Nuestra Señora del Carmen y el
Escapulario
Fiesta: 16 de julio.
Fuente: www.aciprensa.com
El Monte Carmelo es un monte
muy bello y rico en vegetación
ubicado en Palestina y bañado por
el Mar Mediterráneo.
Fue el monte donde numerosos
profetas rindieron culto a Dios.
Los principales fueron Elías y su
discípulo Eliseo.
A finales del siglo XII gran parte
de ermitaños procedentes de
Francia e Italia, escogieron al
monte Carmelo como un idóneo
lugar para entregarse a la oración.
Se propusieron orar y santificarse
por el bien del mundo y por la
Conversión de los pecadores.
Los ermitaños del Monte Carmelo
amaban mucho a Cristo y
lógicamente también a su Madre
la Virgen María.
La Virgen del Carmen se llama así
por el lugar de su origen:
“El monte Carmelo”.
Los Carmelitas son los religiosos,
religiosas y seglares que toman
su nombre del Monte Carmelo
donde nacieron y que se
proponen, con todas sus fuerzas,
hacer suyo el lema:
conocer, amar, imitar e irradiar
a María siempre y en todo.
San Simón Stock
Era un sencillo joven inglés que para
entregarse más a Dios, por medio de
la soledad y el silencio, se escondió
en el tronco de un árbol de donde
tomó el apellido, pues eso significa
stock en ingles significa:
“tronco de árbol”.
Esto sucedía a finales del siglo XII.
Simón Stock vivió una juventud
entregada a la oración, a la
penitencia y a los actos de caridad
para con el prójimo y tenía un
profundo amor a la Santísima Virgen
María.
Al enterarse el joven Simón que
habían llegado a Inglaterra unos
religiosos que se llamaban
Carmelitas o “hermanos de la Virgen
María”, como él amaba tanto a
María, pidió ser admitido en su
Orden.
Lleno de alegría abrazó su género
de vida. Vistió el hábito de los
Carmelitas, hizo el Noviciado y
emitió la profesión.
Procuró desde entonces lo que
todos debiéramos hacer:
Trató de leer muchos libros sobre
Ella y se propuso tres cosas:
amarla con todo su corazón;
imitarla lo más fiel posible y ser
apóstol de Ella siempre y en todas
partes.
Simón Stock llegó a ser General de la Orden, una noche
mientras oraba, se le apareció la Virgen María y
mostrándole el escapulario de la Orden le dijo estas
históricas palabras:
“Este será el privilegio para ti y todos: que quién
muriese con él no padecerá el fuego del infierno, es
decir, el que con él muriese se salvará”.
Pronto se extendió esta devoción hasta llegar a ser
devoción católica o universal.
El escapulario no obra como algo mágico, sino que quien
vista este sacramental de María, si lo lleva con dignidad,
es decir, como una especie de memorial de sus virtudes y
de la protección de María, le ayudará a vivir bien la fe y
por lo tanto a alcanzar la salvación.
Para gozar del privilegio del Escapulario no basta comprar uno y
ponérselo.
Debe imponerlo un sacerdote, y ese primero debe estar
bendecido; pero los demás que se pongan ya no hace falta
bendecirlos.
La Medalla-Escapulario debe estar bendecida para que pueda
suplir al Escapulario, pudiendo bendecirla cualquier sacerdote.
El escapulario del Carmen es el signo externo de devoción
mariana, que consiste en la consagración a la Santísima
Virgen María por la inscripción en la Orden Carmelita, en la
esperanza de su protección maternal.
El Escapulario del Carmen es un “memorial” de todas las
virtudes, un signo eficaz de santidad y una prenda de
eterna salvación.
En 1950 el Papa Pio XII escribió:
“Nadie ignora ciertamente de cuánta eficacia sea, para avivar la
fe católica y reformar las costumbres, el amor a la Santísima
Virgen Madre de Dios, ejercitado principalmente mediante
aquellas manifestaciones de devoción que contribuyeron en modo
particular a iluminar la mente con celestial doctrina y a excitar
las voluntades a la práctica cristiana.
Debe colocarse, en primer lugar la devoción del
Escapulario de los Carmelitas, que, por su misma sencillez
al alcance de todos, y por los abundantes frutos de
santificación que aporta, se halla extensamente divulgada
entre fieles cristianos”
El Papa Juan Pablo II, acerca del Escapulario dijo:
"También yo llevo sobre mi corazón, desde hace tanto tiempo, el
Escapulario del Carmen!.
