Hacia el Domingo de Corpus Christi
HACIA EL DOMINGO DE LA TRINIDAD
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 9 al Domingo 15 de junio de 2014
Hacia el Domingo de Corpus Christi
Orar en el Corazón del Mundo: Por Europa
 Una manera de tomar los alimentos
Orar en la Casa: Festejar el Corpus Christi
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Juan
Capítulo 6, versículos 51-58
[Después de haber alimentado a la multitud con cinco
panes y dos pescados, Jesús dijo] “Yo soy el pan vivo
bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá
eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida
del mundo”. Los judíos discutían entre sí, diciendo:
«¿Cómo este hombre puede darnos a comer su carne?».
Jesús les respondió: «Les aseguro que si no comen la carne
del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida
en ustedes.
2
El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida
eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi
carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera
bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre
permanece en mí y yo en él. Así como yo, que he sido
enviado por el Padre que tiene Vida, vivo por el Padre,
de la misma manera, el que me come vivirá por mí.
Este es el pan bajado del cielo; no como el que
comieron sus padres y murieron. El que coma de este
pan vivirá eternamente».
3
LUN 16
MAR 17
Jesús alimenta
Esta semana, nos preparamos a festejar al Santísimo
Sacramento. Justo antes del pasaje del evangelio que ha
sido elegido, Jesús alimentó a las multitudes con cinco
panes y dos pescados. El día de hoy, puedo comenzar por
mirar los gestos de Jesús que alimenta, su actitud y
también a la multitud. Puedo luego preguntarme qué es
lo que me alimenta afectiva, material y espiritualmente.
Sin juzgar, hago una lista de estos diferentes alimentos,
los considero y me pregunto si me nutren
verdaderamente. Orando así, puedo pedir a Jesús que me
ilumine.
Jesús dice
“Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este
pan vivirá eternamente”. El día de hoy, escucho estas
palabras como si me fueran dirigidas. Dejo que resuenen
en mí y las repito en mi oración: pan vivo… cielo, vivirá
eternamente… para la Vida del mundo”. Dejo que estas
palabras me alimenten, me revelen poco a poco qué es
la vida eterna, para mí, para el mundo, para todos los
seres vivos.
4
MIÉ 18
Jesús escucha
5
JUE 19
Jesús oye la discusión de los judíos, sus preguntas y su
incomprensión. ¿Cómo puede efectivamente un hombre
dar su propia carne en alimento? ¡Buena pregunta! Yo
también puedo tener preguntas frente a la fuerte
afirmación de Jesús de ser “el pan vivo” que hay que
comer. Hago que surjan estas preguntas, mis dudas. Si
me sirve, las escribo en una hoja de papel. En mi tiempo
de oración, las presento a Jesús (depositando mi papel en
mi rincón de oración o en la iglesia, por ejemplo). Será
una manera de decirle que yo tampoco comprendo bien
todo, pero que sé que él me escucha y que sabrá
responderme.
6
Jesús responde
“Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del
hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en
ustedes”. Jesús nos dice lo que sucederá si no comulgamos
con el Hijo del hombre: no tendremos vida. Como si una
persona pudiera ser un ser vivo sin tener por ello la vida…
Entonces, ¿qué quiere decir, para mí, no tener vida? Puedo
recortar de revistas o dibujar imágenes que representen
para mí esta ausencia de vida. Las coloco frente a una
imagen de Jesús (ícono, pintura…). Señor, ¡respóndeme!
7
VIE 20
SÁB 21
Jesús resucita
“El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo
lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera
comida y mi sangre, la verdadera bebida”. La comida y la bebida
son necesarias para vivir, para asegurar el buen funcionamiento
de nuestro cuerpo. Nos dan fuerza y energía para avanzar. Jesús
dice que su carne y su sangre son la verdadera comida y la
verdadera bebida… pero entonces, ¿qué significa este calificativo
de “verdadero”? ¿Estaría en relación con la resurrección que nos
espera? La resurrección sería la verdad de mi vida?
