11 DURANTE EL AÑO Ciclo B
Regina
Escuchando el “Señor, Jesús” de T. L. de Victoria,
colaboremos en el crecimiento del Reino
Jesús nos dice los secretos del Reino, en parábolas
Campos de Galilea que evocan las parábolas (lago al fondo)
Mc 4,26-34 En aquel
tiempo, dijo Jesús a la
gente: "El Reino de Dios se
parece a un hombre que
echa simiente en la tierra.
Detalle del lago, delante de Cafarnaúm, donde Jesús dijo las parábolas
El Reino está sembrado en
los surcos de nuestra tierra
Si estamos
atentos,
cada día nos
sale al paso
Cerámicas SB
Él duerme de noche y
se levanta de mañana;
la semilla germina y va
creciendo, sin que él
sepa cómo.
Fue sembrado un
Viernes santo
Nunca
podremos
detener la
fuerza
de esta
semilla
La tierra va produciendo
la cosecha ella sola:
primero los tallos, luego
la espiga, después el
grano.
Por un don gratuito, la
tierra produce espigas
La avaricia
humana a
menudo
acapara
esta
generosidad
de la
naturaleza
Cuando el grano está
a punto, se mete la
hoz,
porque
ha
llegado la siega."
Los campos del mundo
están llenos de grano
A la hora de la
siega del Reino,
que nuestro
corazón se
ensanche,
como el de
Dios, a la
medida del
mundo
Dijo también: "¿Con qué podemos
comparar el Reino de Dios? ¿Qué
parábola usaremos? Con un grano de
mostaza: al sembrarlo en la tierra es la
semilla más pequeña, pero después brota,
se hace más alta que las demás hortalizas
y echa ramas tan grandes que los pájaros
pueden cobijarse y anidar en ellas."
Lo que es pequeño,
y desapercibido...
No clic
...está destinado
a ser el centro
de la Vida
Con muchas parábolas parecidas
les
exponía
la
palabra
acomodándose a su entender.
Todo se lo exponía con parábolas,
pero a sus discípulos se lo
explicaba todo en privado.
Hemos de
colaborar
con Dios,
como
si todo
dependiera
de nosotros,
pero
sabiendo
que todo
depende
de Él
Jesús nos explica el crecimiento
Regina
del Reino en el mundo
Haz, Jesús, que
acogiendo el Reino
que has sembrado
en nosotros, lo
hagamos trabajar.
Ora, delante de esta
playa: Señor, qué
puedo hacer por tu
Reino? Para mis
hermanos? Tal vez
amar sin esperar
NADA a cambio,
Tal vez escuchar
pacientemente,
O tal vez dar sólo
una SONRISA...
Monjas de St. Benet de Montserrat
www.benedictinescat.com/montserrat
Descargar

evangeli