Por ello, pido a la Virgen del Carmen que nos ayude a todos los
religiosos y las religiosas del Carmelo y a los piadosos fieles que
la veneran filialmente, para crecer en su amor e irradiar en el
mundo la presencia de esta Mujer del silencio y de la oración,
invocada como Madre de la misericordia,
Madre de la esperanza y de la gracia".
TESTIMONIOS:
Es evidente que la Virgen María quiere revelarnos de manera
especial el escapulario.
Reportó Sor Lucia (vidente de Fátima), que en la última
aparición (Octubre, 1917, día del milagro del sol), la Virgen vino
vestida con el hábito carmelita y con el escapulario en la mano y
recordó que sus verdaderos hijos lo llevaran con reverencia.
También pidió que los que se consagraran a ella lo usaran como
signo de dicha consagración.
El Beato Papa Gregorio X fue enterrado con su escapulario solo
25 años después de la Visión del Escapulario. 600 años mas tarde
cuando abrieron su tumba, su escapulario estaba intacto.
El Papa Pío XII habló frecuentemente del escapulario.
En 1951, aniversario 700 de la aparición de Nuestra Señora a San
Simón Stock, el Papa ante una numerosa audiencia en Roma
exhortó a que se usara el escapulario como
"Signo de Consagración al Inmaculado Corazón de María“
(tal como pidió la Virgen en Fátima).
El mismo día que San Simón Stock recibió de María el escapulario
y la promesa, el fue llamado a asistir a un moribundo que estaba
desesperado.
Cuando llegó puso el escapulario sobre el hombre, pidiéndole a la
Virgen que mantuviera la promesa que le acababa de hacer.
Inmediatamente el hombre se arrepintió, se confesó y murió en
gracia de Dios"
San Alfonso Ligorio tenía una especial devoción a la Virgen del Carmen y
usaba el escapulario.
Cuando murió lo enterraron con sus vestiduras sacerdotales y con su
escapulario. Muchos años después cuando abrieron su tumba encontraron
que su cuerpo y todas las vestimentas estaban hechas polvo, sin embargo
su escapulario estaba intacto.
El escapulario de San Alfonso está en exhibición en su Monasterio en
Roma.
San Alfonso Ligorio nos dice:
"Herejes modernos se burlan del uso del Escapulario.
Lo desacreditan como una insignificancia vana y absurda."
San Pedro Claver, se hizo esclavo de los esclavos por amor.
Cada mes llegaba a Cartagena, Colombia un barco con esclavos.
San Pedro se esforzaba por la salvación de cada uno.
Organizaba catequistas, los preparaba para el bautismo y los
investía con el escapulario. Algunos clérigos acusaron al santo de
celo indiscreto. Sin embargo él continuó su obra hasta tener mas
de 300,000 conversos.
San Claudio de Colombiere (director de St. Margarita María)
«Yo quería saber si María en realidad se había interesado en mí,
y en el escapulario Ella me ha dado la seguridad más palpable.
Sólo necesito abrir mis ojos, Ella ha otorgado su protección a
este escapulario: 'Quien muera vestido en él no sufrirá el fuego
eterno`.»
Dijo también: "Debido a que todas las formas de amar a la
Santísima Virgen y las diversas maneras de expresar ese amor
no pueden ser igualmente agradables a ella y por consiguiente no
nos ayudan en el mismo grado para alcanzar el cielo, lo digo sin
vacilar ni un momento,
¡El Escapulario Carmelita es su predilecto!" y agrega
"Ninguna devoción ha sido confirmada con mayor número de
milagros auténticos que el Escapulario Carmelita".
Entonces: después de leer su historia,
de ver el Amor de Nuestra Madre del Cielo hacia nosotros,
sólo nos queda cumplir con lo pedido por Nuestra Madre
Bendita y llevar el Escapulario en señal de nuestro amor filial
hacia la Madre del Amor.
Si deseas recibir mails, relacionados con la
Iglesia: que contienen diapositivas, vida de
Santos, Evangelio del Domingo, etc.
Escribe a: [email protected] o a
[email protected], con el
título suscripciones.
Servicio Gratuito.
Que Dios te llene de bendiciones.
Y que permanezcamos unidos en el amor a Jesús.
Descargar

Diapositiva 1 - Mariologia Maria Virgen Guadalupe …