Deuteronomio 5:23-25
“Cuando ustedes oyeron la voz que
salía de la oscuridad, mientras la
montaña ardía en llamas, todos los
jefes de sus tribus y sus *ancianos
vinieron a mí y me dijeron: "El Señor
nuestro Dios nos ha mostrado su
gloria y su majestad, y hemos oído
su voz que salía del fuego. ”
Deuteronomio 5:23-25
“Hoy hemos visto que un simple
*mortal puede seguir con vida aunque
Dios hable con él. Pero, ¿por qué
tenemos que morir? Este gran fuego
nos consumirá, y moriremos, si
seguimos oyendo la voz del Señor
nuestro Dios.”
Salmos 19:3-4
"Sin palabras, sin lenguaje, sin una
voz perceptible, por toda la tierra
resuena su eco, ¡sus palabras llegan
hasta los confines del mundo!"
Deuteronomio 30:11-14
"... no es superior a tus fuerzas ni está
fuera de tu alcance. No está arriba en
el cielo, para que preguntes:
"¿Quién subirá al cielo por nosotros,
para que nos lo traiga, y así podamos
escucharlo y obedecerlo?"
Deuteronomio 30:11-14
Tampoco está más allá del océano,
para que preguntes: "¿Quién cruzará
por nosotros hasta el otro lado del
océano, para que nos lo traiga, y así
podamos escucharlo y obedecerlo?"
¡No! La palabra está muy cerca de ti;
la tienes en la boca y en el *corazón,
para que la obedezcas."
Juan 18:37:
"Todo el que está de parte de la verdad
escucha mi voz."
Mateo 4:4:
“Escrito está: "No sólo de pan vive el
hombre, sino de toda palabra que sale
de la boca de Dios.”
Deuteronomio 4:29-30:
“Pero si desde allí buscas al Señor
tu Dios con todo tu *corazón y con toda
tu alma, lo encontrarás. Y al cabo del
tiempo, cuando hayas vivido en medio
de todas esas angustias y dolores,
volverás al Señor tu Dios y escucharás
su voz.”
Descargar

Presentación PowerPoint