Santísima
Virgen del
Carmen,
patrona
de mi
corazón,
acudo a
ti, Madre
mía,
porque necesito
presencia y tu
cercanía.
Como en el rosario
también yo tengo
gozos y alegrías,
pero no me faltan
las penas y los
sufrimientos.
Por eso acudo a ti para pedirte
que me ampares,
que me
refugies en
tu seno y me
concedas
valentía para
afrontar
todas mis
dificultades.
Yo sé, Madre
mía, que tú me
quieres.
No me abandones
nunca
mi guía en
s los
entos de mi
etición o deseo y rezar un
Descargar

Diapositiva 1