EN LA ESCUELA DEL
EVANGELISTA MATEO
Vivir con alegría el Don recibido
Kerigma y Moral según Mateo
Texto: Antonio Rodríguez Carmona
Presentación: Antonio García Polo
“ES TANTA LA ALEGRÍA...”
4. Vivir con alegría el don de la Iglesia
LA IGLESIA
Se suele malinterpretar una
frase que dijo Loisy en sentido
positivo: Jesús anunció el Reino de
Dios y vino la Iglesia.
Algunos
malinterpretan:
Jesús anunció el Reino, y ¡vaya
porquería
de iglesia que lo ha
deformado!
Quería decir que la Iglesia fue una
consecuencia
natural
de
la
predicación del Reino. La Iglesia es
una consecuencia natural de Jesús.
No se entiende Jesús sin la Iglesia
ni se entiende la Iglesia sin Jesús.
Si Jesús es el Mesías prometido, que
proclama
la
última
convocatoria
(“convocatoria” en griego se dice ekklesía,)
para la salvación prometida por el Padre y
realiza la presencia de la salvación, los que lo
aceptan integran integran su Iglesia y forman
el Verdadero Israel.
Si Jesús es Maestro, que enseña
cómo tenemos que vivir como hijos de Dios,
los que lo aceptan forman un Discipulado.
Si el Reino en última instancia
significa que Dios Padre quiere actuar en
nuestro mundo creando un mundo de hijos y
hermanos, la consecuencia natural es una
fraternidad.
I. LA IGLESIA,
VERDADERO ISRAEL
* La palabra Iglesia significa
convocatoria, que da lugar a una
congregación, conjunto de personas
que se reúnen como consecuencia de
haber sido convocados para reunirse.
* Durante la primera Alianza Dios
convocó varias veces al pueblo por
medio de los profetas para una salvación
plena, pero las respuestas fueron
insuficientes.
* Al final Dios ha enviado a su Hijo
que va a realizar la última convocatoria.
* Los que responden a esta
convocatoria de Jesús integran su
convocatoria,
su
Iglesia,
los
congregados por Jesús.
* Objeto de su convocatoria es la acogida del
Reino de los Cielos: Comenzó Jesús a proclamar,
diciendo: Convertíos, porque está cerca el Reino de
los Cielos (Mt 4,17)
* Como primer signo de esta convocatoria,
comienza a reunir en torno de sí discípulos:
Caminando por la ribera del mar de
Galilea, vio dos hermanos, llamados,
Pedro y Andrés, su hermano, que
echaban la red en el mar, pues eran
pescadores. Y les dice: Venid en pos de
mí, y os haré pescadores de hombres. Y
ellos luego, dejadas las redes, fueron tras
de él. Y siguiendo hacia adelante, vio
otros dos hermanos, Santiago, el hijo de
Zebedeo, y Juan, su hermano, que
estaban en la nave con Zebedeo, su
padre, recomponiendo sus redes, y los
llamó. Y ellos, dejando la barca y a su
padre, le siguieron (Mt 4,18-22)
* De entre todos los que le siguen, elige un
grupo de Doce. Era un signo que en el
contexto judío significaba a Israel, el pueblo de
las doce tribus fundado en los doce patriarcas.
Rodeándose permanente de doce, Jesús
quería significar que estaba realizando la
última convocatoria del pueblo de Dios.
* Por eso los que aceptan y siguen esta
convocatoria, mi convocatoria (Mt 16,18),
integran el verdadero Israel, abierta a todas
las gentes, judíos y gentiles, sin barreras
raciales, como tenía el antiguo Israel,
restringido a la raza judía.
* Pero la mayor parte del Israel de la época
rechazó la convocatoria, que sólo siguieron los
Doce y sus compañeros, el pequeño grupo de
los discípulos de Jesús.
Jesús es el Mesías y su Iglesia el
verdadero Israel.
* Existe un único Pueblo de Dios y
una única ley-promesa de Dios.
Existe un solo Israel, que se
extiende en el tiempo de la
promesa y en el tiempo del
cumplimiento y cuya característica
es aceptar y hacer la voluntad del
Padre, "hacer los frutos del Reino"
(Mt 21,43). El Reino ya no está
ligado a una raza, pues Dios
puede hacer de las piedras hijos
de Abraham (Mt 3,9).
