Parroquia San Miguel
Arcángel
Cursillos prematrimoniales
No nos casamos por una necesidad de dar solución al
problema de vivir juntos de cualquier forma.
Me tengo que casar por amor, por el deseo de hacerle bien a
esa persona amada con la que quiero formar una familia. Me
caso para entregar la vida.
Me caso para perder parte de mi libertad por esa persona.
Eso es de tontos, perder la libertad. Sin embargo, el amor no
es para los que se las quieren saber todas, sino para las
personas dispuestas a ser humildes hasta el fin. Sirviendo.
Parroquia San Miguel
Arcángel
Cursillos prematrimoniales
¿Por qué elegir entre unión de hecho, matrimonio por el
juzgado, matrimonio cristiano? Estas tres realidades son
cosas muy diferentes, aunque parezcan lo mismo.
Se diferencian por la pretensiones a las que quieren llegar las
personas que las asumen.
Unión de hecho: no hay ninguna pretensión de darle
consistencia para siempre a la unión, tal vez pueda fallar el
deseo de ser fiel a la pareja.
Matrimonio civil: existe el deseo de darle una consistencia
sellada por un compromiso de tipo civil.
Matrimonio por la Iglesia: los que se casan han decidido ser
fieles como Cristo
a una
persona hasta que la muerte les
Parroquia San Miguel
Cursillos
prematrimoniales
Arcángel
separe.
Casarse por la Iglesia es un sacramento. ¿Qué son los
sacramentos?
Los sacramentos son la forma que tiene Cristo de hacerse visible.
Si no crees en Jesucristo está demás que te cases en la Iglesia. No
te cases en la Iglesia para hacerlo más bonito. No te engañes a ti
mismo.
Dios está dispuesto a dar mucho, pero a los que se acercan a él
Parroquiasinceramente,
San Miguel
no conCursillos
ganasprematrimoniales
de hacer un teatro.
Arcángel
 El sacramento del matrimonio te exige que hagas un examen
sobre tu fe. Tú mismo has pedido este sacramento.
 Tal vez pienses que tu fe no anda por las nubes de grande.
Entonces acuérdate de que una vez un hombre le pidió a Jesús
que curara a su hijo. Jesús le exigió la fe y aquel hombre dijo:
«¡Creo, ayuda a mi poca fe!» (Mc 9,24).
 Pero la fe…
Parroquia San Miguel
Arcángel
Cursillos prematrimoniales
 La fe es un sentimiento y algo más. No hagas caso sólo de los sentimientos que suelen
engañar bastante. Dios está presente en tu alma desde el día de tu bautismo. Esto es más
seguro que 2+2=4. Aunque tus sentimientos no lo reconozcan. Tus sentimientos son muy
importantes, pero a veces quien gobierna en ellos se llama: SOBERBIA, AVARICIA,
LUJURIA, IRA, GULA, ENVIDIA O PEREZA.
 Sin embargo, de vez en cuando te das cuenta de que Dios, está llamando a la puerta de tu
conciencia y te habla. Sepas que El quiere acabar con todas esas cosas de tu corazón que
hacen sufrir tanto. Si le dejas entrar estás haciendo una gran obra de fe. La fe no son
sentimientos sino obras de fe y amor: Obras son amores...
Parroquia San Miguel
Arcángel
Cursillos prematrimoniales
Practica tu fe. No te parece que llevas
demasiado tiempo siendo oveja perdida
del rebaño de Jesús. La Iglesia te
compromete. Cristo vive en ella. Piénsalo
despacio y obra en consecuencia.
Acuérdate de la alegría que tuviste al
hacer una gran obra de fe recibir tu
Primera Comunión, tu Confirmación.
Empieza a reencontrarte con la
Confesión. ¿Hace tiempo no tienes tanta
paz? No será que llevas demasiado tiempo
sin reconocer los pecados. Tal vez
llevamos un forro de roña que ya no nos
deja pensar en nuestros pecados, pero los
pecados están.
Los actores del matrimonio sois vosotros. El único sacramento en que
los esposos son los que llevan la voz cantante. El matrimonio os permitirá
cumplir una promesa que os haréis: hasta que la muerte nos separe.
Esto es imposible, sino es porque a los cristianos Jesús se compromete a
que esa promesa se cumpla. Cristo es tu esperanza de decirle a tu mujer: si
quiero todos los días. El día en que te vayas de la presencia de Cristo puede
que pierdas la fidelidad a tu esposa.
Dios se hace presente en vuestras vidas de una forma
especial. Los casados hacen presente a Dios en este mundo.
Dios es el esposo de los hombres, de cada hombre y cada
mujer. El está saliendo todos los días a conquistar nuestras
almas. Cuando te mueras, si Dios te considera digno de su
amor, te abrazará con un gran abrazo más fuerte que el que se
puedan dar un hombre y una mujer.
Cuando pasen los años siendo fiel a la persona que tanto
quieres se dirá de ti, que eres fiel como Dios es fiel. Dios te
agradecerá que le hagas presente en este mundo con tu
fidelidad a tu espos@.
El matrimonio no es un día, es toda una vida. Cada vez
que haces una acto de amor y entrega sacrificada por la
persona amada, Dios ha prometido ir con ese sacramento a
consolarte por haberle servido a Él.
El Rey de la parábola del juicio final decía a las ovejas
buenas: "En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de
estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis"
(Mt 25,40).
Tal vez verás que la persona amada no siempre te lo
agradece, pero si eres persona de fe, Dios no dejará de
visitarte.
Vale la pena casarse. Vale la pena que
digas: «¡Creo, ayuda a mi poca fe!».
Parroquia San Miguel
Arcángel
Muchas gracias
Cursillos prematrimoniales
Descargar

Presentación Cursillos Prematrimoniales I