Quiéreme cuando menos lo merezca,
porque será cuando más lo necesite.
Admiramos las cosas por motivos,
pero las amamos sin motivos.
Si alguien no te quiere como tu quieres,
no quiere decir que no te quiere con toda su alma.
Podrán cortar todas las flores, pero no podrán
detener la primavera.
El amor es como el agua, si algo no lo agita, se echa a perder.
Conocer el amor de los que amamos
es el fuego que alimenta la vida.
Se puede tener, en lo más profundo del alma,
un corazón cálido, y sin embargo,
puede ser que nadie acuda a él.
El mundo está lleno de pequeñas alegrías:
el arte consiste en saber distinguirlas.
Quien no entiende una mirada,
nunca entenderá una larga explicación
Nunca pares de sonreír, mismo si estas triste,
porque no sabes quien podría enamorarse de tu sonrisa.
El día que tú no ardas de amor, muchos morirán de frío.
Hay que unirse, no para estar juntos,
sino para hacer algo juntos.
Igual Dios desea que conozcas a mucha gente mala
antes de conocer a la persona correcta,
para que se lo agradezcas cuando la encuentres.
El amor es ciego, pero la locura
siempre lo acompaña.
No rechaces tus sueños.
¿Sin la ilusión el mundo qué sería?.
Todos podrán ver lo que aparentas, pero
muy pocos sabrán realmente como eres.
El verdadero amor es como los espíritus:
todos hablan de ellos, pero pocos los han visto.
No llores porque algo se acabo,
sino sonríe porque sucedió.
Descargar

Diapositiva 1