* El pueblo judío no produjo los frutos del
Reino y rechazó a Jesús.
Os digo que vendrán muchos de
oriente y de occidente y se
recostarán a la mesa con
Abraham, Isaac y Jacob en el
Reino de los Cielos; en cambio
los hijos del Reino serán
echados a las tinieblas de allá
fuera… (Mt 8,11-12)
Respondiendo todo el pueblo, dijo: ¡Caiga su
sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!
(Mt 27,25, ver 11,20-24; 12,38-45; 22,1-14;
23,33-36).
Estos
textos
han
sido
mal
interpretados y han sido causa de
antisemitismo. El cristiano no puede odiar a
nadie, siguiendo a Jesús que perdonó a los
que lo mataban.
Las frases negativas se refieren a los
contemporáneos de Jesús, no a la totalidad
del pueblo judío.
Por otra parte, Mateo no es antisemita,
pues él mismo es judío. Recrimina a sus
connacionales contemporáneos, especialmente a los incipientes núcleos rabínicos,
invitándolos a la conversión, de la misma
manera que antes, en los siglos anteriores,
lo hicieron los profetas con sus
contemporáneos.
Que
la
Iglesia
sea
verdadero Israel significa que
está enraizada en Jesús, que
cumple las promesas de
plenitud hechas a Israel, y en
la
primitiva
iglesia
judeocristiana, que acepta la
obra de Jesús Mesías y
camina hacia la plenitud de la
salvación.
El pueblo judío, a pesar de no aceptar
a Jesús, sigue siendo pueblo de Dios e
Israel, y posee elementos salvíficos en las
Sagradas Escrituras y en su vida religiosa:
Son israelitas, tienen la adopción filial,
y la gloria, y las alianzas, y la legislación, y
el culto, y las promesas. De ellos son los
padres, y de ellos desciende el Mesías
según la carne, quien es sobre todas las
cosas Dios bendito por los siglos. Amén
(Rom 9,4-5) Los dones y vocación de Dios
son irreversibles (Rom 11,29)
A. DISCIPULADO
Jesús, Maestro, durante su ministerio
terreno, creó en torno a sí un discipulado, que
le escuchaba y aceptaba su doctrina
Después de su resurrección, Jesús les
ordenó que invitaran a toda la humanidad a
unirse a este discipulado:
Se me ha dado todo poder sobre el cielo y
la tierra. Id, pues, y haced discípulos míos a
todas las gentes, bautizándolas en el
nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu
Santo, enseñándoles a observar todo lo que
yo os he enseñado. Y yo estaré con
vosotros todos los días hasta la
consumación del mundo (Mt 28,18-19)
* Origen de este discipulado es el
señorío de Jesús resucitado, que tiene
todo poder salvador (Mt 28,18);
* Su objetivo no es una simple doctrina
nueva, sino la incorporación a la familia
trinitaria, mediante el bautismo (Mt
28,19);
* Su norma, vivir de acuerdo con su
nueva
situación
de
personas
pertenecientes a la esfera divina y para
ello seguir la enseñanza de Jesús (Mt
28,19)
* El Señor resucitado ayudará
eficazmente a sus discípulos para que
realicen esta tarea en todos los tiempos
(Mt 28,20).
* Durante el ministerio de Jesús los discípulos forman
dos grupos, uno amplio y otro restringido, los Doce.
* Todos tiene en común aceptar la palabra de Jesús
y vivir la interpretación de la Ley hecha y vivida por él. Por
ello no se trata de una mera relación doctrinal profesoralumno, sino de una relación vital, existencial, maestrodiscípulo: quieren vivir como Jesús, haciendo la voluntad
del Padre y edificando así una existencia firme hacia la
plenitud:
Así, pues, todo el que escucha mis enseñanzas y las
pone en práctica, se asemejará a un hombre sabio
que edifica su casa sobre peña; y cayó la lluvia, y
vinieron las riadas, y soplaron los vientos, e
irrumpieron sobre la casa, pero no cayó, porque
estaba edificada sobre peña. Y todo el que escucha
mis palabras y no las pone por obra, se asemejará a
un hombre necio, que edifica su casa sobre arena y
cayó la lluvia, y vinieron las riadas, y soplaron los
vientos, e irrumpieron sobre la casa, y cayó, y su fue
grande su ruina (Mt 7,24-27; ver 12,48-50; 16,24;
28,19).
