Los sistemas
El sistema circulatorio, el sistema excretor, el
sistema respiratorio y el sistema digestivo.
integrantes: Candelaria Vanni Palacio, Ignacio Escuti y Camila Duarte.
Sistema circulatorio
El aparato circulatorio tiene varias funciones: sirve para llevar los alimentos y el
oxígeno a las células, y para recoger los desechos metabólicos que se han de
eliminar después por los riñones, en la orina, y por el aire exalado en los
pulmones, rico en dióxido de carbono (CO2). De toda esta labor se encarga la
sangre, que está circulando constantemente. Además, el aparato circulatorio tiene
otras destacadas funciones: interviene en las defensas del organismo, regula la
temperatura corporal, transporta hormonas,
Sistema excretor
El sistema o aparato excretor es el encargado de eliminar las sustancias
tóxicas y los desechos de nuestro organismo.
El sistema excretor está formado por el aparato urinario, los pulmones y la
piel. El aparato unitario lo forman los riñones y las vías urinarias.
Sistema respiratorio
El aparato respiratorio esta formado por una sucesión de órganos huecos que
constituyen una especie de tubería ramificada en forma de árbol invertido. Los
órganos que componen el sistema respiratorio humano son:
Fosas nasales
Faringe
Laringe
Traquea
Bronquios
Pulmones
El sistema respiratorio realiza dos funciones fundamentales para la vida: el
transporte de oxígeno del ambiente hasta la sangre; y el transporte de dióxido
de carbono desde la sangre al ambiente.
Sistema digestivo
La tarea del sistema digestivo es la descomposición física y química de la comida.
Estructuras principales: Boca, Faringe, Esófago, Estómago, Intestino delgado, Intestino
grueso, Ano.
Las sustancias que el cuerpo necesita son absorbidas a partir de los alimentos, a su paso
por el aparato digestivo.
Al masticar la comida, ésta se humedece gracias a la saliva.
A medida que los alimentos se fragmentan y se humedecen lo suficiente en la boca, son
empujados por la lengua hacia la faringe y tragados.
Los músculos de las paredes del esófago se contraen y se relajan para provocar un
movimiento en ondas, conocido como peristalsis, que hace descender los alimentos
hacia el estómago. En éste, se mezclan con los jugos ácidos producidos por la pared
de dicho órgano. Estos jugos facilitan la fragmentación de los alimentos en partículas
aún menores, los músculos de la pared del estómago también se contraen, facilitando
una mayor fragmentación.
Posteriormente, éstos pasan al intestino delgado donde ciertos productos contenidos
en los jugos digestivos, denominados enzimas prosiguen la degradación de los
alimentos en componentes nutritivos que son absorbidos por la sangre a través de las
paredes del intestino delgado.
Las partículas de alimento sobrantes, que no han sido digeridas en el intestino delgado,
pasan al intestino grueso, donde se absorbe el agua. El alimento restante
constituye un desecho parcialmente sólido que es propulsado gradualmente a lo largo
del intestino grueso y adquiere la forma de heces al llegar al recto.
Las deposiciones son almacenadas en esta porción terminal del aparato digestivo y
después son expulsadas por el ano.
Descargar

Los sistemas