Jesús permanece
“El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en
mí y yo en él”. Permanecer es quedarse un poco más,
tomar tiempo, habitar en la persona. Jesús nos invita a su
casa y él se invita a la nuestra. Puedo dejar que me
invada esta extraordinaria noticia el día de hoy y dar
gracias por Jesús, que viene a unírseme siempre y
todavía, y que toma tiempo para estar conmigo.
9
8
DOM 22
Así como Jesús... Así nosotros
Comulgar con el cuerpo y la sangre de Jesús da la vida: la Vida con
mayúscula, la vida eterna que no termina, la que recibimos en
nuestro bautismo, la que hace de nosotros hijas e hijos de Dios. Es
un alimento que nos colma. Un alimento diferente del recibido en el
desierto, el maná que solamente satisfacía el hambre. Y la diferencia
es enorme. Pues así como Jesús vive por el Padre, así nosotros
también viviremos por Jesús. Dicho de otra manera, con la
solemnidad del Santísimo Sacramento, somos introducidos en el
dinamismo mismo del movimiento trinitario que celebramos el
domingo pasado. La vida que recibimos del Espíritu que une al Padre
y al Hijo. Una unión que se abre a nosotros.
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco
Oremos: Oremos para que Europa vuelva a
encontrar sus raíces cristianas a través del
testimonio de fe de los creyentes.
11
Una manera de
tomar los alimentos
ORAR EN LA CASA
Mientras comemos, imaginemos que vemos a Jesucristo
Nuestro Señor tomar sus alimentos con los discípulos,
observando su manera de comer, de beber, de mirar y de
hablar, y tratemos de imitarlo. Así, con la inteligencia más
ocupada por una meditación como esta que por el
alimento, aprenderemos más fácilmente cómo
comportarnos y conducirnos. (Libremente inspirado por
los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola).
Festejar al Santísimo Sacramento es la ocasión soñada
para revisitar nuestra manera de comer en la casa. ¿Cómo?
Por ejemplo, tomando tiempo para bendecir el pan antes
de romperlo con las manos y hacerlo pasar a los
comensales, o incluso trazando una cruz con el cuchillo
antes de cortar la baguette. Otra manera para vivir una
comida a la manera de Jesús es comer tomando conciencia
de que Jesús hizo lo mismo con sus discípulos.
12
13
ORAR EN LA CASA
¡Cuántas comidas ordinarias debieron haber
compartido por el camino, en casas, en casa de Pedro,
en Jerusalén o en peregrinación o incluso a orillas del
lago con un poco de pan y de pescado asado! De la
misma manera, a la mesa en la casa o con un sándwich
durante una pausa para almorzar, imaginemos que
comemos como invitados con Jesús en toda sencillez. Lo
ordinario de la comida hace que entremos pues en una
sagrada sencillez.
14
“El que coma de este pan vivirá
eternamente”
San Juan 6, 58
15
¿Cuántas veces será necesario repetírnoslo a nosotros
mismos o anunciarlo sin descanso a quienes siguen en el
umbral de la fe o le vuelven la espalda? La fe no es un
asunto de concepto o una construcción intelectual difícil
de comprender, lejos de toda realidad terrestre. La fe es
antes que nada una relación. Relación que hay que tejer
entre nosotros, particularmente con los más frágiles,
para un mundo más justo y fraterno (lo que el evangelio
llama el Reino de Dios).
Relación que hay que entablar con este hombre Jesús
que, aún el día de hoy, trata de entrar en conversación
con cada uno de nosotros. Esta relación no es abstracta.
Pasa por el pan compartido en familia o con amigos, o
por el que alimenta a quienes no tienen qué comer, o el
que se comparte en iglesia para recordar el don de una
vida entregada por nosotros y por la multitud. Esta
relación hace que entremos en una vida eterna que no
conocerá fin, o ¿sería mejor que dijéramos: en una vida
que no conocerá hambre? La eternidad tampoco es un
concepto abstracto. Es vida desde ahora y pasa por el pan
compartido. Entonces, ¿qué esperan nuestras manos?
16
17
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1