* Los Doce discípulos:
- Tiene carácter de signo de la nueva
convocatoria que realiza Jesús para crear el
verdadero Israel.
- Forman un grupo en torno a Jesús, sin
el cual no tienen razón de ser. Son un grupo
cristológico, que debe seguir a Jesús en
comunión de "poder" (Mt10,1), misión (Mt
10,5.40; 15,24), mensaje (Mt 4,23; 10,7),
obras (Mt 10,6) y destino (Mt 10,24s).
* Después de su resurrección, Jesús los
constituyó apóstoles o enviados especiales
con el encargo de ofrecer su salvación a
todo el mundo: Id y haced discípulos de
todas las gentes… (Mt 28,18)
* Mateo, cuando narra estos
hechos hacia el año 80, retrotrae
este hecho a su tiempo y llama
apóstoles a los Doce discípulos:
Y llamando a sí a los Doce
discípulos, les dio poder … Los
nombres de los Doce Apóstoles
son… (Mt 10,1.2).
Es lo mismo que hace cuando
nombra a Jesús, a quien suele
llamar el Señor, empleando la
denominación que usaba su
comunidad.
Mateo
los
idealiza,
disimulando
sus
imperfecciones (Mt 14,32; 20,25-28; 12,49s).
Esto se comprueba comparando cómo narran
el mismo hechos Marcos y él, por ejemplo:
Se acercan a él Santiago y Juan, los hijos
de Zebedeo, y le dicen: Maestro,
queremos que hagas con nosotros lo que
te pidamos. Él les dijo: ¿Qué queréis que
os haga a vosotros? Ellos le dijeron:
Concédenos que nos sentemos en tu
gloria uno a tu derecha y otro a tu
izquierda… (Mc 10,35)
En Mt es la madre la que hace esta petición:
Entonces se acercó a él la madre de los
hijos del Zebedeo junto con sus hijos,
postrándose y en ademán de pedirle algo.
Él le dijo: ¿Qué quieres? Dícele: Di que se
sienten estos dos hijos míos uno a tu
derecha y otro a tu izquierda en tu reino
(20,20-22)
Mateo proyecta su figura sobre
el futuro, presentándolos como
tipo de los apóstoles de su
tiempo: Así, por ejemplo, en el
discurso de misión, la primera
parte se refiere a la misión de
los Doce por Galilea (Mt 10,115), pero en la continuación se
abre el horizonte y se piensa
en los apóstoles de todos los
tiempos
Si por una parte idealiza a los Doce
apóstoles, por otra insiste en su carácter
de servidores de sus hermanos:
Sabéis que los jefes de las naciones
gobiernan imponiendo su poder y que los
grandes mandan autoritativamente. No ha de
ser así entre vosotros, antes quien quiera
entre vosotros ser grande, será vuestro
servidor, y quien quisiera entre vosotros ser
el primero, será vuestro esclavo: como el Hijo
del hombre no vino a ser servido sino a servir
y dar su vida en rescate de muchos (Mt
20,25-28; ver 18,1-3; 23,8-11).
* Pedro tiene un lugar destacado:
- primera vocación del grupo
(Mt 4,18);
- en la lista se los Doce Mt lo
llama el "primero" (Mt 10,2);
- hace de portavoz del grupo
(Mt 16,16; 17,4; 19,27; 18,21);
- protagonista en diversos
episodios (Mt 14,28-31; 17,24-27;
26,57s.69-75 ver también 8,14s).
