Al principio
9 Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y
bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y
el árbol de la ciencia del bien y del mal. 10 Y salía de Edén un río
para regar el huerto, y de allí se repartía en cuatro brazos. 11 El
nombre del uno era Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de
Havila, donde hay oro; 12 y el oro de aquella tierra es bueno; hay
allí también bedelio y ónice. 13 El nombre del segundo río es Gihón;
éste es el que rodea toda la tierra de Cus. 14 Y el nombre del tercer
río es Hidekel; éste es el que va al oriente de Asiria. Y el cuarto río
es el Eufrates. 15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en
el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16 Y mandó
Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás
comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no
comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.
UN LUGAR REAL:
1- Se da la descripción específica
del lugar donde estaba el huerto.
2- Se da la ubicación general:
tierras reales; ríos reales.
UN LUGAR REAL:
1- lo que ocurrió es real.
2- las consecuencias reales.
Descubrimos el pensamiento de Dios:
• Huerto: un lugar que está cerrado,
protegido y cuidado.
• Edén: lugar de deleite, de placer, de
felicidad. Un paraíso
Dios no puso al hombre en un palacio hecho de oro y plata, ni en una casa hecho
de marfil, sino en el lugar más bello e ingenioso de todos: la naturaleza, un
huerto amueblado y adornado por el propio Dios.
Dios es
• Porque te confiaste en tu maldad,
diciendo: Nadie me ve. Tu sabiduría y tu
misma ciencia te engañaron, y
dijiste en tu corazón: Yo, y nadie
más. (Isa 47:10)
En cuanto a lo sacrificado a los ídolos,
sabemos que todos tenemos conocimiento.
El conocimiento envanece, pero el amor
edifica. (1Co 8:1)
proverbios/la sabiduría
17 Sus caminos son caminos deleitosos, Y todas
sus veredas paz. 18 Ella es árbol de vida a los
que de ella echan mano, Y bienaventurados
son los que la retienen. 19 Jehová con
sabiduría fundó la tierra; Afirmó los cielos con
inteligencia. 20 Con su ciencia los abismos
fueron divididos, Y destilan rocío los
cielos. 21 Hijo mío, no se aparten estas cosas
de tus ojos; Guarda la ley y el consejo, 22 Y
serán vida a tu alma, Y gracia a tu cuello.
Antes del final
1 Escribe al ángel de la iglesia en Efeso: El que tiene las siete estrellas
en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro,
dice esto: 2 Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y
que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se
dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; 3 y
has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por
amor de mi nombre, y no has desmayado. 4 Pero tengo contra ti,
que has dejado tu primer amor. 5 Recuerda, por tanto, de dónde
has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no,
vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te
hubieres arrepentido. 6 Pero tienes esto, que aborreces las obras
de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco. 7 El que tiene
oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le
daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso
de Dios.
final
1 Después me mostró un río limpio de agua de vida,
resplandeciente como cristal, que salía del trono de
Dios y del Cordero. 2 En medio de la calle de la ciudad,
y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida,
que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y
las hojas del árbol eran para la sanidad de las
naciones. 3 Y no habrá más maldición; y el trono de
Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le
servirán, 4 y verán su rostro, y su nombre estará en sus
frentes. 5 No habrá allí más noche; y no tienen
necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque
Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de
los siglos.
Descargar

Diapositiva 1