El metro de Estocolmo está considerado como
"la galería de arte más larga del mundo".
Cuenta con 3 líneas principales
( La azul, la roja y la verde)
un recorrido de casi 110 km de largo y 100 estaciones
de las cuales 47 son subterráneas y 53 de superficie.
Todas las estaciones cuentan con una decoración y una
ambientación excepcional. Se han utilizado en varias
estaciones el lecho de roca natural del túnel como materia
prima y se la utilizado como parte de la decoración de
variadas formas y creativas expresiones de arte. Desde
frescos hasta esculpidos en la piedra, estatuas, metales,
incrustaciones de diferentes materiales y variadísimas
pinturas de colores vivos y brillantes.
El resultado es sencillamente espectacular y bello.
En la estación Rissne, un fresco informativo sobre las
paredes cuenta la historia de las civilizaciones de la Tierra
a lo largo del andén.
Las pinturas fueron creadas con el mensaje de bienvenido
al mundo, donde la artista sueca Helga Henschen quiso
llenar la cueva plasmando la historia de la vida con aves,
animales, flores, el hombre y la mujer.
La primera línea del metro de Estocolmo se abre
en 1950, a partir de entonces, todas las estaciones
incorporaron arte, eso sí, siempre intentando que
las obras se integrasen en el entorno.
En el centenar de estaciones se pueden encontrar
obras de casi 150 artistas.
En muchas de sus estaciones puedes encontrar
pura roca, es como si te sumergieras en la época de
las cavernas pero en pleno siglo XXI.
Pour en voir plus cliquez ici
Descargar

www.laboutiquedelpowerpoint.com