- Fue constituido "piedra", con poder
de atar-desatar y de abrir-cerrar:
Y vosotros, ¿quién decís que soy
yo; Respondiendo Simón Pedro, dijo:
Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios
vivo. Respondiendo Jesús le dijo:
Bienaventurado eres Simón, Bar
Joná, porque no es la carne ni la
sangre quien te lo reveló sino mi
Padre que está en los cielos. Y yo a
mi vez te digo que tú eres Pedro, y
sobre esta piedra edificaré mi Iglesia,
y las puertas del infierno no podrán
contra ella. Te daré las llaves del
Reino de los cielos y cuanto atares
sobre la tierra quedará atado en los
cielos, y cuanto desatares en la tierra,
quedará desatado en los cielos (Mt
16,16-19)
Piedra
es un fundamento que
permanece para siempre en un
edificio, en este caso, el edificio que
es la Iglesia que Jesús va a edificar.
La expresión judía atar-desatar
implica
capacidad
para
tomar
decisiones doctrinales. Se trata de
una actividad presente: Pedro es el
garante de la enseñanza de Jesús.
II. LA NUEVA FRATERNIDAD
La Iglesia es una fraternidad santa y
pecadora.
Jesús ha hecho a todos sus seguidores
hijos de Dios.
Esto implica:
* que todos somos sus hermanos: Id y
anunciad a mis hermanos que vayan a
Galilea (Mt 28,10);
* que sus discípulos son hermanos entre
sí: Quien dijere a su hermano
“insensato” ...(5,22; ver además 5,24;
7,4; 18,15.21.35).
La ley fundamental de esta
fraternidad es hacer la voluntad
del Padre:
Extendiendo su mano a sus
discípulos, dijo: He aquí mis
hermanos, porque el que hiciere la
voluntad de mi Padre que está en
los cielos, ése es mi hermano y
hermana y madre (Mt 12,49-50)
Y esta voluntad es el amor mutuo, que se
traduce en obras:
Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os
persiguen para que seáis hijos de vuestro Padre
celestial (5,28-48)
Así, pues, todo cuanto quisiereis que hagan
los hombres con vosotros, así también
vosotros hacedlos con ellos. Porque esta es
la Ley y los Profetas (Mt 7,12)
Maestro, ¿cuál es el mayor mandamiento de la
Ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con
todo el corazón, con toda tu alma, con toda tu
mente. Éste es el gran mandamiento y el primero
de todos. El segundo es semejante a éste:
Amarás al prójimo como a ti mismo. De estos
mandamientos penden toda la Ley y los Profetas
(Mt 22,36-39)
Esta fraternidad es a la vez santa y pecadora.
SANTA
* porque procede de la paternidad del Padre,
que convierte a todos sus hijos en hermanos;
* porque Jesús la congrega y está
dinámicamente presente en ella: Dónde dos o tres
están reunidos en mi nombre allí estoy yo en
medio de ellos (18,20) Yo estaré con vosotros
todos los días hasta la consumación del mundo
(Mt 28,20)
* porque son hermanos los que hacen la voluntad
del Padre: El que hiciere la voluntad de mi Padre
que está en los cielos, ése es mi hermano y
hermana y madre (Mt 12,50)
* porque nace del Reino y para el Reino.
Es también una fraternidad PECADORA.
* Siempre que Jesús habla de fraternidad, lo hace
en contexto de ofensa o perdón, lo que implica que
piensa en una comunidad en la que es posible el
pecado:
Quien llame a su hermano
“insensato”… (Mt 5,22)
Si al ofrecer tu ofrenda, recordares
que tu hermano tiene algo contra ti…(Mt
5,24)
¿Cómo puedes decir a tu hermano:
deja que te saque la brizna de tu ojo…(Mt
7,4)
Si tu hermano peca contra ti, ve y
corrígele a solas… (Mt18,15)
Señor, ¿cuántas veces tengo que
perdonar a mi hermano?...(Mt 18,21)
Así hará también con vosotros mi
Padre celestial, si cada uno no perdonare
a su hermano con todo el corazón (Mt
Por eso Jesús se refiere a su futura comunidad con
situaciones de mezcla:
* Hay trigo y cizaña:
Se asemeja el Reino de los cielos a un hombre que sembró buena
semilla en su campo. Y mientras dormían los hombres,
vino su enemigo y sembró cizaña en medio del trigo… (Mt
13,24-25)
* Peces buenos y malos:
Es también semejante el Reino de los cielos a una red, que echada
en el mar, recoge peces de todo género… (Mt 13,47)
* Doncellas sabias y necias:
Entonces se asemejará el Reino de los cielos a diez doncellas,
que, tomando sus lámparas, salieron al encuentro del esposo…
(Mt 25,1)
* Invitados al banquete con vestido de fiesta o sin él:
Y entrando el rey a ver los que estaban en la boda, encontró a uno
que no estaba vestido con traje de boda…(Mt 22,11)
*Una familia con dos hijos, uno hace la voluntad del Padre, otro no:
Un hombre tenía dos hijos. Y acercándose al primero, le dice: Hijo,
ve hoy a trabajar a la viña. Él le respondió diciendo: No quiero;
pero luego, arrepentido, fue. Y acercándose al otro le habló de la
misma manera. Y él respondió diciendo: Voy, señor, pero no fue…
(Mt 21,28-31)
Jesús quiere que se mantengan ambos
términos:
* sin el primero se cae en el
pesimismo,
* sin el segundo en el puritanismo.
