dan un
aspecto que es particularmente interesante, como medio específico de
determinar la especie animal.
La médula, ocupa la parte central del pelo en mayor o menor extensión.
En los pelos finos puede estar ausente o lo está casi siempre.
7. CARACTERES MICROSCÓPICOS.
7.3
Médula.
En los de diámetro mediano, puede ser continua o discontinua, en forma de rosario,
ocupando poco diámetro dentro del diámetro general del pelo.
En los gruesos, es continua, y en algunas especies animales llega a ocupar la
totalidad del diámetro general.
La relación matemática entre el diámetro del canal medular y el total del pelo,
tomado en su parte más ancha, se conoce con el nombre de índice medular.
Según él, se pueden dividir los pelos animales en tres categorías:
1.° Índice medular mayor de 0,50.
Lo poseen la mayoría de los animales,
alcanzando su valor mayor, en los cérvidos.
2.° Índice medular alrededor de 0,50. Se encuentra en los lemures, algunos monos,
en el perro, el buey, el caballo y algunos
roedores y marsupiales.
3.° Índice medular menor de 0,50.
Lo tienen los pelos del hombre, algunos
antropoides, el guanaco y la llama.
Estos índices son tanto más valiosos, cuanto mayor sea el número de pelos
estudiados, exigencias por lo demás común a todas las maniobras.
8. ESTUDIO COMPARATIVO DE LOS PELOS
El estudio comparativo de los pelos se hace mediante el microscopio de
comparación, montando a la vez pelos indubitados y dubitados o utilizando
la microfotografía de unos y otros, con óptica exactamente
igual para ambas muestras.
En la comparación directa o por microfotografía, se puede emplear como
punto de referencia atlas de pelos existentes en los mercados especializados.
La microfotografía se puede hacer con cualquiera de las máquinas
adecuadas, no sólo para establecer comparaciones, sino para guardar una
documentación gráfica de las pericias efectuadas e ilustrar a las autoridades
competentes que soliciten el examen.
9. 10. 11. DEFORMACIONES
9. Deformaciones debidas a agentes traumáticos.
Criminalísticamente son de gran importancia, ya que en muchas
ocasiones permiten diagnosticar la clase de arma que traumatizó los
pelos que aparecen cortados.
Si un hacha se ha utilizado para dar un solo golpe sobre la cabeza de un
individuo, los pelos alcanzados por esta arma tendrán un solo corte
deformado en sentido longitudinal, aunque también a menudo el pelo se
corta además cerca de la raíz.
Si el pelo presenta una serie de deshilachaduras cortantes
longitudinales, no sólo se puede pensar en un hacha, sino que ésta ha
dado golpes repetidos.
9. 10. 11. DEFORMACIONES
9. Deformaciones debidas a agentes traumáticos.
La misma significación tienen las grietas o trizaduras a lo largo de la
superficie del pelo.
Si la superficie del pelo se presenta aplastada en toda o casi toda su
longitud, el pelo ha sido apretado entre dos superficies planas.
Si el aplastamiento se presenta en casi todo el pelo, pero ondulado en
espiral, el aplastamiento se ha producido entre un plano y una superficie
redonda.
Si la superficie es corta y el pelo está en espiral, las dos superficies entre
las cuales fue aplastado el pelo eran redondas. En cambio, si se ha
cortado quebrado en un ángulo, ha sido aplastado entre una superficie
redonda y una esquina.
Si el tallo del pelo está cortado y este corte es alargado, denota que el
arma empleada era un arma contundente, poco filuda y rectilínea.
9. 10. 11. DEFORMACIONES
10. Deformaciones del pelo por disparos.
Es tanto mayor la multiplicidad de deformaciones que sufre el pelo que
ha sido tocado por un disparo, mientras más cerca de él se encuentre
la boca del arma en el momento de disparar.
Si es a boca de jarro, hay verdaderas quemaduras, con encrespamiento
y chamuscado típico del pelo, burbujas gaseosas, impregnación de
pólvora y, a veces, hasta partículas metálicas.
Si el pelo es muy espeso y abundante, su estudio es tanto más
importante, cuanto que va a enmascarar, en parte, el aspecto común
de las heridas sobre la superficie recubierta por él.
A medida que la boca del arma se aleja de la superficie del pelo, estas
deformaciones van siendo menores, hasta ofrecer muy escasas
características.
9. 10. 11. DEFORMACIONES
11. Deformaciones por el calor.
Pueden deberse a la acción del calor, debido a los más variados agentes:
llamas, electricidad, metales calientes, explosiones, etc.
La luz también produce alteraciones en el cabello, consistentes en
cambios de coloración y consistencia (exposición prolongada al sol,
balnearios, etc.).
Cuando el calor es poco intenso, se dice que el pelo se ha chamuscado
despidiendo olor a cuerno quemado, ondulándose en espiral, y
cambiando de color, gris o café claro.
Si el calor es tan intenso que se produce combustión del pelo,
la parte quemada se carboniza y queda adherida a la no quemada.
9. 10. 11. DEFORMACIONES
Si es menos intenso, pero más que para chamuscar, cambia el pelo de
color al gris, café, rojo y negro, según los grados de calor, se hace
transparente y quebradizo, apareciendo en el interior burbujas
gaseosas en forma de rosario.
Repetimos que estas deformaciones pueden deberse, en algunos casos, a
tratamientos de belleza, tanto en hombres, como en mujeres.
Cuando el pelo es quemado por agua caliente o vapor, sufre también
deformaciones de las cuales las más características son debidas a las
quemaduras por vapor.
Si éste está alrededor de los 180° C, el pelo se pone rojizo
y agrietado longitudinalmente.
Si el vapor está a más de 250° C, el pelo se enrolla en espiral,
se hace quebradizo, y de rojizo pasa a rojo negruzco, haciéndose más
transparente y aparece el clásico collar de burbujas en su interior.
12. IMPORTANCIA DEL BULBO DEL PELO
Si es de gran importancia criminalística el estudio del extremo del pelo
y de su tallo, no lo es menos el estudio de los bulbos.
Estos pueden ser de dos clases: bulbos vivos y muertos.
Los bulbos vivos permiten diferenciar si los pelos han sido arrancados a
un ser vivo, han caído espontáneamente o provienen de una peluca.
Si todos los pelos tienen sus bulbos vivos, ellos han sido arrancados.
Si todos tienen los bulbos secos, muertos, han caído espontáneamente,
tanto de un ser vivo, como de una peluca o piel confeccionada.
Los provenientes de una peluca, además del bulbo seco, presentan una
cantidad de polvo y substancias extrañas adheridas que es raro
encontrar en los pelos de la cabeza de personas,
por muy desaseados que sean.
Descargar

Pelos