¿Qué hacer ante esta situación?
¿Hay que aceptar sin más el pecado
en la comunidad?
No, hay que luchar contra él de forma
apropiada: amando, no condenando,
perdonando, corrigiendo, siempre
buscando la vida del hermano.
* Hay que amar siempre al hermano
pecador; aunque peque, no deja de ser
hermano.
* Hay que ver la manera de salvar al
hermano que comete el mal, pues no es
voluntad de vuestro Padre, que está en
los cielos, de que perezca ninguno de los
pequeños (Mt 18,14)
* No hay que condenarlo como
definitivamente perdido y sin remedio: No
juzguéis y no seréis juzgados (Mt 7,1)
La
razón
es
que
no
conocemos suficientemente el
corazón del hombre y nos
exponemos a arrancar trigo,
creyendo que arrancamos
cizaña. Esta tarea se la
reserva Jesús en el juicio final:
¿Quieres que vayamos y arranquemos la
cizaña? No, no sea que, al recoger la
cizaña, arranquéis juntamente con ella el
trigo. Al tiempo de la siega, diré a los
segadores: Recoged primero la cizaña y
atadla en gavillas para quemarla, pero el
trigo recogedlo en mi granero (Mt 13,2830; ver también 13,47-50)
* Perdonar al hermano
Perdona nuestras deudas como
también
nosotros
perdonamos
a
nuestros
deudores…
porque
si
perdonáis a los hombres sus ofensas,
también os perdonará a vosotros vuestro
Padre celestial; pero si no perdonareis a
los hombres sus ofensas, tampoco
vuestro Padre celestial os perdonará a
vosotros (Mt 6,12.14-15)
Entonces, acercándose Pedro, le dijo:
Señor, ¿cuántas veces mi hermano pecará
contra mí y lo perdonaré? ¿Hasta siete
veces? Le dice Jesús, no te digo siete veces
sino hasta setenta veces siete. Por esto se
asemeja el Reino de los cielos a un rey que
quiso ajustar cuentas con sus siervos. Y
comenzando a tomarlas, le fue presentado
un deudor de diez mil talentos. No teniendo
él con qué pagar, mandó su señor se les
vendiese a él, a su mujer e hijos…
Postrándose el siervo, le suplicaba … ten
paciencia conmigo y todo te lo pagaré.
Compadecido el señor, le dejó ir libre y le
perdonó la cantidad prestada.
Saliendo de allí, se encontró con uno de sus
consiervos que le debía cien denarios, y
asiéndolo, lo ahogaba diciendo: Paga todo lo
que debes…Su consiervo le suplicaba
diciendo: ten paciencia conmigo y te lo pagaré.
Pero él no quería… Entonces, llamándole su
señor, le dijo: Siervo ruin, te perdoné toda
aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No
era justo que también tú te compadecieses de
tu consiervo, lo mismo que yo me compadecí
de ti. Y encolerizado el señor, lo entregó a los
verdugos hasta que pagase todo lo que debía.
Así también mi Padre celestial hará con
vosotros, si no perdonareis cada uno a vuestro
hermano de todo vuestro corazón (Mt 18,2135)
Un talento equivaldría a 75000 ptas, oro, unos 452
euros actuales y la suma total equivaldría a unos
4.520.000 euros o 75 millones de ptas oro . Un denario
equivalía a 12,50 ptas oro, unos 0,0075 euros, y la
suma total 7,53 euros o 12,50 ptas oro.
* Corrección fraterna, de la forma más delicada
posible, buscando sólo el bien del hermano:
Si pecare contra ti tu hermano, ve y corrígele a
solas. Si te escuchare, ganaste a tu hermano. Si no
te escuchare, toma contigo a uno o dos, para que
“sobre el dicho de dos o tres testigos, se falle todo
pleito”, y si no les diere oídos, dílo a la comunidad
eclesial (Mt 18,15-17a)
* No se trata de corregir cualquier desvío
pequeño, sino algo grave, que puede hacer daño a
la comunidad. Por eso, si tampoco diere oídos a la
comunidad eclesial, míralo como al gentil o
publicano.(puesto
que
realmente
se
ha
autoexcluído de la comunidad, de la que de hecho
no forma parte) Os digo con toda verdad que
cuánto atareis sobre la tierra, será atado en el
cielo, y cuanto desatareis sobre la tierra, será
desatado en el cielo (Mt 18,17b-18).
* Pero antes de corregir y para
hacerlo con amor y humildad, hay ver
la viga en el propio ojo para ser
consciente de que yo también puedo
incurrir en la situación que voy a
corregir:
¿Cómo miras la brizna que está en el ojo
de tu hermano y no adviertes la viga que
está en tu propio ojo? O ¿cómo dirás a tu
hermano:” deja que te saque la brizna de
tu ojo”, mientras tienes la viga en tu propio
ojo? Hipócrita, saca primero la viga de tu
ojo y entonces verás claro para sacar la
brizna del ojo de tu hermano? (Mt 7,3-5),
III. PRESENCIA PRIVILEGIADA DEL SEÑOR
Si Jesús es el Emmanuel, Dios con
nosotros, la Iglesia es lugar
privilegiado de su presencia salvífica.
* Después del mandato misionero,
Jesús promete que lo podremos
realizar porque Yo estaré con
vosotros hasta la consumación del
mundo (Mt 28,20)
*
La frase “estar con” significa
presencia
dinámica
de
Jesús
resucitado para ayudar a realizar la
misión.
Jesús resucitado está con nosotros de
múltiples maneras:
* en medio de la comunidad reunida en su
nombre para orar u otro motivo:
En verdad os digo que si dos de entre
vosotros se pusieren de acuerdo en la
tierra para pedir cualquier cosa, les será
otorgado por mi Padre, que está en los
cielos. Pues donde dos o tres estén
reunidos en mi nombre, allí estoy yo en
medio de ellos (Mt 18,19s);
* en la persona de los apóstoles: Quien
recibe a vosotros, a mí me recibe; y quien
me recibe a mí, recibe al que me envió
(10,40);
*en los discípulos,
pequeños:
incluso
los
más
Y quien diere de beber un vaso de agua fría a
uno de estos pequeñuelos a título de discípulo,
en verdad os digo no perderá su recompensa
(10,42);
Venid vosotros, benditos de mi Padre, entrad
en posesión del Reino que os está preparado
desde la creación del mundo; porque tuve
hambre y me disteis de comer, tuve sed y me
disteis de beber… Entonces responderán los
justos diciendo: Señor, cuando te vimos
hambriento y te dimos de comer o sediento y te
dimos de beber?...Y respondiendo el Rey les
dirá: En verdad os digo, cuanto hicisteis con
uno de estos hermanos más pequeñuelos,
conmigo lo hicisteis… (Mt 25,34-35.37.40 ver
también 25,45)
* Es una invitación a superar los
pesimismos en las dificultades de la vida
eclesial. El evangelio de Mateo es “una
catequesis dirigida a los hombres de "poca
fe" embarcados en la barca de Pedro (B.
Rigaux).
De repente se produjo una gran
tempestad en el mar, de suerte que
las olas cubrían la barca. Él, en tanto,
dormía. Y acercándose sus discípulos
lo despertaron, diciendo: Señor,
socorro, vamos a morir. Y les dice:
¿Por qué estáis tan acobardados,
gente de poca fe? Entonces,
levantándose, habló con imperio a los
vientos y al mar y se produjo gran
bonanza (Mt 8,23-27)